Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Cantabria 254/2010 de 8 de marzo


 RESUMEN:

ITP: Adjudicación de cuota heredada sobre bien inmueble a uno solo de los herederos. Materialización de la cosa indivisa. No sujeción: Aplicación de la jurisprudencia del TS sobre la división de la cosa común y adjudicación proporcional a los comuneros. Bien común de naturaleza indivisible: La única forma de división es la adjudicación a uno de los comuneros que compensará con dinero al resto. Exceso de adjudicación: Existe por la atribución innecesaria de otros bienes además de dicho inmueble lo que constituye una mayor división de los bienes.

SANTANDER

SENTENCIA: 00254/2010

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CANTABRIA

SALA DE LO CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO

SENTENCIA

Ilma. Sra. Presidente acctal

Doña Clara Penín Alegre

Iltmos. Sres. Magistrados

Doña María Josefa Artaza Bilbao

Don Rafael Losada Armadá

En la ciudad de Santander, a ocho de marzo de dos mil diez.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria ha visto el recurso número 27/09, interpuesto por Don Arsenio, parte representada por el Procurador Sr. José Miguel Ruiz Canales y defendida por el Letrado Sr. Ángel E. Sánchez y Resina, contra Tribunal Económico-Administrativo Regional de Cantabria, representado y defendido por el Abogado del Estado, actuando como codemandado el Gobierno de Cantabria, representado y defendido por el Letrado de sus Servicios Jurídicos.

La cuantía del recurso quedó fijada en 5.288,69 €.

Es Ponente la Iltma. Sra. Doña Clara Penín Alegre, quien expresa el parecer de la Sala.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-El recurso se tuvo por interpuesto el día 30 de enero de 2009 contra la resolución dictada por el Tribunal Económico- Administrativo Regional de Cantabria de fecha 24 de noviembre de 2008, por la que se desestima la reclamación económico- administrativa frente a la resolución dictada en el expediente NUM000, por el concepto de exceso de adjudicación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Segundo.-En su escrito de demanda, la parte actora interesa de la Sala dicte sentencia por la que se declare la nulidad de la resolución combatida, por ser contraria al ordenamiento jurídico.

Tercero.-En su escrito de contestación a la demanda la Administración demandada solicita de la Sala la desestimación del recurso, por ser conforme a Derecho el acto administrativo que se impugna.

Cuarto.-Recibido el proceso a prueba se practicaron las que constan en autos.

Quinto.-Evacuados los correspondientes escritos de conclusiones se señaló fecha para la deliberación, votación y fallo, que tuvo lugar el día 4 de marzo de 2010, en que efectivamente se deliberó, votó y falló.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Es objeto del presente recurso la resolución dictada por el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Cantabria de fecha 24 de noviembre de 2008, por la que se desestima la reclamación económico-administrativa frente a la resolución dictada en el expediente NUM000, por el concepto de exceso de adjudicación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

El objeto de discusión lo constituye la existencia de un exceso de adjudicación o no y si el supuesto de hecho puede subsumirse en alguno de los de no sujeción del artículo 7.2.b) del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y la indivisibilidad del artículo 1062 del Código Civil. Rechaza la Administración esta indivisibilidad respecto de los 3/6 heredados por el recurrente, en cuanto no se le ha adjudicado la nave en su totalidad, considerando que si se ha adjudicado al resto de coherederos participaciones indivisas en el resto de fincas, igualmente pudo hacerse en el supuesto de autos, pudiendo formarse lotes proporcionales.

A esta argumentación responde el recurrente esgrimiendo que, como consecuencia de la mejora realizada a favor de la Sra. Celsa, el resto de los hijos ostentaban sólo una cuota de 36.649,845 € de forma que, atribuida a la primera la casa descrita como n.º NUM001 y la finca n.º NUM002, el resto de los bienes inventariados resultaban indivisibles y no susceptibles de formar lotes proporcionales, aventurando distintas soluciones, todas ellas necesitadas de ajustes al no ser posible la formación de lotes homogéneos, considerando la imposibilidad de no producir excesos de adjudicación, invocando la doctrina del Tribunal Supremo en cuanto a la división de la cosa común no supone transmisión patrimonial propiamente dicha sino concreción de un derecho abstracto preexistente.

Por el Abogado del Estado se insiste en que la tesis del recurrente es inasumible pues la adjudicación hereditaria lo es de la cuota del causante, 3/6, sobre la nave, sin que se ponga con ello fin al régimen de copropiedad, cuando la finalidad del artículo 1062 es la de evitar la creación o poner fin a situaciones de copropiedad, obstáculo para que pueda triunfar la pretensión el actor. Pero tampoco podría acogerse si deviniera en pleno propietario, pues podrían haber realizado los herederos lotes equivalentes a través de meras cuotas ideales y mantenido un equilibrio patrimonial.

Segundo.-En estos términos planteada la cuestión litigiosa y a la vista de los bienes objeto de la herencia, es difícil concebir lotes homogéneos en el sentido que tan claramente percibe la Administración pero que no desarrolla.

Tampoco es óbice para el triunfo de la pretensión del recurrente el hecho de que no resulte finalmente propietario de la totalidad de la nave adjudicada, pues lo único que podía heredarse son las 3/6 partes de las que era titular el causante y la alternativa era dividir aún la cuota indivisa, finalidad contraria a la establecida en el 1062 del Código Civil. Llegados a este punto, pues, no puede tildarse sino de materialización de la cuota indivisa, tal como lo considera el Tribunal Supremo, la adjudicación de la cuota heredada sobre un bien indivisible a uno sólo de los herederos sin necesidad introducir una nueva e indeseada indivisión entre todos ellos, lo que permitiría la entrada en juego del artículo 7.2.b del Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Conforme al citado precepto, "se considerarán transmisiones patrimoniales a efectos de liquidación y pago del impuesto: B) Los excesos de adjudicación declarados, salvo los que surjan de dar cumplimiento a lo dispuesto en los arts. 821, 829, 1.056 (segundo) y 1.062 (primero) del Código Civil y Disposiciones de Derecho Foral, basadas en el mismo fundamento". Es la finalidad y fundamento de la norma los que deben, pues, presidir la interpretación de dicho precepto. Siguiendo la argumentación de la STSJ de Castilla-León (sede Valladolid), sec. 1.ª, 10-10-2005, n.º 2240/2005, rec. 269/2000, la división de la cosa común debe ser contemplada -recuerda la sentencia del TS de 23 de mayo de 1998 - como la transformación del derecho de un comunero, reflejado en su cuota de condominio, en la propiedad exclusiva sobre la parte de la cosa que la división hubiera individualizado. Con otras palabras: la división de la cosa común y la consiguiente adjudicación a cada comunero en proporción a su interés en la comunidad de las partes resultantes no es una transmisión patrimonial propiamente dicha -ni a efectos civiles ni a efectos fiscales- sino una mera especificación o concreción de un derecho abstracto preexistente. Lo que ocurre es que, en el caso de que la cosa común resulte por su naturaleza indivisible o pueda desmerecer mucho por su división la única forma de división es, paradójicamente, no dividirla, sino adjudicarla a uno de los comuneros a calidad de abonar al otro, o a los otros, el exceso en dinero -arts. 404 y 1062, párrafo 1.º, en relación este con el art. 406, todos del Código civil. Lo cual es predicable a la situación en que se impide incrementar la copropiedad, finalidad contraria a la norma.

Tercero.-Dicho lo anterior y examinada la escritura de la que este litigio trae causa, es lo cierto que al recurrente no sólo se le adjudica la totalidad de la cuota correspondiente a la nave. El exceso sobre su cuota se acrecienta por el hecho de adjudicársele también O parte de los bienes inventariados bajo los número 1 al 6 y 10 al 15, por un total de 11.167,695, lo que resultaba innecesario. Si el valor de la cuota sobre la nave ascendía ya a 100.737 €, ya existía un exceso en el que debía compensar al resto de los herederos. Y la parte de menos recibida por el resto de coherederos era superior a la citada cifra de 11.167,695 €, por lo que su atribución resultaba innecesaria al contribuir a una mayor división de estos bienes y su atribución sí representa un exceso claro de adjudicación. De ahí la estimación parcial de la demanda.

Cuarto.-De conformidad con el artículo 139 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Contencioso Administrativa, no procede la condena de ninguna de las partes al pago de las costas pues no han actuado con temeridad o mala fe procesales en la defensa de sus respectivas pretensiones.


FALLAMOS


 
Que debemos estimar parcialmente el recurso contencioso-administrativo promovido por el Procurador Sr. José Miguel Ruiz Canales en nombre y representación de Don Arsenio, contra la resolución dictada por el Tribunal Económico- Administrativo Regional de Cantabria de fecha 24 de noviembre de 2008, por la que se desestima la reclamación económico- administrativa frente a la resolución dictada en el expediente NUM000, por el concepto de exceso de adjudicación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, debiéndose practicar nueva liquidación reduciendo el exceso de adjudicación a la suma de 11.157,595 €, sin que proceda hacer mención expresa acerca de las costas procesales causadas, al no haber méritos para su imposición.

Así, por esta nuestra sentencia, que se notificará a las partes con expresión de los recursos que en su caso procedan frente a ella, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Intégrese esta Resolución en el Libro correspondiente. Una vez firme la sentencia, remítase testimonio de la misma, junto con el expediente administrativo, al lugar de origen de éste.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación