Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Madrid 403/2010 de 16 de septiembre


 RESUMEN:

Siniestro de tráfico: Colisión por parte delantera de los vehículos en un cruce. Indemnización: Valor venal. Verosimilitud de las versiones. Los intervinientes en el accidente de tráfico se hallan en un plano de igualdad.

 

MADRID

SENTENCIA: 00403/2010

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

Sección 13

1280A

FERRAZ 41

Tfno.: 91-4933835/6/3909/11 Fax: 91-493.39.10

N.I.G. 28000 1 7010195 /2009

Rollo: RECURSO DE APELACION 633 /2009

Proc. Origen: PROCEDIMIENTO ORDINARIO 1140 /2005

Órgano Procedencia: JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 52 de MADRID

De:

Procurador:

Contra:

Procurador:

Ponente: ILMO. SR. D. CARLOS CEZÓN GONZÁLEZ

Magistrados:

Ilmo. Sr. D. MODESTO DE BUSTOS GÓMEZ RICO

Ilmo. Sr. D. CARLOS CEZÓN GONZÁLEZ

Ilmo. Sr. D. JOSÉ GONZÁLEZ OLLEROS

SENTENCIA

En Madrid, a dieciséis de septiembre de dos mil diez. La Sección Decimotercera de la Audiencia Provincial de Madrid,

compuesta por los Señores Magistrados expresados al margen, ha visto en grado de apelación los autos de Juicio Ordinario sobre Reclamación de Cantidad, procedentes del Juzgado de 1.ª Instancia n.º 52 de Madrid, seguidos entre partes, de una, como demandantes-apelantes D. Jorge y Mutua Madrileña Automovilista, representados por el Procurador D. Jorge Deleito García y asistidos del Letrado D. Emilio Duque Santos, y de otra, como demandados-apelados D. Maximo y Mapfre Mutualidad de Seguros y Reaseguros a Prima Fija, representados por la Procuradora Dña. Leticia Calderón Galán y asistidos de la Letrada Dña. Pilar Gallardo Rodríguez.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado de Primera Instancia Cincuenta y Dos de los de Madrid se dictó en el indicado procedimiento ordinario 1.140/05, con fecha 7 de febrero de 2008, sentencia con Fallo del tenor siguiente:

"QUE DESESTIMANDO la demanda interpuesta por el Procurador Sr. Deleito García en nombre y representación de DON Jorge Y MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA FIJA frente a DON Maximo (en rebeldía procesal) Y MAPFRE MUTUALIDAD DE SEGUROS Y REASEGUROS A PRIMA FIJA representada por la procuradora Sra. Calderón Galán debo absolver y absuelvo al demandado de los pedimentos de la demanda.

"Con expresa imposición de las costas originadas en el presente juicio al demandante".

Segundo.-Contra dicha resolución interpuso recurso de apelación Don Jorge y Mutua Madrileña Automovilista Sociedad de Seguros a Prima Fija. Las actuaciones ingresaron en esta Audiencia Provincial el 29 de septiembre del pasado año.

Tercero.-Elevadas las actuaciones a esta Audiencia Provincial correspondió, por reparto, el conocimiento del recurso a esta Sección Decimotercera. Fue incoado el correspondiente rollo y se asignó ponencia, con arreglo a las normas preestablecidas al efecto. Se señaló para DELIBERACIÓN, VOTACIÓN y FALLO del recurso el 14 de julio de este año, debiendo dejarse sin efecto tal señalamiento al constatar la falta de la grabación audiovisual de la sesión del juicio celebrada el 17 de septiembre de 2007, solicitándose del Juzgado remisión de cedé con la grabación, haciéndose nuevo señalamiento para el 8 de septiembre último.

Con fecha 7 del corriente mes fue comprobado que no se hallaban unidos a las actuaciones del Juzgado los documentos 2 y 3 de los presentados con la contestación a la demanda (parte de siniestro y declaración amistosa de accidente suscrito por los dos conductores; ambos documentos citados en el escrito de interposición de recurso y el segundo exhibido al testigo Don Secundino en el juicio), por lo que se dispuso la suspensión del señalamiento hecho para el día siguiente, con requerimiento a los procuradores de ambas partes para que ellos o los letrados compareciesen ante este Tribunal el siguiente día 14 del corriente mes presentando cada parte la copia de que dispusiesen de dichos documentos 2 y 3 de la contestación, haciéndose nuevo señalamiento de DELIBERACIÓN, VOTACIÓN y FALLO para el 15 del mismo mes de septiembre.

Presentadas copias de los referidos documentos por la representación procesal de Mapfre Mutualidad de Seguros y Reaseguros a Prima Fija, y reconocidas que fueron como exactas dichas copias por el procurador de la parte contraria, el día 15 del corriente mes fue deliberado y decidido el recurso por este Tribunal.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-El Tribunal acepta los Fundamentos de Derecho de la sentencia apelada.

Segundo.-El 6 de febrero de 2005 se produjo un siniestro de tráfico en la intersección de las calles José Abascal y Santa Engracia, en Madrid, en el que se hallaron involucrados los vehículos Chrysler Neón, matrícula F-....-FC, propiedad de Don Jorge, asegurado en Mutua Madrileña Automovilista Sociedad de Seguros a Prima Fija (en adelante Mutua Madrileña) y conducido a la sazón por Don Secundino, y el todo-terreno Nissan Patrol, matrícula Y-....-YW, propiedad de Don Maximo, asegurado en Mapfre Mutualidad de Seguros y Reaseguros a Prima Fija (Mapfre en futuras menciones) y conducido cuando el siniestro por su propietario, consistiendo los hechos en colisión de la parte delantera derecha del Chrysler con la parte posterior izquierda del Nissan, resultando el primer vehículo con daños cuya reparación, según la demanda, ascendía a 7.653,45 euros, superior al valor venal del automóvil, cifrado en 3.595 euros. Por haber indemnizado Mutua Madrileña a su asegurado en el valor venal del Chrysler y ser voluntad del propietario de este automóvil su reparación, Mutua Madrileña y Don Jorge formularon demanda contra Mapfre y Don Maximo comprensiva de las siguientes reclamaciones dinerarias frente a ambos demandados, con carácter solidario:

-Mapfre, de 3.595 euros (al amparo de los artículos 43 y 76 de la Ley de Contrato de Seguro y 1.902 y 1.903 del Código Civil).

-Don Jorge, de 4.058,45 euros (por responsabilidad extracontractual y responsabilidad directa del asegurador de responsabilidad civil).

Más intereses legales y costas.

La sentencia de la primera instancia desestimó la demanda por falta de prueba de la forma en que ocurrieron los hechos y, en consecuencia, de la negligencia o falta de cuidado del conductor demandado, Sr. Maximo, como determinante de la producción de los daños.

Dicha resolución es recurrida en apelación por los demandantes, Don Jorge y Mapfre.

Tercero.-Se enfrentan en el proceso dos versiones incompatibles de los hechos. Según los actores, el vehículo Chrysler llegó a la intersección por el segundo de los carriles existentes, contados desde su izquierda, cerrándole el paso el todo terreno Nissan que accedió al cruce procedente del tercer carril e hizo un giro a la izquierda para entrar en la calle Santa Engracia. Por el contrario, Mapfre sostiene que el todo terreno y el turismo llegaron a la intersección por el segundo carril y que, cuando el primer automóvil había iniciado su giro a la izquierda, fue alcanzado por detrás por el Chrysler que rodaba a velocidad excesiva. Este vehículo presentó el impacto en su parte delantera derecha y se golpeó con la parte posterior izquierda del Nissan, aunque éste registró mínimos daños materiales (datos del siniestro en documento 2 de los de la contestación, del que obra copia en el rollo de sala). Ello resulta de las manifestaciones en el juicio del conductor del Chrysler, Don Secundino, del parte a su aseguradora cursado por este mismo conductor (documento 1 de los de la demanda, folios 36 y 37), del peritaje de Mutua Madrileña y la factura de reparación girada al demandante Sr. Jorge (documentos 2 y 7 de los de la demanda, folios 38, 39, 44 y 45) y de los datos del siniestro y declaración amistosa de accidente firmado por ambos conductores (documentos 2 y 3 de los de la contestación, de los que obra copia en el rollo de sala). No se cuenta, sin embargo, con fotografías obtenidas en tiempo próximo al siniestro que nos permitiesen adquirir una idea cabal de los resultados de la colisión en el coche Chrysler, a efectos de un juicio sobre la verosimilitud de las versiones.

La realización de las pretensiones de la demanda exige conocer el modo exacto de ocurrencia de los hechos, las particularidades de la dinámica de la colisión, el concreto discurrir en el espacio de los dos vehículos en los instantes previos al choque, a fin de determinar cuál de los conductores incurrió en comportamiento negligente o falto de cuidado determinante del siniestro, atribución de conducta irregular en que se fundan las responsabilidades de los artículos 1.902 y 1.903 del Código Civil, así como la responsabilidad del asegurador, conforme a los artículos 73 y 76 de la Ley de Contrato de Seguro.

Este Tribunal tiene declarado en numerosas sentencias que, si bien en aquellos casos en que los intervinientes en un accidente de tráfico se hallan en un plano de igualdad y se reprochan mutuamente la causación culpable de aquél, sin que exista un principio de prueba preeminente que permita reputar infringido un deber objetivo de diligencia, no cabe presumir la culpabilidad de uno u otro ni invertir, en consecuencia, la carga de la prueba al no otorgar o conferir preferencia la prioridad en la reclamación, ya que tales teorías exigen la existencia de una relación de causalidad conocida y comprobada entre la actividad del demandado y el daño resultante, pues es a esa relación de causalidad probada a la que se incorpora, por la regla de la inversión de la carga probatoria, el elemento culpabilístico atribuible al agente, que es lo que se presume, y no la causalidad (sentencias de esta Sección de 22 de julio de 2003, rollo 639/02, de 15 de noviembre de 2006, rollo 27/06 y de 19 de marzo de 2008, rollo 403/07). Y tiene dicho el Tribunal Supremo (Sentencias de 10 de marzo de 1987 y 28 de mayo de 1990) que "cuando exista reciprocidad de resultados dañosos en función del equilibrio de fuerzas intervinientes si, en una colisión producida entre dos o más vehículos, de la prueba practicada en autos no resulta a cuál de ellos incumbe la responsabilidad del suceso, repugna la aplicación de los principios de responsabilidad por riesgo y de inversión de la carga de la prueba".

En el presente caso, admitiendo la plausibilidad de cualquiera de las dos versiones en pugna, no podemos considerar bastante con las declaraciones en el juicio de Don Secundino (con interés en el juicio, como hijo del demandante) y de Doña Pilar (ocupante del Chrysler, que pudo apreciar cuál fue el resultado final, pero sin que podamos estar seguros de que se percatase suficientemente de la circulación del otro automóvil en los instantes precedentes al choque) para dar por segura e incontrovertible la tesis de la demanda sobre la forma de ocurrir los hechos, máxime teniendo en cuenta que Don Secundino, conductor del Chrysler, reconoció haber firmado la declaración amistosa de accidente (presentada con la contestación a la demanda como documento número 3, que le fue exhibida en el juicio y de la que ahora consta copia en el rollo de sala), cuyo croquis representa un alcance conforme a la versión de la demandada, sin que tengamos elementos de ciencia de clase alguna para considerar acreditado que firmó dicho parte amistoso confundido, sin reparar en la posición de los automóviles en el croquis.

Fue ajustada a derecho la desestimación de la demanda decidida en la sentencia apelada y debe desestimarse el recurso.

Cuarto.-Las costas de esta instancia se impondrán a los recurrentes, conforme a lo dispuesto en los artículos 398 y 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.


III. FALLAMOS


 
Que debemos DESESTIMAR y DESESTIMAMOS el recurso de apelación interpuesto contra la sentencia de 7 de febrero de 2008 del Juzgado de Primera Instancia número Cincuenta y Dos de los de Madrid dictada en el procedimiento del que dimana este rollo, CONFIRMANDO dicha resolución y condenando a los recurrentes, Don Jorge y Mutua Madrileña Automovilista Sociedad de Seguros a Prima Fija, al pago de las costas de la apelación.

Al notificar esta resolución, instrúyase a las partes sobre los recursos que pudieran caber contra la misma, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 248, apartado cuatro, de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se unirá certificación al rollo de sala 633/09, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaría para su notificación, dándose publicidad en legal forma, y se expide certificación literal de la misma para su unión al rollo. Certifico


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación