Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Las Palmas 272/2010 de 24 de mayo


 RESUMEN:

Reclamación de cantidad: Adquisición por la mercantil actora de una «caja de cambios» que le es remitida desde el Reino Unido. Contrato de transporte: Responsabilidad de la «agencia de tránsitos» y de la encargada del transporte por carretera para la entrega en destino de la caja de cambios, y que llegó a destino con la caja reprecintada, con menos peso y con falta de varias piezas que la hacían inservible para su uso.

 

PRESIDENTE: Dña Emma Galcerán Solsona

MAGISTRADOS: Dña María Elena corral Losada

Dña María de la Paz Pérez Villalba

SENTENCIA

En la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria a veinticuatro de mayo de dos mil diez;

VISTAS por la Sección 4.ª de esta Audiencia Provincial las actuaciones de que dimana el presente rollo en virtud del recurso de apelación interpuesto contra la sentencia dictada por el Juzgado Mercantil n.º 1 de Las Palmas de Gran Canaria en los autos referenciados (Juicio Verbal n.º 3/08.) seguidos a instancia de K & D.PERFORMANCE SCP, parte apelada, representado en esta alzada por el Procurador D. Agustín Quevedo Castellano y asistido por el letrado D. Pablo Rodríguez Rodríguez contra la entidad DIRECTRANS EXPRESS, S.L., parte apelante, representada en la alzada por la Procuradora doña María Loengri García Herrera, asistida por el letrado don Alejandro Arencibia Borrego, y contra la entidad DECOEXSA LAS PALMAS S.A, no habiéndose personado en esta alzada; siendo ponente la Sra. Magistrada Doña María Elena corral Losada, quien expresa el parecer de la Sala.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado Mercantil n.º 1 de Las Palmas de Gran Canaria, se dictó sentencia en los referidos autos cuya parte dispositiva literalmente establece:

"Que estimando la demanda formulada por el Procurador Agustín Quevedo Castellano en nombre de la entidad K & D Performance SCP contra las entidades Directransexpress SL y Decoexa Las Palmas SA, condeno a las demandadas al pago a la actora de la cantidad de 2.644 euros, más intereses legales y costas. ".

Segundo.-La referida sentencia, de fecha 1 de diciembre de 2008, se recurrió en apelación por la parte demandada interponiéndose tras su anuncio el correspondiente recurso de apelación por la representación de DIRECTRANS EXPRESS, S.L, con base a los hechos y fundamentos que son de ver en el mismo. Tramitado el recurso en la forma dispuesta en el art. 461 de la Ley de Enjuiciamiento Civil la parte contraria presentó escrito de oposición al recurso alegando cuanto por conveniente y seguidamente se elevaron las actuaciones a esta Sala, donde se formó rollo de apelación. No habiéndose solicitado el recibimiento a prueba en esta alzada, sin necesidad de celebración de vista se señaló día y hora para discusión, votación y fallo.

Tercero.-En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales, salvo el plazo para dictar sentencia por la acumulación y complejidad de los asuntos que ingresan en la sección, así como una larga baja por enfermedad de la ponente.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Mercantil N.º 1 de Las Palmas el 1 de diciembre de 2008 en autos 3/2008, que estimó íntegramente la demanda formulada contra las entidades DIRECTRANSEXPRESS, S.L. y DECOEXCA LAS PALMAS, S.A., se alza la demandada y condenada DIRECTRANSEXPRESS, S.L. alegando error en la valoración de la prueba, afirmando en su recurso, que contra lo que se sostiene en la sentencia:

1) "Lo cierto es que mi mandante... jamás entra en contacto con la citada mercancía, dado que es exclusivamente el agente de aduanas (codemandado) quien entra en contacto físico con la misma una vez que ésta es puesta en tieera. Limitándose la labor de mi principal a ceder la documentación al mismo por orden del cliente destinatario, para que éste pueda proceder a su despacho y levantamiento".

2) A juicio de la recurrente "el propio demandante exonera de cualquier responsabilidad a mi patrocinado"

3) "Que ningún daño a la mercancía es atribuible a mi mandante, quien cumplió escrupulosamente con sus obligaciones y que cede el despacho de la mercancía al agente de aduanas (del destinatario), quien, repetimos, recibe la mercancía en perfecto estado".

4) "Durante la parte del transporte que quedaba bajo la responsabilidad de mi mandante ningún daño o perjuicio sufrió la mercancía, ni puede tampoco observarse dolo o negligencia en el proceder de quien, encargado del transporte de un bien, lo entrega a quien ha sido designado por el destinatario a tal fin, en perfecto estado".

5) "A mayor abundamiento debemos recalcar que este demandado sólo se encargaba de la parte "aérea" del transporte, siendo por tanto el aeropuerto el punto de destino, y lugar en el que debía perfeccionarse la entrega, como así se hizo en la persona del agente de aduanas designado por el demandante".

6) "Sin que pueda entenderse el "endoso" de la documentación que autoriza para levantar la mercancía como si de un "endoso" cambiario se tratara, en el que el demandante pueda ir desde el último tenedor hacia arriba en la lista de endosantes en busca de responsabilidades, como parece haber entendido el juez "a quo", en este caso el endoso se hace por orden del demandante a "su" agente de aduanas, bajo su exclusivo riesgo y responsabilidad, siendo atribuible, in fine, la responsabilidad al propio demandante a través de la "culpa in eligendo" en la que nada tiene que ver la mercantil que represento".

Segundo.-Ha quedado plenamente acreditado, por reconocimiento por todas las partes, que la mercantil actora en este procedimiento, K & D PERFORMANCE, S.C.P., adquirió en el Reino Unido una "caja de cambios para un Nissan Pulsar", mercancía que le es remitida a través de la empresa internacional de transportes TNT, que realiza el envío por medio aéreo llegando a Gran Canaria el 31 de julio de 2007, con CIF Las Palmas y recibiendo la mercancía la entidad DIRECTRANSEXPRESS, S.L. la cual por medio del agente de aduanas Luis Pablo suscribe los documentos aduaneros, por encargo de DECOEXSA LAS PALMAS, S.A. -quien repercute los gastos de despacho en destino y entrega en destino a K&D PERFORMANCE.

La mercancía se entregó en el aeropuerto de Las Palmas sin avería (sin que se hiciera declaración alguna de que la tuviere) a DECOEXSA LAS PALMAS (folio 10 bis de las actuaciones), y de la prueba practicada (9 ter de las actuaciones) intervino en la contratación de los transportes DIRECTRANS EXPRESS, S.L. como "agencia de tránsitos", que se ocupaba de representar a K & D PERFORMANCE, S.C.P. (a la que facturó sus servicios) en su condición de transitario, contratando los distintos transportes necesarios para que la mercancía fuera entregada finalmente en LAS PALMAS (no en el aeropuerto de Gando), y que en tal condición de transitario endosó la carta de porte a DECOEXSA LAS PALMAS, S.A., encargada del transporte por carretera para la entrega en destino de la caja de cambios.

La caja de cambios llegó a destino con la caja reprecintada, menor peso del que había de tener el bulto y a falta de varias piezas que la hacían inservible para su uso.

Tercero.-Interpone el recurso de apelación DIRECTRANS EXPRESS, S.L. pretendiendo no ser responsable contractual de los daños que sufrió la mercancía (cuya existencia y cuantía no se cuestionan en el recurso de apelación).

El recurso debe necesariamente ser desestimado. DIRECTRANS EXPRESS, S.L., como se ha transcrito, en su recurso de apelación deja clara cual ha sido su intervención en el transporte de la mercancía desde Inglaterra hasta la entrega de la mercancía a su destinatario, cuando afirma que: "la labor de mi principal" se limitó "a ceder la documentación al mismo por orden del cliente destinatario, para que éste pueda proceder a su despacho y levantamiento" Esa intervención en el transporte, en efecto no es la de transportista sino la de agente transitario..

Como razona la sentencia del Tribunal Supremo de 14 de diciembre de 199 (RJ 1999\9485), en un supuesto en el que trataban de equipararse los conceptos de comisionista, de transitario y de agente de aduanas, "el transitario es -a tenor de los arts. 1 y 126 de la Ley 16/1987, de 30 de julio de Ordenación de los Transportes Terrestres; del art. 167 del Reglamento de la anterior ley, aprobado por Real Decreto 1211/1990 de 28 de septiembre, un auxiliar del transporte, intermediario y organizador de transportes internacionales, un operador de transporte de mercancías, transportista de un cargador, asimilados a agentes de transportes, depositarios o almacenistas de mercancías procedentes de transporte, en definitiva realizador de actividades varias y similares en este orden auxiliador, y por último cabe señalar que agente de aduanas es un intermediario privado entre los sujetos pasivos del tributo de importación de mercancías y los órganos de gestión tributaria".

Pues bien, es la propia recurrente la que se califica a sí misma como transitario y la que realiza funciones de mediación y organización de la conexión de transporte internacional combinando transporte aéreo y terrestre para que finalmente la mercancía llegue a su destinatario (que es al que factura sus servicios). No cabe duda alguna, así de que su intervención lo ha sido en este concepto, debiendo pues examinarse su responsabilidad en el transporte desde la perspectiva de la responsabilidad atribuida al transitario y no al transportista propiamente dicho (función que puede asumir también el transitario pero no es necesario que asuma y en este caso no asumió).

Y en efecto, la actuación del recurrente como quien procede a la "recepción y puesta a disposición del transportista designado por el cargador de las mercancías a ellos remitidas como consignatarios" es típicamente la de un transitario, según se afirma, con aplicación analógica del art. 126 de la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre de 1987, por la sentencia de 29 de septiembre de 2003 de la Audiencia Provincial de Barcelona (JUR 2004|\16015).

La S.A.P. de Pontevedra de 15 de abril de 2009 (JUR 2009\219713) en un supuesto de transporte marítimo combinado con transporte terrestre, expuso con claridad la responsabilidad de el transitario o comisionista de transportes, razonando que:

" La sentencia impugnada, asumiendo la tesis sustentada por la empresa demandante, Pesquerías Estela, S.A., viene a considerar que la intervención de la demandada en el caso sometido a enjuiciamiento fue la propia de un transitario, esto es, de quien como empresario se dedica en nombre propio a contratar el transporte que se le encarga por el cargador. Calificación ésta con la que se muestra en desacuerdo la demandada-apelante, que sostiene haberse limitado a realizar una labor de mero acercamiento entre el cargador y la naviera porteadora con reserva del correspondiente espacio y contenedores en el buque, que obviamente debía confirmarse directamente mediante la carga de la mercancía en los mismos y la formalización de los correspondientes conocimientos de embarque, cuestiones que se realizan siempre siguiendo las instrucciones de la actora.

Como ya esta misma Sección tuvo ocasión de exponer en la recientesentencia de 29 de Diciembre de 2008 (JUR 2009, 143323)(ponente: Sr. Valdés Garrido), la figura del transitario, con regulación legal en losartículos 126 de la Ley 16/1987, de 30 de Julio (RCL 1987, 1764), de ordenación de los transportes terrestres, y 167 a 170 de su Reglamento, aprobado porReal Decreto 1211/1990, de 28 de Septiembre (RCL 1990, 2072), se caracteriza por el desempeño de funciones de intermediación y organización de los transportes internacionales y de los que se efectúan en régimen de control aduanero, obligándose en su propio nombre aunque contrate con terceros para que éstos sean los que materialmente realicen el transporte; de ahí que, por lo tanto, deba responder frente al cargador personal y directamente, sin que pueda derivar la eventual responsabilidad al efectivo transportista de la mercancía objeto del contrato. En consecuencia, el transitario o comisionista de transportes decide, una vez aceptado el encargo, de qué manera y a través de qué medios se transportará la mercancía, siguiendo por supuesto las indicaciones del comitente, pero actuando con autonomía para obtener el resultado comprometido. Suponiendo en definitiva tal intervención un arrendamiento de obra, pues el transitario o comisionista se obliga a un resultado, cual es la entrega de la mercancía en el lugar y momento pactados, intacta y a la persona que se había estipulado.

Con relación al comisionista de transportes, lasentencia del Tribunal Supremo de fecha 11 de Octubre de 1986 (RJ 1986, 5780)viene a señalar que "la comisión de transportes implica que el comisionista no se obliga a realizarlo por sí o por medio de sus dependientes, sino a contratarlo con un porteador o empresario que asume directamente la obligación de llevarlo a cabo; no tiene, pues, el comisionista la condición de porteador, limitándose a cumplir la comisión, cuya negocio ejecutivo es el contrato de transporte y no el transporte mismo, al recaer la realización de éste sobre el porteador efectivo, aunque nuestro Código, para proteger la posición del comitente, le permite dirigirse contra la persona del comisionista, que es con quien él contrató, en vez de obligarle a buscar la responsabilidad de un porteador por él no elegido y conforme a otro contrato, el de transporte, cuyas condiciones tampoco él pactó, cláusula de garantía tácita e inderogable que impone al comisionista de transportes las mismas obligaciones y responsabilidades del porteador, subrogándose en su posición jurídica, según establece elartículo 379 citado (del Código de Comercio (LEG 1885, 21))".

En tal sentido, elartículo 379 del Código de Comercio viene a establecer que "las disposiciones contenidas desde elartículo 349 en adelante (del contrato mercantil de transporte terrestre), se entenderán del mismo modo con los que, aún no hicieren por sí mismo el transporte de los efectos de comercio, contrataren hacerlo por medio de otros, ya sea como asentistas de una operación particular y determinada, o ya como comisionistas de transportes y conducciones. En cualquiera de ambos casos quedarán subrogados en el lugar de los mismos porteadores, así en cuanto a las obligaciones y responsabilidades de éstos como respecto a su derecho".

Así pues, elartículo 379 del Código de Comerciosomete a los transitarios a la misma responsabilidad que a la asignada a los porteadores y, si bien dicha norma se incluye entre las disposiciones del Código reguladoras del transporte terrestre, la doctrina y la jurisprudencia -entre otras, ensentencias del Tribunal Supremo de fechas 30 de Abril de 1988 (RJ 1988, 3330) y 19 de Abril de 1990 (RJ 1990, 2732)-, la han considerado de aplicación también al transporte marítimo.

Con relación al citado artículo en la sentencia de la Audiencia Provincial de Vizcaya, de fecha 21 de Febrero de 2005 (JUR 2005, 97143), se viene a recoger que "toda la doctrina se refiere al precepto invocado como un precepto que ha dado pie a varias interpretaciones, de la que prevalece la interpretación de que estamos en presencia de una comisión de garantía: el comisionista responde frente al cargador de la ejecución del contrato como si fuera porteador, pero en una responsabilidad que no excluye o sustituye la responsabilidad del porteador, sino que es solidaria con la del porteador. Esta responsabilidad lleva aparejada el que pueda ejercitar los derechos del porteador, pero no sus privilegios, como es el caso de limitación de responsabilidad establecido por el Convenio de Londres (RCL 1986, 3857), que no es extensivo a los comisionistas o transitarios de mercancías al no estar comprendidos dentro del mismo".

En la misma línea, en la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 9 de Julio de 2007 (RJ 2007, 3876), con cita de la de fecha 19 de Abril de 2001 (RJ 2001, 6884), se señala que la responsabilidad del comisionista no excluye la del porteador, sino que viene a reforzarla, por cuanto que la comisión de transporte es "per se" de garantía, lo que significa que el comisionista responde solidariamente con el porteador. Añadiendo, seguidamente, que dicha conclusión no se desvirtúa porque la demandada- recurrente (comisionista de transportes) no aparezca designada en la carta de porte como cargadora ni como porteadora, ya que, al margen de que el efecto probatorio de tal documento puede ser destruido por la demostración de lo contrario, dicha constancia no es necesaria para la aplicación al comisionista delartículo 379 del Código de Comercio (LEG 1885, 21), en que se basa la condena recurrida.

En definitiva, como explica el Profesor Arroyo Martínez (Curso de Derecho Marítimo, 2.ª Edición, Editorial Thomson Civitas, página 524), "Una figura especial, consolidada en el tráfico marítimo, es la del llamado "porteador no operador de buque"; (non-vessel-operating common carrier, NVOCC); se caracteriza por ser un empresario marítimo (naviero, por tanto), que sin disponer de flota propia (ni es propietario ni tampoco tiene la disponibilidad directa del buque por otro título), promete a los titulares de la carga entregar las mercancías en destino; naturalmente ha de acudirse a la figura de la delegación, de la comisión (el comisionista de transporte delart. 370 C. de C.) o del subcontrato para explicar la relación con el porteador efectivo, pero lo relevante es su condición de porteador marítimo porque, efectivamente, se obliga a entregar las mercancías en destino. En otras palabras, asume la prestación característica del transporte marítimo. A la vista de los materiales legislativos y documentales procede mantener, en definitiva, el carácter abierto de la definición de porteador para incluir a toda persona que asume, formal o materialmente, la obligación de transportar las mercancías por mar en régimen de conocimiento de embarque".

El transitario o comisionista responde del buen fin del transporte el cual finaliza con la entrega al consignatario (que lo es en este caso la entidad demandante, no la empresa de transportes codemandada) de la carga en buen estado. Sobre su responsabilidad se ha expresado también con claridad la S.A.P. de Valencia de 13 de febrero de 2007 (AC 2007\1477), que citando las de la misma A.P. de 31 de marzo de 2005 (JUR 2005\130680), 24 de marzo de 2003 (AC 2003\1313) y de 30 de marzo de 2004 (JUR 2005\4364), además de la de la A.P. de Alicante de 20 de octubre de 1999, resumió la doctrina jurisprudencial sobre la responsabilidad del transitario o comisionista de transportes en estos términos:

"La sentencia de la Audiencia Provincial de Alicante, citada ut supra, - Sección 4.ª de la Audiencia Provincial de Alicante de 20 de octubre de 1999 (Pte. Sr. Segovia López)- analiza la actividad y responsabilidades de quien actúa como transitario de transportes, indicando:

"El trabajo de una mercantil como mediador, comisionista o transitario de transportes, actividades todas ellas equiparadas jurisprudencial y legalmente arts. 244 y ss. del Código de Comercio (LEG 1885, 21), según SSTS de 26-1-1943 y 10-7-1984 (RJ 1984, 3846), merece el calificativo de obra de comisionista de transporte y con interés en el buen fin de la operación. Según la doctrina mas autorizada la naturaleza jurídica de los transitarios es la de intermediarios entre los productores o exportadores de mercancías y los compradores, cuyo cometido básico consiste en planificar y evaluar a nivel de costes los movimientos de mercancías en los mercados extranjeros. Actúan en representación de los productores o exportadores, y negocian con uno o más armadores o porteadores marítimos o consignatarios de éstos, las condiciones del transporte de las mercancías, aparte de negociar con otras partes las demás condiciones requeridas, la documentación, gestión de trámites, contratación de transportistas terrestres, operadores portuarios, agentes de aduanas, etc. Sus funciones son claramente diferentes a las de los agentes consignatarios de buques, con quienes frecuentemente compiten en la localización y cierre de mercancías para su transporte. Los transitarios no representan por lo común a armador alguno, sino a productores o exportadores de carga cuyo transporte "de puerta a puerta" organizan, con el consiguiente alivio en el esfuerzo de organización y gestión de dichos productores y exportadores. Así pues, las obligaciones del transitario son mayores que la del porteador. Conforme con la Sentencia del Tribunal Supremo de 11 de octubre de 1986 (RJ 1986, 5780) que recoge la propia sentencia recurrida, "dado que la comisión de transportes implica que el comisionista no se obliga a realizarlo por sí o por medio de sus dependientes, sino a contratarlo con un porteador o empresario que asume directamente la obligación de llevarlo a cabo; no tiene pues, el comisionista la condición de porteador, limitándose a cumplir la comisión, cuyo negocio ejecutivo es el contrato de transporte y no el transporte mismo, al recaer la realización de éste sobre el porteador efectivo, aunque nuestro Código, para proteger la posición del comitente, le permite dirigirse contra la persona del comisionista que es con quien él contrató, en vez de obligarle a buscar la responsabilidad de un porteador por él no elegido y conforme a otro contrato, el de transporte, cuyas condiciones tampoco él pactó,

cláusula de garantía tácita e inderogable que impone al comisionista de transportes las mismas obligaciones y responsabilidades del porteador, subrogándose en su posición jurídica; según establece el artículo 397 citado". Y añade más adelante "... el transitario o comisionista del transporte, responde del buen fin del transporte, el cual finaliza con la entrega al consignatario de la carga de la cosa transportada, y para el transitario el transporte es de puerta a puerta, es decir, debiéndose entregar al consignatario de la carga"... "Ya hemos dicho que el transitario responde de todos los intermediarios, entre ellos el consignatario de buques,..."

En sentido similar se manifiesta la Audiencia Provincial de Valencia en sentencia de la Sección 7.ª de 24 de marzo de 2003 (AC 2003, 1313) (Pte. Sra. Tamayo Muñoz) y más recientemente, la sentencia de la Sección 11.ª de 30 de marzo de 2004 (JUR 2005, 4364) (Pte. Sr. Giménez Murria) declara:

"...la realidad de la factura desvirtúa la alegación del demandado y permite atribuirle la condición de transitario, en cuanto que organizó el transporte: "...su función es la de organizador de los transportes internacionales y en todo caso de aquellos que se efectúen en régimen de tránsito aduanero, caracterizándose tanto aquellas como éstos en principio por "contratar en nombre propio" tanto con el transportista como con el usuario o cargador, ocupando por tanto la posición de estos últimos frente al transportista y la de éste frente a aquéllos, de manera que según dicho precepto frente al cargador efectivo ocupa la posición de transportista...", (A.P. Santa Cruz de Tenerife, Sección 1.ª, S de 14 de enero de 2002). Pues el hecho de confeccionar la factura a su nombre y no al de otro revela que con quien el demandante estableció el vinculo jurídico fue con la demandada y no con distinta entidad mercantil que como tercero a la relación de aquellos no libró factura alguna para el cobro del transporte. Por demás esta Sala coincide con el relato de hechos contenido en el fundamento segundo de la sentencia recurrida. En cuanto la demandada actuó como mediador, (no representante de armador), del exportador, (la actora) cuyo transporte "de puerta a puerta" organizó, siendo sus obligaciones mayores que la del porteador, y diferentes de las del consignatario; "... dado que la comisión de transportes implica que el comisionista no se obliga a realizarlo por sí o por medio de sus dependientes, sino a contratarlo con un porteador o empresario que asume directamente la obligación de llevarlo a cabo; no tiene pues, el comisionista la condición de porteador, limitándose a cumplir la comisión, cuyo negocio ejecutivo es el contrato de transporte y no el transporte mismo, al recaer la realización de éste sobre el porteador efectivo, aunque nuestro Código, para proteger la posición del comitente, le permite dirigirse contra la persona del comisionista que es con quien él contrató, en vez de obligarle a buscar la responsabilidad de un porteador por él no elegido y conforme a otro contrato, el de transporte, cuyas condiciones tampoco él pactó, cláusula de garantía tácita e inderogable que impone al comisionista de transportes las mismas obligaciones y responsabilidades del porteador, subrogándose en su posición jurídica; según establece el artículo 397 citado..." (S.T. S de 11 Oct. 1986 [RJ 1986, 5780])".

En suma, que no habiendo puesto en cuestión la parte recurrente que la mercancía cuyo transporte se contrató y para cuya efectividad fue contratada como transitaria llegó en mal estado a su destino (en concreto, la caja de cambios llegó a falta de varias piezas cuya falta la hacían inservible), no cabe duda de que debe responder contractualmente (por consecuencia del contrato con ella concertado) del resultado del transporte en su condición de comisionista (siendo de aplicación la normativa general de responsabilidad contractual que se citaba en la demanda y se aceptaba en la sentencia, los arts. 1100 y siguientes del C.C.), debiendo hacerlo solidariamente con la empresa encargada del último tramo del transporte, la que se encargó del despacho de aduanas y el transporte terrestre que recibió la mercancía en buen estado -de lo que debe partirse ya que aceptó su entrega sin reparos- y la entregó con la caja reprecintada y a falta de varias piezas.

Cuarto.-La desestimación del recurso de apelación comporta la imposición a la parte recurrente de las costas causadas por su recurso, de conformidad con lo dispuesto en los arts. 394 y 398 de la L.E.C. En su virtud, vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación,


FALLAMOS:


 
Que debemos desestimar y desestimamos el recurso de apelación formulado por DIRECTRANS EXPRESS, S.L. contra la sentencia de 1 de diciembre de 2008 dictada por el Juzgado de lo Mercantil n.º 1 de los de Las Palmas en autos 3/2008, que debemos confirmar y confirmamos con imposición a la recurrente de las costas causadas en la alzada.

Llévese certificación de la presente resolución al rollo de esta Sala y notifíquese a las partes, y con certificación de la misma, devuélvanse los autos al Juzgado de Procedencia para su ejecución y cumplimiento.

Así por esta nuestra Sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada fue la anterior sentencia en el día de su fecha, siendo Ponente la Ilma. Sra. Dña María Elena corral Losada, estando el Tribunal celebrando audiencia pública en el día de la fecha. Certifico.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación