Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Valladolid 154/2010 de 18 de mayo


 RESUMEN:

Ordenación de la edificación: Responsabilidad de una constructora a la reparación relativa al encofrado de la cornisa de una vivienda. Habitabilidad: No incumplimiento de tal requisito. Agentes de la construcción: Ausencia de responsabilidad de los arquitectos y del aparejador debido a que no se le imputan a ellos las deficiencias.

VALLADOLID

SENTENCIA: 00154/2010

Rollo: RECURSO DE APELACION (LECN) 0000100 /2010

SENTENCIA N.º 154

Ilmos. Sres. Magistrados:

D. JOSE JAIME SANZ CID

D. MIGUEL ANGEL SENDINO ARENAS

D. JOSE MANUEL DE VICENTE BOBADILLA

En VALLADOLID, a dieciocho de Mayo de dos mil diez.

VISTO en grado de apelación ante esta Sección 003 de la Audiencia Provincial de VALLADOLID, los Autos de PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000173 /2008, procedentes del JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 6 de VALLADOLID, a los que ha correspondido el Rollo 0000100/2010, en los que aparece como parte apelante D. Mauricio representado por la procuradora D.ª ANA ISABEL ESCUDERO ESTEBAN, y asistido por el Letrado D. JESUS RODRIGUEZ MERINO, y como apelado MARTINSA FADESA SA, representado por la procuradora D.ª LAURA SANCHEZ HERRERA y asistido por la Letrada D.ª CRISTINA STAMPA SEBASTIAN DE ERICE, Ruperto, Severiano y Tomás, representados por la procuradora D.ª MARIA JOSE VELLOSO MATA y asistidos por el letrado D. CARLOS CASTRO BOBILLO, D.ª Rita, representada por la procuradora D.ª MARIA DEL CARMEN MARTINEZ BRAGADO, y defendido por el letrado D. LUIS JOSE LAVÍN GONZÁLEZ DE ECHÁVARRI, sobre reparación de defectos constructivos.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Se aceptan los antecedentes de hecho de la resolución recurrida.

Segundo.-Seguido el litigio en cuestión por sus trámites legales ante el Juzgado de Primera Instancia de referencia, con fecha 29 de Diciembre de 2009, se dictó sentencia cuyo fallo dice así: Que desestimando la demanda formulada por la representación de D/D.ª Mauricio contra D/.ª Ruperto, Severiano, Tomás Y D.ª Rita, debo absolver y absuelvo a los mencionados demandados de los pedimentos de la misma, con condena en costas al demandante.

Y que estimando parcialmente la demanda formulada por la representación del mismo demandante contra MARTINSA-FADESA S.A., debo condenar y condeno al mencionado demandado a realizar las obras de reparación aludidas en el punto 6 del fundamento de derecho Tercero de esta resolución y para el caso de no realizarlas en el plazo que se le conceda, a pagar al demandante la cantidad de 192,37, con los intereses legales de dicha cantidad desde la fecha de interposición de la demanda; todo ello sin expresa condena en costas".

Tercero.-Notificada a las partes la referida sentencia, por la parte demandante Mauricio se preparó recurso de apelación que fue interpuesto dentro del término legal alegando lo que estimó oportuno. Por la parte contraria se presentó escrito de oposición al recurso. Remitidos los autos de juicio a este tribunal se señaló para la Deliberación y votación el pasado día 3 de Mayo de 2010.

ÚLTIMO.- En la tramitación del presente procedimiento se han observado las formalidades legales.

Vistos, siendo ponente el Ilmo Sr. Magistrado Don JOSE MANUEL DE VICENTE BOBADILLA.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Don Mauricio demandó a FADESA INMOBILIARIA S.A.; a don Ruperto y DON Severiano, DON Jacinto y DON Tomás como arquitectos; y a doña Rita como aparejadora, al objeto de que se repararan determinadas deficiencias constructivas en su vivienda sita en arroyo de la Encomienda CALLE000 núm. NUM000 NUM001.

En primera instancia el actor pretendió la subsanación de cinco deficiencias, de las cuales el juez "a quo" solo apreció la existencia de una de ellas, relativa al encofrado de la cornisa, de la que consideró responsable exclusivamente a MARTINSA FADESA.

Segundo.-El actor se alza contra la sentencia de instancia en relación a los siguientes defectos:

1.- Falsa columna del salón, que según el actor tiene una dimensión mayor de la prevista en el proyecto

2.- Altura libre de la cocina de 2,25 metros en toda su superficie, cuando según el plan de ordenación de Arroyo de la Encomienda debería ser de 2,50 metros, aunque en 1/3 de su superficie se permita una altura menor.

3.- Reducción de las dimensiones del armario empotrado en el dormitorio núm. 2 respecto al instalado en el piso piloto.

El juzgador de instancia razona que en la demanda no se ejercita ninguna acción derivada de incumplimiento contractual, por lo que limita el enjuiciamiento exclusivamente a los requisitos exigidos por la Ley 38/1999 de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación (LOE)

En la sentencia se indica que los defectos denunciados no son vicios estructurales, a que se refiere el artículo 17.1 a) LOE; y tampoco constituyen defectos de habitabilidad del artículo 17.1 b) ni de acabado del artículo 17.1 último párrafo.

El apelante señala en su recurso que no pretende ejercer ninguna acción derivada de incumplimiento contractual, sino que su alegato se centra exclusivamente en la vulneración de la normativa contenida en la LOE.

Por lo que se refiere a la altura libre de la cocina, considera el recurrente que es técnicamente indiscutido que no se respetan las exigencias del Plan Urbanístico de Arroyo de la Encomienda.

El perito judicial, don Argimiro, señala en su informe que, consultados los diferentes técnicos que han actuado profesionalmente en Arroyo de la Encomienda, se considera que en las cocinas está admitido que los techos puedan tener 2,20 a 2,30 metros de altura, porque se asimilan a cuartos húmedos comos son los aseos y baños, por necesidades de las instalaciones.

El apelante discrepa de esta interpretación de la normativa urbanística, aunque no consta que esta posible irregularidad haya supuesto algún obstáculo para la concesión de la licencia de primera ocupación.

Lo relevante a los efectos que aquí interesan se centra en determinar si esta menor elevación supone un defecto de habitabilidad, con independencia de que el mismo suponga un incumplimiento de la normativa urbanística, pues no corresponde a esta jurisdicción examinar el cumplimiento de dicha normativa.

Señala el apelante que no cabe ninguna duda que resulta más agradable que la cocina tenga una altura superior a otras zonas, pero no es esa la cuestión, pues, como indica el propio apelante, no debemos analizar si concurre en este caso algún tipo de incumplimiento contractual. Lo que se trata de analizar es si la menor elevación del techo de la cocina constituye un defecto de habitabilidad o de acabado.

La defensa de los arquitectos mantiene que a fin de objetivar los requisitos básicos de los edificios, la LOE dispuso que se entenderán satisfechos cuando se cumplieran las prescripciones del Código Técnico (artículo 3.2) y que, en cuanto no se aprobase, para satisfacer los requisitos básicos se aplicarían determinadas Normas Básicas de la Edificación, conforme la Disposición Adicional Segunda. En el caso de autos no constan infringidas ninguna de estas normas.

El perito judicial, Sr. Argimiro, señala en su informe que la menor elevación en cuestión no se considera defecto ni impide la habitabilidad. La solución de haber ejecutado un 30% de la superficie del techo a 2,20 - 2,30 y el resto a 2,50 es, en opinión de dicho perito, una solución estéticamente peor. La colocación del falso techo ha permitido empotrar luminarias del tipo downlight con ocultación de las mismas, ofreciendo el techo una planeidad continua en toda su superficie.

Señala el apelante que la menor altura afecta al cubicaje de las dependencias, y por tanto a la habitabilidad. Sin embargo, no podemos confundir habitabilidad con metros útiles habitables.

La entrega de una vivienda con menos metros útiles de los pactados puede suponer, en su caso, un incumplimiento contractual, pero este aspecto ha sido expresamente apartado por el apelante.

Un menor número de metros útiles podría afectar a la habitabilidad, cuando la edificación resulta insuficiente o inútil para la finalidad que el es propia, tal y como resalta el juez "a quo". En este caso, la diferencia de 0,25 metros en una parte de la cocina no afecta a la habitabilidad de la vivienda, de acuerdo con lo dictaminado por el perito judicial.

Tercero.-Lo dicho en el ordinal anterior, resulta aplicable asimismo al defecto relativo a la reducción del armario empotrado en el dormitorio dos.

Partiendo de que en este caso no podemos plantearnos un supuesto incumplimiento contractual, no podemos establecer comparativas con el piso piloto. Lo que hemos de plantearnos es si dicha hipotética deficiencia afecta a la habitabilidad o al acabado de la vivienda.

De nuevo afirma el apelante que se ha producido una reducción de los metros útiles de la vivienda como consecuencia de una defectuosa técnica constructiva, por un incorrecto replanteo del hueco de la chimenea. Pero ya hemos dicho que esa posible reducción no tiene por qué tener repercusión en términos de habitabilidad.

En este punto, el perito judicial también ha sido muy claro en el sentido de que no considera que exista defecto alguno. El armario, según dicho profesional, es de similares medidas al proyectado. Por su parte, la chimenea ocupa el menor espacio posible y el recuadre o recubrimiento del conducto de evacuación de humos de la chimenea no se considera incorrecto.

La conclusión es la misma respecto a la superficie de la falsa columna del salón. Señala el apelante que esta superficie es excesiva por un incorrecto replanteo de los huecos de la bajante que recoge el agua del baño núm. 2

El perito judicial también rechaza este defecto. La ampliación del espacio del pilar esta originada, según dicho técnico, por lo posición de la bajante. Pero ello no constituye una técnica defectuosa pues se ha ejecutado así para conseguir un funcionamiento correcto del desagüe, a la vez que se gana amplitud en el baño. Se podría haber realizado el recuadre de la bajante de una forma más ajustada a la misma, pero el efecto estético hubiera sido bastante más desfavorable.

En consecuencia, desde un punto de vista de la habitabilidad de la vivienda y de los acabados, no puede afirmarse que la solución dada sea defectuosa.

Cuarto.-Atinente a las costas, el apelante alega que no deben serle impuestas las ocasionadas por los agentes de la construcción que no han resultado condenados, pues únicamente en el acto del juicio puede deducirse con objetividad y de forma correcta si las deficiencias denunciadas son imputables a uno y otro.

Sin embargo, en el caso de autos la absolución de los arquitectos y del aparejador no viene motivada por una diferente imputación subjetiva de las deficiencias denunciadas, sino porque objetivamente no se ha considerado que existan tales deficiencias. La única excepción fue el defecto de pura ejecución material de la cornisa, respecto al cual no existen dudas sobre su imputación al constructor.

Por consiguiente, también en este punto procede confirmar la sentencia de instancia.

Con arreglo a lo dispuesto en el Art. 398.1.º en relación con el Art. 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil se impondrán al apelante las costas de esta alzada.


FALLAMOS


 
DESESTIMANDO INTEGRAMENTE el recurso de apelación formulado por la procuradora DOÑA ANA ISABEL ESCUDERO ESTEBAN en nombre y representación de D. Mauricio, contra la sentencia de fecha 29 de Diciembre de 2009, dictada en autos de Juicio Ordinario num. 173/08, del Juzgado de 1.ª Instancia num. 6 de Valladolid, DEBEMOS CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS dicha resolución, con imposición al apelante de las costas causadas en esta alzada.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Dada y pronunciada fue la anterior Sentencia por los Ilmos. Sres. Magistrados que la firman y leída por el Ilmo. Magistrado Ponente en audiencia pública el mismo día de su fecha, de lo que yo el Secretario certifico.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación