Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Santa Cruz de Tenerife 218/2010 de 21 de mayo


 RESUMEN:

Indemnización de daños y perjuicios: La sentencia desestima la demanda en la que la actora reclama frente a la demandada, graduado social, se le indemnice el daño y perjuicio, cuantificado en la indemnización que hubiera podido corresponderle de declararse el despido improcedente, generado por el incumplimiento de las actuaciones profesionales que le tenía encomendadas en relación a su cese laboral. Cese laboral por incomparecencia. Deber profesional diligente de la demandada, pues asesoró a la actora debidamente.

 

Ilmas. Sras.

Presidenta por sustitución:

D.ª Macarena González Delgado Magistradas:

D.ª Carmen Padilla Márquez (Ponente)

D.ª María Luisa Sántos Sánchez

En Santa Cruz de Tenerife, a veintiuno de mayo de dos mil diez.

Visto por las Ilmas. Sras. Magistradas arriba expresadas, en grado de apelación, el recurso interpuesto por la parte demandante, contra la Sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Arona, en autos de Juicio Ordinario n.º 657/08, seguidos a instancias de la Procuradora D.ª Ana Jesús García Perez bajo la dirección del Letrado D. Julio Ortega Rivas en nombre y representación de D.ª Remedios, contra D.ª Salvadora, representado por el Procurador D. Buenaventura Alfonso González, bajo la dirección del Letrado D. Antonio Aznar Domingo; han pronunciado, en nombre de S.M. el Rey, la presente Sentencia, siendo Ponente la Ilma. Sra. D.ª Carmen Padilla Márquez, Magistrada de esta Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, con base en los siguientes,


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.—En los autos y por el referido Juzgado se dictó Sentencia de fecha trece de mayo de dos mil nueve, cuya parte dispositiva, -literalmente copiada-, dice así: " Que desestimando la demanda interpuesta por Doña Ana Jesús García Pérez, en nombre y representación de Doña Remedios, absuelvo a Doña Salvadora de la pretensión formulada, con expresa condena en costas a la parte actora.". SEGUNDO.- Notificada la sentencia a las partes en legal forma, se interpuso recurso de apelación por la representación de la parte demandante; tramitándose conforme a lo previsto en los artículos 457 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil, presentando escrito de oposición la parte contraria, y remitiéndose con posterioridad los autos a esta Audiencia Provincial, con emplazamiento de las partes por término de treinta días.

Tercero.—Que recibidos los autos en esta Sección Tercera se acordó formar el correspondiente Rollo, y se designó como Ponente a la Ilma. Sra. Magistrada D.ª Carmen Padilla Márquez; personándose oportunamente la parte apelante por medio de la Procuradora D.ª Montserrat Padrón García, bajo la dirección del Letrado D. Julio Ortega Rivas, la parte apelada se personó por medio de la Procuradora D.ª Beatríz Ripollés Molowny, bajo la dirección del Letrado D. Antonio Aznar Domingo; señalándose para votación y fallo el día diecisiete de mayo de dos mil diez.

Cuarto.—En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales que le rigen.


FUNDAMENTOS JURÍDICOS


 
Primero.—La sentencia desestima la demanda en la que la actora reclama frente a la demandada, graduado social, se le indemnice el daño y perjuicio, cuantificado en la indemnización que hubiera podido corresponderle de declarase el despido improcedente, generado por el incumplimiento de las actuaciones profesionales que le tenía encomendadas en relación a su cese laboral, ocurrido en el año 2000, en la empresa en la que trabajaba desde 1972. Recurre la actora quien reitera sus pretensiones alegando el error en la apreciación de las pruebas. La apelada solicita la confirmación de la sentencia.

Segundo.—Examinadas nuevamente las actuaciones en su integridad procede la confirmación de la resolución recurrida. La revisión del material probatorio y en especial de las manifestaciones de los interesados y del testigo, unido a la documental aportada, avalan, una vez eliminadas las apreciaciones subjetivas y las versiones contradictorias o interesadas, el hecho de que la actora, quien permaneció de baja durante un año, tras no serle reconocida la incapacidad, debió reingresar a su trabajo, lo que ésta no realizó por considerarse aún en situación de baja, determinando su cese laboral por incomparecencia. Acreditado lo anterior ante el Semac, la demandada consideró la inidoneidad de una demanda por despido improcedente, manteniendo las actuaciones necesarias para obtener la declaración de Incapacidad de la actora, lo que en definitiva si se consiguió. La única cuestión pues que se suscita es si la demandada advirtió suficientemente a la actora de la no pertinencia de la demanda por despido y ciertamente, frente a la clara posición de la demandada en tal sentido, la actora sólo sabe decir que la demandada le daba largas; por otra parte, también, reconoce la actora que la demandada le presentó hasta tres letrados, sin que, sin embargo, sea capaz de establecer el tiempo o el resultado de dichas entrevistas, si bien no cabe duda de que eran referidas al problema laboral; y finalmente no puede obviarse que la actora no acredita en ningún momento " su despido", pues sólo acredita el cese de su relación laboral por su propia incomparecencia.

En atención a lo anterior la actuación de la demandada no cabe sino calificarla conforme a su deber profesional, pues ciertamente asesoró a la actora debidamente, no constando en ningún momento que asumiera la obligación de presentar la demanda por despido improcedente ante el Juzgado de lo Social. Lo que, -de conformidad con la sentencia del Tribunal Supremo de 3 de Octubre de 1998: "Es un contrato de arrendamiento de servicios el que le vincula con su cliente, salvo que haya sido contratado para una obra determinada, como un informe o dictamen. A lo que está obligado, pues, es a prestar sus servicios profesionales con competencia y prontitud requeridas por las circunstancias de cada caso (artículo 1258 CC). En esa competencia se incluye el conocimiento de la legislación y jurisprudencia aplicable al caso, y a su aplicación con criterios de razonabilidad si hubiese interpretaciones no unívocas"- determina que no pueda estimarse el incumplimiento contractual generador de la indemnización que se solicita.

Tercero.—Desestimado el recurso de apelación, procede la condena del recurrente al pago de las costas de esta alzada. (art. 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil)


FALLAMOS


 
1.º- Desestimar el recurso de apelación formulado por la Procuradora D.ª Ana Jesús García Pérez en nombre representación de D.ª Remedios.

2.º-Confirmar la sentencia dictada el 13 de mayo de 2009 por el Juzgado de 1.ª Instancia n.º 1 de Arona en Autos de Juicio Ordinario n.º 657/2008

3.º- Condenar al recurrente al pago de las costas de esta alzada.

Devuélvanse los autos originales al Juzgado de Primera Instancia de su procedencia, con testimonio de la presente resolución, para su ejecución y cumplimiento y a los efectos legales oportunos.

Notifíquese esta resolución a las partes en la forma que determina el artículo 248-4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se unirá certificación al presente Rollo, definitivamente juzgando en segunda instancia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Publicada ha sido la anterior sentencia por las Ilmas. Sras. que la firman y, leída ante mí por la Ilma. Sra. Magistrada Ponente en audiencia pública del día de su fecha, como Secretaria de Sala, certifico.-


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación