Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Orense 378/2010 de 30 de septiembre


 RESUMEN:

Responsabilidad extracontractual: Desestimación de la responsabilidad de un coto de caza por los daños sufridos por un vehículo al impactar contra un jabalí cuyos derechos cinegéticos viene explotando la sociedad demandada. Inexistencia de falta de diligencia en la conservación por parte del titular del terreno acotado.

OURENSE

APELACIÓN CIVIL

La Audiencia Provincial de Ourense, constituida por los Señores, don Fernando Alañón Olmedo, Presidente, doña Ángela Domínguez Viguera Fernández y doña Josefa Otero Seivane, Magistrados, ha pronunciado, en nombre de S.M. El Rey, la

siguiente

SENTENCIA NÚM. 00378/2010

En la ciudad de Ourense a treinta de septiembre de dos mil diez.

VISTOS, en grado de apelación, por esta Audiencia Provincial, actuando como Tribunal Civil, los autos de juicio verbal 452/09 procedentes del Juzgado de I.ª Instancia 5 de Ourense, Rollo de Apelación núm. 69/10, entre partes, como apelante la entidad "Sociedad de Cazadores Pereiro de Aguiar", representada por la procuradora D.ª M.ª Esther Cereijo Ruíz, bajo la dirección del letrado D. Pablo Quintas Álvarez, y, como apelado, D. Marcos, representado por la procuradora D.ª M.ª Gloria Sánchez Izquierdo, bajo la dirección del abogado D. Julián Besteiro Álvarez.

Es ponente la Ilma. Sra. D.ª Josefa Otero Seivane.


I - ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado de I.ª Instancia 5 de Ourense, se dictó sentencia en los referidos autos, en fecha 14 de octubre de 2009, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "FALLO: Que estimando la demanda interpuesta por la procuradora Dña. M.ª Gloria Sánchez Izquierdo, en nombre y representación de D. Marcos, contra el Coto de Caza de Pereiro de Aguiar, debo condenar y condeno a la demanda a indemnizar al actor en la cantidad de 598,91 euros, más los intereses señalados en el fundamento de derecho cuarto de la presente resolución, con expresa imposición a esta última de las costas causadas.".

Segundo.-Notificada la anterior sentencia a las partes, se interpuso por la representación de la entidad "Sociedad de Cazadores Pereiro de Aguiar" recurso de apelación en ambos efectos, y seguido por sus trámites legales, se remitieron los autos a esta Audiencia Provincial.

Tercero.-En la tramitación de este recurso se han cumplido las correspondientes prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-La sentencia de instancia estima la demanda formulada por Don Marcos en reclamación de cantidad, por los daños sufrido por su vehículo al impactar contra el mismo un jabalí procedente del TECOR cuyos derechos cinegéticos viene explotando la sociedad demandada. Esta se alza frente al pronunciamiento instando la revocación de la sentencia y el dictado de otra que desestime la pretensión actuada, con imposición de costas a la parte actora la cual, como no podía ser menos, se opone al recurso y solicita la confirmación de aquella resolución.

Segundo.-Indiscutida la normativa de aplicación y la obligación de la sociedad demandada de responder de los daños personales y patrimoniales causados en accidente de tráfico por atropello de especies cinegéticas cuando sea consecuencia directa de la falta de de diligencia en la conservación del terreno acotado, la cuestión que se somete a la consideración de la Sala, atendidos los términos del recurso, radica en determinar si resulta suficiente para la admisión de la demanda la certificación aportada con el escrito rector expedida por la Consellería de Medio Ambiente conforme a la cual durante la temporada 2007/2008 no se cubrió el cupo de capturas de jabalí en el TECOR de que se trata por lo que concluye que se puede atribuir falta de diligencia en la conservación por parte de su titular.

Sobre el particular se ha pronunciado esta Sala en numerosas resoluciones. La sentencia de 27 de enero de 2010, cuyo criterio reiteran, entre otras, las recaídas en los rollos de apelación 350/09, 441/09 y 479/09 razona "que si se asume, dentro del plan de ordenación cinegética y de los planes anuales de aprovechamientos, la obligación de llevar a cabo determinado número de capturas para evitar una proliferación excesiva de determinadas especies, se puede mantener que la omisión de esa obligación genera un riesgo que es susceptible de materializarse en el atropello de uno o varios individuos de esa especie, apareciendo un daño que puede ser susceptible de ser indemnizado. Es lógico inferir que con mayor número de ejemplares hay un incremento del riesgo derivado de esa población excedida, de modo que, producidos daños por un ejemplar perteneciente a especie que ha crecido en exceso, cabe imputar responsabilidad a quien ha omitido la obligación de controlar aquel número. En definitiva, la obligación de conservación del terreno acotado puede integrarse, en los casos en que así se asuma en el plan de ordenación cinegética y en los planes anuales de aprovechamiento, por el mantenimiento de un número adecuado de especies, lo que debe guardar correlación con el número de capturas a realizar, de modo que no alcanzado éste puede admitirse que existe sobrepoblación y por tanto nacerá la obligación de responder por los daños causados por los ejemplares de esa especie a considerar pues, se repite, la sobrepoblación crea un riesgo que se materializa en el resultado dañoso y por ello es directamente imputable al agente creador del riesgo, el titular de la explotación cinegética".

No obstante lo anterior, la misma sentencia de 27 de enero de 2010 aclara, en relación a certificación análoga a la de autos, que la alusión a que no se ha cubierto el cupo de capturas "es insuficiente para determinar la negligencia de la parte demandada titular de la explotación, pues no se hace referencia alguna a qué tipo de consideración tiene el cupo de capturas aludido; se desconoce si ese cupo era el máximo a cazar o si, por el contrario, nos encontramos con el número mínimo de piezas a abatir para mantener la población de aquellas especies en cifra adecuada y sostenible. La mera referencia a cupo de capturas entendemos es insuficiente para realizar una evaluación de la actuación de la demandada en relación con las obligaciones asumidas en el plan de ordenación cinegética y/o en los planes anuales de aprovechamiento, ausentes de la litis cuando su consideración se antoja fundamental para evaluar la diligencia o negligencia de la demandada".

Conforme al criterio que se deja expuesto, toda vez que en el presente caso no consta si el cupo asignado a la demandada es de mínimos o de máximos, ha de revocarse la sentencia de instancia, con el consiguiente acogimiento del recurso. A ello no obsta que la indicada certificación aprecie falta de diligencia en la conservación del terreno acotado por parte de la demandada ya que se trata de una valoración jurídica que excede del contenido propio de aquella.

Tercero.-En atención a la diversidad de interpretaciones en la materia, con posturas contrarias a nivel doctrinal y jurisprudencial, es de apreciar cuestión jurídica dudosa a efectos de no imposición de costas (artículos 394 y 398 LEC).

Por lo expuesto la Sección Primera de la Audiencia Provincial pronuncia el siguiente


FALLO:


 
Ha lugar al recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de la entidad "Sociedad de Cazadores Pereiro de Aguiar" contra la sentencia, de fecha 14 de octubre de 2009, dictada por el Juzgado de I.ª Instancia 5 de Ourense en autos de juicio verbal 452/09 -rollo de apelación 69/10-, resolución que se revoca acordando en su lugar el rechazo de la demanda formulada por D. Marcos con absolución de la demandada, "Sociedad de Cazadores Pereiro de Aguiar", sin efectuar expresa imposición de las costas devengadas en ambas instancias.

Contra la presente resolución, podrán las partes legitimadas interponer, en su caso, recurso extraordinario por infracción procesal y/o recurso de casación, en el plazo de cinco días ante esta Audiencia.

Así por esta nuestra sentencia, de la que en unión a los autos originales se remitirá certificación al Juzgado de procedencia para su ejecución y demás efectos, juzgando en segunda instancia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación