Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Valencia 266/2010 de 19 de mayo


 RESUMEN:

Ordenación de la edificación: Condena a una entidad a realizar todas las obras necesarias para la reparación de los defectos, daños, deficiencias y vicios existentes en unas viviendas. Responsabilidad solidaria: Responsabilidad tan solo de la promotora-constructora, y de ningún miembro más de la dirección facultativa.

 

Rollo n.º 000097/2010

Sección Séptima

SENTENCIA N.º 266

SECCION SEPTIMA

Ilustrísimos/as Señores/as:

Presidente/a:

D.ª MARIA DEL CARMEN ESCRIG ORENGA

Magistrados/as

D. JOSE ANTONIO LAHOZ RODRIGO

D.ª MARIA IBAÑEZ SOLAZ

En la Ciudad de Valencia, a diecinueve de mayo de dos mil diez.

Vistos, ante la Sección Séptima de la Ilma. Audiencia Provincial de Valencia en grado de apelación, los autos de Juicio Ordinario - 000463/2005, seguidos ante el JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA E INSTRUCCION NUMERO 2 DE REQUENA, entre partes; de una como demandantes - apelante/s Evelio, Filomena, Teodosio, Irene, Jose Ramón, Lourdes, Carlos Ramón, Martina, Luis Pablo, Ofelia, Pilar, Ángel Daniel, Sandra, Adolfo, Trinidad, Ambrosio, María Angeles representados por el Procurador D. RAFAEL ALARIO MONT y como demandado-apelante SELREH S.A, dirigido por el/la letrado/a D/D.ª JOSE MANUEL CUEVAS MONZONIS y representado por el/la Procurador/a M.ª CARMEN JOVER ANDREU, y de otra como demandado - apelado/s Bernardino representado por el/la Procurador/a D/D.ª JOSE ANTONIO ORTENBACH CEREZO y como demandado-apelado D. Celestino.

Es Ponente el/la Ilmo/a. Sr./Sra. Magistrado/a D/D.ª JOSE ANTONIO LAHOZ RODRIGO.


ANTECEDENTES DE HECHO:


 
Primero.-En dichos autos, por el Ilmo. Sr. Juez del JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA E INSTRUCCION NUMERO 2 DE REQUENA, con fecha 29 de marzo de 2009, se dictó la sentencia cuya parte dispositiva es como sigue: "FALLO: Que estimando parcialmente la demanda interpuesta por por D. Evelio, Filomena, Teodosio, Irene, Jose Ramón, Lourdes, Carlos Ramón, Martina, Luis Pablo, Ofelia, Pilar, Ángel Daniel, Sandra, Adolfo, Trinidad, Ambrosio, María Angeles, contra la entidad SELREH S.A., debo condenar y condeno a la citada entidad a que realice o ejecute por su cuenta y cargo bajo la dirección técnica necesaria todas las obras necesarias para la reparación de los siguientes defectos, daños, deficiencias o vicios: Todas las humedades, grietas, fisuras y microfisuras indicadas por el perito Sr. Leonardo en su informe pericial en las distintas viviendas; la falta de estanqueidad en la carpintería exterior de las viviendas afectadas según el informe Don. Leonardo; la falta de pendiente en las terrazas posteriores de las viviendas afectadas; fuga en el cuarto de baño de la vivienda 43; falta de verticalidad del muro de contención de la vivienda n.º 38,por una defectuosa ejecución del hormigón; la separación existente en la puerta RF de las viviendas 32 y 34; los desconchados en pavimento de la terraza delantera de la vivienda 43, la falta de conexión estanca de la caldera de la vivienda 43; las humedades en el armario botellero y leñera de las viviendas 36 y 40; la manivela mal ajustada de la puerta de la galería de la vivienda 40; la defectuosa colocación del lavabo de la vivienda 40; la rampa de entrada al garaje de la vivienda 32; también debo condenara y condeno a SELREH SA, a indemnizar a Evelio y Filomena con la cantidad de 1.920 euros; a Carlos Ramón y a Martina con la cantidad de 1.406,28 euros; a Luis Pablo y a Ofelia con la cantidad de 436,76 euros; y por último a Ambrosio y a María Angeles con la cantidad de 3.200 euros, todas estas cantidades devengarán el interés legal correspondiente, al cuyo pago también resulta condenada la entidad SELREH SA. Respecto de la estimación parcial de la demanda, cada parte abonará las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad, en este caso SELREH y los demandantes. Que desestimando la demanda interpuesta por D. Evelio, Filomena, Teodosio, Irene, Jose Ramón, Lourdes, Carlos Ramón, Martina, Luis Pablo, Ofelia, Pilar, Ángel Daniel, Sandra, Adolfo, Trinidad, Ambrosio, María Angeles contra D. Bernardino y D. Celestino, debo absolver y absuelvo a los demandados de las pretensiones de la parte demandante. Las costas causadas por los codemandados absueltos se imponen a los demandantes.

Segundo.-Contra dicha sentencia, por la representación de la parte demandante y demandada se interpuso recurso de apelación, y previo emplazamiento de las partes se remitieron los autos a esta Audiencia, en donde comparecieron las partes personadas. Se ha tramitado el recurso, acordándose el día 28 de abril de 2010 para Votación y Fallo, en que ha tenido lugar.

Tercero.-En la tramitación del recurso se han observado las prescripciones y formalidades legales en materia de procedimiento.


FUNDAMENTOS DE DERECHO:


 
Primero.-Los recursos de apelación, interpuestos por las representaciones procesales de los demandantes y demandada, SELRECH SA, en adelante la promotora-constructora, impugnan la sentencia de instancia al considerarla no ajustada a derecho por las razones que se expondrán, por lo que interesan su revocación y, por el contrario, se dicte nueva sentencia de conformidad con sus respectivos escritos de interposición del recurso.

La parte demandante impugna los siguientes pronunciamientos: en primer lugar, la desestimación de la totalidad de las patologías generales o comunes a las viviendas de los demandantes, en segundo lugar, la desestimación de gran parte de las patologías individuales en las viviendas de los demandantes y, en tercer lugar, la desestimación de gran parte de las indemnizaciones solicitadas en concepto de daños y perjuicios por el retraso en la entrega de las viviendas. La demandada, SELRECH SA, impugna la estimación parcial de las patologías individuales y, la estimación de parte de las indemnizaciones interesadas por el retraso en la entrega de las viviendas. Por tanto, afectando los recursos a los mismos pronunciamientos, se enjuiciarán de forma conjunta siguiendo el orden expuesto en el recurso de apelación de los demandantes.

Como punto de partida, debemos analizar la aplicación del derecho que realiza el juzgador de instancia en los fundamentos segundo, tercero y cuarto de la sentencia que constituye el primer motivo de apelación de la demandante al considerar que infringe las normas relativas a la acumulación de acciones, tanto las comprendidas en la Ley de Ordenación de Edificación como en el Código Civil, articulo 1.124 en relación con el 1.445 relativos al cumplimiento del contrato de compra- venta y entrega de la vivienda. Revisados los fundamentos de derecho segundo a cuarto, este tribunal muestra su disconformidad con lo razonado y con las normas aplicadas que restringen los derechos de los demandantes, por lo que es necesario establecer el régimen jurídico aplicable a este procedimiento: a) Los demandantes ejercitan dos acciones acumuladas, la primera, con fundamento en la Ley de Ordenación de la Edificación, se dirige contra los distintos responsables del proceso constructivo, tal como establece el art. 17 de la citada ley en relación con los artículos 9, 10, 11, 12 y 13 de la misma que definen las obligaciones del promotor, proyectista, constructor, director de obra y director de ejecución de la obra, de acuerdo con los plazos de prescripción indicados en el apartado 1 del art. 17; la segunda, con fundamento en el artículo 1.124 en relación con el 1.445 del C.C., se ejercita la acción derivada del incumplimiento de los contratos en cuanto a la entrega de las viviendas, por lo que la totalidad de los demandantes interesan una indemnización pecuniaria por el retraso en la entrega de acuerdo con los datos aportados en los que se tiene especialmente en cuenta la fecha pactada para la entrega de la vivienda, la fecha de la efectiva entrega y el periodo en que no dispusieron de los suministros de luz, agua y gas; b) Esa dualidad de acciones que el juzgador de instancia restringe de tal forma que declara la caducidad de la acción de cumplimiento contractual por el transcurso de seis meses desde la entrega como si se tratara de una acción edilicia, y declara prescrita la acción dirigida contra el arquitecto y aparejador técnico al calificar la acción ejercitada de responsabilidad extracontractual, contraviene la doctrina jurisprudencial sobre la materia de la que es exponente la sentencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Sección 4.ª, de 5 de octubre de 2009, que recoge la doctrina del Tribunal Supremo que a continuación se inserta:

"La interpretación de los arts 17 y 18 de la LOE plantea algunos problemas interpretativos, y así cabe plantearse cuando debe entenderse que se ha causado un daño en el edificio por vicios, si desde que el mismo existe o, que no tiene que ser coincidente, desde que se exterioriza o manifiesta: malas praxis constructivas serán la etiología de daños en el edificio que sólo con el transcurso del tiempo se exteriorizarán. Una interpretación finalista de la norma encaminada, como se expresa en su Exposición de Motivos a atender " "el compromiso de fijar las garantías suficientes a los usuarios frente a los posibles daños", debe llevar a una solución protectora de ese interés y, por ende, entender que el daño está causado y cubierto en el plazo de garantía en tanto la causa del mismo exista y sea concurrente en dicho plazo.

En cambio el plazo de prescripción de dos años (art. 18.1 LOE), conforme a la doctrina de la actio nata, se computa desde que se produzcan, esto es desde que se exterioricen, pues sólo entonces puede ejercitarse la acción. Siquiera la función del plazo de garantía hará necesario que, aunque concurrente desde el mismo momento inicial, esto es de recepción de la obra, se manifieste o exteriorice dentro del plazo de garantía: la fijación del momento inicial del cómputo del plazo de garantía ("desde la fecha de la recepción de la obra") incide en el plazo de prescripción en la medida en la que, fijado el momento inicial del plazo de garantía si está determinado el momento final en el que necesariamente habrá de surgir el daño y haberse ejercitado la acción.

Y el segundo problema es ubicar la patología constructiva, pues entre la deficiencia de mero acabado, al que asocia un breve plazo de garantía anual y la patología estructural, a la que asocia un plazo decenal, existen una pluralidad de deficiencias intermedias, de naturaleza constructiva que no parecen tener encaje ni en una ni en otra categorización: el plazo trianual (art.17.1 b) se reserva al vicio constructivo que ocasione el incumplimiento de los requisitos de habitabilidad del apartado 1, Letra c), del art.3 de la LOE. Podrá incluirse dentro de este plazo trianual de garantía cuando, aparte de otros supuestos concretos, la afección funcional del mencionado vicio constructivo impida un uso satisfactorio del edificio (c.4), idea que parece conectar con el criterio jurisprudencial que, a propósito de la interpretación del concepto de ruina del art. 1.591 C.Civil EDL1889/1, había entendido que también se comprendía dentro de la misma no sólo a la ruina física sino también a la deficiencia de carácter funcional. Idea que ahora se mantendría siquiera con un plazo de garantía inferior, de sólo tres años frente al plazo decenal del vicio estructural

Segundo.-Aun a pesar de que la Sala deba asumir en lo esencial la estructura argumental del recurso de la promotora, la misma está abocada al fracaso por las razones que se dirán. Y ello porque aun siendo de reconocer que no existe prueba objetiva de la reunión ni de la reparación, la promotora presupone a las deficiencias que no se corresponden a la realidad de su entidad.

..... Y aunque alguna de las deficiencias lo puedan ser de mero acabado o de terminación la promotora (ondulaciones en el techo) obvia y nada dice del hecho de que en la demanda se acumulan las acciones propias de la LOE, de naturaleza legal, que vienen a sustituir, en lo esencial, al art.1591 C.Civil EDL1889/1 y las contractuales, lo que cuida de dejar bien claro el mismo art.17 de la LOE, de manera que si la promotora no respondiera con fundamento en aquélla regulación legal, respondería de su deber contractual de entregar la vivienda en correctas condiciones por lo que la condena se debería mantener. En efecto el legislador ha seguido en la Ley 38/1999, de 5 de diciembre EDL1999/63355 los criterios jurisprudenciales en los que, a propósito de la responsabilidad decenal del art.1591 C.Civil EDL1889/1, había sentado que la acción de naturaleza legal establecida en dicho precepto era perfectamente compatible con el ejercicio de las acciones que nacían del vínculo contractual (sentencias, entre otras muchas, de 28 de enero y de 27 de junio de 1994). De modo que, aun al margen de las acciones edilicias, el comprador puede ejercitar, como ha hecho en este caso, contra el promotor-vendedor, las acciones generales que el ordenamiento jurídico concede ante el incumplimiento de los contratos y, en consecuencia, el comprador podrá reclamar de aquél el cumplimiento exacto del contrato (la reparación de lo defectuosamente construído), además de todos los daños y perjuicios (arts 1091, 1101, 1124, 1258, 1106 y 1107 del C.Civil EDL1889/1)

De conformidad con los criterios expuestos debemos estimar el primer motivo de apelación de la parte demandante y revocar el pronunciamiento que aplica la caducidad de la acción respecto al promotor-vendedor en cuanto al primer grupo de defectos constructivos, generales a todas las viviendas, y prescrita respecto al arquitecto y aparejador demandados por aplicación del art. 1.968-2 del Código Civil. Por tanto, el régimen jurídico que se va a aplicar es el siguiente, por un lado, se valorarán los defectos constructivos desde la regulación de la Ley de Ordenación de Edificación que en su art. 17-1 establece que "Sin perjuicio de sus responsabilidades contractuales, las personas físicas o jurídicas que intervienen en el proceso de la edificación responderán frente a los propietarios y terceros adquirentes de los edificios o parte de los mismos, en el caso de que sean objeto de división, de los siguientes daños materiales ocasionados en el edificio dentro de los plazos indicados....."; por otro lado, los demandantes tienen acción respecto a la promotora para exigir el cumplimiento del contrato en los términos pactados, por lo que es fácil encontrarse con incumplimientos contractuales que no constituyen defectos constructivos comprendidos en el ámbito de la LOE, y que sí obligan a la promotora a la entrega de la vivienda conforme se determinó en el contrato y memoria de calidades.

Segundo.-Primer motivo de apelación de la demandante que impugna la desestimación de la totalidad de las patologías generales.

Constituye un motivo de apelación de la demandante e impugna la aplicación del art. 1.490 del Código Civil, que contempla la caducidad por el transcurso de seis meses de las acciones contempladas en los artículos 1.485 a l.489, criterio con el que nos mostramos en desacuerdo, y que por aplicación de la doctrina antes expuesta debemos valorar cada una de dichas patologías de conformidad con las dos acciones acumuladas.

La relación de patologías que van a ser objeto de revisión son las siguientes:

Ausencia de pérgola en entrada a parcela.

Altura libre en salón comedor que oscila entre viviendas de 2,35 a 2,38 metros.

Pendiente de solera de garaje insuficiente o incorrectamente ejecutada provocando encharcamientos en diversas zonas.

Rampa de acceso a garaje con manchas de pintura.

Sumidero de recogida de pluviales en rampa de acceso a garaje no sifónica lo que provoca salida de olores fecales.

Acometida de agua potable a la intemperie.

Acabado defectuoso en revestimiento de fachada de monocapa, existencia de fisuras y grietas, falta de planeidad, falta de resistencia y con parches con diferente textura y color.

Dimensiones reducidas de puerta de entrada para vehículos a parcela.

Escalera de acceso a garaje.

A.- Ausencia de pérgola en entrega a parcelas.

La prueba practicada en la instancia, en la que se tiene especialmente en cuenta las periciales demuestra que en el proyecto de ejecución se proyectaron pérgolas de hormigón armado en la puerta de entrada peatonal a parcela en todas las viviendas y, sin embargo, no se ha ejecutado, siendo sustituidas por orden del arquitecto proyectista y director de Obra por dos muros de bloque de distintas alturas, revestidos de piedra natural. El informe del perito judicial, Sr. Avelino, documenta la fecha de la orden y su sustitución, de acuerdo con las facultades que al arquitecto proyectista le concede el contrato de encargo profesional, justificado en una mejora de vistas del complejo inmobiliario. La parte demandante considera que se trata de un incumplimiento contractual por cuanto en la memoria de calidades y publicidad de la promoción que, a tenor de la normativa reguladora del derecho de los consumidores en relación al contrato de compra-venta forma parte integrante del mismo, se contemplaba ese diseño, por lo que no se aprecia que esa omisión constituya una mejora, como señalan la mayoría de los peritos intervinientes, a excepción de la demandante, pues dicha pérgola tiene una funcionalidad en el acceso peatonal a la vivienda que no tienen los muros revestidos de piedra que se han ejecutado. Sin embargo, este tribunal admite que el arquitecto proyectista puede tomar decisiones en la ejecución que modifiquen previsiones del proyecto, sin embargo, frente al comprador, el promotor está obligado a la entrega de la vivienda en los términos convenidos, por lo que de acuerdo con la acción de cumplimiento contractual los demandantes tienen derecho a que se les entregue la vivienda con las pérgolas construidas, siendo el promotor el obligado.

Procede estimar el recurso de los demandantes.

B.- Altura libre en salón comedor que oscila entre viviendas de 2,35 a 2, 38 m.

La prueba practicada, especialmente las periciales, demuestra que la altura libre en el salón comedor de todas las viviendas de los demandantes es inferior a 2,50 m, pues oscila entre 2,35 a 2,38 m, y también lo es que la norma HD-91, comúnmente conocidas como Normas de Habitabilidad y Diseño de Viviendas en el ámbito de la Comunidad Valenciana, establece en su art. 2.4 que: " La altura libre mínima de la vivienda será de 2,50m en dormitorios y estancias, admitiéndose descuelgues hasta 2,20m con ocupación en planta de cada recinto hasta el 10% de su superficie. En pasillos aseos y cocinas la altura libre mínima será de 2,20m". De las periciales practicadas se desprende que a consecuencia de un excesivo descuelgue de las bajantes y para evitar que los techos de los salones tuvieran distinta altura como permite la norma hasta un 10% de su superficie inferior a 2,50m, la dirección facultativa, integrada por el aparejador D. Celestino y el arquitecto D. Bernardino, decidieran que el salón tuviera la misma altura aunque ello supusiera no cumplir la altura mínima exigida por la Norma, primando un criterio estético, por lo que concluyen que aún no cumpliendo la Norma HD-91 no supone merma de la habitabilidad de la vivienda.

El criterio de este Tribunal es que debe cumplirse la norma HD-91, y al permitir que para salvar los descuelgues pueda reducirse la altura mínima de 2,50 en un 10% de su superficie, deberá repararse los techos de los salones, pero no en la forma indicada en el peritaje de la demandante sino como propone el perito judicial Sr. Avelino que prevé la ejecución de falseados para salvar los descuelgues. La responsabilidad por el incumplimiento de la norma HD-91 es imputable al arquitecto-proyectista y director de obra Sr. Bernardino, y al aparejador, director de la ejecución material de la obra, pues se trata de un incumplimiento de una norma de obligado cumplimiento cuya ejecución corresponde a ambos facultativos. Esa obligación se extiende al promotor de conformidad con el art. 9 en relación con el articulo 17-3 de la LOE.

C.- Pendiente de solera de garaje insuficiente o incorrectamente realizada provocando encharcamiento en distintas zonas.

De la prueba practicada se desprende que las soleras de los garajes se ejecutaron con una pendiente del 0,5, considerada insuficiente por los demandantes, al no prever el proyecto el uso del garaje como zona de lavado de coches tal como ofreció la memoria de calidades aportada como doc. 3 de la demanda. Los peritos intervinientes, especialmente los propuestos por los demandados y los peritos judiciales, consideran que la solera ejecutada es correcta, pues tiene una pendiente del 0,5%, un sumidero central y además existe el dispositivo de recogida de aguas al final de la rampa de bajada al garaje, por lo que entienden innecesario incrementar la pendiente. Este Tribunal no comparte el criterio de los peritos pues para justificar la corrección de una pendiente del 0,5% limitan el uso del garaje, no como lavadero de coches sino como mera zona de limpieza interior sin uso excesivo de agua, pero si se observa el reportaje fotográfico aportado y la memoria de calidades en la que se ofrecía " Zona para lavado de vehículos en garaje", se comprueba que la pendiente es insuficiente para evacuar el agua en el interior de esa zona, por lo que de acuerdo con el informe pericial de la parte demandante ha de ejecutarse la solera de forma que contemple una pendiente comprendida entre el 1 y el 3% de forma tal que no se limite el uso ofrecido.

El régimen de responsabilidad por esta patología es imputable al promotor porque no entrega la vivienda con el servicio convenido, no siendo extensible a los integrantes de la dirección facultativa por cuanto el proyecto no preveía ese uso ofrecido en la memoria de calidades.

D.- Rampa de acceso al garaje con manchas de pintura.

De la prueba practicada resulta probado que las viviendas de los demandantes presentan manchas de pintura en las rampas de bajada a los garajes, siendo su causa la no protección del suelo cuando la promotora asumió la reparación del revestimiento exterior-monocapa, unificando su tono mediante la aplicación de pintura a todo el paramento vertical. Se trata de una incorrecta ejecución de una reparación parcial asumida por la promotora-constructora que sólo a ella corresponde reparar.

E.- Sumidero de recogida de pluviales en rampa de acceso a garaje no sifónica lo que provoca salida de olores fecales.

La prueba practicada demuestra que los sumideros instalados al final de la rampa de acceso a garaje no son sifónicos y provocan la salida de malos olores, por lo que los demandantes interesan su sustitución por otros de aquella clase. Consta acreditado que el proyecto de ejecución sí preveía la colocación de sumideros sifónicos y así se ejecutaron, sin embargo, aquellos no estaban bien dimensionados, por lo que no evacuaba toda el agua que caía en la rampa, razón por la que la promotora-constructora los sustituyó por otros de mayor diámetro y capacidad de evacuación aunque no fueron sifónicos, solucionando un problema pero provocando otro que un principio era inexistente.

La responsabilidad corresponde a la promotora por su deficiente reparación sin que ninguna intervención tenga ninguno de los miembros de la dirección facultativa pues el defecto originario de insuficiente dimensión fue reparado, aunque de forma deficiente. La promotora-constructora deberá sustituir los sumideros por otros sifónicos de igual diámetro, ejecutándose de acuerdo con el criterio de reparación del peritaje de la parte actora.

F.- Acometida de agua potable a la intemperie.

No constituye un hecho controvertido que parte de la instalación de agua, aproximadamente un tramo de 50 cm, se encuentra a la intemperie y que constituye un incumplimiento de la norma tecnológica de la edificación NNTE-IFA y de los Reglamentos de la compañía suministradora EGEBASA que obliga a que toda la instalación se encuentre protegida, cosa que no ocurre en ese pequeño tramo, como se observa en las fotografías aportadas. La ejecución se impone al Promotor y al Aparejador Sr. Celestino, por cuanto a éste corresponde la vigilancia de la ejecución, y aunque la mayoría de la instalación discurre empotrada y protegida ese pequeño tramo en su entrada a la vivienda ha de protegerse y así debió ordenarlo el Aparejador técnico responsable de la ejecución material de la obra.

G.- Acabado defectuoso en revestimiento de fachada de monocapa, existencia de fisuras y grietas, falta de planeidad, falta de resistencia y con parches con diferente textura y color.

Frente al criterio que expone el perito de los demandantes de que el mortero monocapa presenta multitud de defectos tanto de acabado como de ejecución, el resto de las periciales minimizan el defecto, y lo reducen a determinadas fisuraciones en algunos puntos de las viviendas que con precisión indican en sus informes. Debemos estimar en parte el defecto de ejecución pero no con la extensión que postula la parte demandante, pues, tanto el informe del perito Sr. Avelino como el del Sr. Cayetano, reducen los defectos a las viviendas que se indican, pero no se admite un defecto generalizado provocado por la disgregación del mortero monocapa como indica la parte demandante ni los producidos por falta de planeidad de algunos paramentos. Los defectos que afectan a la ejecución del monocapa se reducen a los siguientes: a) Fisuras verticales e inclinadas en el revestimiento de monocapa en las fachadas traseras de las viviendas n.º 19, 15 y 3, antes 34, 36 y 42 respectivamente; b) Fisuras horizontales en el apoyo de las tejas en la cara superior del forjado de las viviendas n.º 19, 3 y 1, antes 34, 42 y 43.

La responsabilidad por dichos defectos es de la promotora-constructora, no extensible al Aparejador técnico pese a afectar a la ejecución material, al tratarse de un defecto individualizado y no general a todo el revestimiento de las fachadas, por lo que descartamos que la causa se deba a una incorrecta vigilancia de la ejecución o a la falta de humedad en el paño para la recepción del mortero.

H.- Dimensiones reducidas de la puerta de entrada para vehículos a parcela.

Quede probado que en la totalidad de viviendas la puerta metálica de cerramiento de parcela para vehículos de acceso a garajes es de 2,45 m libres, medidos en paralelo a la línea de fachada. La parte demandante entiende que esa dimensión es inferior a lo previsto en la norma HD-91 que prevé un hueco de acceso mínimo de 2,70m, cuando lo proyectado era de 3,50m de ancho de puerta y de 2,70 de ancho de rampa, por lo que concluye que no se cumple la norma. Los peritos de los demandados, por el contrario, consideran que no hay incumplimiento de la Norma pues la previsión del art. 2.14. aparcamientos remite a las Ordenanzas Municipales para el diseño de aparcamientos en edificios de viviendas y subsidiariamente se tendrán en cuenta las condiciones particulares de diseño de los aparcamientos en edificios de VPO, por lo que concluyen que si el Ayuntamiento concedió la oportuna licencia de primera ocupación fue porque el diseño del acceso a los garajes cumplía la ordenanza municipal y, por tanto, no resultaba de aplicación la previsión reglamentaria de las normas de VPO. Sobre el particular debemos desestimar el recurso de la parte demandante por cuanto la actual puerta de garaje cumple con las normas de funcionalidad y habitabilidad al permitir con su anchura la entrada y salida de los vehículos, por lo que no existe ni infracción de norma de obligado cumplimiento ni incumplimiento contractual pues lo ejecutado cumple la memoria de calidades, y, además, los demandantes no demuestran que las puertas instaladas limiten el acceso al garaje ubicada en planta sótano.

I.- Escalera de acceso a garaje.

En este apartado se aprecia que entre el proyecto de ejecución y lo realmente ejecutado existe una sustancial diferencia que, a criterio de los demandantes, constituye un incumplimiento contractual mientras que para los demandados constituye una modificación del proyecto en los términos que permite al proyectista ejecutar de forma distinta o modificar lo previsto por razones de funcionalidad u otros criterios. Según el proyecto la escalera de acceso a garaje desde la vivienda estaba cerrada con tabique y al final de la misma, en la planta sótano se encontraba una puerta RF (resistente al fuego), y en el salón, en la planta baja, se accedía a través de una puerta de paso, y, sin embargo, lo ejecutado es una escalera sin cerramiento en la que se ha instalado una barandilla metálica y la puerta RF se ha instalado en el salón comedor de la vivienda. Los peritos de los demandados consideran que se trata de una decisión adoptada por el arquitecto en el ámbito de las funciones previstas en la LOE, y la promotora considera que ello supone una mejora por cuanto ha permitido construir una especie de leñera o bodega bajo el hueco de escalera que no está tabicado. Este Tribunal estima que, con independencia de que no se demuestre que esa solución provoca una pérdida de confort en el comedor-salón que se encuentra en contacto con el sótano, sí que constituye una modificación importante de los términos del contrato de compraventa, en el que no se preveía la colocación de una puerta RF en el salón y que el sótano no estuviera aislado de la planta baja de la vivienda, por lo que debe reconocerse el derecho de los demandantes a que se separe el comedor salón de la escalera con una puerta de paso idéntica a las del interior de la vivienda, se cierre la escalera mediante tabique, a que refuerce el aislamiento del comedor salón con respecto al sótano y se instale la puerta RF al final de la escalera en el acceso al sótano como estaba inicialmente previsto. En el ámbito de la responsabilidad se impone a la Promotora la ejecución de esa reparación al constituir un incumplimiento contractual y sin que se aprecie responsabilidad del Arquitecto Proyectista- Director de Obra pues la solución no infringe Norma de habitabilidad, pero no puede imponerse a los compradores en virtud de otra relación jurídica distinta que obliga al Promotor a entregar la vivienda conforme al contrato, planos y memoria de calidades.

Tercero.-Las partes recurrentes impugnan, por los motivos que se expondrán, los pronunciamientos relacionados con las patologías individuales. La sentencia de instancia, de la totalidad de patologías individuales relacionadas, solo estima las siguientes: a) Humedades, grietas, fisuras y microfisuras, de acuerdo con el informe pericial de la actora, y condena a la promotora; b) la falta de estanqueidad en la carpintería exterior de las viviendas, de acuerdo con el informe pericial de la actora; c) la falta de pendiente de las terrazas posteriores; d) fuga en el cuarto de baño de la vivienda n.º 43; e) falta de verticalidad del muro de contención de la vivienda n.º 38, por defectuosa ejecución del hormigón; f) La separación existente en la puerta RF de las viviendas 32 y 34; g) Los desconchados en pavimento de la terraza delantera de la vivienda n.º 43; h) La falta de conexión estanca de la caldera de la vivienda n.º 43; i) Las humedades en el armario botellero y leñera de las viviendas 36 y 40; j) La manivela mal ajustada de la puerta de la galería de la vivienda 40; k) La defectuosa colocación del lavabo de la vivienda n.º 40; l) La rampa de la entrada al garaje de la vivienda n.º 32. Condena exclusivamente a la promotora-constructora a realizar las reparaciones al calificarlas de defectos de acabado o terminación.

La parte demandada impugna nueve patologías estimadas en la sentencia que afectan: a) a las humedades, grietas, fisuras y microfisuras; b) falta de estanqueidad en carpintería exterior; c) falta de pendiente en terraza posterior; d) fuga en cuarto de baño; e) falta de verticalidad del muro; f) separación existente en puerta RF de las viviendas 33 y 34; g) desconchados en terraza delantera vivienda 43; h) falta de conexión en la caldera de la vivienda 43; i) aparición de humedades en armario botellero y leñera en viviendas 36, 38 y 40.

La parte demandante interesa se estime, de acuerdo con el informe pericial que presenta, las patologías individuales que afectan a: a) al suelo del mármol; b) falta de estanqueidad de la carpintería exterior; c) falta de pendientes de las terrazas posteriores; d) entrada de agua y materiales por las rejillas del shunt.

Todos los peritos que han emitido informes coinciden en que las patologías individuales relacionadas en la demanda constituyen defectos de acabado cuya responsabilidad corresponde a la constructora de acuerdo con el artículo 11 de la LOE, extensible a la promotora en virtud de la responsabilidad solidaria que la citada Ley impone. Por tanto, desde esa perspectiva se analizará las patologías individuales agrupadas por materias, pues el informe pericial de la actora individualiza en cada una de las viviendas la concurrencia o no de aquellas. También, debemos señalar que los demandantes desde el momento en que se les entregaron las viviendas pusieron en conocimiento de la promotora la relación de defectos constructivos y de repaso que eran necesarios, sin que la Promotora haya atendido los mismos, razón por la que se reclaman en este procedimiento.

A.- Falta de estanqueidad en la carpintería exterior. Motivo de apelación de la demandante y demandada.

Resulta probado que en las viviendas 32, 34, 36, 38 y 42 hay falta de estanqueidad en el sellado de la puerta principal de entrada a la vivienda, filtrándose entrada de agua y viento, lo que provoca la entrada de agua en el interior. Igualmente en las viviendas 36, 38, 40, 41 y 42 en las ventanas con orientación norte se produce entradas de aire por los cajones de las persianas y en el encuentro de la carpintería con los paramentos verticales. La causa es un deficiente sellado y no un defecto de mantenimiento, y la responsabilidad es imputable al constructor, al que se le impone la obligación de repararlo, no apreciando responsabilidad del aparejador como responsable de la dirección de la ejecución material de la obra. Se desestima el motivo de apelación y se confirma el pronunciamiento de instancia.

B.- Defectos en pavimento de mármol. Motivo de apelación de la demandante.

Ha constituido una cuestión controvertida en el que las posiciones de las partes difieren sensiblemente; mientras que la demandante alega que en la memoria de calidades de la vivienda se indicó que los materiales y acabados serían superiores a lo habitual, el pavimento de mármol presenta multitud de microcoqueras que afectan a una superficie del 60 al 80% de las viviendas, y que tras el pulido y abrillantado no ha mejorado su aspecto, resultando afectadas las viviendas 33, 38, 40 y 41; la vivienda 43 presenta piezas defectuosas, partidas o dañadas y manchas de óxido, mientras que en la vivienda 33 la escalera exterior presenta golpes y descascarillados en su pavimento; también, se aprecia defectuosa ejecución en el encuentro entre el pavimento del salón y la cocina en viviendas 32 y 42, defectuoso rejuntado del rodapié en la vivienda 32, cejas y fisuras en pavimento de mármol en viviendas 32 y 40, falta de horizontalidad en peldaños de escalera exterior con pendiente hacia el interior que provoca la acumulación de agua y la aparición de humedades en vivienda 42; acabado defectuoso bajo puerta balconera de habitación principal en vivienda 34 y mal recortado y fuera de escuadra en acceso a salón en escalera de garaje en vivienda 41.

Los peritos que han intervenido a instancia de las demandadas han minimizado el daño alegando que el pavimento cumple su función y que el aspecto estético es secundario o fácilmente reparable, sin embargo, revisada la prueba, especialmente el informe de la parte actora y reconociendo que la partida económica es elevada, este Tribunal considera que no es reparable, pues de serlo ya se habría solucionado, sino que el pavimento colocado es de una ínfima calidad y aunque cumple la función no responde a las expectativas del contrato que aseguraba su excelente calidad, circunstancia ésta que no se produce cuando su superficie presenta multitud de microcoqueras, no susceptibles de rellenarse por medio de resinas, por lo que se impone su sustitución. La responsabilidad por la defectuosa calidad del mármol corresponde al promotor por cuanto el contrato de compraventa garantizaba unas calidades superiores a las ordinarias y también al aparejador que recibe el material correspondiéndole la vigilancia y el control de los productos a colocar, estando facultado para ordenar la realización de ensayos y pruebas conforme establece el art. 13-2 apartado b) de la LOE. En cuanto a los defectos de ejecución que se han relacionado, la reparación se impone a la Promotora-Constructora pues afectando a la ejecución material no cabe imponer al Aparejador la vigilancia en la colocación de todas las piezas, cometido éste que asume el constructor.

Se estima el motivo y se incluye esa patología individual.

C.- Tabiquería interior. Motivo de apelación de la demandada.

En las viviendas 32, 34,36, 38 y 41 se han producido grietas y fisuras en distintos puntos de las viviendas en los encuentros de los tabiques con los forjados, y también en determinados puntos de la vivienda 36, 41, 42 y 43, producidos por los movimientos estructurales en el caso de la fisura horizontal y en cuanto al resto de grietas por defectuosa ejecución. La responsabilidad corresponde a todos los intervinientes del proceso de ejecución al no poder individualizar las responsabilidades, articulo 17-3 de la LOE, por lo que se impone al constructor-promotor, aparejador y arquitecto su reparación, limitada exclusivamente a ese defecto y no al resto de los detallados en el apartado PTL-15 del informe de la actora. Se confirma el pronunciamiento de la sentencia,

D.- Falta de pendiente en terraza posterior. Motivo de apelación de la demandante y demandada.

En las terrazas posteriores de las viviendas 32, 33, 34, 36, 42 y 43, pavimentadas con hormigón impreso se aprecia un defecto no generalizado en la ejecución de las pendientes que provoca en algunos puntos la formación de charcos y la dificultad de evacuación del agua. Se trata de un defecto de ejecución material cuya responsabilidad corresponde al constructor, excluyendo al aparejador por cuanto no afecta directamente a la dirección de la ejecución material de la obra. Se desestiman los motivos de apelación.

E.- Fuga en cuarto de baño de la vivienda n.º 43. Motivo de apelación de la demandada.

En la vivienda 43 se acredita que existe una fuga en las conducciones del cuarto de baño de primera planta que provoca manchas de humedad en el paramento vertical como se aprecia en las fotografías aportadas en el informe pericial de la actora. La demandada impugna ese pronunciamiento al considerar que el resto de dictámenes periciales no lo contemplan, por lo que no debe tenerse como robada esa patología. La facultad de valorar la prueba corresponde al juzgador de instancia y es evidente que el perito de la actora en las distintas visitas giradas comprobó que la pared estaba manchada por humedad y eso solo puede responder a una fuga de la conducción del cuarto de baño que afecta a la pared por lo que debe repararse y sanearse el paramento. Se desestima el motivo de apelación..

F.- Falta de verticalidad del muro de contención de la vivienda n.º 38. Motivo de apelación de la demandada.

Debe estimarse el recurso y revocarse el pronunciamiento, pues, pese a advertir que el muro presenta una ligera falta de verticalidad en su parte inferior, solo es apreciable si se observa detenidamente, no constituyendo defecto constructivo encuadrable en la LOE al no afectar a la funcionalidad ni a la seguridad, por lo que produce ningún perjuicio ni anomalía desde el punto de vista constructivo y de seguridad. Se revoca el pronunciamiento.

G.- Separación de la puerta RF del pavimento de 1,5 cm en las viviendas números 32 y 34. Motivo de apelación de la demandada.

La estimación del defecto general que obliga a la ejecución de la escalera de comunicación entre el salón y el sótano, obliga a desplazar las puertas RF al sótano desapareciendo la causa. Se deja sin efecto ese pronunciamiento particular.

H.- Desconchados en pavimento de terraza delantera. Motivo de apelación de la demandada.

En la terraza delantera de las vivienda 43 se acredita que el mortero de agarre se disgrega por falta de consistencia provocando desconchados que afectan a la estética del pavimento e incrementa la posibilidad de tropiezos. Se trata de un defecto constructivo y la responsabilidad corresponde a la constructora-promotora, y aunque esta alega que se trata de un defecto de mantenimiento, este tribunal no comparte ese criterio atendiendo al escaso tiempo transcurrido entre la entrega de la vivienda y la aparición del defecto. Se confirma el pronunciamiento de la sentencia de instancia.

I.- Salida de gases de la caldera de la vivienda n.º 43. Motivo de apelación de la demandada.

Se alega por la recurrente que no se trata de una deficiencia constructiva sino de un defectuoso ajuste de la salida de hunos de la caldera con la chimenea de salida al exterior, por lo que no tiene encaje en el ámbito de la LOE. El motivo ha de desestimarse pues, como ya hemos señalado, la promotora debe entregar la vivienda con sus instalaciones en correcto estado de funcionamiento, por lo que en su cometido se encuentra que los instaladores ejecuten correctamente su trabajo y, en su defecto, responde por la acción acumulada de cumplimiento de contrato. Se desestima el motivo y se confirma el pronunciamiento de instancia..

J.- Aparición de humedades en armario botellero y leñera en las viviendas n.º 36 y 40. Motivo de apelación de la demandada.

Debe estimarse por razones distintas a las expuestas pues la estimación de la patología general que afecta a la escalera que comunica el salón con el sótano obliga a tabicarlos por lo que desaparece como patología individual.

K.- Entrada de agua y materiales por la rejilla del shunt. Motivo de apelación de la demandante.

La parte demandante se remite al propio fundamento de la sentencia que declara que se trata de un defecto de diseño al no tener una protección los huecos de la coronación de la chimenea que provoca la entrada de agua de lluvia o partículas de mortero que se disgregan. El motivo debe desestimarse por falta de prueba, ya que es significativo que si la entrada de agua se debe a un defecto de diseño no se extienda la patología a la totalidad de las viviendas y solo resulten afectadas dos de ellas, por lo que se trata de un caso singular y aislado en los que no se demuestra que sea habitual esa entrada de agua por los huecos de la chimenea ni que la disgregación del monocapa sea permanente. Procede desestimar el motivo de apelación.

L.- Pronunciamiento de la sentencia de instancia en materia de patologías individuales que no son objeto de impugnación por las partes y que no resultan afectados por esta sentencia.

La manivela mal ajustada de la puerta de la galería de la vivienda 40; la defectuosa colocación del lavabo de la vivienda n.º 40; la rampa de la entrada al garaje de la vivienda n.º 32. Se confirman esos pronunciamientos.

El criterio seguido por el Tribunal para la valoración de las patologías individuales ha tenido en cuenta lo siguiente: a) Las reclamaciones individuales de los demandantes desde el momento en que tuvieron la posesión de la vivienda y que se acompañan como documentos de la demanda; b) El informe pericial aportado con la demanda que acredita la existencia de múltiples patologías en las viviendas por defecto de acabado, coincidente en gran parte con las reclamaciones individuales formuladas extrajudicialmente; c) La falta de precisión del resto de los informes que minimizan dichas patologías en cuanto que no constituyen daños estructurales o de habitabilidad, lo que determinan la aceptación de las conclusiones que ofrece el informe pericial de la demandante; d) La aplicación en fase de ejecución de los criterios que rigen la buena práctica constructiva, completado con los criterios expuestos en el informe pericial de la demandante.

Cuarto.-- La parte demandante impugna el pronunciamiento que estima parcialmente las pretensiones indemnizatorias de los demandantes por el concepto de daños y perjuicios derivados del retraso en la entrega de la vivienda y por la imposibilidad de disponer de los suministros básicos, especialmente luz y gas, hasta las fechas indicadas. La demandada impugna, también, ese pronunciamiento aunque por razones diferentes, interesando se revoque la condena impuesta a favor de cuatro compradores. Como punto de partida, con independencia de que se valore cada situación particular, de la prueba practicada resulta probado lo siguiente: a) Por lo que al servicio de luz se refiere, Iberdrola certifica, folio 584, que hasta el 16 de febrero del 2004 no pudo suministrarse energía eléctrica; b) Por la información remitida por Repsol suministrador de gas, no hubo posibilidad de suministro hasta el 8 de marzo del 2004; c) Por la información remitida por la empresa suministradora de agua, el servicio se dio desde el 12 de enero del 2004. Por tanto, las situaciones individuales de cada uno de los propietarios tendrán en cuenta los siguientes factores, primero, la fecha prevista en el contrato para la entrega de la vivienda, segundo, la efectiva entrega de la vivienda y subrogación en el préstamo hipotecario, tercero, la efectividad de los suministros de luz y gas que permitan la habitabilidad de la vivienda. El juzgador de instancia estima en parte alguna de las pretensiones indemnizatorias al considerar no justificado el concepto o por no considerar que no constituye un perjuicio valorable económicamente, por lo que los demandantes solicitan la estimación de sus pretensiones. Así, revisaremos las pretensiones ejercitadas por los distintos propietarios:

A.- D. Evelio y D.ª Filomena. Petición indemnizatoria 10.982 Euros.

Su pretensión está fundada en los siguientes datos: La fecha de entrega de llaves según el contrato era el 30 de agosto del 2003; la entrega efectiva fue el 16 de enero del 2004; reclama el importe de 720 euros por cada uno de los meses transcurridos entre septiembre del 2003 a diciembre del 2003 pues tuvieron que alquilar una vivienda la puerta n.º 1 en el mismo edificio donde habitaban, ya que su vivienda se había vendido por contrato de 14 de diciembre del 2002 y tenían que entregarla y escriturar a lo largo de junio del 2003; reclaman el importe de 560 euros por el coste de saneamiento de un pabellón que se adjudicó a D.ª Filomena por su condición de Guardia Civil, donde vivieron hasta el 25 de mayo del 2004; por último reclaman los intereses del préstamo hipotecario por el periodo en que no tuvieron plena disponibilidad de la vivienda. La sentencia de instancia estimó en parte su pretensión y condenó a la promotora al pago de l.920 euros. Ambas partes recurren el pronunciamiento

Procede estimar en parte el recurso e incrementar el importe indemnizatorio al importe de 2.390 euros, que resulta de la estimación de los siguientes conceptos: Alquiler de vivienda del periodo comprendido entre septiembre a diciembre de 2003, 1.200 €, por el retraso en la entrega; coste de adecuación del pabellón adjudicado, 560 €, e intereses del préstamo hipotecario por el periodo comprendido entre enero a marzo de 2004, 630 €, computados 315 € por mes.

B.- D. Teodosio y D.ª Irene. Petición indemnizatoria 6.600 euros.

La sentencia de instancia desestimó íntegramente la petición, y frente a ese pronunciamiento los apelantes apoyan su pretensión en los siguientes datos: La escritura de compraventa se firmó el 16 de enero del 2004 y hasta el 6 de febrero del 2004 no se dieron de alta en el suministro de agua siendo la razón por la que tuvieron que retrasar la boda hasta el 8 de mayo del 2004, debiendo abonar los recibos del préstamo hipotecario concertado con Banesto sin contar con la plena disponibilidad y habitabilidad de la finca.

De acuerdo con los criterios generales establecidos en este fundamento, procede estimar en parte el recurso limitando la indemnización a los intereses del préstamo hipotecario que ascienden a un total de 597,69 €, de conformidad con los docs. 28 a 30. que responde a un prorrateo sobre el periodo 16 de enero a 16 marzo de 2004.

C) D. Jose Ramón y D.ª Lourdes. Petición indemnizatoria 6.600 euros.

La sentencia de instancia desestima dicha pretensión al considerar no probado el perjuicio producido, sin embargo debemos fijar los datos relevantes para valorar la pretensión: La fecha pactada para entrega de llaves fue el 30 de enero del 2004 y la entrega efectiva fue el 31 de marzo del 2004, por lo que reclaman los intereses del préstamo hipotecario correspondiente al periodo en que no tuvieron plena disponibilidad de la vivienda.

El motivo de apelación ha de desestimarse porque de la documentación aportada no se acredita perjuicio alguno, no solo porque atendiendo a las fechas ya señaladas en que pudieron hacerse efectivos los suministros de luz y de gas, los demandantes no habían firmado la escritura de compraventa, sino también porque no individualiza la reclamación en relación a cualquier otro incumplimiento del contrato, por lo que carece de rigor reclamar el pago de los intereses del préstamo en un periodo en el que ya no existía limitación para el uso de la vivienda.

D) Carlos Ramón y D.ª Martina. Petición indemnizatoria 8.730 euros.

La sentencia de instancia estima en parte la pretensión y condena a la promotora al pago de 1.406,28 euros, por lo que se impugna el pronunciamiento: Los datos relevantes son: El 29 de diciembre del 2003 se firma la escritura de compraventa y la ocupación efectiva fue el 23 de febrero de 2004. Reclama el importe de una instalación provisional de gas butano para tener suministro de energía y tuvieron que permanecer en régimen de alquiler durante los meses en que la ocupación no fue efectiva y el importe de 468,76 por las rentas pagadas en los meses de diciembre de 2003 a febrero del 2004, mas los intereses devengados por ese periodo 182,38 euros y 181,57 euros en los que vio limitado el uso de la vivienda.

Las partidas que se estiman, a la vista de la documental aportada y testifical son las correspondientes a las rentas de la vivienda, 468,76 € por cada uno de los meses de enero y febrero de 2004, los intereses del préstamo hipotecario de los meses de enero y febrero del 2004, 363,95 €, no así la instalación provisional de gas butano por cuanto se le indemniza por el mantenimiento del alquiler. El importe asciende a 1.301,47 euros por lo que se estima en parte el recurso de Selrech S.A..

E.- Luis Pablo y D.ª Ofelia. Petición indemnizatoria 7.900 euros.

La sentencia de instancia estimó el importe de 436,76 euros y se impugna al considerar que no se valoran las circunstancias alegadas. Los datos a tener en cuenta son: La escritura de compraventa se firma el 16 de enero del 2004 y la ocupación efectiva por falta de suministros es el 16 de marzo del 2004. Alegan que se vieron obligados a prolongar el contrato verbal de alquiler en la vivienda que ocupaban C/ DIRECCION000 n.º NUM000 - NUM001 de Requena, por lo que pagaron 360,60 euros por la renta del mes de febrero del 2004, y al no tener la plena disponibilidad de la vivienda reclama los intereses del préstamo hipotecario de vencimientos de febrero y marzo por importe de 181,91 euros y 363,01 euros. Acreditada documentalmente la no disponibilidad de la vivienda en el periodo comprendido entre el 16 de enero y el 16 de marzo procede estimar el importe las dos amortizaciones del préstamo a razón de 362 euros cada mes. Asciende el importe indemnizatorio a 724 €, no dando lugar a la reclamación de la renta al no acreditar la existencia del contrato ni el pago del importe de 360,60 €..Se estima en parte el recurso del demandante.

F.- D.ª Pilar. Petición indemnizatoria 1.200 euros.

La sentencia de instancia desestima la pretensión y este Tribunal la confirma pues D.ª Pilar adquirió la vivienda el 27 de abril del 2004 cuando no existía restricción alguna en los suministros, por lo que articula su pretensión indemnizatoria en previsión de futuro atendiendo a las incomodidades que todas las reparaciones le producirán, por lo que no procede estimarlo.

G.- Ángel Daniel y D.ª Sandra. Petición indemnizatoria 8.030 euros.

La sentencia de instancia desestima íntegramente la pretensión indemnizatoria, siendo objeto de impugnación. Los datos a tener en cuenta son que la escritura se firmó el 29 de diciembre del 2003 y hasta mediados de marzo del 2004 no tuvo la plena disposición de la vivienda por carencia de suministros. La pretensión indemnizatoria, no está desglosada, y se refiere a conceptos genéricos como es la molestia sufrida y la que producirá las reparaciones solicitadas, aportando tan sólo los documentos n.º 71 a 73, que acredita el pago de los intereses del préstamo hipotecario por el periodo de enero, febrero y marzo, a razón de 302 euros, lo que supone un importe de 755 € euros por ese concepto que es lo que se estima.

H.- Adolfo y D.ª Trinidad. Petición indemnizatoria 6.600 euros.

La sentencia de instancia desestima la pretensión indemnizatoria, siendo impugnada por los demandantes. Los datos a tener en cuenta son, la escritura se formalizó el 30 de diciembre del 2003 y hasta mediados de marzo del 2004 no tuvieron los suministros básicos. Reclama el importe de 2.150 euros por comidas y cenas en un restaurante cuya factura aporta, justificándolo en la imposibilidad de cocinar en su vivienda y los intereses del préstamo hipotecario documentos 80 a 84 por el periodo comprendido entre el l de enero al 1 de abril por importe de 257,50 euros. De acuerdo con la documentación aportada se estima tan sólo los intereses del préstamo hipotecario a razón de 257 euros, por cada mes vencido, computando marzo por la mitad lo que supone el importe de 642,50 €. Se desestima la pretensión indemnizatoria de manutención por falta de fundamento y prueba.

I.- D. Ambrosio y D.ª María Angeles.

La sentencia de instancia estimó parcialmente la pretensión en el importe de 3.200 euros, siendo impugnada por el demandante y demandada. Los datos relevantes son: La fecha pactada para la entrega de la vivienda era el 1 de marzo del 2003 y la entrega se realizó el 5 de marzo del 2004. Durante ese periodo de tiempo tuvieron que alquilar una vivienda en la C/ DIRECCION001 NUM002 - NUM003 de Requena por la que pagaban una renta de 400 euros hasta el mes de marzo de 2004 inclusive, docs. 88 a 103, justificativos del pago de renta desde marzo del 2003 a marzo del 2004, 12 meses en total a razón de 400 euros mes, lo que supone 4.800 €, en cuanto al resto de conceptos, en los que se interesa una indemnización en concepto de futuras molestias carece de justificación.

Quinto.-En cuanto al motivo de apelación expuesto en el apartado sexto del escrito de la demandante, este tribunal considera que debe fijar un plazo de cuatro meses para que se ejecuten las obras por parte de los condenados. Por último, el motivo referido a la imposición de costas a la demandante de los demandados absueltos, la estimación del recurso determina que se haya estimado en parte la demanda y hayan sido condenadnos la totalidad de los demandados, por lo que la estimación de la demanda es parcial y no procede especial pronunciamiento en cuanto a las costas de primera instancia, articulo 394-1 de la LEC. Al estimarse parcialmente ambos recursos de apelación, tampoco procede especial pronunciamiento en cuanto a las costas de esta instancia, artículo 398-2 de la LEC.

En su virtud, vistos los preceptos de legal y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Que con estimación parcial del recurso de apelación interpuesto por el Procurador D. Rafael Fco. Alario Mont en representación de Evelio y otros, y con estimación parcial del recurso de apelación interpuesto por la Procuradora D.ª M.ª del Carmen Jover Andreu en representación de SELREH SA, debemos revocar la sentencia de instancia y en su lugar se dicta otra por la que:

"Estimamos en parte la demanda interpuesta por D. Evelio, Filomena, Teodosio, Irene, Jose Ramón, Lourdes, Carlos Ramón, Martina, Luis Pablo, Ofelia, Pilar, Ángel Daniel, Sandra, Adolfo, Trinidad, Ambrosio, María Angeles, contra SELREH SA, D. Bernardino y D. Celestino y:

1.º- Condenamos a Selreh S.A., D. Bernardino y D. Celestino a reparar en plazo de cuatro meses las patologías generales relacionadas en el Fundamento Segundo de esta resolución en la responsabilidad y forma indicada para cada una de ellas, y para el caso de que no lo verifiquen se ejecutará a su costa de acuerdo con los criterios expuestos en cada una de dichas partidas.

2.º- Condenamos a SELREH SA y a D. Celestino, a efectuar en plazo de cuatro meses las reparaciones relacionadas en el Fundamento Tercero de esta resolución, patologías individuales de las viviendas, en la responsabilidad y forma indicada para cada una de ellas.

3.º- Condenamos a SELREH SA a que indemnice a los demandantes en los siguientes importes:

A Evelio - Filomena en el importe de 2.390 €.

A Teodosio - Irene en el importe de 597,60 €.

A Carlos Ramón y Martina en el importe de 1.301,47 €.

A Luis Pablo - Ofelia en el importe de 724 €.

A Ángel Daniel - Sandra en el importe de 755 €.

A Adolfo - Trinidad en el importe de 642,50 €.

A Ambrosio - María Angeles en el importe de 4.800 €.

Los citados importes devengaran el interés legal desde la interposición de la demanda.

4.º- Sin pronunciamiento especial en cuanto a las costas de primera instancia al estimarse en parte la demanda y diversificar las responsabilidades entre los distintos demandados, y en cuanto a las costas de segunda instancia, igualmente, sin pronunciamiento especial al estimarse en parte los recursos.

Y a su tiempo con testimonio literal de la presente resolución, devuélvanse las actuaciones al juzgado de procedencia, para constancia de lo resuelto y subsiguientes efectos, llevándose otra certificación de la misma al rollo de su razón.

Así, por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Contra esta sentencia no cabe recurso alguno.

Publicación.-Doy fé: la anterior resolución, ha sido leída y publicada por el Iltmo. Sr., Magistrado Ponente, estando celebrando audiencia pública, la Sección Séptima de la Ilma Audiencia Provincial en el día de la fecha. Valencia, a diecinueve de mayo de dos mil diez.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación