Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Auto T.S. 2156/2009, (Sala 2) de 1 de octubre


 RESUMEN:

Delito de cohecho: Intento de soborno en el pago de una multa. Absolución del delito contra la seguridad vial. Error en la apreciación de la prueba. No procede. Vulneración presunción de inocencia. No procede.

En la Villa de Madrid, a uno de Octubre de dos mil nueve


HECHOS


 
Primero.-Por la Audiencia Provincial de Madrid (Sección 16.ª) en autos n.º Rollo de Sala 73 2008 dimanante de Procedimiento Abreviado 330 2008 del Juzgado de Instrucción n.º 4 de Majadahonda se dictó sentencia de fecha 19 de Enero de 2009 en la que se condenó a "Gines como autor responsable de un delito de cohecho sin concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal a la pena de dos años de prisión a la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena multa de mil euros con responsabilidad personal subsidiaria de quince días en caso de impago y al pago de la mitad de las costas procesales.

Absolvemos a Gines del delito contra la seguridad vial por el que venía siendo acusado declarando de oficio la mitad de las costas procesales." .

Segundo.-Contra dicha Sentencia se interpuso recurso de casación por Gines mediante la presentación del correspondiente escrito por la Procuradora de los Tribunales D.ª Yolanda Luna sierra. El recurrente menciona como motivos susceptibles de casación los siguientes: 1) al amparo del art. 849.2 de la LECrim por error en la apreciación de la prueba 2) al amparo del art. 851.1 de la LEcrim por falta de claridad y contradicción en los hechos probados 3) por vulneración del derecho a la presunción de inocencia.

Tercero.-En el trámite correspondiente a la substanciación del recurso el Ministerio Fiscal se opuso al mismo.

Cuarto.-Conforme a las normas de reparto aprobadas por Sala de Gobierno de este Tribunal Supremo es Ponente de la presente resolución el Magistrado Excmo Sr. D. Joaquin Gimenez Garcia.


RAZONAMIENTOS JURÍDICOS


 
Primero.-Se formaliza por la representación procesal del recurrente el primer motivo de recurso al amparo del art. 849.2 de la LECrim por error en la apreciación de la prueba.

A) Alega el recurrente que la interpretación de los hechos que hace la sentencia recurrida no es la única puesto que conforme a las manifestaciones del acusado dichos hechos pueden entenderse no como un intento de "soborno" sino como el ofrecimiento del pago de la multa a lo agentes intervinientes porque el acusado no entendía el español de forma clara los agentes no dijeron que intentara sobornarles sino que les ofreció dinero la sentencia reconoce que la intención era el pago no el soborno y los agentes interpretaron -de buena fe- los hechos de forma distinta a cómo sucedieron en realidad.

B) La doctrina de esta Sala condiciona la apreciación del error de hecho invocado al cumplimiento de los siguientes requisitos 1.º equivocación evidente del juzgador al establecer dentro del relato fáctico algo que no ha ocurrido 2.º que el error se desprenda de un escrito con virtualidad documental a efectos casacionales que obre en los autos y haya sido aducido por el recurrente 3.º que tal equivocación documentalmente demostrada no aparezca desvirtuada por otra u otras pruebas STS 20-5-02.

C) Nada de ello se produce aquí el recurrente no cita documento alguno que muestre un error en el contenido del factum sino que cuestiona la propia comisión del delito acudiendo a las manifestaciones de los implicados invocando la declaración del acusado Ello es ajeno al cauce casacional invocado y no supone sino una discrepancia con la valoración probatoria de la Sala de instancia.

Lo que determina la inadmisión del motivo de acuerdo con lo dispuesto en el art. 885.1 de la LEcrim.

Segundo.-Se formula el siguiente motivo al amparo del art. 851.1 de la LEcrim por falta de claridad y contradicción en los hechos probados.

A) Alega el recurrente que la razón por la que el acusado resultó absuelto del delito que se le imputaba contra la seguridad vial ha de considerarse fundamento asimismo de su absolución por el delito de cohecho por el que ha sido condenado habida cuenta de que tampoco en relación con este último delito hubo dolo conforme a sus manifestaciones y es contradictorio que el Juzgador asuma la declaración del acusado de que ofreció el dinero como pago de lo que podría haber hecho -reconociendo que los hechos se produjeron de ese modo- para a continuación interpretar los mismos como intento de soborno.

B) La falta de claridad se refiere a la oscuridad insuficiencia o ambigüedad manifestada en la redacción de los hechos que impide su subsunción en el tipo penal aplicado STS 5-5-04 o de manera que produzca indefensión en la articulación de una oposición por la acusación o la defensa STS 7-2-05 La contradicción en los hechos probados sólo se produce como ha dicho una reiterada doctrina de esta Sala cuando la antinomia tiene lugar de manera estricta y limitada entre dos pasajes reales y ciertos del hecho probado de tal manera que el sentido de uno sea absolutamente incompatible con el otro debiéndose proceder a la eliminación de uno de ellos para que el relato mantenga sentido STS 2-1-02.

Donde existe una relación histórica de hechos probados que no adolece de falta de claridad se confunde el motivo formal con una cuestión valorativa ajena al mismo Sencillamente la pretensión del recurso es imponer un sustrato fáctico en sustitución del constatado por el Tribunal provincial STS 26-3-04.

C) El factum de la sentencia recurrida narra cómo el acusado conducía el vehículo KIA Carens 4700 FSF por una rotonda donde existían dos carriles de circulación en el sentido de su marcha hacia una avenida con un único carril destinado al sentido de su marcha y confiado en la existencia de dos carriles al abandonar la rotonda e introducirse en la vía se introdujo por el carril contrario de circulación recorriendo entre veinte y cincuenta metros con el consiguiente riesgo de colisión con los que transitaban de modo correcto por tal carril obligados a aminorar la velocidad y echarse al arcén para no chocar con él por ello una patrulla de la Guardia Civil le dio el alto y procedió a identificarle momento en que el acusado con la finalidad de que los agentes no le denunciaran por la infracción cometida les ofreció 500 euros que llevaba.

Este relato es claro comprensible y en modo alguno contiene pasajes contradictorios como su mera lectura revela sin necesidad de mayores añadidos para evidenciar la falta de fundamento del motivo que en realidad muestra la discrepancia del recurrente con el contenido de lo narrado.

Por lo que procede la inadmisión de acuerdo con lo dispuesto en el art 885.1 de la LEcrim.

Tercero.-Se formula el último motivo por vulneración del derecho a la presunción de inocencia.

A) Dice el recurrente que las declaraciones de los Guardias Civiles prueba tenida en cuenta para la condena no son suficientes pues los hechos pueden interpretarse de forma distinta conforme a la manifestación del acusado de forma más favorable para éste.

B) La vulneración del derecho a la presunción de inocencia debe desestimarse cuando se constate la existencia en el proceso de esa prueba de cargo susceptible de proporcionar la base probatoria necesaria para un pronunciamiento de condena es decir cuando se dé el presupuesto necesario para que la Sala de instancia pueda formar su convicción sobre lo acaecido A partir de esa premisa la ponderación del resultado probatorio obtenido valorándolo y sopesando la credibilidad de las distintas pruebas contradictorias corresponde únicamente al Tribunal que presenció la prueba de cargo a través del correspondiente juicio valorativo del que en casación solo cabe revisar su estructura racional es decir lo que atañe a la observancia en él por parte del Tribunal de instancia de las reglas de la lógica principios de experiencia o los conocimientos científicos Fuera de esta racionalidad del juicio valorativo son ajenos al objeto de la casación los aspectos del mismo que dependen sustancialmente de la inmediación o sea de la percepción directa de las declaraciones prestadas en presencia del Tribunal STS 24-11-08.

C) El Tribunal de instancia estimó acreditados los hechos que más arriba se expusieron atendiendo a las declaraciones de los testigos agentes que señalaron "en consonancia con lo declarado en la instrucción" que cuando dieron el alto al acusado le requirieron hasta tres ocasiones para que se identificara negándose a ello por lo que le obligaron a salir del vehículo y a extraer del bolsillo sus objetos personales depositándolos sobre el vehículo procediendo entonces el acusado a extraer -entre otros efectos- un fajo de billetes de cincuenta euros ofreciéndoselos a los agentes mientras les decía que los cogieran y se olvidaban del tema él se iba a su casa y los agentes a la suya ambos testigos añade la Sala manifestaron que el acusado les entendía perfectamente y éste continúa la sentencia declaró ante el Juez sin intérprete no constando en el acta ningún problema en el curso de tal declaración Añade la Sala que en el transcurso del juicio se apreció cómo entendía perfectamente el español y efectuó alguna manifestación en dicho idioma y razona el Tribunal que las manifestaciones que refirió haber hecho a los agentes -que si había hecho algo mal pagaría la multa- hubo de haberlas hecho en tal idioma pues los agentes no hablaban ucraniano Los testigos dice el Tribunal sentenciador no conocían previamente al acusado sin que conste motivo alguno para que su actuación no responda a otro motivo que el cumplimiento de sus obligaciones profesionales lo que junto a la firmeza claridad coherencia y falta de contradicciones en su testimonio determina que se le otorgue a éste plena credibilidad Frente a ello el acusado negó los hechos señalando que lo único que manifestó a los agentes fue que si había hecho algo mal pagaría la multa El recurrente no concreta ningún punto en que la indicada valoración de los testimonios de cargo pueda haber incurrido en irracionalidad o arbitrariedad alguna por parte del Tribunal siendo la cuestión planteada ahora ajena al objeto del recurso de casación dado que se trata de la credibilidad de la prueba testifical sin que el motivo ofrezca argumentos que justifiquen su denuncia sobre la inexistencia de prueba de cargo suficiente a la vista de lo expuesto.

De lo que se sigue la inadmisión del motivo por su manifiesta carencia de fundamento conforme a lo dispuesto en el art. 885.1 de la LEcrim.

En su consecuencia procede adoptar la siguiente parte dispositiva:


PARTE DISPOSITIVA


 
LA SALA ACUERDA:

NO HABER LUGAR A LA ADMISIÓN del recurso de casación formalizado por el recurrente contra sentencia dictada por la Audiencia Provincial de origen en la causa referenciada en el encabezamiento de esta resolución.

Las costas del recurso se imponen a la parte recurrente.

Así lo acordaron y firman los Excmos. Sres. que han constituido Sala para ver y decidir esta resolución.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación