Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 1) de 13 de julio de 1992


 RESUMEN:

Declaración de quiebra: Se establece que este supuesto no es susceptible de recurso de Casación, ya que la ley no lo recoge como uno de los supuestos. Para este caso, el único recurso al que se puede acceder es al de Apelación. Por lo que se desestima el recurso y se le condena al pago de las costas.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-La Procuradora, doña María Dolores Bas Martínez, en nombre y representación de don Arturo formuló demanda incidental de oposición contra «Banco de Castilla, S. A.», «Banco Comercial Español, S. A.» y «Banco Español de Crédito, S. A.», alegó los hechos y fundamentos de Derecho que constan en autos y terminó suplicando se declare sin efecto la declaración de quiebra, practicando lo prevenido en el artículo 1.167 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, para reintegrar a esta parte sus bienes, papeles, libre tráfico y demás derechos fundamentales; y establecer expresamente en la referida sentencia la facultad de su representado para ejercitar la acción de daños y perjuicios contra las sociedades instantes de la quiebra de estos autos, a las que se deberá condenar al pago de todas las costas, e interesaba el recibimiento a prueba.

Segundo.-Por auto de 10 de diciembre de 1987, se confirió traslado del escrito de oposición formulada por el quebrado a su declaración de quiebra y del escrito de ampliación presentado por el mismo, a la parte acreedora, y de conformidad con lo solicitado se recibió el incidente a prueba por veinte días comunes a las partes para proponer y practicar las declaradas pertinentes.

Tercero.-El Procurador don Francisco Martín Orejana en representación del "Banco de Castilla, S. A.» y dentro del período de alegaciones y proposición de prueba, impugnó la demanda incidental de oposición con expresa imposición de las costas a la parte actora.

Cuarto.-El Iltmo. Sr. Magistrado-Juez de Primera Instancia dictó sentencia en fecha 28 de marzo de 1988 cuyo fallo es el siguiente: «Que desestimo la demanda incidental de oposición deducida por don Arturo, manteniendo el auto de declaración del estado de quiebra del mismo dictado el 6 de noviembre de 1987, sin imponer a parte determinada las costas causadas en este incidente».

Quinto.-Apelada la sentencia de primera instancia, la Sección Novena de la Audiencia Provincial de Madrid, dictó sentencia con fecha 21 de septiembre de 1989, cuya parte dispositiva a tenor literal es la siguiente: «Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal del demandante don Arturo contra la sentencia dictada el veintiocho de marzo de mil novecientos ochenta y ocho por el Iltmo. Sr. Magistrado Juez de Primera Instancia número 2 de Segovia en los autos de que dimana este rollo, debemos declarar y declaramos no haber lugar al mismo, y, en consecuencia, confirmamos íntegramente dicha resolución, con expresa imposición al recurrente de las costas de esta alzada».

Sexto.-El Procurador, don Felipe Ramos Arroyo, en nombre y representación de don Arturo interpuso recurso de casación con apoyo en los siguientes motivos: Primero. Al amparo del número 5.º del artículo 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil por infracción del artículo 9.3 de la Constitución Española, e inobservancia del concreto principio que garantiza la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales. Segundo. Al amparo del número 5? del artículo 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por infracción del articulo 874 del Código de Comercio . Tercero. Al amparo del número 5 del artículo 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil por infracción de los artículos concordantes 1.913 del Código Civil y 8 de la Ley de Suspensión de Pagos, en lo concerniente a los particulares relativos a los estados de insolvencia provisional o definitiva del deudor.

Séptimo.-Admitido el recurso y evacuado el trámite de instrucción, se señaló para la celebración de la vista el día 25 de junio de 1992.

Ha sido Ponente el Magistrado Excmo. Sr don Francisco Morales Morales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-A solicitud de varios acreedores, el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Segovia, por auto de fecha 6 de noviembre de 1987, declaró a don Arturo en estado de quiebra necesaria. Impugnada por el señor Arturo la expresada declaración y sustanciado el incidente oportuno por sus trámites correspondientes, recayeron sentencias de dicho Juzgado (de fecha 28 de marzo de 1988) y, en grado de apelación, de la Sección Novena de lo Civil de la Audiencia Provincial de Madrid (confirmatoria de aquélla), por las que se desestimó la referida impugnación y se mantuvo subsistente la declaración del estado de quiebra de don Arturo, el cual ha interpuesto, contra la referida sentencia de la Audiencia, el presente recurso de casación.

Segundo.-La ineludible cuestión que, con carácter previo, esta Sala debe plantearse «ex officio», dado el carácter de orden público que tienen las normas reguladoras del procesó, es la atinente a determinar si es o no susceptible de recurso de casación la sentencia desestimatoria, recaída en el incidente de impugnación de la declaración de quiebra, regulado en los artículos 1.326 a 1.330 de la Ley de Enjuiciamiento Civil en relación con los artículos 1.028 a 1.034 del Código de Comercio de 1829 . Como ya tiene declarado esta Sala en autos de 7 de marzo de 1991 y de 5 de marzo de 1992 (resolutorios de sendos recursos de queja), la respuesta que corresponde a la expresada cuestión ha de ser necesariamente negativa, y ello por las consideraciones siguientes: a) El supuesto aquí contemplado, que no se halla comprendido en ninguno de los cuatro primeros números del artículo 1.687 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (en su redacción anterior a la reforma por Ley 10/1992, de 30 de abril ), que específicamente detallan y relacionan los procesos cuyas sentencias son susceptibles de casación, tampoco puede considerarse incluido en el más amplio y genérico número quinto del mismo precepto citado, pues no existe norma alguna que expresamente admita el recurso de casación contra la sentencia desestimatoria recaída en el mencionado incidente de impugnación, ya que el único recurso que cabe contra dicha sentencia es el de apelación y, además, admisible en un solo efecto (el devolutivo), como así lo establece el artículo 1.330 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en relación con el 1.031 del Código de Comercio de 1829, sin que ni dichos preceptos, ni ningún otro, establezcan expresamente la posibilidad de casación en el caso que nos ocupa, b) La sentencia recaída en el incidente de impugnación de la declaración de quiebra, cuando es desestimatoria de la referida impugnación, no tiene el carácter de resolución definitiva, a que se refieren los artículos 1.689 y 1.690. 1.º de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por cuanto no ponen término al juicio universal de quiebra, ni hacen imposible su continuación, como ya tiene dicho esta Sala (sentencia de 17 de enero de 1924 y el ya citado Auto de 5 de marzo de 1992). Al no ser la expresada sentencia susceptible de casación, según acaba de decirse, el presente recurso debió haber sido inadmitido en su momento, de conformidad con la regla 2.a del artículo 1.710, en relación con el 1.697, ambos de la citada Ley procesal, cuya causa de inadmisión, en este trámite, y sin necesidad de más argumentación, se convierte en causa de desestimación del recurso, según tiene reiteradamente declarado esta Sala para otros supuestos de improcedente admisión (sentencias de 5 de octubre de 1987, 14 de octubre de 1989, 6 de febrero y 21 de marzo de 1990, 10 de mayo de 1991, 29 de febrero de 1992, entre otras).

Tercero.-La desestimación del presente recurso ha de comportar la expresa imposición al recurrente de las costas del mismo y la pérdida del depósito constituido, por mandato imperativo del número 4.º del artículo 1.715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil .

Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español,

FALLAMOS

Que debemos declarar y declaramos no haber lugar al presente recurso de casación, interpuesto por el Procurador don Felipe Ramos Arroyo, en nombre y representación de don Arturo, contra la sentencia de fecha veintiuno de septiembre de mil novecientos ochenta y nueve, dictada por la Sección Novena de la Audiencia Provincial de Madrid en el incidente de impugnación de declaración de quiebra a que este recurso se refiere, con expresa imposición al recurrente de las costas del mismo y la pérdida del depósito constituido, al que se dará el destino legal que corresponda; líbrese a la mencionada Audiencia la certificación correspondiente, con devolución de los autos y rollo de apelación remitidos.

ASI, por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA, pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación