Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Madrid 302/2010 de 28 de mayo


 RESUMEN:

Alimentos: Se desestima la reclamación de alimentos. A la fecha de presentación de la demanda el hijo era mayor de edad. Legitimación activa: Falta de legitimación de la madre. El hijo único legitimado para reclamar.

MADRID

SENTENCIA: 00302/2010

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

Sección 13

1280A

FERRAZ 41

Tfno.: 91-4933835/6/3909/11 Fax: 91-493.39.10

N.I.G. 28000 1 7005351 /2009

Rollo: RECURSO DE APELACION 332 /2009

Proc. Origen: PROCEDIMIENTO ORDINARIO 1607 /2005

Órgano Procedencia: JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 20 de MADRID

De: Loreto

Procurador: JUAN DE LA OSSA MONTES

Contra: Severiano

Procurador: IGNACIO AGUILAR FERNANDEZ

Ponente: ILMO. SR. D. JOSÉ GONZÁLEZ OLLEROS

Magistrados:

Ilmo. Sr. D. MODESTO DE BUSTOS GÓMEZ RICO

Ilmo. Sr. D. CARLOS CEZÓN GONZÁLEZ

Ilmo. Sr. D. JOSÉ GONZÁLEZ OLLEROS

SENTENCIA

En Madrid, a veintiocho de mayo de dos mil diez. La Sección Decimotercera de la Audiencia Provincial de Madrid, compuesta por los Señores

Magistrados expresados al margen, ha visto en grado de apelación los autos de Juicio Ordinario sobre excepción de falta de legitimidad, procedentes del Juzgado de Primera Instancia n.º 20 de los de Madrid, seguidos entre partes, de una, como demandante-apelante DOÑA Loreto, representado por el Procurador D. Juan de la Ossa Montes y asistido de la Letrado D.ª María Antonia Martínez Martín, y de otra, como demandado-apelado D. Severiano, representado por el Procurador D. Ignacio Aguilar Fernández y asistido del Letrado D. Juan José Benito Sánchez.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado de Primera Instancia n.º 20, de los de Madrid, en fecha tres de diciembre de dos mil ocho, se dictó sentencia, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "FALLO: Estimo la excepción de falta de legitimación activa alegada por el demandado. En consecuencia, desestimo la demanda presentada por D.ª Loreto contra D. Severiano, absolviendo a éste, con imposición a la demandante de las costas del presente proceso.".

Segundo.-Contra la anterior resolución se interpuso recurso de apelación por la parte demandante, que fue admitido en ambos efectos, del cual se dio traslado a la parte apelada, elevándose los autos ante esta Sección en fecha dieciocho de mayo de 2009, para resolver el recurso.

Tercero.-Recibidos los autos en esta Sección, se formó el oportuno Rollo turnándose su conocimiento, a tenor de la norma preestablecida en esta Sección de reparto de Ponencias, y conforme dispone la Ley de Enjuiciamiento Civil, quedó pendiente para la correspondiente DELIBERACIÓN, VOTACIÓN Y FALLO, la cual tuvo lugar, previo señalamiento, el día veintiséis de mayo de dos mil diez.

Cuarto.-En la tramitación del presente recurso se han observado todas las disposiciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Por la representación de la apelante D.ª Loreto, actora en primera instancia, se interpone recurso contra la sentencia dictada por el Ilmo. Sr. Magistrado Juez de 1.ª Instancia n.º 20 de Madrid con fecha 3 de diciembre de 2.008, desestimatoria de la demanda interpuesta por la referida actora contra el demandado y hoy apelado D. Severiano, denunciando como único motivo de apelación infracción del art. 1.005 del Código Civil.

Segundo.-En la demanda iniciadora del procedimiento la actora exponía, que con fecha 27 de julio de 1.984 contrajo matrimonio con el demandado. Que el 19 de octubre de 2.000 el Juzgado de 1.ª inicia. n.º 223 dictó sentencia de separación en la que, entre otros extremos, fijaba una pensión alimenticia a abonar por el demandado para el hijo menor de ambos la cantidad de 85.000 pts. mensuales, actualizándose dicha pensión en sentencia de divorcio de fecha 27 de abril de 2.002, luego confirmada por la Sección 24 de esta Audiencia con fecha 23 de enero de 2.003. Que ante el impago de dicha pensión promovió la ejecución forzosa de la sentencia en cuyo procedimiento (1.294/01) se dicto Auto despachando la ejecución por el importe impagado de dicha pensión que desde noviembre de 2.001 hasta febrero de 2.004 por ascendía a 35.743,60 euros mas los intereses correspondientes, sin resultado positivo por carecer de bienes el demandado. Que habiendo tenido conocimiento del fallecimiento de la madre del demandado, que si disponía de bienes, interesaba se dictara resolución requiriendo al demandado para que aceptara o repudiara la herencia de su madre y con el producto de sus bienes satisfacer los alimentos reclamados.

El demandado opuso con carácter previo las excepciones de falta de litisconsorcio pasivo necesario por no haber demandado a D. Blas, cónyuge de la fallecida y también heredero, y en segundo lugar la de falta de legitimación activa de la demandante por cuanto en la fecha de presentación de la demanda el hijo de ambas partes, D. Eduardo era ya mayor de edad y por tanto único legitimado para reclamar su pensión alimenticia. En cuanto al fondo alego que los bienes sobre los que se pretendía ejecutar la reclamación no eran solo de su fallecida madre sino del matrimonio que formaba con su padre el cual seguía viviendo, siendo por ello titular de todos ellos.

El Juzgador de instancia estimó la excepción de falta de legitimación activa opuesta.

Tercero.-Resumidamente en el único motivo de su recurso la apelante denuncia infracción del art. 1.105 del C.-C. y en consecuencia aplicación indebida de la falta de legitimación activa de la actora porque de la documental aportada se desprende que es la actora la acreedora de la pensión que se estableció en favor del hijo menor del matrimonio, ya que la reclamación de la deuda proviene al menos del mes de noviembre de 2.001, fecha en la que el menor contaba solo con 16 años, aunque la presente demanda se interpusiera cuando el hijo es ya mayor de edad.

La legitimación en el proceso civil, se manifiesta como un problema de consistencia jurídica, en cuanto que exige la adecuación entre la titularidad jurídica que se afirma y el objeto jurídico que se pretende, lo que se traduce en que el tema de la legitimación comporta siempre una "questio iuris" y no una "questio facti" que, aunque afecta a los argumentos jurídicos de fondo, puede determinarse, con carácter previo, a la resolución del mismo pues únicamente obliga a establecer si, efectivamente, guarda coherencia jurídica la posición subjetiva que se invoca en relación con las peticiones que se deducen. Se puede, por ello, estar legitimado y carecer del derecho que se controvierte. Con todo, dada la vinculación de la legitimación con el tema de fondo y las utilidades que comporta el manejo del concepto con precisión, no es extraño que en ocasiones, se confunda la legitimación ("questio iuris") con la existencia del derecho discutido (que exige la comprobación de los elementos fácticos que lo configuran) (S.T.S. de 31 de marzo de 1.997 citando la de 18 de marzo de 1.993). A tal efecto el artículo 10 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, dispone que "serán considerados partes legítimas quienes comparezcan y actúen en juicio como titulares de la relación jurídica u objeto litigioso. Se exceptúan los casos en que por ley se atribuya legitimación a persona distinta del titular", por tanto, de acuerdo con este precepto, en los casos en los que se acciona con base en lo pactado en un contrato, sólo tendrán la condición de parte legítima, en primer lugar, por ser titulares de la relación jurídica, los contratantes y, en su caso, los terceros en favor de los cuales se haya pactado una prestación, y en segundo lugar, por atribuirles legitimación la ley, aunque no sean contratantes, los que ejerciten una acción directa o una acción subrogatoria.

De conformidad con la doctrina expuesta, el recurso debe ser rechazado. No se pueden confundir el procedimiento de ejecución de la sentencia dictada en el proceso de separación o divorcio en el que la legitimación activa corresponde a la acora en virtud del principio de la perpetuatio legitimationis manifestación del principio de la legitimatio iurisdictionis, con el presente procedimiento de interpellatio in iure instado cuando ya era mayor de edad el hijo menor de las partes. Tal y como adelanta el Juzgador de instancia, la deuda alimenticia que se pretende hacer efectiva en el procedimiento de ejecución lo es con D. Eduardo y no con su madre, por lo que, de conformidad con lo dispuesto en el art. 10 de la L.E.C. es este el único legitimado para reclamar en este proceso instado cuando D. Eduardo era mayor de edad.

Cuarto.-Por disposición del art. 398 de la L.E.C. las costas de este recurso deberán ser impuestas a la apelante.

Vistos los preceptos legales citados y los demás de general aplicación.


III.- FALLAMOS


 
Que desestimando como desestimamos el recurso de apelación interpuesto por el procurador D. Juan de la Ossa Montes en nombre y representación de D.ª Loreto contra la sentencia dictada por el Ilmo. Sr. Magistrado Juez de 1.ª Instancia n.º 20 de Madrid con fecha 3 de diciembre de 2.008, de la que el presente Rollo dimana, debemos conformarla y la confirmamos, con imposición al apelante de las costas causadas en este recurso.

Así por nuestra sentencia, de la que se unirá certificación literal al Rollo de Sala n.º 332/09 lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaría para su notificación, dándose publicidad en legal forma, y se expide certificación literal de la misma para su unión al rollo. Certifico


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación