Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Murcia 545/2010 de 28 de octubre


 RESUMEN:

Seguro obligatorio de vehículo: Asegurado condenado como autor de un delito contra la seguridad del tráfico y por lesiones por imprudencia debido a una colisión por alcance, ya que se encontraba bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Conducta imprudente, ya que el daño ocasionado no ha sido querido por el conductor asegurado. Aseguradoras: Pago de indemnización.

MURCIA

SENTENCIA: 00545/2010

Rollo n.º 907/09

Iltmos. Sres.:

D. Carlos Moreno Millán

Presidente

D. Juan Martínez Pérez

D. Juan Antonio Jover Coy

Magistrados

En la ciudad de Murcia, a veintiocho de octubre de dos mil diez.

La Sección Cuarta de esta Audiencia Provincial ha visto en grado de apelación los autos de Juicio Ordinario procedentes del Juzgado de Primera Instancia n.º 1 de Murcia y seguidos ante el mismo con el n.º 1.139/08, -rollo n.º 907/09-, entre las partes, actora La Unión Alcoyana, S.A. de Seguros y Reaseguros, con domicilio social en Alcoy (Alicante), calle DIRECCION000 n.º NUM000, con C.I.F. n.º A-03007770, representada por la Procuradora Sra. Botía Sánchez y dirigida por el Letrado Sr. Mazón Balaguer; y demandado D. Victorio, mayor de edad, vecino de Murcia, con domicilio en calle DIRECCION001 n.º NUM001, NUM002, con D.N.I. n.º NUM003, representado en el Juzgado por la Procuradora Sra. Ania Martínez y dirigido por el Letrado Sr. Sánchez Martínez.

Versando sobre acción de repetición de Compañía aseguradora.

Los referidos autos penden ante esta Audiencia Provincial en virtud de recurso de apelación interpuesto por La Unión Alcoyana, S.A. de Seguros y Reaseguros contra la sentencia de 27 de febrero de 2009, dictada por el Juzgado de Primera Instancia n.º 1 de Murcia; siendo ponente el Iltmo. Sr. Magistrado D. Juan Antonio Jover Coy, que expresa el parecer de la Sala.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-La referida resolución contiene el siguiente fallo: "FALLO: Que desestimando la demanda interpuesta por la Procuradora Sra. Botía Sánchez en nombre y representación de la Unión Alcoyana S.A. Seguros y Reaseguros contra D. Victorio (y esposa Art. 144 R.H.), no ha lugar a la acción ejercitada en la demanda, sin imposición de costas".

Segundo.-Contra dicha sentencia interpuso La Unión Alcoyana, S.A., recurso de apelación, que tras tenerse por preparado fue formalizado conforme a lo dispuesto en los artículos 458 y siguientes de la Ley de Enjuic. Civil.

Tercero.-Seguidamente se remitieron los autos a esta Audiencia Provincial, donde se formó el correspondiente rollo, con el n.º 907/09, y se señaló el 21 de octubre de 2010 para que tuviera lugar la votación y fallo del recurso, tras lo cual quedó éste visto para sentencia.

Cuarto.-En la tramitación de este recurso se han observado las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-La Unión Alcoyana, S.A. de Seguros y Reaseguros interpuso demanda de Juicio Ordinario solicitando que se condenara a D. Victorio a pagar a la actora la cantidad de 14.347,63 euros, más intereses.

Exponía la representación de la actora que en virtud del contrato de seguro concertado con D. Victorio respecto al vehículo Mercedes, matrícula ZI-....-ZX, obligatorio y voluntario, había pagado a las personas perjudicadas en un accidente de tráfico ocurrido el 25 de mayo de 2001, las cantidades que ahora reclamaba a su asegurado.

El siniestro consistió en una colisión por alcance, y el Juzgado de lo Penal n.º 1 de Orihuela condenó al Sr. Victorio como autor de un delito contra la seguridad del tráfico y otro de lesiones por imprudencia.

Añadía la actora que cuando ocurrió el accidente el Sr. Victorio se encontraba bajo la influencia del alcohol, por lo que entendía que, de acuerdo con el artículo 2-2-8 de la Póliza de seguro, el siniestro estaba excluído de cobertura precisamente porque se había producido a consecuencia de la conducción por el asegurado bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

El Juzgado de Primera Instancia dictó sentencia desestimando la demanda, al considerar que la cláusula conforme a la cual el asegurador puede repetir contra el asegurado en el caso de siniestros en los que el conductor se encuentre bajo los efectos de bebidas alcohólicas, era limitativa de los derechos del asegurado, debiendo constar su aceptación expresa, que en el supuesto enjuiciado no constaba.

Añadía el Juzgado que se estaba ante un supuesto de seguro voluntario de responsabilidad civil ilimitada y resultaba inexcusable que constara la aceptación de las cláusulas limitativas del riesgo, debiendo enmarcarse en dicho concepto la cláusula discutida que precisaba de una expresa aceptación por el asegurado en virtud de lo dispuesto en el artículo 3 de la Ley de Contrato de Seguro.

Seguía diciendo el Juzgado que el seguro voluntario se pacta con carácter complementario al de suscripción obligatoria, al tener su origen en la voluntad de quien lo suscribe de cubrir con mayor amplitud el riesgo de nacimiento a cargo del asegurado de la obligación de indemnizar a un tercero los daños derivados de un hecho del que sea civilmente responsable el asegurado, entrando en funcionamiento cuando el alcance de la indemnización rebasa los límites del seguro obligatorio o los siniestros cubiertos por éste, lo cual está permitido por el artículo 2.3 de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

Segundo.-Mediante el recurso de apelación interpuesto, pretende la representación de La Unión Alcoyana, S.A., que se revoque la sentencia apelada y se dicte otra estimando la demanda.

Para ello sostiene la apelante que las cantidades que se abonaron lo fueron con cargo al seguro obligatorio, nunca al voluntario, y que el Sr. Victorio fue condenado en un procedimiento penal por delito contra la seguridad del tráfico, al conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y ser dicho delito doloso por su propia naturaleza.

Sin embargo, no se discute la existencia del seguro voluntario, y esta Audiencia Provincial ha declarado en sentencias de 3-7-2002 (Sección 4.ª), 14-6-2001 (Sección Primera), y 23-10-2002 (Sección 4.ª) que el artículo 19 de la Ley de Contrato de Seguro ("el asegurador estará obligado al pago de la prestación, salvo en el supuesto de que el siniestro haya sido causado por mala fe del asegurado") ha de interpretarse en el sentido de liberar de responsabilidad a la aseguradora cuando el asegurado haya causado deliberadamente el siniestro para obtener la indemnización, esto es, dolo directo o eventual sobre el resultado, pero no puede extenderse a supuestos en que no se persigue la consecuencia producida. Así se decía en la referida sentencia de 23 de octubre de 2002 que de no aceptarse dicha tesis, las Compañías aseguradoras no tendrían necesidad de amparar los daños por imprudencia en tráfico, pues en éstos, la acción inicial desencadenante del daño (exceso de velocidad, saltarse un stop, no respetar la preferencia de paso, etc...) se ejecuta con plena conciencia de la prohibición, a pesar de lo cual la conducta se califica de imprudente, porque el daño ocasionado no ha sido querido por el conductor asegurado.

No se debe confundir, en definitiva, el dolo penal que sirve para tipificar y sancionar penalmente la conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas, y el dolo civil dirigido a la producción del siniestro asegurado, que requiere que haya sido buscado de propósito para percibir la indemnización.

Por todo ello, debe entenderse que permanecen incólumes los razonamientos contenidos en la sentencia apelada para desestimar la demanda, procediendo en consecuencia la confirmación de la misma.

Tercero.-De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 398 en relación con el 394 de la Ley de Enjuic. Civil, procede imponer a la apelante el pago de las costas de esta alzada.

Vistos los artículos citados, sus concordantes y demás de general y pertinente aplicación.

En nombre de S.M. el Rey:


FALLAMOS:


 
Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por La Unión Alcoyana, S.A., representada por la Procuradora Sra. Botía Sánchez, contra la sentencia de 27 de febrero de 2009, dictada por el Juzgado de Primera Instancia n.º 1 de Murcia en autos de Juicio Ordinario n.º 1.139/08 de los que dimana este rollo, -n.º 907/09-, debemos confirmar y confirmamos dicha resolución, imponiendo a la apelante el pago de las costas de esta alzada.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se llevará testimonio al rollo de Sala, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación