Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Palencia 267/2010 de 30 de septiembre


 RESUMEN:

Entidades aseguradoras: Responsabilidad del pago de cantidad por culpa extracontractual derivada de accidente de tráfico. El codemandado circulaba bajo la influencia del alcohol, un vehículo propiedad de su padre. Condena por un delito contra la seguridad del tráfico.

PALENCIA

SENTENCIA: 00267/2010

AUDIENCIA PROVINCIAL DE PALENCIA

Sección Civil 001

Recurso 312/2010

Procedimiento Ordinario 716/2009

Palencia 4

Este Tribunal compuesto por los Señores Magistrados que se indican al margen ha pronunciado

La siguiente

SENTENCIA N.º 267/2010

SEÑORES DEL TRIBUNAL

Ilmo. Sr. Presidente

D. Carlos J. Alvarez Fernandez

Ilmos. Sres. Magistrados:

D. Miguel Donis Cariacedo

D. Carlos Miguelez del Río

-------------------------------

En Palencia a treinta de septiembre de dos mil diez.

VISTO en grado de apelación ante esta Sección 001, de la Audiencia Provincial de PALENCIA, los Autos de PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000716 /2009, sobre reclamación de cantidad por culpa extracontractual, procedentes del JDO. 1A.INST.E INSTRUCCION N. 4 de PALENCIA, a los que ha correspondido el Rollo RECURSO DE APELACION (LECN) 0000312 /2010, en virtud del recurso de apelación interpuesto contra la sentencia recaída en el mismo de fecha 25-5-2010, en los que aparece como parte apelante, MAPFRE FAMILIAR, Juan Ramón y Cesareo, representados por el Procurador de los tribunales, Sr. LUIS ANTONIO HERRERO RUIZ, asistido por los Letrados D. JAIME GONZALEZ SUAREZ y JOSE MARIA VALLADOLID MANZANO, respectivamente y como parte apelada, Jacinta y Justo, representados por la Procuradora de los tribunales, Sra. MARIA VICTORIA CORDON PEREZ, asistidos por el Letrado D. JULIO BAQUERO GUTIERREZ, siendo Magistrado Ponente el Ilmo. D. Miguel Donis Cariacedo.

Se aceptan los antecedentes fácticos de la sentencia impugnada.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Que el Fallo de la sentencia, literalmente dice: " Estimando parcialmente la demanda y condenando solidariamente a MAPFRE, Juan Ramón y Cesareo a indemnizar a Justo en la cantidad global de 883, 05 € y a Jacinta en la cantidad de 1232€ más los intereses legales de dichas cantidades, que para la entidad MAPFRE generarán un interés anual equivalente al interés legal del dinero incrementado en un 50% desde la fecha de producción del siniestro y hasta el completo pago o consignación, sin perjuicio de lo dispuesto en el art. 20 de la L.C.º Seguro, sin hacer expresa condena en costas al estimarse parcialmente la demanda".

Segundo.-Contra dicha sentencia interpuso la parte demandada el presente recurso de apelación, exponiendo las alegaciones en las que se basaba su impugnación, que fue admitido en ambos efectos, y previo traslado a las demás partes para que presentaran escritos de impugnación o adhesión, fueron elevados los autos ante esta Audiencia, y al no haber sido propuesta prueba, es procedente dictar sentencia.

Se aceptan los Fundamentos de Derecho de la resolución recurrida en tanto no se opongan a los de la presente resolución.


FUNDAMENTOS DE DERECHO:


 
Primero.-Frente a la sentencia de 23-5-2.010 procedente del Juzgado de 1.ª Instancia n.º 4 de los de esta ciudad, por la que se estimó parcialmente la demanda en reclamación de cantidad por culpa extracontractual instada por la representación de Jacinta y de Justo frente a la aseguradora MAPFRE FAMILIAR SA, así como frente a Juan Ramón y Cesareo, se alzan las representaciones entonces demandadas interesando su revocación, por entender concurrente la excepción de cosa juzgada, falta de legitimación pasiva en la aseguradora, o por error en la apreciación de la prueba, en base a los argumentos y motivos contenidos en los respectivos recursos.

Por su parte, la representación de referidos actores-apelados, en su escrito de oposición, interesó la confirmación de la sentencia recurrida.

Segundo.-De un nuevo examen de las actuaciones, debe llegarse a solución IDENTICA a la sustentada por el Juzgador de instancia en su resolución.

En efecto y a modo de sinopsis, las presentes actuaciones trajeron causa del accidente de tráfico acaecido sobre las 6,30 horas del 12-5-2.006, cuando el codemandado Juan Ramón, circulando bajo la influencia del alcohol previamente ingerido por la calle Guipúzcoa de esta ciudad en el vehículo Q-....-Q propiedad de su padre (también codemandado) y asegurado en MAPFRE FAMILIAR SA, superó en fase verde el semáforo sito en la calle por la que transitaba pero en ámbar el existente en la intersección con la Avenida de Andalucía, por lo que se produjo la colisión con el Q-....-QI que, conducido por Justo y propiedad de su madre-co actora, circulaba a una velocidad superior a la allí establecida. Consecuencia de lo anterior y que aquí interesa fue que este vehículo resultó con daños, así como con lesiones su conductor, incoándose las correspondientes Previas que dieron lugar al procedimiento Abreviado 544/07, el cual, seguido por sus correspondientes trámites, desembocó en la sentencia del Juzgado de lo Penal de esta ciudad de 28-2.008 (folios 20 y ss), por la que se absolvió a Juan Ramón de los delitos de imprudencia con resultado de lesiones y de desobediencia por los que también era acusado, pero se le condenó por un delito contra la seguridad del tráfico del art. 379 CP, sentencia que fue ratificada sustancialmente por la de esta Sala de 15-9-2.008 (folios 38 y ss).

Con referidos precedentes se presentó el escrito rector y dio origen al presente Ordinario, que, seguido por sus cauces, culminó con la sentencia ahora recurrida, parcialmente estimatoria de las pretensiones actoras al estimar una concurrencia de culpas del 70% en el ahora recurrente y 30% restante en el actor-apelado, alzándose las representaciones demandadas reiterando sus pretensiones desde la contestación, esto es, existencia de cosa juzgada, falta de legitimación pasiva en MAPFRE (al considerar que el Q-....-Q, no habiendo satisfecho la primera prima su propietario, no estaba asegurado), o error en la apreciación de la prueba (desde la vertiente de pretendida ausencia de responsabilidad en el accidente por parte del conductor de este vehículo); motivos todos que deben ser DESESTIMADOS, por lo que a continuación se fundamentará.

Tercero.-Comenzando por razones sistemáticas con la excepción comúnmente esgrimida por ambos recurrentes, existencia de cosa juzgada, dicha pretensión carece de eficacia suasoria para ser estimada y no sólo por las propias razones que se contienen en el Fundamento de Derecho Tercero de la recurrida, que se comparten, también por cuanto, a mayor abundamiento, supone tesis consolidada del TS (de entre otras, STS. 4-2-1.976; 19-10-1.990 ó 7-2-2.007) la que considera que las sentencias absolutorias penales no prejuzgan la valoración de los hechos que puedan hacerse en el orden civil, a través de las cuales no se produce otro efecto vinculante que el previsto en el art. 116 LECr, para el caso que se haya declarado la inexistencia del hecho enjuiciado penalmente y del que la acción civil hubiera podido nacer, en cuyo caso carecería la jurisdicción civil de competencia para apreciar su existencia, pero teniendo en los demás casos plenas facultades no sólo para valorar y encuadrar unos hechos específicos en el ámbito de la culpa extracontractual, también para apreciar, con plena libertad de criterio, las pruebas actuadas en uno u otro Juicio y poder sentar sus propias conclusiones sobre la realidad de las circunstancias fácticas que sirven de presupuesto a referida responsabilidad, sin venir vinculado al relato histórico de la sentencia penal de naturaleza absolutoria, por cuanto se debe partir de la base que la responsabilidad penal por imprudencia y la procedente de acciones u omisiones culposas (art. 1.902 CC.) son especies jurídicas distintas, aún cuando tengan en común un principio de culpa. Por tanto, habiendo resultado absuelto el entonces acusado y hoy apelante del delito de imprudencia con resultado de lesiones, no se entró a conocer en el procedimiento penal de la cuestión civil dimanante de él, por lo que no pudo agotarse o consumirse la acción de este carácter, tal como así sienta la última y más reciente de las sentencias del TS referidas.

Y la misma suerte DESESTIMATORIA debe correr la pretensión de la aseguradora, en el sentido de su falta de legitimación pasiva derivada del impago por el tomador y propietario del Q-....-Q de la primera prima del seguro (domiciliada en una concreta entidad bancaria) que le ligaba con MAPFRE, al amparo de lo preceptuado en el art. 15 LCS. Siendo así por cuanto el efecto suspensivo del contrato de seguro que dicho precepto establece no resulta de aplicación automática, pero sí precisándose para que tenga virtualidad jurídica que el impago obedezca a un incumplimiento culposo de la obligación por parte del asegurado, de lo que cabe extraerse que no se requiere únicamente una falta de actividad solutoria en este sin ulterior justificación, pues el TS (de entre otras, en STS de 17-10-2.008 ó 9-3-1.996) mantiene consolidadamente que tal ausencia de componente solutorio debe basarse en un acto voluntario y consciente del asegurado, pero no siendo factible ser oponible cuando la aseguradora no realizó gestión alguna (art. 217,3 y 7 LEC) tendente a obtener el pago (STS de 22-5-1.996). Por tanto y resultando impagada la primera prima, para determinar si existió en el caso culpa del asegurado, que en el concreto tenía domiciliado el pago en el BANCO DE SABADELL (folios 29 y ss), debe tenerse en cuenta su forma y modo de cumplir esta concreta prestación, acreditando la aseguradora que presentó el recibo al cobro y este le fue devuelto por falta de fondos u otra causa, comunicando al asegurado las consecuencias que referido impago comporta, pues, dado el efecto resolutorio de la relación contractual que les ligaba, si bien legalmente no se precisa una declaración recepticia sí resulta conveniente cualquier declaración de voluntad con esa potencialidad.

Como, por fin, deviene igualmente estéril la pretensión de las personas físicas apelantes, en el sentido de obviar su responsabilidad en el evento lesivo y dañoso, por cuanto la prueba actuada deviene por derroteros diferentes a los por ella propugnados, en plena sintonía con lo establecido en el Fundamento Sexto de la impugnada, pues el accidente se produjo a causa de una concatenación de conductas imprudentes pero de diferente grado, y así, por un lado, a través de la más culposa conducta del recurrente consistente en proseguir su marcha, pese a encontrarse en fase ámbar el semáforo ubicado en la intersección de la Avenida de Andalucía; para, por otro, coadyuvando también la conducta del co actor-apelado al transitar a una velocidad superior a la permitida. Por cuanto antecede, con DESESTIMACION de los recursos interpuestos, procede la CONFIRMACION de la sentencia recurrida.

Cuarto.-A tenor de lo establecido en el art. 398,1 LEC, las costas procesales habidas en la presente Instancia han de ser impuestas a las partes apelantes.

Vistos los preceptos citados, así como los demás de general y pertinente aplicación al caso.


FALLAMOS:


 
Que con DESESTIMACION del recurso de apelación instado por las representaciones procesales tanto de MAPFRE FAMILIAR SA, como de Juan Ramón y Cesareo, frente a la sentencia de 25-5-2.010 procedente del Juzgado de 1.ª Instancia n.º 4 de los de esta ciudad, debemos CONFIRMAR mencionada resolución con condena en costas de la presente Instancia a las partes apelantes.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación