Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Madrid 426/2010 de 5 de octubre


 RESUMEN:

Entidades aseguradoras: Condena al pago de la curación de las lesiones sufridas por la acompañante del vehículo siniestrado, que resultó incapacitada para el desempeño de sus ocupaciones habituales, quedando como secuelas un síndrome postraumático y una lumbalgia. Los daños sufridos en un accidente de circulación quedan fijados de acuerdo con el régimen legal vigente en el momento de la producción del hecho que ocasiona el daño, y deben ser económicamente valorados, al momento en que se produce el alta definitiva del perjudicado. Doctrina jurisprudencial al respecto.

 

MADRID

SENTENCIA: 00426/2010

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

SECCIÓN 21

1280A

Tfno.: C/ FERRAZ, 41 Fax: 914933872-73-06-07

914933874

N.I.G. 28000 1 7006449 /2008

Rollo: RECURSO DE APELACION 417 /2008

Proc. Origen: PROCEDIMIENTO ORDINARIO 407 /2007

Órgano Procedencia: JDO. 1A.INST.E INSTRUCCION N. 3 de TORREJON DE ARDOZ

Ponente:ILMO. SR. D. GUILLERMO RIPOLL OLAZÁBAL

RFH

De: Martina ZURICH ESPAÑA, COMPAÑIA DE SEGUROS Y REASEGUROS, S.A.

Procurador: FERNANDO GARCIA DE LA CRUZ ROMERAL, ALEJANDRA GARCIA-VALENZUELA PEREZ

Contra:

Procurador:

SENTENCIA

MAGISTRADOS Ilmos Sres.:

D. GUILLERMO RIPOLL OLAZÁBAL

D. RAMÓN BELO GONZÁLEZ

D.ª M.ª ALMUDENA CÁNOVAS DEL CASTILLO PASCUAL

En Madrid, a cinco de octubre de dos mil diez. La Sección Vigesimoprimera de la Audiencia Provincial de Madrid, compuesta por los Señores Magistrados

expresados al margen, ha visto en grado de apelación los autos de juicio ordinario número 407/2007, procedentes del Juzgado de 1.ª Instancia n.º 3 de Torrejón de Ardoz, seguidos entre partes, de una, como apelante-apelado-demandado Zurich España, y de otra, como apelado-apelante-demandante Martina.

VISTO, siendo Magistrado Ponente el Ilmo. Sr. D. GUILLERMO RIPOLL OLAZÁBAL.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
La sala acepta y da por reproducidos los antecedentes de hecho de la resolución recurrida.

Primero.-Por el Juzgado de 1.ª Instancia n.º 3 de Torrejón de Ardoz, en fecha 28 de diciembre de 2008, se dictó sentencia, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "FALLO: ESTIMO PARCIALMENTE la demanda presentada por la Procuradora Sra. Llamas Villar, en nombre y representación de doña Martina, Y CONDENO a ZURICH ESPAÑA COMPAÑÍA DE SEGUROS Y REASEGUROS S.A. A PAGAR a la actora la cantidad de DOCE MIL CUATROCIENTOS CINCUENTA Y TRES EUROS VEINTE CÉNTIMOS (12.453'20 €) más los intereses legales, que serán los del artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro, con aplicación en dos tramos, de acuerdo con lo dispuesto en el Fundamento de Derecho Sexto de esta resolución. Todo ello sin hacer expresa imposición en costas a ninguna de las partes".

Segundo.-Contra la anterior resolución se interpuso recurso de apelación por las partes demandantes y demandada, de los que se dio traslado a la parte contraria, quién se opuso en tiempo y forma. Elevándose los autos junto con oficio ante esta Sección, para resolver el recurso.

Tercero.-Por providencia de esta Sección, de 23 de septiembre de 2010, se acordó que no era necesaria la celebración de vista pública, señalándose para deliberación, votación y fallo el día 28 de septiembre de 2010.

Cuarto.-En la tramitación del presente procedimiento han sido observadas en ambas instancias las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Se aceptan los fundamentos jurídicos de la sentencia apelada.

Primero.-No es objeto de discusión en el recurso la forma de producirse el accidente de tráfico que da lugar a este litigio, ni la responsabilidad de la demandada Zurich España Compañía de Seguros y Reaseguros S.A. Como se expresa en el tercer fundamento jurídico de la sentencia apelada, hacia las 7,40 horas del día 3 de septiembre de 2004 el vehículo Citroen Saxo matrícula PO-0332-BF, propiedad de Salle Autorrecambios S.L, conducido por D. Ambrosio y asegurado en Zurich España Compañía de Seguros S.A, que circulaba por la salida de Torrejón de Ardoz a Loeches -carretera de Loeches- tras el Peugeot 406 matrícula X-....-XY, conducido por D. Domingo, en el que viajaba como ocupante Dña. Martina, de 38 años de edad en ese momento, colisionó contra el mismo.

La actora Dña. Martina viajaba como ocupante en el vehículo Peugeot matrícula X-....-XY, y alegando haber sufrido lesiones a consecuencia de la colisión que tardaron en curar 156 días, durante los cuales permaneció incapacitada para el desempeño de sus ocupaciones habituales, quedándole como secuelas un síndrome postraumático y una lumbalgia, reclama de la aseguradora demandada una indemnización total de 19.685,94 euros.

Contra la sentencia dictada por el Juzgado, estimatoria en parte de las pretensiones de la demanda y cuya completa parte dispositiva se recoge en los antecedentes de esta resolución, han formulado recurso de apelación ambas partes.

Segundo.-Recurso de apelación de la parte demandada Zurich España Compañía de Seguros.

Esta parte alega que la sentencia impugnada ha cometido un error al valorar la prueba practicada al estimar acreditado que a consecuencia de la colisión la demandante sufrió lesiones que tardaron en curar 156 días, durante los cuales permaneció impedida para sus ocupaciones habituales, quedándole como secuelas un síndrome postraumático cervical y algia lumbar postraumática sin compromiso radicular.

La apreciación del Juzgador "a quo" se halla fundada en el informe pericial médico de D. Leovigildo y en las bajas laborales - aunque como desempleado- extendidas desde el 6 de septiembre de 2004 al 6 de febrero de 2005 (folios 24 a 47), que acreditan las referidas lesiones y secuelas y su relación de causalidad con el accidente de tráfico; elementos probatorios no desvirtuados por la parte demandada, que no pretende sino hacer prevalecer su propio y particular criterio en la valoración de la prueba sobre el objetivo, imparcial, y muy razonable del Juzgador "a quo", algo obviamente abocado al fracaso.

En consecuencia, este recurso de apelación debe de desestimarse.

Tercero.-Recurso de apelación de la demandante Dña Martina.

Como ya hemos dicho en el fundamento anterior, la sentencia recurrida considera existentes las secuelas de síndrome postraumático cervical y algia lumbar postraumática sin compromiso radicular, concediendo a cada una, una puntuación de 4 y 3 puntos respectivamente.

Esta parte apelante pretende que se reconozca la secuela de algia lumbar postraumática con compromiso radicular y se conceda una valoración de 7 puntos a la secuela de síndrome postraumático cervical y de 6 puntos al algia lumbar postraumática con compromiso radicular.

La sentencia recurrida no ha tenido por suficientemente demostrada la secuela de algia lumbar postraumática con compromiso radicular, lo que a este Tribunal, en su función revisora, le parece correcto, valorado el informe pericial conforme prescribe el artículo 348 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, sin que se haya justificado que la valoración concedida en la sentencia a las secuelas sea inadecuada, no pretendiendo la parte apelante sino imponer su propio y subjetivo criterio sobre el objetivo, imparcial y razonable del Juzgador "a quo".

Cuarto.-Resulta muy llamativo que pese a citar la sentencia recurrida las sentencias del Tribunal Supremo de 17 de abril de 2007 acerca de cual sea el baremo a aplicar para la fijación de las indemnizaciones, insista esta apelante en que se aplique el baremo del año 2007 por ser una deuda de valor.

La controversia sobre la cuestión quedó definitivamente zanjada en las dos sentencias del Tribunal Supremo de 17 de abril de 2007, que declararon como doctrina jurisprudencial que los daños sufridos en un accidente de circulación quedan fijados de acuerdo con el régimen legal vigente en el momento de la producción del hecho que ocasiona el daño, y deben ser económicamente valorados, a efectos de determinar el importe de la indemnización procedente, al momento en que se produce el alta definitiva del perjudicado; doctrina jurisprudencial después mantenida por otras sentencias del Alto Tribunal como las de fechas 9 de julio de 2008, 12 de marzo, 23 de abril, 6 y 7 de mayo de 2009.

Si el accidente de tráfico se produjo el 3 de septiembre de 2004 y el alta médica de la actora el 6 de febrero de 2005, la sentencia apelada ha aplicado acertadamente la indicada doctrina jurisprudencial cuando para cuantificar la indemnización por la incapacidad temporal y las secuelas ha atendido al baremo indemnizatorio del año 2005.

Quinto.-También con desconocimiento de la doctrina jurisprudencial plantea la apelante que conforme al artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro transcurridos dos años desde la fecha del siniestro el interés aplicable debe ser el 20% desde el siniestro.

Se olvida o se desconoce la doctrina jurisprudencial ya establecida en sentencia del Tribunal Supremo de uno de marzo de 2007, ratificada posteriormente en otras muchas sentencias, como las de 6 de febrero, 20 y 23 de abril y 10 de diciembre de 2009, que declara que el interés de demora a satisfacer al lesionado por la aseguradora debe calcularse, durante los dos primeros años siguientes al siniestro, al tipo legal más un 50% y, a partir de ese momento a tipo del 20% si aquel no resulta superior; teoría de los dos tramos de intereses que la sentencia impugnada aplica con total corrección.

Sexto.-Y la última cuestión que plantea esta parte apelante es la relativa a la imposición de las costas procesales.

Cuando la estimación de las pretensiones de la demanda es parcial, como es el caso, el artículo 394.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que cada parte abonará las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad, salvo que, como excepción, haya méritos para imponerlas a una de ellas por haber litigado con temeridad.

En el supuesto examinado no estimamos que la aseguradora demandada haya litigado con temeridad, por lo que el pronunciamiento de la sentencia apelada no imponiendo las costas a ninguna de las parte se muestra acertado.

Con ello procede desestimar también este recurso de apelación, lo que conlleva la confirmación de la sentencia recurrida.

Séptimo.-A tenor de lo establecido en los artículos 398.1 y 394.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, se deben imponer a cada parte apelada las costas de su respectivo recurso.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.


III.- FALLAMOS


 
Que desestimando como desestimamos los recursos de apelación interpuestos por Zurich España Compañía de Seguros y Reaseguros S.A y por Dña. Martina, contra la sentencia que con fecha veintiocho de diciembre de dos mil siete pronunció el Sr. Juez de Primera Instancia número tres de Torrejón de Ardoz, debemos confirmar y confirmamos la citada resolución; con imposición a cada parte apelante de las costas de su respectivo recurso.

Contra esta sentencia no cabe recurso.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se unirá certificación literal al Rollo de Sala, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaría para su notificación, dándose publicidad en legal forma, y se expide certificación literal de la misma para su unión al rollo. Certifico.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación