Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Orense 206/2010 de 20 de mayo


 RESUMEN:

Responsabilidad extracontractual: Indemnización de daños y perjuicios por parte de la empresa demandada. Entidades aseguradoras: Responsabilidad civil solidaria. Accidente: Impacto recibido por el demandante en la cabeza por un tubo de persiana caído desde una obra en construcción, cuando se encontraba parado sobre la acera.

OURENSE

APELACIÓN CIVIL

La Audiencia Provincial de Ourense, constituida por los Señores, don Fernando Alañón Olmedo, Presidente, doña Ángela Domínguez Viguera Fernández y doña

Josefa Otero Seivane, Magistrados, ha pronunciado, en nombre de S.M. El Rey, la siguiente

SENTENCIA NÚM.: 00206/2010

En la ciudad de Ourense a veinte de mayo de dos mil diez.

VISTOS, en grado de apelación, por esta Audiencia Provincial, actuando como Tribunal Civil, los autos de juicio ordinario 363/07 procedentes del Juzgado de I.ª Instancia e Instrucción de Xinzo de Limia, Rollo de Apelación núm. 314/09, entre partes, como apelante D. Sabino, representado por la procuradora D.ª M.ª Jesús Santana Penín, bajo la dirección de la letrada D.ª Esther Rodríguez Avalos y, como apelados, la entidad mercantil "Construcciones Mangana S.L.", representada por la procuradora D.ª M.ª José Conde González, bajo la dirección del abogado D. J. Gabriel Lama Feijoo, y la entidad aseguradora "Ocaso Seguros S.A.", representada por la procuradora D.ª María Garrido Vázquez y defendida por el letrado D. David de León Rey.

Es ponente la Ilma. Sra. Magistrada D.ª Ángela Domínguez Viguera Fernández.


I - ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado de I.ª Instancia e Instrucción de Xinzo de Limia, se dictó sentencia en los referidos autos, en fecha 10 de marzo de 2009, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "FALLO: Desestimo la demanda formulada la procuradora Sra. Tejada Vidal, en nombre y representación de D. Sabino, asistido de la letrada Sra. Rodríguez Ávalos, contra Construcciones Mangana S.L. y la entidad aseguradora Ocaso, absolviendo a los demandados de las pretensiones contra ellos formuladas.- Las costas se imponen a D. Sabino.".

Segundo.-Notificada la anterior sentencia a las partes, se interpuso por la representación de D. Sabino recurso de apelación en ambos efectos, y seguido por sus trámites legales, se remitieron los autos a esta Audiencia Provincial.

Tercero.-En la tramitación de este recurso se han cumplido las correspondientes prescripciones legales.

Se acepta la fundamentación jurídica de la sentencia apelada en tanto no contradiga lo expuesto a continuación.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Se reclama en la demanda la indemnización de los perjuicios que se alegan causados al demandante, como consecuencia del impacto recibido en la cabeza por un tubo de persiana caído desde una obra en construcción, cuando se encontraba parado sobre la acera en la localidad de Xinzo de Limia. Lo que habría determinado, según informe pericial que se adjunta a la demanda, contractura muscular paravertebral cervical derecha y contractura de trapecio derecho, sin afección ósea traumática, ni neurológica, de las que habría tardado en curar, según se alega, 13 días, restándole como secuelas síndrome postraumático cervical valorado en cuatro puntos, más gastos médicos acreditados en cuantía de 225 euros. La juzgadora de instancia, aún dando por probada la caída de tal elemento desde la obra llevada a cabo por la empresa demandada cuando el demandante transitaba por la calle, no estimó probado, sin embargo, que le golpease y provocase las lesiones cuyo resarcimiento pretende, ante la ausencia de un traumatismo aparente o signo externo de lesión, que, según estima, había necesariamente de producirse de aceptarse la versión del actor.

Segundo.-El criterio de la juzgadora no se comparte, ni su valoración probatoria.

En primer término, ha de señalarse, que el demandante en ningún momento refirió que se le hubiese producido una lesión externa, ni ésta necesariamente consta que hubiera de producirse, pues ello habría de depender de las características del elemento caído y de la forma en que hubiese impactado contra el cuerpo del demandante. Pero lo que sí se hace constar en la demanda y en los informes médicos que la acompañan, integrándola, es que a consecuencia del impacto padeció molestias en cabeza y cuello, con mareos. Así, en los partes de asistencia médica inicial, emitidos inmediatamente después de acaecido el suceso, dónde se describe la naturaleza de las lesiones en coincidencia con lo relatado en el hecho segundo de la demanda. Más concretamente en el parte de atención primaria, se hace constar, que "el paciente refiere dolor de cabeza y cuello por un movimiento brusco tras el impacto". De modo concordante con lo manifestado por el demandante en el acto de juicio, al referir, que hizo un giro instintivo para esquivar el golpe, lo que resulta plenamente lógico atendiendo a las circunstancias en que tal siniestro se produjo. En el informe médico emitido por D. Mario, también de modo inmediato al acaecimiento de los hechos y tras la exploración que le realizó a instancia de la misma empresa demandada, se refiere, que, si bien no se aprecia lesión externa, ni desorientación temporo-espacial, sí refirió el demandante idénticos síntomas, "dolor y ligero mareo", objetivándose "contractura muscular sin lesión ósea aparente en cervicales", prescribiéndose tratamiento con antinflamatorios.

Ante ambos facultativos, el demandante refirió, el mismo mecanismo causal (caída de un trozo de tubo desde una obra) y si a ello añadimos, que en el informe emitido por la policía local con ocasión de los hechos, también se hace constar que el propio trabajador de la empresa demandada, admitió, no sólo que se le había caído un trozo de tubo del eje de una persiana, si no también, que desde la acera un transeúnte le había llamado la atención por tal hecho. Ha de estimarse probada la realidad del impacto, que, o bien como consecuencia directa del mismo o del movimiento brusco de cabeza para eludirlo, ocasionó la contractura muscular que se describe en los partes médicos iniciales y que ocasionaron al demandante las molestias, dolores y ligero mareo que se hacen constar en dichos informes médicos, emitidos de modo inmediato a los hechos, en adecuada relación causal, aún cuando no se hubiese objetivado lesión.

Tercero.-En los informes médico-periciales que se acompañan a la demanda, luego ratificados en el curso del proceso, se hace constar, que si bien en el estudio radiológico cervical no se detectaron lesiones óseas, y de ahí que no sea extraño que en el informe radiológico de 25 de mayo de 2005, se aluda a "RX cervical dentro de lo normal", sí se le aprecia al actor, contractura en ambos trapecios y más concretamente "contractura muscular paravertebral cervical derecha y de trapecio derecho" que atribuyen, en adecuada relación causa-efecto, al accidente enjuiciado.

El perito médico D. Teodoro, al ratificar su informe en el curso del procedimiento y responder a la repregunta cuarta c), manifestó que la secuela de "síndrome postraumático cervical" determinada, es independiente del estado óseo cervical y produce un cuadro clínico de mareo y dolor de cabeza, que es precisamente el descrito en los partes médicos iniciales y coincidente con los síntomas referidos por el demandante, perfectamente compatibles con la "contractura cervical" que se le diagnostica. Asimismo, al responder a la repregunta séptima c), manifestó, que dicha lesión muscular ya se objetiva en el informe médico inicial emitido por el Dr. Mario, por lo que, concluye, que tiene una relación clara con el accidente. Y cómo para su curación le fue prescrito un tratamiento rehabilitador que se mantuvo hasta el 13 de septiembre de 2005, el periodo de curación asignado en dicho informe pericial médico, en concordancia con tales informes médicos de rehabilitación, resulta plenamente corroborado por tales documentos.

Pero es que, además, dichas conclusiones médicas resultaron confirmadas por el informe emitido por el perito médico, judicialmente designado, Dr. Abel, a instancia de la parte demandada, quién, en el acto de juicio ratificó insistentemente su informe, pese a serle puesto de manifiesto por los letrados de ambos demandados, que el demandante había padecido otro accidente de tráfico, por alcance, en 9 de enero de 2006, causante también de "contractura postraumática en zona cervical". Pese a lo cual, ratificó su informe, concluyendo, que las lesiones descritas en la demanda eran consecuencia directa del accidente sufrido por el actor, en 5 de mayo de 2005. Atribuyéndole el mismo periodo de curación y la misma secuela y valoración que la otorgada en el informe pericial médico que se adjuntó a la demanda y que constituye la base de tal reclamación. Conclusiones, que resultan plenamente aceptables, si tenemos en cuenta que además fundarse en la exploración clínica realizada, son coincidentes con todos los informes médicos precedentes obrantes en los autos, emitidos en tiempo anterior al accidente de tráfico de 9 de enero de 2006, que se pretende por los demandados como elemento de ruptura del nexo causal.

En definitiva, el conjunto de la prueba practicada conduce a estimar acreditado que la contractura muscular paravertebral cervical diagnosticada al demandante, que le produjo un cuadro álgico en la columna cervical con mareos, tuvo su causa, en adecuada relación causa-efecto, en la caída del tubo desde la obra, que ejecutaba la empresa demandada, bien a consecuencia del impacto directo en la zona occipital, o bien por el movimiento brusco que efectuó para eludirlo, que sin tal negligente actuación antecedente, no se hubiese producido, siendo un idóneo mecanismo causal en el curso normal de los acontecimientos.

La indemnización que debe percibir el perjudicado, siguiendo los parámetros establecidos en la demanda, que no son otros que las cuantías publicadas en la Resolución de la Dirección General de Seguros de 7 de febrero de 2005, asciende a la cantidad de 5.729 euros, siguiendo informe del perito judicial médico, que determinó el periodo de curación en 100 días, de los cuales, sólo ocho serían de carácter impeditivo, más cuatro puntos por la secuela de "síndrome postraumático cervical", también determinada pericialmente, (92 días no impeditivos, ocho impeditivos; 4 puntos por secuelas, más factor de corrección del 10% y factura de gastos médicos acreditados por importe de 225 €).

Cuarto.-Tratándose de un supuesto de estimación sustancial de la demanda, con acogimiento de las pretensiones fundamentales y reducción mínima, proporcionalmente, de la cantidad reclamada, las costas de la primera instancia se imponen a la parte demandada, aplicando la regla del "cuasivencimiento" y doctrina jurisprudencial sobre "estimación sustancial", de especial aplicación en los supuestos en que se ejercitan acciones resarcitorias de daños y perjuicios, en que la concreción del "quantum" es difícil "a priori", como sucede en el caso. No se efectúa una expresa imposición de las costas de la alzada.

Por lo expuesto la Sección Primera de la Audiencia Provincial pronuncia el siguiente


FALLO:


 
Ha lugar al recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de D. Sabino contra la sentencia, de fecha 10 de marzo de 2009, dictada por el Juzgado de I.ª Instancia e Instrucción de Xinzo de Limia en autos de juicio ordinario 363/07, Rollo de Apelación núm. 314/09, cuya resolución se revoca y, en consecuencia, con estimación sustancial de la demanda formulada por la representación procesal de D. Sabino, se condena a la entidad mercantil "Construcciones Mangana S.L." a abonar al apelante, en concepto de indemnización por daños y perjuicios, la cantidad de 5.759 euros, por principal, más intereses legales desde la interpelación judicial, con responsabilidad civil solidaria de la entidad aseguradora Ocaso Seguros S.A. Las costas de la instancia se imponen a las entidades demandadas, sin efectuar especial pronunciamiento de las costas de la alzada.

Contra la presente resolución, podrán las partes legitimadas optar, en su caso, por interponer el recurso extraordinario por infracción procesal o el recurso de casación, en el plazo de cinco días para ante esta Audiencia.

Así por esta nuestra sentencia, de la que en unión a los autos originales se remitirá certificación al Juzgado de procedencia para su ejecución y demás efectos, juzgando en segunda instancia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación