Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Barcelona 577/2010 de 27 de septiembre


 RESUMEN:

Accidente de tráfico: Reclamación por lesiones causadas en accidente circulatorio. Estimación. Prueba: Valoración del alcance de la secuela de hernia discal. No se prueba de forma directa que el traumatismo haya provocado la hernia. Debida elusión del 10% de factor de corrección para los días de baja y debida omisión de los intereses.

 

Barcelona, veintisiete de septiembre de dos mil diez

Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Catorce

Magistrados:

Francisco Javier Pereda Gámez (Ponente)

M.ª Carmen Vidal Martínez

Maria Dolors Montolio Serra

Rollo n.: 67/2010

Juicio Ordinario n.: 616/2009

Procedencia: Juzgado de Primera Instancia n. 32 de Barcelona

Objeto del juicio: reclamación por lesiones causadas en accidente de tráfico (art. 1902 C.c.)

Motivo del recurso: errónea valoración de la prueba (alcance de la secuela de hernia discal), indebida elusión del 10% de factor de corrección para los días de baja

e indebida omisión de los intereses del art. 20 LCS

Apelante: Sandra

Abogado: D. Hernández Ropero

Procurador: F. Bordell Sarró

Apelado: Caser Cía. de Seguros Reunidos, Compañía de Seguros y Reaseguros, S.A.

Abogado: S. Salud Carabella

Procurador: F. Gutiérrez Gragera


ANTECEDENTES DE HECHO


 
1. RESUMEN DEL PLEITO DE PRIMERA INSTANCIA

El día 17 de abril de 2009 la parte actora presentó demanda en la que solicita que se condene a la entidad aseguradora Caser (anteriormente MAAF Seguros) a abonarle 186.413,15 euros, cantidad que deberá verse incrementada con el interés previsto en el art. 20.4 de la Ley de Contrato de Seguro, -lcs- desde la fecha del accidente (el 3 de diciembre de 1997), y con pago de las costas que origine el procedimiento.

Relata que el 3 de diciembre de 1997 sufrió un accidente cuando el vehículo en el que viajaba fue colisionado, por alcance, por el asegurado de la demandada, con resultado de 1.427 días de baja (3 hospitalarios, a 52,84 euros, y el resto a 42,94 y factor de corrección del 10%) y secuelas (43 puntos a 1.218,49 euros y factor de corrección del 10%), que concreta en hernia discal (15 puntos), material de osteosíntesis (8), rigidez cervical (8), agravación de artrosis (3), lumbalgia postraumática (5), síndrome depresivo (8) y perjuicio estético (2). En caso de duplicidad de secuelas, pide la puntuación máxima e invoca la STS 17 de abril de 2007, para aplicar el baremo de 2002. También pide 60.000 euros por incapacidad permanente total y 1.342,96 euros por gastos de transporte, médicos, farmacia y servicio de limpieza.

La parte demandada contesta y alega que el accidente no fue violento (solo hubo asistencia por daños en codo y mamas) y que las lesiones y secuelas reclamadas no se corresponden causalmente, sino que derivan de una artrosis cervical de base degenerativa. Niega también que el síndrome depresivo tenga causa en el accidente, ni el perjuicio estético. Niega la incapacidad permanente total. Opone, subsidiariamente, pluspetición pues la hernia, agravación de artrosis, rigidez cervical y material de osteosíntesis sería una sola secuela, se acoge al dictamen del médico forense (97 días, 2 puntos y 10% de factor de corrección, total 5.376,30 euros) y pide que se aplique el baremo de 1998, fecha del alta, a su entender. Concluye que hay justa causa para el no devengo de intereses del art. 20 LCS.

La sentencia recurrida, de fecha 9 de noviembre de 2009, acepta la relación causal de las dolencias cervicales, pero solo en cuanto a la afectación de las vértebras C4-C5. Aprecia latigazo cervical, pero no causación, ni agravamiento de la hernia discal C6-C7 y descarta las correspondientes secuelas. Concede 147 días de baja (hasta el alta del Dr. Gabino), sin factor de corrección, acepta 8 puntos por rigidez cervical más su 10% y concede los gastos. Rechaza aplicar el art. 20 LCS (porque la causa de la tardía consignación sería también imputable a la actora), pero concede los intereses legales desde la fecha del alta. En suma, el juez, con estimación en parte de la demanda, condena a CASER a pagar a la demandante 7.629,43 euros, con los intereses legales de demora que se hayan producido, con sujeción al tipo del interés legal del dinero, desde el día 28 de abril de 1998 y sin condenar a ninguna de las partes en costas.

2. CUESTIONES PLANTEADAS EN EL RECURSO DE APELACIÓN

La actora y recurrente argumenta que concurre error en la apreciación de la prueba y reitera que la artrosis, silente, de C6-C7 se agravó por el accidente (por efecto de la protusión discal C5-C6) y produjo la hernia. Reitera los argumentos de la demanda y reclama el 10% también para los días de baja y los intereses del art. 20 LCS.

El apelado se opone y reitera los argumentos de la contestación. Sostiene que la agravación de la patología en C6-C7 no guarda relación con el siniestro, ni relación causal con la protusión discal de C5-C6 (invoca el informe del Dr. Nemesio).

3. TRÁMITES EN LA SALA

El asunto se ha registrado en la Sección el 28 de enero de 2010. No se ha practicado prueba ni se ha celebrado vista. La deliberación y votación de la Sala se ha llevado a cabo en fecha 9 de septiembre de 2010. Esta resolución no se ha dictado en el término previsto en el artículo 465.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil debido a causas estructurales, lo que se hace constar a los efectos del artículo 211.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
1. LA VALORACIÓN DE LAS PRUEBAS

Un nuevo estudio de las actuaciones hace ver que el primer motivo de recurso, referido a la valoración probatoria, no puede progresar, porque no hay elementos de prueba suficientes que avalen la relación causal directa del accidente con la hernia discal C6-C7 y las operaciones que se siguieron, ni de relación con-causal con el envejecimiento:

a) Es cierto que el accidente tuvo lugar en la autovía de Castelldefels (C-246) y por el estado en que quedó el vehículo (fotografías) y el resultado lesivo para los cuatro ocupantes, no puede calificarse de leve, como pretende la aseguradora;

b) Pero en los momentos iniciales de atención médica (hospitales de Bellvitge y de Sant Boi) no se diagnosticó ninguna afección de la columna vertebral, ni ninguna hernia de C6-C7 y, más de un mes después (RM de 13 de enero de 1998, f.237 y 574), solo se apreció una protusión (discopatía degenerativa, no traumática, se dice), de forma que la hernia no aparece hasta el 21 de septiembre de 1998 (f.251);

c)No ha quedado establecida una relación de causalidad indirecta y concurrente entre la patología degenerativa de las vértebras C6-C7 (la que ha ocasionado la mayor parte de las dolencias e intervenciones quirúrgicas que ha sufrido la Sra. Gloria, entonces de 45 años de edad) y la rigidez cervical C4-C5, por la que la sentencia ya concede una indemnización;

d)En concreto, se constata que el informe de primera asistencia, del Hospital de Bellvitge, de 3 de diciembre de 1997 (f.234), solo refirió daños en mamas y codo y, ni de forma directa, ni indirecta, refirió ninguna patología cervical, ni se hizo constar nada por los servicios médicos de la ambulancia que trasladó a la paciente y el informe de 27 de julio de 1998 (f.250) del mismo centro que refiere "cervicobraquialgia crónica reagudizada" es compatible con la afectación crónica (por artrosis) que, por un efecto agudo (el accidente), desarrolló la patología de C4-C5, ya atendida;

e) Pese a que lo afirma al ser interrogada, no se ha demostrado que la actora visitara a su médico de cabecera el 4 de diciembre (lo que era de su cargo para establecer la relación causal, art. 217 LEC) y seis días después del accidente (tras el "puente de la Purísima"), en el Hospital de Sant Boi se diagnostica por RX (radiología) que la actora sufre lesiones degenerativas de C4-C5 y C5-C6 y el médico diagnostica "latigazo cervical + cervicoartrosis" (la suma de ambos factores) y un "esguince musculatura paravertebral(?)", lo que no equivale a una afectación de C6-C7 (que es la que finalmente degeneró en hernia y se operó) y el médico receta sólo collar y analgésicos (f.41 y 235); en la zona lumbar no se aprecian dolencias traumáticas (f.249 y 265);

f)El 13 de enero de 2008 (f.574) los Dres. Juan Pedro y Bruno practican la primera resonancia magnética y refieren discopatía degenerativa C6-C7 con protusión discal global, sin hernia discal ni compromiso mielo-radicular y expansión discal anterior C4-C5, diagnóstico que no se pronuncia sobre causa traumática (propia del accidente), sino degenerativa, y el 21 de septiembre de 2008 (f.251) los Dres. Gines y Maximo descubren signos degenerativos en todo el tramo (C4 a C7), protesión discal medial C5-C6 y hernia discal paramedial izquierda C6-C7, ninguna de ellas tampoco traumática;

g)El hospital de Sant Boi reitera estas valoraciones en informes de 3 de marzo, 17 y 28 de abril, 23 de octubre y 24 de diciembre de 1998 (f. 53, 238, 242, 252 y 253);

h)El neurólogo Dr. Carlos Ramón (f.240) dice que la artrosis cervical está "agravada" por el accidente, por expansión discal anterior C4-C5 y que las disestesias en las manos pueden causar, a la larga, mielopatía, pero tampoco establece la relación causal, más allá de la rigidez cervical ya reconocida en el fallo;

i) Doña. Gloria (informe de 12 de diciembre de 2008, f.220, y declaración en juicio) describe la relación de la lesión en C6-C7 (que irradia a los dedos) y admite que no se diagnosticó inicialmente esta patología y fija de forma arbitraria una fecha de curación (21 de septiembre de 2008) que sólo se corresponde con la fecha de finalización de la cobertura administrativa por incapacidad permanente total;

j)Este doctor admite que la artrosis era la normal de la edad y afirma que la clínica demuestra una evolución en "derrumbe progresivo" (minuto 56 de su declaración), lo que es compatible con cervicobraquialgia (desde el 9 de diciembre de 1997), y habla de afectación inicial de los dedos que degeneró en mielopatía (compresión de la médula), causa por la que se operó a Doña. Gloria, pero en ningún momento aclara cómo esta relación de sucesivas fases de la patología en cadena puede relacionarse con una falta inicial de acreditación de lesión medular;

k) Don. Gabino certifica el 3 de marzo de 1998 (f.238) que hay una discopatía degenerativa C6-C7 y subraya que "no es traumática" y describe una "expansión discal" C4-C5 de probable origen traumático (ya indemnizada, por los efectos del esguince muscular), y el 28 de abril de 1998 sostiene (f.243) que la evolución de la patología esta "estancada", cerrando el expediente con descripción de secuelas de cervicalgia con imitación braquial, dorsalgia postraumática y lumbalgia postraumática, tesis que acoge el juez de instancia; de modo que cuando en julio se "reaviva" la dolencia (informe de 23 de octubre de 1998, f.252), no consta que sea debido a la evolución de C4-C5 o de C6-C7 en hernia discal;

l)Este doctor admite en juicio (minuto 13) que la patología cervical puede tardar semanas en hacerse patente (lo que confirma Doña. Gloria), pero diferencia claramente el fenómeno artrósico del traumático (dice que la artrosis "siempre se agrava" en estos casos), considera que la expansión discal puede ser traumática (por "apertura" de los discos, en el accidente) y no se decide sobre la posible relación causal de la hernia;

m) La pericial Don. Nemesio (informe, f.587 y declaración en juicio) no es suficiente para establecer una hipótesis causal alternativa (el origen de la patología en enfermedad común), porque parte de la base de que en la primera asistencia no se detectó nada en el cuello (lo que es posible, según los Dres. Gloria y Gabino) y porque sólo sospecha (sin base científica y documental) que se ha viciado la descripción causal; pero claramente afirma que la evolución del latigazo cervical o de dolencias discales se pone de manifiesto en horas y disocia C6-C7 de C4-C5;

n) No queda tampoco establecida la relación causal entre el accidente y el síndrome ansioso depresivo (psicóloga Sra. Declara, f. 269);

o)Los informes de la médica de cabecera Dra. Estibaliz (f. 273, 278, 287, 299, 396 y 300 y declaración en juicio) describen la sintomatología del dolor y la evolución psicológica pero no establecen ni aclaran la relación causal.

En definitiva, la parte actora no ha asumido suficientemente la carga de la prueba (art. 217 LEC). No se ha probado que el traumatismo haya provocado de forma directa la hernia y sus consecuencias, ni que la haya desencadenado, ante una artrosis propia del envejecimiento de la columna vertebral.

2. EL FACTOR DE CORRECCIÓN

Nada impide aplicar el factor de corrección del 10% a los días de baja cuando el perjudicado trabaja y acredita ingresos. La Tabla V del baremo prevé, en su apartado B y como factor de corrección para las indemnizaciones por incapacidad temporal (días de baja) un porcentaje de aumento de hasta el 10%, de forma compatible con otras indemnizaciones.

Cuando el perjuicio económico es en ingresos netos anuales de la víctima por trabajo personal de hasta 3.000.000 ptas. se concede hasta dicho 10%, para lo cual solo es preciso acreditar que el perjudicado trabajaba, lo que es suficiente para conceder el porcentaje mínimo (STS 25-3-2010-ROJ 2034/2010).

Consta en autos y no es negado por la demandada que Doña. Gloria trabajaba como autónoma, por lo que a las 474.226 ptas. concedidas por días de baja (FD 13.º) hay que sumar otras 4.742 ptas. (2,83 euros).

3. LOS INTERESES DEL ART. 20 LCS

El 26 de agosto de 1998 la compañía aseguradora ofreció a la actora y consignó en el Juzgado, en las actuaciones penales, una indemnización de 711.881 ptas. (f.110).

Aunque, habitualmente, las consignaciones parciales no enervan el devengo de intereses conminatorios, aparece como justa causa (apartado 8 del art. 20) que la compañía no haya consignado mayor cantidad, entre otras razones porque no había justificación médica que la avalara.

Deben confirmarse los acertados razonamientos de la sentencia recurrida, también en este punto.

4. LAS COSTAS

Las costas del recurso no deben imponerse, al estimarse en parte, conforme a los artículos 398.1 y 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.


FALLO


 
1. Estimamos en parte el recurso de apelación y revocamos la sentencia de instancia en el solo sentido de ampliar la cantidad de la condena a 7.632,26 euros, con confirmación del resto de sus pronunciamientos.

2. No nos pronunciamos sobre las costas del recurso.

A tenor de la disposición adicional decimoquinta de la LOPJ, disponemos la devolución del depósito constituido para recurrir. Una vez se haya notificado esta sentencia, haciendo saber a las partes que frente a la misma no cabe interponer recurso ordinario alguno, se devolverán los autos originales al Juzgado de instancia, con testimonio de la misma, para su cumplimiento.

Así lo pronunciamos y firmamos.

Publicación.-En este día, y una vez firmada por todos los Magistrados que la han dictado, se da a la anterior sentencia la publicidad ordenada por la Constitución y las Leyes. DOY FE.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación