Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. León 308/2010 de 23 de septiembre


 RESUMEN:

Entidades aseguradoras: Responsabilidad solidaria de compañías aseguradoras al pago de las indemnizaciones correspondientes. Choque en un cruce regulado por semáforos. Colisión por alcance. Negligencia de ambos conductores.

LEON

SENTENCIA: 00308/2010

Domicilio: C., EL CID, 20

Telf: 987/233159

Fax: 987/232657

Modelo: SEN04

N.I.G.: 24089 37 1 2010 0200293

ROLLO: RECURSO DE APELACION (LECN) 0000174 /2010

Juzgado procedencia: JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA N.7 de LEON

Procedimiento de origen: PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000760 /2008

RECURRENTE: LIBERTY SEGUROS, S.A., Adrian, Clemencia

Procurador/a: BEATRIZ FERNANDEZ RODILLA, MARIA PURIFICACION DIEZ CARRIZO, MARIA PURIFICACION DIEZ

CARRIZO

Letrado/a: JESUS LOPEZ ARENAS, RAMIRO DÍEZ BAYÓN, RAMIRO DÍEZ BAYÓN

RECURRIDO/A: MERCURIO SEGUROS, AUTOBUSES URBANOS DE LEON

Procurador/a: ANA MARIA PASCUA APARICIO, BEGOÑA PUERTA LOZANO

Letrado/a: SANTIAGO PASCUA APARICIO, JUAN GONZALEZ-PALACIOS MARTINEZ

SENTENCIA NUM. 308/10

ILMOS/A SRES/A:

D. ALBERTO FRANCISCO ALVAREZ RODRIGUEZ.- Presidente

D. ANTONIO MUÑIZ DIEZ.- Magistrado

D.ª M.ª DEL PILAR ROBLES GARCIA.- Magistrada

En León, a veintitrés de septiembre de dos mil diez.

VISTOS en grado de apelación ante esta Sección Segunda de la Audiencia Provincial de León, los Autos de Procedimiento Ordinario 760/2008, procedentes del Juzgado de Primera Instancia N.º 7 de León, a los que ha correspondido el Rollo 174/2010, en los que aparece como parte apelante LIBERTY SEGUROS, S.A., representada por la Procuradora D.ª Beatriz Fernández Rodilla y asistida por el Letrado D. Jesús López Arenas, D. Adrian y D.ª Clemencia, representados por la Procuradora D.ª María Purificación Diez Carrizo y asistidos por el Letrado D. Ramiro Díez Bayón, y como apelada MERCURIO SEGUROS, representada por la Procuradora D.ª Ana Maria Pascua Aparicio y asistida por el Letrado D. Santiago Pascua Aparicio, y AUTOBUSES URBANOS DE LEON, representada por la Procuradora D.ª Begoña Puerta Lozano y asistida por el Letrado D. Juan González-Palacios Martínez, y siendo Magistrado Ponente el Ilmo. Sr. D. ALBERTO FRANCISCO ALVAREZ RODRIGUEZ.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado expresado al margen, se dictó sentencia en los referidos autos, con fecha 23 de noviembre de 2009, cuya parte dispositiva, literalmente copiada dice así: "FALLO: Estimando como estimo la demanda interpuesta por Autobuses Urbanos, contra D. Adrian y Liberty, debo condenar y condeno a las demandadas a abonar solidariamente a la actora la cantidad de 1.506,21 €, intereses del art. 20 L.C.S., con cargo a dicha aseguradora, con imposición de las costas a dichos demandados. Desestimando como desestimo la demanda interpuesta por D.ª Clemencia y por D. Adrian, contra Mercurio, debo absolver y absuelvo a la demandada con imposición de las costas a los actores".

Segundo.-Contra la relacionada sentencia, se interpuso recurso de apelación ante el Juzgado, y dado traslado a la otra parte, por ésta se presentó escrito de oposición, remitiéndose las actuaciones a esta Sala y señalándose para la celebración de vista, el pasado día 21 de septiembre de 2010.

Tercero.-En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-En el procedimiento de que dimana el rollo de apelación en el que la presente se dicta obran acumulados tres, incoados como consecuencia de la presentación de las siguientes demandas:

1.º) La formulada "Autobuses Urbanos de León, S.A.", propietaria del autobús marca Scania matrícula LE-4786-AG, contra D. Adrian y la entidad "LIBERTY SEGUROS", conductor a la vez que propietario y aseguradora, respectivamente, del turismo Citroën matrícula XA-....-E, en reclamación del coste de la reparación del autobús, cifrado en 1.241,77 euros y de los perjuicios de paralización por los dos días que permaneció en el taller, estimados en 264,44 euros.

2.º) La planteada por el citado D. Adrian, contra "MERCURIO SEGUROS", como aseguradora del autobús, en reclamación de 6.369,27 euros, en concepto de lesiones y de 3.039,58 euros, por los daños sufridos por su turismo, con más los intereses legales procedentes.

3.º) La formulada por D.ª Clemencia, ocupante del indicado turismo, contra la citada aseguradora del autobús y en la que reclamaba 9.833,83 euros por lesiones y secuelas, con más los intereses legales procedentes.

Las tres tienen su origen en un accidente de tráfico ocurrido sobre las 19 horas del día 22 de agosto de 2007 en la Avda. Padre Isla de esta Ciudad, por la que ambos móviles circulaban, procedentes de la Plaza de Santo Domingo y que entraron en colisión al llegar al semáforo que regula el cruce con la calle Suero de Quiñones.

La sentencia dictada en la primera instancia apreció una responsabilidad exclusiva en la producción del accidente en el conductor del turismo y estimó la primera de las demandas indicadas, desestimando las otras dos.

Contra la misma formularon recurso de apelación:

1.º) LIBERTY SEGUROS, que considera ilógico el razonamiento de la resolución recurrida, al entender que nos encontramos ante una típica colisión por alcance, interesando la desestimación de la demanda de "Autobuses Urbanos de León, S.A.", subsidiariamente la apreciación de una concurrencia de culpas no inferior al cincuenta por ciento sin imposición en ningún caso de recargo moratorio del artículo 20 de la Ley del Contrato de Seguro ni de las costas procesales de la primera instancia.

2.º) D. Adrian, cuya representación considera que la prueba ha sido erróneamente valorada por la juzgadora "a quo", suplicando, de un modo principal, la desestimación de la demanda de "Autobuses Urbanos de León, S.A." y la estimación de su demanda y, subsidiariamente, la dejación sin efecto de la condena en costas derivadas de la estimación de aquella demanda y de la desestimación de ésta.

3.º) D.ª Clemencia que coincide en todos sus planteamientos con el anterior recurrente, si bien llama la atención sobre el incontrovertido dato de que ella era ocupante de uno de los vehículos implicados en el accidente y sobre la solidaridad de la responsabilidad de ambos conductores, interesando la estimación de la demanda y, en el peor de los casos, la eliminación del fallo recurrido de la condena al pago de las costas procesales.

Segundo.-La resolución de los tres recursos pasa por el análisis del accidente y por la determinación del conductor o conductores responsables.

Abundante la prueba practicada, aún cuando existen ciertas contradicciones en las declaraciones de los testigos presenciales, que más adelante analizaremos, de su conjunto se deduce, en contra de lo que sostiene la representación de LIBERTY SEGUROS, que no estamos ante la típica colisión por alcance del autobús contra el coche, sino que el conductor de éste realizó una maniobra de cambio de carril, del izquierdo hacia el derecho, que no hemos de dudar en calificar de apurada o que cuando lo menos lo fue como consecuencia de la proximidad del cruce regulado por semáforos y más concretamente por la posibilidad de que el semáforo que a él le vinculaba cambiara de color, como efectivamente sucedió, pues ello le obligaría y de hecho le obligó a frenar bruscamente nada más ponerse delante del autobús. Y se deduce también del conjunto de dicha prueba, como venimos adelantando, que la razón de la detención del coche a la altura del referido semáforo no fue otra que inmediatamente antes de llegar a él el mismo cambió de luz verde a luz ámbar.

El Reglamento General de Circulación, que en su artículo 3 impone a los conductores la genérica obligación de conducir con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro, tanto al mismo conductor como a los demás ocupantes del vehículo y al resto de los usuarios de la vía, en el artículo 74.2 establece que toda maniobra de desplazamiento lateral que implique cambio de carril deberá llevarse a efecto respetando la prioridad del que circula por el carril que se pretende ocupar, en el artículo 85.3 impone al conductor que haya efectuado un adelantamiento la obligación de reintegrarse a su carril de modo gradual y sin obligar a otros usuarios, entre los que se encuentra el adelantado, a modificar su trayectoria o velocidad y en el artículo 146, al regular los semáforos circulares para vehículos y establecer el significado de sus luces, dice en su apartado 3 que una luz amarilla no intermitente significa que los vehículos deben detenerse en las mismas condiciones que si se tratara de una luz roja fija, a no ser que, cuando se encienda, el vehículo se encuentre tan cerca del lugar de detención que no pueda detenerse antes del mismo en condiciones de seguridad suficientes.

A la luz de tales preceptos puede afirmarse la infracción reglamentaria y, como consecuencia, la negligencia, de similar entidad, de ambos conductores: el del turismo porque realizó una maniobra muy apurada de cambio de carril y detención ante el semáforo y el del autobús porque iba a rebasar el semáforo en luz ámbar, impidiéndoselo la brusca detención de aquél.

El color de la luz del semáforo la puso de manifiesto en la segunda instancia el testigo presencial del accidente D. Jose Carlos, que caminaba por la acera de los números pares de la Calle Padre Isla hacia el cruce con la Calle Suero de Quiñones y hasta el propio conductor del autobús D. Alfonso, que en el juicio manifestó que cuando le estaba rebosando el coche vio como el semáforo cambió a dicho color. La brusquedad del cambio de carril y de la detención por parte del conductor del turismo resulta de la declaración de este último testigo y más objetivamente del testimonio de la ocupante del autobús D.ª Flora. Y la esencia de lo realmente sucedido de la declaración de la peatón D.ª Reyes, que en la referida acera esperaba a cruzar y que manifestó que, a su entender, "el del autobús pensó que el coche no iba a frenar, y si ninguno frena no hay ningún problema", añadiendo que "el vehículo que va por la izquierda cambió a la derecha y para porque el semáforo se pone en rojo, se cruza, lo adelanta, se introduce en el carril y se para, y el autobús no para".

Tercero.-De la anterior distribución de responsabilidades se desprende que las tres demandas han de ser parcialmente estimadas, al cincuenta por ciento. Así:

- D. Adrian y la entidad aseguradora "LIBERTY" abonarán a "AUTOBUSES URBANOS DE LEON, S.A.", 753,10 euros.

- MERCURIO SEGUROS abonará a D. Adrian 3.184,63 euros por sus lesiones y 1.519,79 euros por daños en su turismo.

MERCURIO SEGUROS abonará a D.ª Clemencia 9.833,83 euros por lesiones y secuelas, que es el total de lo reclamado, teniendo en cuenta que la misma tiene la condición de tercera perjudicada y frente a ella la responsabilidad de los sujetos responsables es solidaria.

Las cantidades recogidas en los dos primeros apartados no devengarán el interés del artículo 20 de la Ley del Contrato de Seguro, al existir causa justificada para que las respectivas compañías condenadas a su pago no procedieran al mismo ni a su consignación, al existir dudas sobre el sujeto responsable del accidente y al haber sido necesaria la sustanciación del procedimiento para decidir sobre tan fundamental cuestión. Por contra, la cantidad recogida en el tercer apartado devengará el referido interés, por la apuntada condición de tercera perjudicada de la Sra. Clemencia, frente a la que las dos aseguradoras implicadas tenían una responsabilidad civil solidaria, sólo descartable en caso de responsabilidad exclusiva en uno de los conductores, escasamente factible a la vista de los datos incorporados al detallado y completo atestado confeccionado por la Policía Local de León.

Cuarto.-Estimadas parcialmente dos de las demandas y totalmente la tercera, como consecuencia de la estimación parcial de los recursos analizados, a tenor de lo dispuesto en los artículos 394 y 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, no procede hacer imposición expresa a ninguna de las partes de las costas ocasionadas, excepción hecha de las de la primera instancia derivadas de la demanda de D.ª Clemencia contra "MERCURIO SEGUROS", que se imponen a la mercantil demandada.

VISTOS los preceptos legales citados, y demás de general y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Que, estimando parcialmente los recursos de apelación interpuestos por las Procuradoras D.ª Beatriz Fernández Rodilla, en nombre y representación de la entidad aseguradora "LIBERTY", Y D.ª Purificación Diez Carrizo, en nombre y representación de D. Adrian y estimando íntegramente el formulado por esta última Procuradora, en nombre y representación de D.ª Clemencia, contra la Sentencia dictada por la Ilma. Sra. Magistrada-Juez del Juzgado de Primera Instancia n.º 7 de León, en fecha 23 de noviembre de 2009, en los autos de Juicio Ordinario n.º 760/2008 de dicho Juzgado, que fueron elevados a esta Audiencia Provincial el 24 de marzo de 2010, la revocamos para estimando íntegramente la demanda formulada por esta última recurrente contra "MERCURIO SEGUROS" y parcialmente las formuladas por D. Adrian contra la misma aseguradora y por "AUTOBUSES URBANOS DE LEON, S.A." contra el Sr. Adrian y la entidad "LIBERTY SEGUROS", condenar a:

- MERCURIO SEGUROS a abonar a D.ª Clemencia NUEVE MIL OCHOCIENTOS TREINTE Y TRES EUROS CON OCHENTA Y TRES CENTIMOS (9.833,83€) más el interés del artículo 20 de la Ley del Contrato de Seguro y a D. Adrian CUATRO MIL SETECIENTOS CUATRO EUROS CON CUARENTA Y DOS CENTIMOS (4.704,42 €).

- D. Adrian y a la entidad aseguradora "LIBERTY" a abonar solidariamente a "AUTOBUSES URBANOS DE LEON, S.A." la cantidad de SETECIENTOS CINCUENTA Y TRES EUROS CON DIEZ CENTIMOS (753,10 €).

Todo ello con imposición a "MERCURIO SEGUROS" de las costas de la primera instancia derivadas de la demanda contra ella formulada por D.ª Clemencia y sin hacer imposición expresa a ninguna de las partes de las demás costas ocasionadas en ambas instancias procesales.

Dese cumplimiento, al notificar esta resolución, a lo dispuesto en el art. 248.4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, y con testimonio de la misma, devuélvanse los autos originales al Juzgado de procedencia para su ejecución y cumplimiento.

Así, por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación