Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Pontevedra 329/2010 de 16 de septiembre


 RESUMEN:

Capacidad: Los informes sobre la evolución degenerativa del donante hacen patente su falta de capacidad en el momento del otorgamiento de la donación aunque no hubiese sido declarada. Prueba: No puede prescindirse de la importancia del Informe y Calificación de Minusvalía emitido por los Servicios Técnicos de Valoración de la Consejería en la anulación del acto de donación. La intervención de los fedatarios públicos no supone una presunción «iuris et de iure» sobre la capacidad, sino solamente «iuris tantum» y por ello que puede ser desvirtuada por la aportación de prueba de contrario.

 

PONTEVEDRA

SENTENCIA: 00329/2010

LA SECCIÓN TERCERA DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE PONTEVEDRA, compuesta por los Magistrados Ilmos. Sres.

D. JAIME ESAIN MANRESA (PRESIDENTE), D. FRANCISCO JAVIER ROMERO COSTAS, y D.ª MARÍA SOLEDAD GUERRA VALES (SUPLENTE), ha pronunciado, EN NOMBRE DEL REY, la siguiente:

SENTENCIA N.º: 329/2010

En PONTEVEDRA, a dieciseis de Septiembre de dos mil diez

Visto el recurso de apelación contra la sentencia recaída en los autos de juicio de procedimiento ordinario n.º 230/2007, seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción n.º 3 de Ponteareas (Rollo de Sala número 208/2010) en el que son partes como apelante: D. Basilio; y como apelados: D. Donato y D.ª Socorro, que se personaron en esta instancia representados por el procurador D. Senen Soto Santiago, siendo Ponente el Ilmo. Sr. D. FRANCISCO JAVIER ROMERO COSTAS.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Con fecha 9 de julio de 2009, recayó sentencia en los autos de que se deja hecha mención, cuyo fallo, literalmente dice: "Que debo estimar y estimo en parte la demanda interpuesta por la Procuradora Sra. Saborido Ledo, en nombre de D.ª Socorro, que actúa en interés de la sociedad de gananciales que mantiene con su esposo D. Donato contra D. Basilio y en su consecuencia: 1.- Debo declarar y declaro nula, por falta de consentimiento la donación efectuada por D.ª Elisabeth a favor de su sobrino D. Basilio el día 14 de octubre de 1999 ante el Notario de la Cañiza D. Álvaro Lorenzo Fariña Domínguez referente la mitad indivisas de la nuda propiedad de las siguientes fincas: "casas de planta baja que se identifican con los números NUM004 y NUM005 de la relación municipal, y los terrenos unidos, que forma todo una sola finca con una extensión superficial de unos quinientos metros cuadrados que linda todo el conjunto. Norte, Torcuato, Sur, Edificio Virgen de la Luz; Este, camino de Garra y herederos de Adrian; y Oeste calle Salvatierra", inscrita en el Registro de la Propiedad de Ponteareas al folio NUM000 del Libro NUM001 de Ponteareas, Tomo NUM002 del Archivo, finca NUM003. 2.-Que debo desestimar y desestimo el resto de las pretensiones formuladas por la actora. 3. No se hace un especial pronunciamiento en costas debiendo abonar cada parte las causadas a su instancia y las comunes por mitad. Una vez firme la presente resolución expídase mandamiento al Registro de la Propiedad de Ponteareas a fin de que cancele el asiento de la finca registral NUM003 obrante al folio NUM000 del Libro NUM001 de Ponteareas, Tomo NUM002 inscripción 1.ª, relativo a la finca anteriormente descrita. Que debo estimar y estimo la demanda reconvencional formulada por la Procuradora de los Tribunales Sra. Carrrera Fernández en nombre y representación de D. Basilio contra D.ª Socorro y D. Donato y en su consecuencia: 1.-debo declarar y declaro nula la escritura de compraventa otorgada por D.ª Elisabeth el día 24 de julio de 1998, ante el Notario D. Luis Darrieux De-Ben, en la que D.ª Elisabeth se reserva el usufructo y transmita la nuda propiedad de la finca sita en Ponteareas, AVENIDA000, números NUM004 y NUM005: "casa de planta baja, que mide ochenta metros cuadrados. Linda, Norte, Torcuato; Sur y Oeste, AVENIDA000; y Este, Basilio " D.ª Socorro y D. Donato, por falta de la causa al no haber mediado precio efectivo. 2.-No se hace un especial pronunciamiento en costas, debiendo cada parte abonar las causadas a su instancia y las comunes por mitad.".

Segundo.-Contra dicha sentencia se preparó, en tiempo y forma, recurso de apelación por la representación de D. Basilio, recayendo resolución del juzgado de instancia por la que se tuvo por preparado el recurso y se acordó emplazar a la parte recurrente al objeto de que lo interpusiera en legal forma, lo que efectuó dentro del plazo legal, y conferido traslado a las restantes partes, con emplazamiento por diez días, al objeto de que formularan oposición al recurso o, en su caso, de impugnación de la resolución apelada en lo que resultara desfavorable, por la representación de D. Donato y D.ª Socorro.

Tercero.-Remitidos los autos a esta Audiencia con los escritos de interposición al recurso y de impugnación al mismo correspondió su conocimiento a esta Sección, por turno de reparto de fecha 27 de abril de 2010, sin que por las partes se haya propuesto prueba ni se haya solicitado la celebración de vista.

Cuarto.-En la tramitación del presente recurso se han cumplido las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS JURIDICOS


 
Primero.-Se impugna la resolución de la instancia únicamente por la representación del demandado-reconviniente, al no haber interpuesto su recurso la parte actora-reconvenida tras haberlo inicialmente preparado, centrando su argumento, contrario a la decisión de estimación de la demanda deducida, en la afirmación de error en la valoración de la prueba practicada, por considerar insuficiente la obrante en autos al objeto pretendido y acogido, y en la concurrencia de error en la aplicación de la Jurisprudencia que contempla el alcance de la función notarial en el otorgamiento de la escritura de donación cuya nulidad se decidió en la instancia. A tales argumentos se opone la contraparte en el traslado al efecto conferido en su momento defendiendo la corrección de la sentencia dictada en la instancia en relación a la prueba practicada en autos.

Segundo.-Comenzando por el segundo de los argumentos impugnatorios vertidos en autos relativo al desconocimiento de la función notarial convergente al momento del otorgamiento de la Escritura de Donación de 14-X-1999, tachando de contradictoria la resolución con la Jurisprudencia existente al efecto, ha de rechazarse el mismo toda vez que resultando constante ésta en su consideración de la relevancia de certidumbre que supone la intervención de tales fedatarios públicos a su vez viene entendiendo que no conforma esto una presunción "iuris et de iure" sinó solamente "iuris tantum" y por ello que puede ser desvirtuada o destruida por la aportación de prueba de contrario (SS 13-X-90, 24-VII y 27-XI-95; 19-IX-98;...). Siendo ello así, ha de concluirse que el juicio de capacidad que realiza el notario no está sometido a la fe pública y como presunción "iuris tantum" que es, puede ser enervada en un proceso judicial a medio del efectivo aporte probatorio sometido a necesaria contradicción, correspondiendo por ello a los Juzgadores y Tribunales la consecuente valoración de la capacidad del otorgante del documento público. También debe recordarse que aún encontrándonos con la obligación de observancia de la capacidad del otorgante y con la experiencia de los fedatarios públicos, no son éstos técnicos ni especialistas limitándose a emitir un juicio propio y personal, no resultando extraño el que puedan dejar de apercibirse, en determinadas condiciones, según los padecimientos y síntomas que fuesen observables, se le permitiera ver, el apreciar realmente cual fuese la situación efectiva de capacidad del otorgante. Siendo ello así, y sustentándose la resolución de la instancia en la valoración de la prueba concurrente sobre la capacidad de Doña Elisabeth al momento de otorgar la Escritura de Donación, en absoluto cabe concluir una errónea apreciación de la doctrina y jurisprudencia que refiere la parte recurrente.

Tercero.-El otro motivo de apelación, vertido en autos de modo primero y principal, se centra en la discrepancia con lo decidido en base a un argumento de errónea valoración de la prueba que tilda de insuficiente en base a la conocida Jurisprudencia que parte de la presunción, también "iuris tantum", de capacidad que ha de tenerse en cuenta en autos, así como de la carga de la prueba y alcance de la misma que se desarrolla, correcta y ampliamente, en la Sentencia de la instancia, suscitando incluso una contradicción con la decisión anterior de nulidad de la Escritura Pública de 24-VII-1998 pedida en la Reconvención deducida por el aquí apelante D. Basilio. Comenzando por lo último ha de rechazarse el alegato de contradicción toda vez que se trata de dos momentos temporalmente distintos (Julio 98 versus Octubre 99) con total ausencia de justificación mínima de la situación al primero de ellos, siendo además que ello sería carga de la impugnante que no cuestionó aquélla capacidad y que nos encontramos ante informes médicos transcendentes de la concurrencia de una Demencia de fecha ulterior (Febrero 1999), siendo un padecimiento éste o enfermedad de conocido carácter evolutivo degenerativo, no pudiendo obviarse en tales condiciones la presunción de capacidad supra referida aquí, recordemos no cuestionada.

Cuarto.-En relación a la insuficiencia de la prueba no puede tampoco acogerse el alegato de la parte recurrente toda vez que resultan contundentes los razonamientos de la Juzgadora de la instancia, no pudiendo prescindirse de la importancia del Informe y Calificación de Minusvalía dado por los Servicios Técnicos de Valoración de la Consellería de Sanidade e Servicios Sociais a 14-IV-99, recogiendo y comprobando según resulta de su función e intervención, la situación de Doña Elisabeth en base, entre otras, a su Demencia Senil, recogida ya en el anterior Informe de la Clínica de Fátima de 19-II-99 y refiriendo el Informe Médico que sustenta la valoración definitiva (D.9, f.33 vuelto) unos mas relevantes transtornos de memoria y conducta así como de desorientación temporo-espacial y de incoherencia en la Comunicación, determinando una Minusvalía por Incapacidad del 94% que propició su ingreso en una Residencia. En éste se constatan tales deficiencias así como su evolución degenerativa grave que hace patente su falta de capacidad al momento del otorgamiento de la Donación (Escritura Pública 14-X-99) claramente ulterior al referido ingreso en el centro geriátrico asistencial, lo que no empece el hecho de que no hubiere sido declarada, por no acometida su situación de incapacidad, ni lo desvirtua el contenido de la escritura y alcance de lo donado ante la falta de capacidad constatada. Resulta llamativo el que se utilice a dos testigos a fin de confirmar la titularidad de la donante, a modo de acta de notoriedad, prescindiéndose de la certificación catastral que pericialmente se viene a identificar con la finca descrita en el Hecho 1.º de Demanda, contenida en la Escritura de 24-VII-98 hoy anulada a iniciativa de la parte recurrente, cuando no es necesario ni habitual mas que en casos de no saber aquél leer o escribir, aún pudiendo así hacerse (Ley 1-IV-1939 BOE 7-IV-39), y cuando lo relevante sería la capacidad de Doña Elisabeth, echándose en falta la ausencia de llamada a los mismos como testigos en autos renunciados por el demandado (Acta 11-VI-08).

Quinto.-Así las cosas ha de desestimarse la apelación que nos ocupa con la consiguiente imposición de las costas a la parte recurrente (Art 398 lEC/00).

En virtud de la Potestad Jurisdiccional que nos viene conferida por la Soberanía Popular y en nombre de S.M. el Rey.


FALLAMOS


 
Debemos desestimar y desestimamos el Recurso de Apelación deducido por la representación de D. Basilio contra la sentencia de fecha 9-VII-09 recaída en el P. Ordinario N.º 230/07 seguido ante el J. de 1.ª Instancia N.º 3 de Ponteareas (ROLLO N.º 208/10) confirmando lo decidido en la misma, con imposición de las costas de la alzada al recurrente.

Notifíquese esta resolución a las partes personadas en la forma establecida en el artículo 248.4 de la LOPJ.

Firme esta resolución, expídase testimonio de la misma y remítase junto con los autos, al Juzgado de procedencia, tomándose las oportunas notas en los libros de registro de esta Sección.

Así, por esta nuestra Sentencia, de la que se unirá certificación al rollo de Sala, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación