Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Alicante 420/2010 de 22 de octubre


 RESUMEN:

Accidente de tráfico: Inexistencia de errónea valoración de la prueba, ya que no se aporta diagnóstico médico alguno próximo al siniestro. El perito de la aseguradora concluye que la paciente no acudió a ningún servicio médico hasta transcurrido casi dos meses del accidente y que las lesiones padecidas pueden ser causadas por otras patologías que no sean derivadas del accidente de tráfico. Relación de causalidad: No suficientemente acreditada.

 

SECCIÓN NOVENA CON SEDE EN ELCHE

SENTENCIA N.º 420/10

Iltmos. Sres.:

Presidente: D. Julio Calvet Botella

Magistrado: D. José Manuel Valero Diez

Magistrado: D.ª Encarnación Caturla Juan

En la ciudad de Elche, a veintidós de octubre de dos mil diez.

La Sección Novena de la Audiencia Provincial de Alicante con sede en Elche, integrada por los Iltmos. Sres. expresados al margen, ha visto los autos de Juicio Ordinario n.º 1734/08, seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Elche, de los que conoce en grado de apelación en virtud del recurso entablado por la parte demandante Doña Miriam, habiendo intervenido en la alzada dicha parte, en su condición de recurrente, representada por el Procurador Sr/a Ruiz Martinez y dirigida por el Letrado Sr/a. Albarranch López, y como apelada la parte demandada Allianz y D. Roberto, representada por el Procurador Sr/a. Castaño López y dirigida por el Letrado Sr/a. Pita García.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Elche en los referidos autos, se dictó sentencia con fecha 17/2/10 cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "Que desestimando la demanda interpuesta por Doña Miriam y en su representación el Procurador de los Tribunales Sr. Ruiz Martinez, contra D. Roberto y contra Allianz Cía. de Seguros y Reaseguros, representados por el Procurador de los Tribunales Sr. Castaño López, debo absolver y absuelvo a los demandados de los pedimentos contenidos en la misma, con expresa condena en costas al actor."

Segundo.-Contra dicha sentencia, se interpuso recurso de apelación por la parte demandante en tiempo y forma que fue admitido en ambos efectos, elevándose los autos a este Tribunal, donde quedó formado el Rollo número 408/10, tramitándose el recurso en forma legal. La parte apelante solicitó la revocación de la sentencia de instancia y la apelada su confirmación. Para la deliberación y votación se fijó el día 20/10/10.

Tercero.-En la tramitación de ambas instancias, en el presente proceso, se han observado las normas y formalidades legales.

Visto, siendo Ponente el Ilmo. Sr. D. José Manuel Valero Diez.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Como esencialmente lo que se pretende es denunciar una errónea valoración de la prueba, conviene recordar que según reiterado criterio jurisprudencial si bien los litigantes evidentemente pueden aportar las pruebas que la normativa legal autoriza, no pueden tratar de imponerla a los juzgadores, pues no puede sustituirse la valoración que el Juzgador de instancia realiza de toda la prueba practicada por la valoración que realiza la parte recurrente, función que corresponde única y exclusivamente al Juzgador a quo y no a las partes, habiendo entendido igualmente la jurisprudencia, que el Juzgador que recibe la prueba puede valorarla de forma libre, aunque nunca de manera arbitraria, transfiriendo la apelación al Tribunal de segunda instancia el conocimiento pleno de la cuestión, pero debiendo quedar reducida la alzada a verificar si en la valoración conjunta del material probatorio se ha comportado el Juez a quo de forma ilógica, arbitraria, contraria a las máximas de experiencia o a las normas de la sana crítica, o si, por el contrario, la apreciación conjunta de la prueba es la procedente por su adecuación a los resultados obtenidos en el proceso.

En definitiva, la segunda instancia ha de limitarse, cuando de valoraciones probatorias se trata, a revisar la actividad del Juzgador a quo, en el sentido de comprobar que ésta aparezca suficientemente expresada en la resolución recurrida y no resulte arbitraria, injustificada o injustificable, circunstancias todas ellas que no concurren en el caso enjuiciado, donde el juzgador razona el resultado de las pruebas y aplica presunciones con argumentación suficiente y compatible con las denominadas "normas de la sana crítica", razonamientos que no pueden sino ser respetados por este Tribunal y a los que los remitimos. Como recuerda la STS de 30 de julio de 2008: "La doctrina jurisprudencial admite la fundamentación por remisión; así, si la resolución de primer grado es acertada, la que confirma en apelación no tiene porque repetir o reproducir los argumentos, y sólo, en aras de la economía procesal, debe corregir aquéllos que resulten necesarios (STS de 16 de octubre de 1992); una fundamentación por remisión no deja de ser motivación, ni de satisfacer la exigencia constitucional de tutela judicial efectiva, lo que sucede cuando el Juez "ad quem" se limita a asumir en su integridad los argumentos utilizados en la sentencia apelada, sin incorporar razones jurídicas nuevas a las ya empleadas por aquélla.".

Es decir, no es que este tribunal en apelación no pueda valorar de modo completo y de forma distinta las pruebas obrantes en la causa, llegando a conclusiones contrarias a las de instancia, que sí puede, mas si el criterio del tribunal a quo es razonable y sus conclusiones vienen suficientemente respaldadas por la prueba practicada y convencen suficientemente al tribunal de alzada, cual aquí sucede, no debe acogerse el punto de vista del apelante, solucionando el conflicto de modo diferente al de instancia con otra valoración de la prueba y consecuente argumentación, aunque pueda ser igualmente razonable.

Segundo.-En este caso, del examen de la resolución de instancia, puesta en relación con el recurso interpuesto, no se evidencia la existencia del error en la valoración de la prueba que en definitiva se pretende. Pura y simplemente se intenta sustituir tal valoración del juzgador a quo, fundada esencialmente en la prueba practicada, y consecuente argumentación y conclusiones jurídicas, que aquí damos por reproducidas, por otras más convenientes a los intereses de la parte recurrente.

Únicamente haremos aquí referencia a las declaraciones del testigo fisioterapeuta don Adolfo, a las que en el recurso se da especial importancia con relación al momento inicial de los tratamientos seguidos por la perjudicada. Afirma dicho testigo que la demandante era cliente anterior suya por consecuencia de una lumbociática que le trató en su embarazo. Que comenzó a tratarla el 27 de noviembre de 2007. Sin embargo, la factura aportada se refiere a tratamientos efectuados en diciembre. Señaló también que provenía de otro sitio, pero que no le había ido bien. Sin que exista la más mínima referencia, ni siquiera en la demanda, de ese previo tratamiento. Manifestó que se basó en el diagnóstico existente en el parte del hospital. Sin embargo dicho parte, de existir, pues tampoco se aporta, se emitió el 15 de enero de 2008, una vez finalizado su tratamiento.

Por otra parte, tampoco se aporta diagnóstico médico alguno próximo al siniestro, tan sólo la pericial médica del doctor Enrique, aportada con la demanda y emitida mucho después, concretamente en octubre de 2008, cuando resulta que el siniestro es de fecha 19 de noviembre de 2007. Tampoco se aporta el tac cervical de 19 febrero 2008, ni la resonancia magnética de 30 junio 2008, a efectos de su eventual valoración por los peritos intervinientes.

Perito de la contraparte que concluye que la paciente no acudió a ningún servicio médico hasta transcurrido casi dos meses del accidente, que posteriormente acudió a diferentes profesionales, que existen signos degenerativos anteriores y que las lesiones padecidas pueden ser causadas por otras patologías que no sean accidente de tráfico bien traumatológicas o degenerativas. De hecho fue remitida a reumatología según manifiesta Don Enrique.

Por todo ello, y añadiendo lo expuesto en la instancia en relación con la levedad material del siniestro, la inexistencia de referencia alguna a lesiones en el parte amistoso y la inexistencia de parte alguno de urgencias, consideramos que efectivamente no consta suficientemente establecida la relación de causalidad entre el siniestro y el perjuicio sufrido por la recurrente. Se desestima el recurso.

Tercero.-Se imponen a la recurrente las costas de la apelación de conformidad con lo dispuesto en los artículos 394 y 398 de la LEC.

Vistos los preceptos citados y demás de general y pertinente aplicación, en nombre del Rey, y por la autoridad conferida por el Pueblo Español;


PARTE DISPOSITIVA


 
FALLAMOS: Que desestimamos el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de doña Miriam, contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Elche, de fecha 17 febrero 2009, que confirmamos en su integridad. Se imponen a la recurrente las costas de la apelación.

Notifíquese esta sentencia conforme a la Ley y, en su momento, devuélvanse los autos originales al Juzgado de procedencia, de los que se servirá acusar recibo, acompañados de certificación literal de la presente resolución a los oportunos efectos de ejecución de lo acordado, uniéndose otro al rollo de apelación.

Contra la presente resolución, que es firme, no cabe recurso alguno en esta vía jurisdiccional.

Así, por esta nuestra sentencia definitiva que, fallando en grado de apelación, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-La anterior resolución ha sido leída y publicada en el día de su fecha por el Ilmo. Sr. Ponente, estando la Sala reunida en audiencia pública. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación