Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. La Coruña 400/2010 de 15 de octubre


 RESUMEN:

Siniestro de circulación vial: Desestimación de la reclamación de cantidad por secuelas derivadas del accidente de tráfico. No reconocimiento de una secuela de protusión discal, que tiene un origen degenerativo y no traumático por el accidente de tráfico. Inexistencia del reconocimiento de secuelas de trastorno por estrés postraumático.

A CORUÑA

SENTENCIA: 00400/2010

ROLLO: RECURSO DE APELACIÓN N.º 620/2009

SENTENCIA

PRESIDENTE ILMO. SR.

DON JUAN ÁNGEL RODRÍGUEZ CARDAMA

MAGISTRADOS ILMOS. SRES.

DOÑA MARÍA JOSÉ PÉREZ PENA

DON RAFAEL JESÚS FERNÁNDEZ PORTO GARCÍA

En La Coruña, a quince de octubre de dos mil diez.

Visto el presente recurso de apelación tramitado bajo el número 620 de 2009, por la Sección Tercera de esta Ilma. Audiencia Provincial, constituida por los Ilmos. señores Magistrados que anteriormente se relacionan, interpuesto contra la sentencia dictada el 26 de junio de 2009 en los autos de juicio ordinario, procedentes del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Ferrol, ante el que se tramitaron bajo el número 631/2006, en el que son parte, como apelante, el demandante DON Cornelio, mayor de edad, vecino de Ferrol (La Coruña), con domicilio en calle Pedregás, 35, provisto del documento nacional de identidad número NUM000, que no se personó ante esta Audiencia; y como apelados, los demandados "PREVISIÓN SANITARIA NACIONAL, AGRUPACIÓN MUTUAL ASEGURADORA, MUTUA DE SEGUROS A PRIMA FIJA", con domicilio social en Madrid, calle Santa María Magdalena, 15, con número de identificación fiscal G-28.177.657, que tampoco se personó ante esta Audiencia; así como DON Higinio, mayor de edad, vecino de Ferrol (La Coruña), con domicilio en viviendas de Bazán, calle DIRECCION000, portal NUM001, NUM002, provisto del documento nacional de identidad número NUM003; DOÑA Sonia, mayor de edad, vecina de Narón (La Coruña), con domicilio en la parroquia de San Xiao, lugar de DIRECCION001, NUM004, provista del documento nacional de identidad número NUM005, ambos en situación procesal de rebeldía en la instancia; versando la apelación sobre reclamación de cantidad por secuelas derivadas de siniestro de circulación vial.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Aceptando los de la sentencia de 26 de junio de 2009, dictada por la Ilma. Sra. Magistrada-Juez del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Ferrol, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "FALLO: Se estima parcialmente la demanda presentada por la procuradora Sra. Insua Beade, en representación de don Cornelio, contra la aseguradora AMA, doña Sonia y don Higinio, con los siguientes pronunciamientos:

Se condena solidariamente a los demandados a abonar al demandante la suma de 11.245,14 euros, cantidad de la que deberá descontarse la ya satisfecha por AMA.

Cada parte abonará las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad".

Segundo.-Presentado escrito preparando recurso de apelación por don Cornelio, se dictó providencia teniéndolo por preparado, emplazando a la parte para que en término de veinte días lo interpusiera, por medio de escrito. Deducido en tiempo el escrito interponiendo el recurso, se dio traslado por término de diez días, presentándose por "Previsión Sanitaria Nacional, Agrupación Mutual Aseguradora, Mutua de Seguros a Prima Fija" escrito de oposición. Con oficio de fecha 3 de noviembre de 2009 se elevaron las actuaciones a esta Audiencia Provincial, previo emplazamiento de las partes.

Tercero.-Recibidas las actuaciones en esta Audiencia con fecha 6 de noviembre de 2009, fueron turnadas a esta Sección, donde se registraron bajo el número 620/2009, y se dictó providencia admitiendo el recurso, mandando formar el correspondiente rollo, designando ponente, y acordando esperar el término del emplazamiento. No habiéndose personado ante esta Audiencia ni don Cornelio, ni "Previsión Sanitaria Nacional, Agrupación Mutual Aseguradora, Mutua de Seguros a Prima Fija" se acordó que no se les notificaría ninguna resolución salvo la que pusiera término a la apelación, quedando el recurso pendiente de señalamiento para votación y fallo cuando por turno correspondiese. Por providencia de 10 de mayo de 2010 se señaló para votación y fallo el pasado día 13 de octubre de 2010.

Cuarto.-En la sustanciación del presente recurso se han observado las prescripciones legales; y, siendo ponente el Ilmo. Sr. magistrado don RAFAEL JESÚS FERNÁNDEZ PORTO GARCÍA, quien expresa el parecer de la Sala.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Se aceptan íntegramente los de la sentencia apelada, que se dan por reproducidos.

Segundo.-En el primer motivo del recurso de apelación interpuesto por el lesionado don Cornelio, se muestra la discrepancia con la sentencia apelada, en cuanto no reconoció la existencia de una secuela de protusión discal a nivel C5-C6, como consecuencia del traumatismo sufrido en el accidente de tráfico litigioso. Se argumenta que la resolución recurrida se fundamenta en el informe del Sr. Médico Forense, del perito judicial, y de un médico valorador del daño propuesto como perito por la aseguradora demandada, para concluir que tiene un origen degenerativo y no traumático; criterio que se considera erróneo porque en el informe de un facultativo del Sergas de 7 de noviembre de 2005, sí se constata la existencia de la lesión, sin que conste antecedente alguno que permita atribuir su origen a un proceso degenerativo, por lo que se solicita que se reconozcan 10 puntos.

El motivo no puede ser estimado.

1.º- El propio recurrente aportó con su demanda una solicitud de práctica de RMN por parte del Dr. don Borja, que le venía atendiendo. Facultativo que, según documentación obrante en la demanda, el 6 de septiembre de 2005 emite un informe (página 18 de las actuaciones), en el que, a la vista del informe de dicha prueba, informa que el paciente no padece patología aguda cervical ni lumbar, sino meros "cambios degenerativos", y que causaba "alta a la fecha de hoy".

2.º- Es cierto que el traumatólogo don Fausto informó el 7 de noviembre de 2005, en un "parte interconsultas" (página 22) de la existencia de una "protusión discal C5-C6 sin compromiso...". Pero se soslaya que:

a) Ese informe es el resultado del estudio de la RMN practicada el 24 de octubre de 2005 (página 233 de las actuaciones), en el que se menciona la existencia de una "protusión discal en C5-C6, sin compromiso significativo...". Pero ese informe es de carácter clínico, no pericial, por lo que no se plantea una distinción en cuanto a su origen.

b) En RMN practicada el 2 de junio de 2005 (página 59) ya se recoge que el paciente presenta "discreta rectificación de la lordosis fisiológica... discreta discopatía C5-C6 con incipiente formación de osteofitos... no se evidencian hernias discales cervicales, ni signos de compromiso radicular...la columna lumbar muestras discopatía degenerativa L4-L5...". Hay presencia de osteofitos, y la discopatía es degenerativa.

Por otra parte, el que en una RMN, en un paciente de 51 años de edad, aparezcan signos artrósicos a nivel cervical no significa nada. Ni puede establecerse su origen traumático cuando esas protusiones no aparecen en las radiografías obtenidas el día del siniestro.

3.º- Lo que pretende la parte es que, como aparecen problemas artrósicos en el lesionado, atribuirlos sin más a la contusión sufrida en el siniestro (sin evidencia alguna de fracturas o fisuras), y hacer prevalecer su personal criterio sobre la valoración de tres médicos.

4.º- En virtud de la inversión de la carga de la prueba, o por aplicación de la teoría del riesgo, sólo se presume la culpa en el actuar del sujeto agente; pero corresponde al sujeto pasivo, que se convierte en demandante, acreditar la acción, el resultado y el nexo causal; pues el "cómo" y el "porqué" se produjo el accidente siguen constituyendo elementos indispensables en la identificación de la causa eficiente del evento dañoso [Ts. 26 de enero de 2007 (RJ Aranzadi 1873), 16 de octubre de 2006 (RJ Aranzadi 6631), 27 de diciembre de 2003 (RJ Aranzadi 1332) y 27 de diciembre de 2002 (RJ Aranzadi 1332 de 2003), entre otras]. Es decir, correspondía al apelante acreditar no sólo el padecimiento, sino que tenía su origen en el siniestro enjuiciado. La prueba practicada pone de manifiesto que sí existe la protusión, pero nada avala que tenga un origen traumático, sino exclusivamente degenerativo. Es más, incluso la secuela lumbar que se ha reconocido realmente tendría el mismo origen, pues en el informe del Servicio de Urgencias del 6 de mayo de 2005 ya se recoge entre los hallazgos, la existencia de un ligero pinzamiento L4-L5, y L5-S1, matizándose entre paréntesis que es "antiguo".

Tercero.-En el segundo motivo del recurso se interesa que se reconozca una puntuación de 8 puntos por las secuelas de trastorno por estrés postraumático, y trastorno depresivo mayor, remitiéndose al contenido del informe del psicólogo aportado a las actuaciones.

El motivo no puede ser estimado.

1.º- En el informe psicológico (página 23 de las actuaciones), claramente se menciona que es recidivante y leve, con recuperación total interepisódica. Es decir, que son trastornos que vienen de atrás, que se repiten en el tiempo, de carácter leve, y que se recupera plenamente entre los distintos episodios agudos que sufre el recurrente.

2.º- El autor del informe matizó, como primera manifestación en el juicio, que era un informe clínico, no pericial, por lo que en ningún momento había buscado si tenía su origen en el accidente de circulación vial, ni estaba en condiciones de pronunciarse sobre dicho extremo.

3.º- Ninguno de los distintos informes médicos obrantes en las actuaciones sostienen la existencia de esas patologías.

4.º- La única referencia de interés se encuentra en el informe del médico de cabecera de 12 de agosto de 2005, en el se recoge que el paciente presenta un síndrome ansioso depresivo. Padecimiento que es anterior al siniestro, pues, tal y como se recoge en la sentencia apelada, pese a que don Cornelio declaró en el acto del juicio que empezó a tomar ansiolíticos con posterioridad al siniestro, y en dosis de 1 por la mañana, lo cierto es que ya en el informe del Servicio de Urgencias del 6 de mayo de 2005 (día del siniestro), en la anamnesis ya se recoge que el paciente está a tratamiento con un ansiolítico pautado 1/2-0-1; extremo en el que también insistió el perito judicial.

Es decir, aunque se diese por cierta la existencia de estos trastornos, no cumplen los requisitos de causalidad mínima para poder vincularlos a este accidente de tráfico.

Cuarto.-Por todo lo anterior, la sentencia apelada debe ser confirmada, lo que conlleva la preceptiva imposición de las costas devengadas por el recurso a la parte apelante (artículo 398.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil), máxime cuando el recurso roza la temeridad.

Quinto.-Al haberse tramitado el litigio por el cauce procesal del procedimiento ordinario, en atención exclusivamente la cuantía litigiosa fijada en la instancia (artículo 249.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil), y no como cauce obligado por razón de la materia para el ejercicio de este tipo de acciones (artículos 249.1 ó 250.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil), y al no ser aquélla superior a ciento cincuenta mil euros, contra la presente resolución no cabe recurso de casación, ni extraordinario por infracción procesal para ante el Tribunal Supremo [Autos de la Excma. Sala Primera del Tribunal Supremo de 14 de septiembre de 2010 (Roj: ATS 10723/2010), 7 de septiembre de 2010 (Roj: ATS 10469/2010), 13 de julio de 2010 (Roj: ATS 9210/2010), 6 de julio de 2010 (Roj: ATS 9108/2010), 22 de junio de 2010 (Roj: ATS 7847/2010), 15 de junio de 2010 (Roj: ATS 7634/2010), 1 de junio de 2010 (Roj: ATS 7296/2010), 25 de mayo de 2010 (Roj: ATS 6500/2010), 4 de mayo de 2010 (Roj: ATS 5469/2010), 23 de marzo de 2010 (Roj: ATS 3336/2010), 23 de febrero de 2010 (Roj: ATS 2235/2010), 16 de febrero de 2010 (Roj: ATS 1623/2010), 17 de julio de 2001 (RJ Aranzadi 8556) y 18 de septiembre de 2001 (RJ Aranzadi 9277), entre otros muchos].

Vistos los artículos citados, concordantes y demás de general y pertinente aplicación,

Por lo expuesto,


FALLAMOS:


 
Desestimando el recurso de apelación interpuesto en nombre de don Cornelio, contra la sentencia dictada el 26 de junio de 2009 por el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Ferrol, en los autos del juicio ordinario seguidos con el número 631/2006, a su instancia contra doña Sonia, don Higinio, y "Previsión Sanitaria Nacional, Agrupación Mutual Aseguradora, Mutua de Seguros a Prima Fija", debemos confirmar y confirmamos dicha resolución; imponiendo a la parte apelante las costas de esta alzada.

Notifíquese la presente resolución a las partes, con indicación de que contra la misma no cabe ulterior recurso, al haberse tramitado el procedimiento por el cauce del juicio ordinario por razón de la cuantía, no de la materia, no superando los ciento cincuenta mil euros.

Así, por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.-

Publicación.-Dada y pronunciada fue la anterior sentencia por los Ilmos. señores Magistrados que la firman, y leída por el Ilmo. Sr. magistrado ponente don RAFAEL JESÚS FERNÁNDEZ PORTO GARCÍA, en el mismo día de su fecha, de lo que yo, Secretario, certifico.-

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación