Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Pontevedra 327/2010, de 16 de septiembre


 RESUMEN:

Donación inoficiosa: Se considera que el contrato de cesión por alimentos constituye una donación encubierta para favorecer a una descendiente, por lo que se reduce para su adecuación al testamento. Interpretación del contrato de cesión: No existe aleatoriedad en dicho contrato vitalicio dado el estado de última enfermedad y fallecimiento dos meses después de la cedente, tampoco existe proporcionalidad entre los bienes cedidos y los cuidados y alimentos prestados.

PONTEVEDRA

SENTENCIA: 00327/2010

LA SECCIÓN TERCERA DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE PONTEVEDRA, compuesta por los Magistrados Ilmos. Sres.

D. JAIME ESAIN MANRESA (PRESIDENTE), D. FRANCISCO JAVIER ROMERO COSTAS, y D.ª MARÍA SOLEDAD GUERRA VALES (SUPLENTE), ha pronunciado, EN NOMBRE DEL REY, la siguiente:

SENTENCIA N.º: 327/2010

En PONTEVEDRA, a dieciseis de Septiembre de dos mil diez

Visto el recurso de apelación contra la sentencia recaída en los autos de juicio de procedimiento ordinario n.º 446/2009, seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia e Insrucción n.º 3 de Villagarcía de Arosa (Rollo de Sala número 181/2010) en el que son partes como apelante: D.ª Rosalia; y como apelado: D. Alejo, siendo Ponente el Ilmo. Sr. D. JAIME ESAIN MANRESA.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Con fecha 2 de noviembre de 2009, recayó sentencia en los autos de que se deja hecha mención, cuyo fallo, literalmente dice:" Que estimando la demanda formulada por el Procurador Sr. Nartallo Mendez, en nombre y representación de D. Alejo, quien actúa en su propio nombre y en beneficio de Dña. Caridad y D. Esteban y Doña Isidora, dirigida contra D.ª Rosalia, representada por la Procuradora Sra. Rendo Couto, y en su virtud, debo declarar y declaro: a) que la mitad de la finca descrita en el hecho cuarto de la demanda, donada por Doña Sandra a su hija Dña Rosalia, es inoficiosa, por lo que corresponde reducirla a la novena de las doceavas partes de la misma. Y en el resto (tres doceavas partes) le corresponde a los demás herederos (al demandante D. Alejo, en una doceava parte; a Doña Caridad y a D. Esteban, como herederos del hijo premuerto D. Esteban, en la otra doceava parte; y a Doña Isidora, como heredera del hijo premuerto D. José, en la otra doceava parte). B) Que procede realizar la reducción por inoficiosas en la escritura de donación (cesión de bienes) de fecha 27 de octubre de 1989, otorgada ante el Notario D. José Antonio Cortizo Nieto de esta ciudad, acordando que dicha donación se reduzca a la novena de las doceavas partes de la misma, así como que dicha reducción se inscriba en el Registro de la Propiedad de Villagarcía, Tomo NUM000, Libro NUM001, Folio NUM002, Finca NUM003. c) todo ello, sin expresas imposición de costas de este procedimiento a ninguna de las partes".

Segundo.-Contra dicha sentencia se preparó, en tiempo y forma, recurso de apelación por la representación de D.ª Rosalia, recayendo resolución del juzgado de instancia por la que se tuvo por preparado el recurso y se acordó emplazar a la parte recurrente al objeto de que lo interpusiera en legal forma, lo que efectuó dentro del plazo legal, y conferido traslado a las restantes partes, con emplazamiento por diez días, al objeto de que formularan oposición al recurso o, en su caso, de impugnación de la resolución apelada en lo que resultara desfavorable, por la representación de D. Alejo.

Tercero.-Remitidos los autos a esta Audiencia con los escritos de interposición al recurso y de impugnación al mismo correspondió su conocimiento a esta Sección, por turno de reparto de fecha 14 de abril de 2010, sin que por las partes se haya propuesto prueba ni se haya solicitado la celebración de vista.

Cuarto.-En la tramitación del presente recurso se han cumplido las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS JURIDICOS


 
Se aceptan los contenidos en la resolución impugnada.

Primero.-La sentencia apelada estima demanda de juicio ordinario en ejercicio de acción de reducción de donación por inoficiosa, con referencia a principal cesión de bienes por alimentos escriturada en fecha 27.10.1989, al amparo de los arts. 655, 654 y 636, en relación con los 619, 814, 820 y 821 del Código Civil.

Segundo.-La documental obrante acredita con carácter fundamental:

a) El fallecimiento de los cónyuges Esteban y Sandra el 3.8.1985 y 3.1.1990, respectivamente.

b) El otorgamiento por Sandra de testamento abierto el 17.6.1985 por el que se legaba a su hijo Alejo la legítima estricta, instituyendo herederos a su otra hija Rosalia, a sus nietos, Caridad y Esteban, y a su nieta Isidora, sucediendo la hija por cabezas y los nietos por estirpes (fs. 51 ss)

c) El otorgamiento por Sandra de escritura notarial de 27.10.1989 de cesión de bienes por alimentos, en cuya virtud transmitió en favor de su hija Rosalia la mitad indivisa de la casa, sita en c/ DIRECCION000 NUM004 de Villajuan (Villagarcía de Arosa), que constituía único bien ganancial del matrimonio constituido en su día con Esteban (fs. 54 ss.)

Dicho material documental es objeto de análisis por el órgano judicial, junto con el interrogatorio de la hija interpelada Rosalia, y la pericial judicial -expresiva de adecuada valoración del inmueble en cuestión- del Aparejador Sr. Virgilio, documentada a fs. 73 ss y sometida a contradicción en juicio, todo ello conforme a arts. 217, 316 y 348 LEC.

En orden a colegir la verdadera intención contractual de los protagonistas del contrato de cesión de bienes por alimentos de acuerdo a arts. 1.281 ss. CC, la Juez echa mano de pruebas indirectas o presunciones -reguladas en art. 386 LEC y admitidas con carácter general por constante doctrina jurisprudencial (así, SS TS 30.7.1996, 31.12.1999 y 27.11.2000, citadas por S. AP Coruña 6.5.2005)-, concluyendo coherentemente que el reseñado contrato de vitalicio constituye en realidad donación encubierta dirigida exclusiva y directamente, a favorecer en la herencia a la descendiente Sandra. Para llegar a dicho pronunciamiento se tiene en razonable consideración que la formalización se produce en avanzado estado de última enfermedad de la cadente, de 84 años; que, de hecho, el fallecimiento tiene lugar el 3.1.1990, es decir, prácticamente dos meses después la contratación, el 27.10.1989; que el objeto contratado configura único bien ganancial; y que dicha disposición de voluntad no se recogió en testamento otorgado en año, no lejano, 1985.

Tercero.-Argumenta la recurrente que debe concederse completa validez y eficacia al referido contrato de cesión en los términos formalizados por las partes, olvidando que la conceptuación jurídica relativa a un contrato constituye una cuestión de interpretación del mismo en orden a su calificación, que está atribuida al órgano judicial -por todas SS. TS. 15.6.2001 y TSXG 13.3.2002 y 8.6.2004 -, y que en el caso debatido la interpretación judicial se ofrece lógica, verosímil y acomodada a las normas de hermenéutica contractual contenidas en arts. 1281 a 1289 CC.

En concreta referencia a la aleatoriedad, característica de mentado contrato de cesión de bienes por alimentos, y atendiendo a S. TSXG 15.2.2000, difícilmente concurre en supuestos en el que el fallecimiento aparece como conocido, inmediato o próximo al tiempo de formalizar el contrato, bien porque esa proximidad relativamente cierta de la muerte presenta como verosímil una imposibilidad real de la contraprestación alimenticia, bien porque esa proximidad reduce dicha contraprestación a tal grado que, aun teniendo en cuenta su dificultosa evaluación económica por el carácter frecuentemente personalísimo y afectivo de los cuidados, se revela como palmariamente desproporcionada en relación a los bienes cedidos.

Y, en un segundo plano, no cabe aplicar el instituto de la prescripción adquisitiva (art. 1.957 CC) en los pretendidos términos expuestos por la demandada apelante, dado que la simulación relativa que subyace en el tal repetido contrato, junto con el indudable conocimiento de los efectos económicos perjudiciales hacia quienes concurren a la herencia, excluyen la buena fe que requiere el art. 1.940 CC de modo inexorable.

Decaerá, en suma, la apelación.

Cuarto.-la completa desestimación del recurso conllevará la imposición de costas de la alzada a la parte apelante, según arts. 398.1 y 394.1 LEC.

En virtud de la Potestad Jurisdiccional que nos viene conferida por la Soberanía Popular y en nombre de S.M. el Rey.


FALLAMOS


 
Desestimar plenamente el recurso de apelación formulado por la representación de D.ª Rosalia, confirmar en su integridad la sentencia impugnada dictada en fecha 2 de noviembre de 2009 por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción n.º3 de Villagarcía de Arosa con imposición de las costas de la alzada a la parte recurrente.

Notifíquese esta resolución a las partes personadas en la forma establecida en el artículo 248.4 de la LOPJ.

Firme esta resolución, expídase testimonio de la misma y remítase junto con los autos, al Juzgado de procedencia, tomándose las oportunas notas en los libros de registro de esta Sección.

Así, por esta nuestra Sentencia, de la que se unirá certificación al rollo de Sala, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación