Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Madrid 504/2010 de 21 de octubre


 RESUMEN:

Accidente de tráfico: Trabajadores que viajaban en una furgoneta propiedad de la empresa constructora que resultaron lesionados. La empresa demanda que la obra no pudo continuar por dicho motivo y reclama a las aseguradoras de los vehículos las cuotas a la Seguridad Social. Desestimación, ya que la empresa pudo haber acudido a una contratación provisional de trabajadores para concluir la obra. Lucro cesante: Inexistencia. Jurisprudencia al respecto.

 

MADRID

SENTENCIA: 00504/2010

AUDIENCIA PROVINCIAL

DE MADRID

Sección Novena

SENTENCIA NÚMERO 504/10

RECURSO DE APELACION 715/2009

Ilmos. Sres. Magistrados:

DON JOSÉ LUIS DURÁN BEROCAL

DON JUAN LUIS GORDILLO ÁLVAREZ VALDÉS

DON JOSÉ MARÍA PEREDA LAREDO

En Madrid, a veintiuno de octubre de dos mil diez.

VISTOS en grado de apelación ante esta Sección Novena de la Audiencia Provincial de Madrid, los autos de Juicio Ordinario número 711/2005, procedentes del Juzgado de Primera Instancia número 2 de los de Arganda del Rey, a los que ha correspondido el Rollo 715/2009, en los que aparecen como partes: de una, como demandante y hoy apelante, CONSTRUCCIONES TOYGOR, S.L., representada por la Procuradora Sra. Doña María del Carmen Gómez Garcés; de otra, como demandada y hoy apelada, CATALANA OCCIDENTE SOCIEDAD ANÓNIMA DE SEGUROS Y REASEGUROS, representada por la Procuradora Sra. Doña Katiuska Marín Martín; y, de otra, como también como demandada y hoy apelada, WINTERTHUR SEGUROS GENERALES, SOCIEDAD ANÓNIMA DE SEGUROS Y REASEGUROS, S.A., representada por el Procurador Sr. Don José Manuel Dorremochea Aramburu; sobre accidente de trabajadores

SIENDO MAGISTRADO PONENTE EL ILMO. SR. DON JOSÉ MARÍA PEREDA LAREDO.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
La Sala acepta y da por reproducidos los antecedentes de hecho de la resolución recurrida.

Primero.-Por el Juzgado de Primera Instancia n.º 2 de Arganda del Rey, en fecha 21 de noviembre de 2008, se dictó sentencia, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "FALLO: Desestimando íntegramente la demanda interpuesta por la Procuradora de los Tribunales Doña Concepción Iglesias Martín en nombre y representación de la mercantil CONTRUCCIONES TOYGOR S.L. contra la entidad aseguradora WINTERTHUR CIA SEG, representada por el Procurador Don Ángel Jesús Guillén Pérez, y la entidad CATALANA OCCIDENTE S.A. representada por el Procurador Don José Ignacio López Osset, debo efectuar y efectúo los siguientes pronunciamientos: 1.º) Absolver a dichas entidades demandadas de todos los pedimentos efectuados en su contra.- 2.º)Condenar a la entidad CONSTRUCCIONES TOYGOR S.L al pago de las costas procesales.

Segundo.-Notificada la mencionada sentencia y previos los trámites legales oportunos, contra la misma se interpuso recurso de apelación por la parte demandante, del que se dio traslado a la contraparte quien se opuso al mismo, elevándose posteriormente las actuaciones a esta Superioridad, previo emplazamiento de las partes, ante la que han comparecido en tiempo y forma bajo las expresadas representaciones.

Tercero.-No habiéndose solicitado el recibimiento a prueba en esta alzada, ni estimando la Sala necesaria la celebración de vista pública, quedaron las actuaciones pendientes de señalamiento de votación y fallo la cual tuvo lugar el día veinte de octubre del año en curso.

Cuarto.-En la tramitación del presente procedimiento han sido observadas en ambas instancias las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Se aceptan los Fundamentos de Derecho de la sentencia apelada.

Segundo.-Construcciones Toygor, SL formuló demanda contra las aseguradoras Seguros Catalana Occidente, SA y Winterthur Seguros Generales, SA de Seguros y Reaseguros en la que reclamaba la cantidad total de 30.652,10 euros, consistiendo los hechos sustancialmente en que el día 25 de junio de 2001 sufrió un accidente de tráfico una furgoneta propiedad de la demandante en la que viajaban como ocupantes cinco empleados suyos, que resultaron lesionados de consideración; fue declarado culpable del siniestro en la jurisdicción penal el conductor del camión que colisionó con la furgoneta, cuyas aseguradoras eran las demandadas, la primera de la cabeza tractora y la segunda del semirremolque. Los empleados se dirigían a la obra cuya ejecución tenía contratada la actora con PECSA (Promociones, Edificios y Contratas, SA), obra que no pudo continuar por ese motivo, dejando de percibir por ello la cantidad de 27.646,56 euros. En segundo lugar, la reclamación se extiende a las cuotas de Seguridad Social pagadas y al 25% de la base de cotización también abonado por la actora por el período de incapacidad de los cinco trabajadores, todo lo cual importa la suma de 3.005,54 euros.

La sentencia de instancia desestimó la demanda, habiendo sido apelada por la actora.

Tercero.-La empresa apelante admite que en la fecha del accidente formaban parte de su plantilla 35 trabajadores, lo que en principio induce a creer que, habiéndose accidentado cinco de sus trabajadores cuando, según se alega, se dirigían a trabajar en la obra para la que había sido contratada la actora apelante Construcciones Toygor, SL por PECSA (para trabajos de albañilería), fácilmente hubieran podido ser sustituidos por otros trabajadores de la misma empresa; la apelante se limita a manifestar que no le fue posible esa sustitución porque estaban ocupados en otros trabajos, sin que esta imposibilidad resulte acreditada. Tampoco llega a entenderse que no pudiera acudir la apelante a una contratación provisional de trabajadores para concluir la obra, en lugar de admitir su imposibilidad de ejecutarla, perdiendo así el derecho al cobro que ahora reclama como lucro cesante. La imposibilidad de continuar la obra, por tanto, afectó a los cinco trabajadores de Construcciones Toygor, SL, pero no a ésta como empresa dedicada a las labores de construcción. Lo cual, de por sí, justifica que no se considere probada la existencia de un lucro cesante.

Por otro lado, el lucro cesante debe acreditarse cumplidamente, o bien las circunstancias de las que necesariamente ha de derivarse. La doctrina del Tribunal Supremo sobre el lucro cesante señala:

"Sintetiza la Sentencia de esta Sala de 29 de diciembre de 2000 (RJ 2001\1474) la doctrina jurisprudencial sobre el lucro cesante en los siguientes términos: "dice la de 30 de diciembre de 1977 [RJ 1977\4897] (con alusión a las de 17 noviembre 1954 [RJ 1954\2870] y 6 mayo 1960 [RJ 1960\1716]) que la exigencia del lucro cesante no puede ampararse sin más y exclusivamente en la dicción genérica del art. 1106 Código civil, sino que es preciso probar que realmente se han dejado de obtener unas ganancias concretas que no han de ser dudosas y contingentes. Y señala la de 22 de junio de 1967 (RJ 1967\2926) que el lucro cesante o ganancia frustrada ofrece muchas dificultades para su determinación y límites, por participar de todas las vaguedades e incertidumbres propias de los conceptos imaginarios, y para tratar de resolverlas el Derecho científico sostiene que no basta la simple posibilidad de realizar la ganancia, sino que ha de existir una cierta probabilidad objetiva, que resulte del decurso normal de las cosas y de las circunstancias especiales del caso concreto; nuestra jurisprudencia se orienta en un prudente sentido restrictivo de la estimación del lucro cesante, declarando con reiteración que ha de probarse rigurosamente que se dejaron de obtener las ganancias, sin que éstas sean dudosas o contingentes y sólo fundadas en esperanzas, pues no pueden derivarse de supuestos meramente posibles pero de resultados inseguros y desprovistos de certidumbre, por lo que esas pretendidas ganancias han de ser acreditadas y probadas mediante la justificación de la realidad de tal lucro cesante. La doctrina expuesta se recoge y desarrolla en la moderna jurisprudencia (entre otras, Sentencias 17 diciembre 1990 [ RJ 1990\10282]; 30 noviembre 1993 [ RJ 1993\9222]; 7 mayo [RJ 1994\3890 ] y 29 septiembre 1994 [RJ 1994\7026 ] y 8 junio 1996 [RJ 1996\4831]), que resalta la apreciación restrictiva o ponderada y la necesidad de probar con rigor ("al menos razonable" dicen las Sentencias de 30 de junio de 1993 [RJ 1993\5340 ] y 21 de octubre de 1996 [RJ 1996\7235]) la realidad o existencia ("aplicando criterios de probabilidad de acuerdo con el curso normal de los acontecimientos", Sentencias 16 junio [RJ 1993\5272 ] y 22 diciembre 1993 [RJ 1993\10108 ] y 15 julio 1998 [RJ 1998\5550]), pues el lucro no puede ser dudoso o incierto, de ahí que se deban rechazar las ganancias contingentes o fundadas en meras esperanzas, o expectativas sin sustento real (S. 2 octubre 1999)" - Sentencia Tribunal Supremo núm. 1139/2007 (Sala de lo Civil, Sección 1), de 30 octubre, Recurso de Casación núm. 5049/2000-.

Y la Sentencia Tribunal Supremo núm. 274/2008 (Sala de lo Civil, Sección 1), de 21 abril, Recurso de Casación núm. 442/2001, señala:

"esta Sala tiene declarado que el quantum [cuantía] de la indemnización por lucro cesante, cuando éste se refiere a beneficios futuros, debe obtenerse mediante apreciaciones prospectivas (juicio de probabilidad, según la STS de 14 de julio de 2003, rec. 3427/1997), fundadas en criterios objetivos de experiencia, entre los que pueden servir los que operan en el mundo económico, contable, actuarial, asistencial o financiero según las disciplinas técnicas o científicas correspondientes, de acuerdo con el examen y la ponderación de las circunstancias de cada asunto; pero la existencia del perjuicio por este concepto debe ser probada con una razonable verosimilitud, cosa que no ocurre cuando la ganancia o beneficio futuro se presenta como meramente posible o hipotético, existen dudas sobre su producción o no se aprecia su existencia en el marco de una lógica presunción sobre cómo habrían sucedido los acontecimientos en el caso de no haber tenido lugar el suceso dañoso (SSTS de 6 de septiembre de 1991 [RJ 1991\6045 ], 5 de octubre de 1992 [RJ 1992\7521 ], 4 de febrero de 2005, rec. 3744/1998 [RJ 2005\945 ], 31 de mayo 2007 [RJ 2007\4336 ], 18 de septiembre de 2007, rec. 4426/2000 [RJ 2007\5445]). Como consecuencia de ello se impone a la parte actora la carga de ofrecer los datos que, a tenor de la situación existente al presentar la demanda o en el momento de practicar la prueba, mediante su proyección sobre el período futuro objeto de reclamación, permitan un cálculo prospectivo del lucro cesante (STS 31 de octubre de 2007, rec. 3537/2000 [ RJ 2007\8515])".

Centrándonos en la aplicación de dicha doctrina al supuesto de autos, se comprueba que con la demanda se acompañaron dos documentos en los que la actora hoy apelante basaba su reclamación: el contrato de obra suscrito con PECSA y una certificación expedida por apoderado de ésta a tenor de la cual Construcciones Toygor, SL no pudo terminar la obra a causa del mencionado accidente de tráfico de sus cinco trabajadores y que por ello estimaba que la cantidad que dejó de percibir asciende a 4.600.000 pesetas (27.646,56 euros). Sin embargo, el contrato no está aportado completo, de modo que no constan cuáles fueron todos los trabajos contratados; no se presentan las certificaciones de obra ya cobradas por la apelante, ni se acredita el importe de las que faltaban por ejecutar, lo que hubiera servido para comprobar que la manifestación unilateral del apoderado de PECSA tenía fundamento a tenor de cómo se iban desarrollando los trabajos. En definitiva, no puede considerarse debidamente probado que la apelante sufriera un lucro cesante por el importe que reclama, al no haber aportado la debida acreditación documental, pudiendo hacerlo, sin que tal documentación pueda ser suplida por la manifestación del apoderado de PECSA.

Cuarto.-En cuanto a la cantidad de 3.005,54 euros que se reclama en concepto de cuotas pagadas a la Seguridad Social y al 25% de la base de cotización "según convenio de la construcción", la apelante despacha tales conceptos con la misma brevedad con que lo hace en la demanda, limitándose a remitirse a las nóminas presentadas y a los "TC1" y "TC2" que también se acompañaron a la demanda, sin más razonamiento ni justificación que la propia existencia de tales documentos (que se refieren, por cierto, a cotizaciones de la empresa, sin identificación individual de ningún trabajador, por lo que se desconoce si se pretende que tales documentos tengan relación con los trabajadores accidentados). Sin embargo, los mismos ni son autoexplicativos ni autojustificativos de que la empresa deba resarcirse de tales gastos, en primer lugar porque nada se alega ni prueba en cuanto a la procedencia de que deba ser reintegrada de esos pagos, que constituyen su obligación como empleadora; en segundo lugar, porque la cantidad reclamada se ignora de dónde se ha obtenido, no pudiendo conferirse valor probatorio alguno a los listados confeccionados manualmente (aportados con la demanda) que obran a los folios 134 y 135 de los autos.

En atención a todo lo expuesto, procede desestimar el recurso y confirmar la sentencia de instancia.

Quinto.-Procede imponer a la apelante las costas causadas por su recurso (artículos 398.1 y 394.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español,


FALLAMOS:


 
Desestimamos el recurso de apelación presentado por Construcciones Toygor, SL contra la sentencia dictada con fecha veintiuno de noviembre de dos mil ocho por el Juzgado de Primera Instancia n.º 2 de Arganda del Rey (Madrid), confirmando íntegramente dicha sentencia, con imposición a la apelante de las costas causadas por su recurso.

Así, por esta nuestra Sentencia, de la que se unirá certificación literal al Rollo de Sala, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. Haciéndose saber que contra la misma NO CABE recurso alguno.

Publicación.-Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaría para su notificación, dándose publicidad en legal forma, y se expide certificación literal de la misma para su unión al rollo. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación