Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Barcelona 320/2010, de 25 de marzo


 RESUMEN:

Nos hallamos -dice la sentencia- ante un hecho que no fue presenciado por ningún testigo distinto que la propia víctima. Por ello, con buen criterio, constituyendo la prueba de cargo la declaración de la ofendida, la juzgadora de instancia señala en su sentencia y valora el comportamiento de los requisitos exigidos por la jurisprudencia para que tal testifical directa única pueda enervar la presunción de inocencia.

SENTENCIA

En la ciudad de Barcelona, a veinticinco de marzo de dos mil diez.

VISTO, en grado de apelación, ante la Sección qUINTA de esta Audiencia Provincial, el presente rollo de apelación n.º 25/10, dimanante del Procedimiento Abreviado n.º 110/09, procedente del Juzgado de lo Penal n.º 3 DE mANRESA, seguido por un delito de agresión sexual, contra Rogelio; los cuales penden ante esta Superioridad en virtud del recurso de apelación interpuesto por el/la Procurador/a D/D.ª ARIMANY SOLER en nombre y representación de Rogelio contra la Sentencia dictada en los mismos el día 11 DE NOVIEMBRE DE 2009, por el/la Sr/a. Juez del expresado Juzgado.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-La parte dispositiva de la Sentencia apelada es del tenor literal siguiente: "FALLO: Condeno a Rogelio como autor de un delito de agresión sexual a la pena de 6 meses de prisión, inhabilitación especial para ejercer el sufragio pasivo durante dicho tiempo más costas procesales causadas. Se acuerda la prohibición de acercamiento y comunicación con la víctima por un plazo de tres años.".

Segundo.-Admitido el recurso y de conformidad con lo establecido en el art. 795.4.º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, no siendo preceptivo el emplazamiento y comparecencia de las partes, se siguieron los trámites legales de esta alzada y quedaron los autos vistos para sentencia.

Tercero.-En el presente procedimiento se han observado y cumplido las prescripciones legales.

VISTO, siendo Ponente el/la Ilmo/a. Sr/a. Magistrado/a D/D.ª JOSÉ M.ª ASSALIT VIVES.


HECHOS PROBADOS

Único.-Se admiten y se dan por reproducidos en esta alzada los hechos probados de la sentencia recurrida.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Se admiten y se dan por reproducidos en esta alzada los fundamentos de derecho de la sentencia recurrida.

Segundo.-Aunque en el recurso de apelación el Juez o Tribunal "ad quem" se halla autorizado a revisar la valoración probatoria efectuada por el Juez de Instancia, el hecho de que la apreciación por éste lo sea de pruebas practicadas a su presencia, bajo los principios que rigen el proceso penal en el juicio oral, de inmediación, publicidad, contradicción y defensa, tiene como consecuencia que a quien corresponde la valoración de las pruebas practicadas en el juicio oral de acuerdo con el dictado de su conciencia -artículo 741 de la L.E.Cr.- es a dicho Juez "a quo" y por ello deben respetarse sus conclusiones fácticas, salvo que carezcan de apoyo en el conjunto probatorio practicado a su presencia o se contengan contradicciones o incongruencias en su razonamiento.

Tercero.-La representación de la parte apelante, del acusado y condenado en la sentencia apelada Rogelio, interesa la absolución de su representado por no ser autor de los hechos por los que se le acusa en la presente causa, efectuando una serie de alegaciones denunciado vulneración del derecho a la presunción de inocencia y error en la valoración de la prueba.

Nos hallamos ante un hecho que no fue presenciado por ningún testigo distinto que la propia víctima. Por ello, con buen criterio, constituyendo la prueba de cargo la declaración de la ofendida, la Juzgadora de instancia señala en su sentencia y valora el cumplimiento de los tres requisitos exigidos por la jurisprudencia para que tal testifical directa única pueda enervar la presunción de inocencia que ampara a todo acusado, no siendo necesario en la presente resolución volverlos a reproducir. No obstante, sí que se juzga imprescindible analizar la concurrencia del requisito de verosimilitud: existencia de corroboraciones objetivas periféricas que provengan de fuente distinta que las propias declaraciones de la víctima.

En le presente caso sí lo consideramos concurrente e integrado en primer lugar por circunstancias que concurren en el propio acusado en el momento en que fue reconocido "in situ" por la víctima, es decir poco tiempo después de producirse los hechos objeto de acusación -sobre dos minutos después-: los agentes que acompañaron a la víctima en vehículo policial declararon en el plenario que el acusado estaba sudoroso, alterado y con la cremallera del pantalón bajada, añadiendo que al ser interceptado por los agentes estaba como "colapsado"; en segundo lugar los siguientes datos, si bien provienen de la propia ofendida, no lo son de su propia declaración, sino de su aspecto cuando denunció sumariamente los hechos: estaba sudorosa y con la ropa por fuera. Nótese, para valorar dichas circunstancias, que los hechos habían ocurrido muy cerca de la comisaría de policía.

Con respecto a la identificación del acusado, como la persona autora de los hechos, debe decirse que la Juzgadora de instancia ha considerado como prueba de cargo a estos efectos el reconocimiento, que se produjo en lugar cercano a los mismos por la propia víctima, escasos dos minutos después -todos los testigos de cargo sostienen que fue muy rápida la actuación policial-, explicando la víctima lo sucedido en el propio vehículo policial mientras buscaban al autor de los hechos.

Es pacífico jurisprudencialmente que una tal identificación de los autores del hecho no precisa, para enervar la presunción de inocencia en el acto del juicio oral, de la práctica de reconocimiento en rueda con las garantías exigidas en la Ley procesal ante el Instructor judicial, que por otro lado se efectuó posteriormente de forma positiva y "sin género de dudas", pero que no fue valorada por la Juzgadora de instancia.

Es cierto que la víctima antes de realizar tal identificación pidió acercarse y escuchar hablar al acusado, y que en su declaración ante el Juez de Instrucción dijo que lo reconoció al 90% por la cara, pero también lo es que solicitar aproximarse es un indicio de un actuar prudente por parte de la víctima, y que con respecto a una identificación plena fue necesario complementar el rostro con la voz del acusado para llegar a un reconocimiento con total seguridad -lo que no está prohibido-, debiéndose añadir al respecto, que los datos provenientes de los propios agentes sobre el estado del acusado cuando fue identificado en la propia vía pública: vestimenta parecida a la que suministró inicialmente la víctima, que no había otras personas caminando por la vía pública, sudoroso y con la cremallera del pantalón bajado sirven también para apoyar un tal reconocimiento.

Finalmente, sobre el hecho de que la ofendida por el delito mordiera al autor del hecho fuertemente para zafarse del acoso, según aquélla manifestó, debe añadirse que ésta también dijo, al final de su declaración en el plenario: que cree que no le dejó marca.

Así pues, consideramos ajustada a derecho la sentencia recaída en la instancia y en consecuencia desestimamos el recurso de apelación con la confirmación de la resolución recurrida en todos sus términos.

Tercero.-Se declaran las costas de la presente apelación de oficio.

VISTOS los preceptos legales de general y pertinente aplicación.


FALLO:


 
DEBEMOS DESESTIMAR Y DESESTIMAMOS el recurso de apelación formulado por la representación de Rogelio contra la sentencia dictada el día 11 de noviembre de 2009 por el Juzgado de lo Penal n.º 3 de los de Manresa, en el Procedimiento Abreviado n.º 110/09, y consecuentemente CONFIRMAMOS dicha resolución en todos sus términos, y declaramos las costas de esta alzada de oficio.

Notifíquese esta resolución a las partes e infórmeseles que contra la misma no cabe recurso ordinario alguno, salvo los extraordinarios en los supuestos legalmente establecidos. Dedúzcase testimonio de la presente resolución y remítase juntamente con los autos principales al Juzgado de procedencia para que en él se lleve a cabo lo acordado.

Así por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Barcelona, en la misma fecha. En este día, y una vez firmada por todos los Magistrados que la han dictado, se da a la anterior sentencia la publicidad ordenada por la Constitución y las Leyes. DOY FE.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación