Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Oviedo 318/2010, de 17 de septiembre


 RESUMEN:

Deslindes: Los linderos Norte y Sur de la finca de las actoras deben quedar delimitados por las líneas establecidas en la pericial acompañada a la demanda, por lo que debe excluirse del terreno de las actoras el pasadizo que sirve de acceso a través de un edificio. Invasión de propiedad ajena: Conforme al nuevo deslinde la «portilla» invade parcialmente la propiedad por lo que subsiste la obligación de retirar la portilla de cierre o el candado que impide su apertura.

OVIEDO

SENTENCIA: 00318/2010

Rollo: RECURSO DE APELACION (LECN) 317/2010

NÚMERO 318

En OVIEDO, a diecisiete de Septiembre de dos mil diez, la Sección Cuarta de la Ilma. Audiencia Provincial de Oviedo,

compuesta por Don Francisco Tuero Aller, Presidente, Doña Nuria Zamora Pérez y Don José Antonio Soto Jove Fernández, Magistrados, ha pronunciado la siguiente:

SENTENCIA

En el recurso de apelación número 317/2010, en autos de JUICIO ORDINARIO N.º 854/2007, procedentes del Juzgado de Primera Instancia número dos de los de Avilés, promovido por D. Emilio y D.ª Ofelia, demandados en primera instancia, contra D.ª María Rosario, D.ª Elena y D.ª Sara, demandantes en primera instancia y también apelantes vía impugnación, siendo Ponente el Ilmo. Sr. Presidente D. Francisco Tuero Aller.-


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Que por el Ilmo. Sr. Magistrado-Juez del Juzgado de Primera Instancia número dos de los de Avilés se dictó Sentencia con fecha diecinueve de Octubre de dos mil nueve, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "Que estimando parcialmente la demanda interpuesta por el procurador Sr. D. José Luis López González, en nombre y representación de D.ª María Rosario, D.ª Elena, y D.ª Sara, contra D. Emilio, y D.ª Ofelia: 1.º- Se declara que la finca constituida por panera y terreno que la misma ocupa -en sentido estricto- tal y como aparece descrita en los planos tercero y cuarto de los aportados con el informe del perito de designación judicial, a que se refiere el fundamento de derecho tercero de esta resolución, pertenece a las actoras.- 2.º- Se declara el derecho de las actoras a deslindar la finca en la forma indicada, respecto a la propiedad de los demandados.- 3.º- Se condena a los demandados a que accedan a la práctica del deslinde entre ambas fincas, que se practicará en la forma descrita en los planos tercero y cuarto de los aportados con el informe pericial antes dicho, a que se refiere el fundamento de derecho tercero de esta resolución.- 4.º- Se condena a los demandados a que restituyan, repongan y reintegren a las actoras en la posesión del predio, y a la retirada de la portilla metálica de cierre que impide el acceso a la planta baja de dicha panera, dejando libre de obstáculos dicha entrada, o bien que se elimine el candado que impide la apretura de la portilla.- 5.º- No se hace condena en costas a ninguna de las partes.".-

Segundo.-Contra la expresada resolución se interpuso por la parte demandada recurso de apelación, y también por la parte demandante se interpuso recurso de apelación vía impugnación, de los cuales se dio el preceptivo traslado, y remitiéndose los autos a esta Audiencia Provincial se sustanció el recurso, declarándose por Decreto de fecha seis de Julio de dos mil diez desierto el recurso de apelación formulado por D.ª María Rosario, continuándose la tramitación respecto al resto de las partes y señalándose para deliberación y fallo el día catorce de Septiembre de dos mil diez.-

Tercero.-Que en la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.-


FUNDAMENTOS JURIDICOS


 
Primero.-En el escrito de demanda Doña María Rosario, Doña Elena y Doña Sara, ejercitan acumuladamente sendas acciones reivindicatoria y de deslinde al amparo de los arts. 348 y 384 y siguientes del Código Civil con relación a una panera y a la finca sobre la que se asienta, de 300 metros cuadrados de superficie. La sentencia de primera instancia estimó sólo en parte dicha pretensión, limitando el dominio de las actoras a la panera y al terreno que ocupa "en sentido estricto", tal y como aparece reflejado en determinados planos elaborados por el perito designado judicialmente, condenando, además, a los demandados, como se había pedido, a retirar una portilla metálica que impide el acceso a la panera o, alternativamente, a eliminar el candado que impide su apertura. Los demandados, cuestionando principalmente la valoración de la prueba llevada a cabo por el Juzgador de instancia, interpusieron recurso de apelación a fin de lograr la total desestimación de la demanda; subsidiariamente, que se limitara la propiedad de las actoras exclusivamente a la panera y a la superficie que ésta ocupa, sin mas terrenos adyacentes; y, por último, que se dejara sin efecto el pronunciamiento relativo a la retirada de la portilla o del candado que le sirve de cierre. Por su parte, dos de las demandantes formularon impugnación a fin de lograr el total acogimiento de sus pretensiones.

Segundo.-Fundan su postura los demandados y ahora recurrentes en que sus títulos de propiedad, debidamente inscritos en el Registro desde hace muchos años, incluyen el terreno reivindicado por las demandantes; que, por el contrario, la finca pretendida por ellas no aparece reflejada ni en el Registro ni en el Catastro; que su existencia carecería de sentido pues se trataría de una propiedad enclavada y sin salida a camino público; y, en fin, que los linderos que figuran en la escritura que las actoras esgrimen como título, no coincidirían con los del terreno que reivindican.

Existe, sin embargo, abundante prueba de que las demandantes son titulares dominicales de la panera controvertida y de un terreno bajo la misma. Junto a la demanda aportaron documentación pública expresiva del tracto ininterrumpido seguido por esa propiedad desde una escritura de partición de herencia del año 1933, que a su vez se remitía a una sentencia de 7 de noviembre de 1881, fecha muy próxima a la de 1870 que figura grabada junto a su puerta de acceso, presumiblemente para indicar el año de su construcción. Esa prueba documental fue ratificada en el acto del juicio por la testifical practicada a instancias de la actora, consistente en la declaración de numerosos vecinos del lugar, conocedores directos de la situación, incluso por haber tomado en arriendo la planta baja de la panera del causante de las actoras, D. María Rosario, que manifestaron todos ellos de modo contundente que la panera siempre perteneció a la familia de las demandantes, actuando ésta, en concreto D. María Rosario, como propietario de la misma, tanto utilizando la parte superior de la misma como cediendo en arriendo la inferior, persistiendo esa situación durante muchos años, que en general centraron en la segunda mitad del pasado siglo.

El que la panera que figura en esa documentación es la misma que la litigiosa resulta, además de la testifical, del hecho de que tales títulos la sitúan en el lugar del "Pradón", que es como se conoce a esa zona, y como lindante al Oeste con la calle Magdalena, que en la realidad discurre en las inmediaciones a donde se encuentra, y por los demás vientos con tierras de herederos de D. Fidel, de quien también traen origen las fincas de los demandados. Es más, la finca sita al Sur, n.º NUM000 del Registro, figura lindando al Norte con Millán y D. Valentín, revelando así que en dicho lugar existen bienes de la pertenencia de las actoras o de sus causantes.

No plantea dudas, pues, la propiedad de las demandantes sobre la panera y el espacio sobre el que se levanta. El que no figure inscrita en el Registro no impide reconocer ese dominio, pues la inscripción no tiene en nuestro Derecho valor constitutivo.

No es exactamente cierto, por otro parte, que esa panera no estuviera reflejada en el Catastro pues sí aparece en el plano histórico, aportado junto a la pericial traída por los demandados, diferenciada de las parcelas limítrofes. El que, en fin, la descripción de las fincas de los demandados, en especial el lindero Oeste de la registral n.º NUM001, parezca situarse más allá de la panera, incluyéndola en su contorno, no resulta tan decisivo como se pretende, por un lado, porque ya se ha visto que la propiedad de las demandantes sobre la panera quedó debidamente acreditada; por otro, porque de incluir la n.º NUM001 tal panera lo lógico es que así se hiciera constar, como pone de relieve el perito judicial, pues sin necesidad de entrar en la debatida cuestión del carácter mobiliario o inmobiliario de estas construcciones, lo cierto es que solían reflejarse en las escrituras por considerarse un bien importante para una casería; y, en fin, porque de la lectura de las inscripciones registrales se observa que por ese viento Oeste existen diversos errores en las fincas que allí confluyen, entre otras la antes citada n.º NUM000, quizá debido a su antigüedad, a las numerosas segregaciones habidas y nuevas construcciones allí levantadas, de tal suerte que no cabe conceder a ese lindero ("antojana de la casa de los citados herederos de D. Camilo "), la relevancia decisiva que se pretende.

Tampoco es obstáculo a lo hasta aquí razonado que actualmente esa panera se encuentre enclavada entre otras propiedades, pues quedó acreditado que sus propietarios venían accediendo a la misma a través de un pasadizo abierto en una finca colindante, sobre la que se haya constituida una servidumbre de paso a favor de la finca de los demandados.

Tercero.-Mayores dudas plantea el lugar donde deba situarse el terreno sobre el que se asienta la panera, más allá del estrictamente ocupado por la construcción, y el deslinde que deba hacerse con las fincas de los demandados, tema éste que es cuestionado tanto en el recurso como en la impugnación. Los títulos de las demandantes asignan invariablemente a su finca una superficie de 300 metros cuadrados, indicando, como ya se ha dicho, que linda al poniente con la calle Magdalena y por los demás vientos con tierra de D. Fidel. El único linde, por tanto, suficientemente claro, al partir de un elemento físico cierto e inamovible (nada se ha acreditado acerca de que hubiera cambiado el trazado de dicha vía) es la calle Magdalena. Carece de lógica por ello situar el terreno reivindicado, como hacen las demandantes fundamentalmente al Este de la panera, cuando no hay ningún dato que permita ubicarlo allí, en lugar de al Oeste, entre la panera y la citada calle, donde resta un espacio amplio -la distancia entre la panera y la calle es de cerca de 13 metros según reflejan los planos elaborados por el perito judicial-, si bien no cabe aquí pronunciarse sobre un posible deslinde por este viento al existir en ese lugar propiedades de terceros ajenos a esta litis. Por la misma razón no cabe incluir en la finca de las demandantes el pasillo abierto en la edificación colindante, como parece reflejar el plano n.º 3 del perito judicial al que se remite la sentencia.

Partiendo del lindero Oeste establecido tanto en la pericial aportada junto a la demanda como en la realizada por el perito judicial, y sin prejuzgar que pudiera o no extenderse más hacia ese viento por las razones indicadas, los linderos Norte y Sur de la finca de las actoras deben quedar delimitados por las líneas establecidas en esa primera pericial, la acompañada a la demanda, coincidente el Sur con el fijado en la judicial y con el linde con la registral n.º NUM000; mientras que el lindero Norte que se propone en la pericial de las demandantes lo considera esta Sala más ajustado al resultado de la prueba y a la realidad de las cosas pues deja una pequeña franja pegante a la construcción que permite el acceso a la planta baja, ya que la puerta de entrada se encuentra en dicho viento, de tal forma que ese estrecho pasillo se corresponde con el continuado uso que vino haciendo el causante de las demandantes, aunque lo fuera como arrendador, de tal espacio como propio para acceder a la panera. Mientras que, por último, el lindero Este debe mantenerse en la forma indicada por el perito judicial en el plazo n.º 3, pues, como se ha dicho, no existe prueba alguna de que el terreno de la panera debiera extenderse por dicho viento, y no por el Oeste como resulta de sus propios linderos.

Cuarto.-Debe, por último, rechazarse el recurso de los demandados en cuanto cuestionan la obligación de retirar la portilla de cierre o el candado que impide su apertura, ya no sólo por no haber sido cuestionado este extremo en el escrito de contestación, sino porque esa portilla, conforme al nuevo deslinde establecido en el fundamento anterior invade parcialmente la propiedad de las actoras (así resulta de la confrontación del plano acompañado a la demanda con el elaborado por el perito judicial) de tal suerte que ese pronunciamiento de condena es consecuencia obligada del éxito de la reivindicatoria y de la obligación de restituir el terreno indebidamente ocupado que incumbe a los demandados.

Quinto.-Al traducirse lo hasta aquí expuesto en la parcial estimación del recurso principal (en cuanto se matiza que debe excluirse del terreno de las actoras el pasadizo que sirve de acceso a través de un edificio) y de la impugnación, no procede hacer expresa imposición de las costas aquí causadas (arts. 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

Por lo expuesto, la Sala dicta el siguiente:


FALLO


 
Estimar en parte el recurso de apelación interpuesto por D. Emilio y D.ª Ofelia y la impugnación formulada por D.ª Elena y D.ª Sara, ambos frente a la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia n.º 2 de Avilés en autos de juicio ordinario seguido con el n.º 854/07, la que revocamos en el único punto de establecer que el deslinde a practicar entre las propiedades de los aquí litigantes deberá llevarse a cabo de acuerdo con las precisiones que se indican en segundo el párrafo del tercero fundamento de esta resolución.

Confirmamos sus restantes pronunciamientos, sin hacer expresa imposición de las costas aquí causadas.

La presente sentencia es firme.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación