Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Auto T.S. (Sala 3) de 16 de marzo de 1999


 RESUMEN:

Fijación de valores catastrales de una finca. La cuantía del recurso fue fijada en la sentecia recurrida, cantidad que corresponde al valor catastral fijado por el acto administrativo recurrido. Por tanto el valor de la prentensión es el importe de la cuota, que se fija en el acto administrativo combatido y no el montante del valor catastral, que es la base imponible del Impuesto sobre Bines Inmuebles. Inadmisión del recurso.

ANTECEDENTES DE HECHO

Único.-Por el Abogado del Estado se ha interpuesto recurso de casación contra la Sentencia de 4 de diciembre de 1997, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, dictada en el recurso n.º 810/97, sobre fijación de valores catastrales.

Siendo Ponente el Excmo. Sr. D. Juan García-Ramos IturraldeMagistrado de la Sala

RAZONAMIENTOS JURIDICOS

Primero.-La sentencia recurrida estima el recurso contencioso-administrativo interpuesto contra una Resolución del Tribunal Económico-Administrativo Regional de Cantabria de 16 de diciembre de 1996 desestimatoria de reclamación deducida contra la notificación individual, por la Gerencia Territorial del Catastro de Cantabria, del valor catastral fijado a la finca sita en C/Canalejas n.º 21, 5.º B, de Santander, para el ejercicio de 1997.

Segundo.-La casación contencioso-administrativa es un recurso extraordinario y limitado por razón de la cuantía, como resulta de lo establecido en el artículo 93.2.b) de la LRJCA que, al relacionar las resoluciones judiciales excluidas de ser impugnadas en casación, menciona las sentencias recaídas en asuntos cuya cuantía, cualquiera que fuese la materia, no exceda de seis millones de pesetas.

Por otro lado, es jurisprudencia constante y reiterada de esta Sala que las prevenciones legales en materia de cuantía han de ser aplicadas en función de la real entidad material de la cuestión litigiosa, siendo irrelevante, a efectos de la inadmisibilidad del recurso de casación por razón de la cuantía, que se haya tenido por preparado el recurso en la instancia o el ofrecimiento del mismo al notificarse la resolución impugnada, siempre, naturalmente, que la cuantía sea estimable e inferior al límite legalmente establecido.

Tercero.-En este caso, la cuantía del recurso contencioso-administrativo fue fijada en la sentencia recurrida en la cantidad de 11.050.901 pesetas, cantidad que corresponde al valor catastral fijado por el acto administrativo recurrido, sin embargo, al tiempo y, a título meramente informativo, se fijó una cuota de 50.834 pesetas.

Por tanto, el valor de la pretensión, que es el criterio a tener en cuenta en estos casos -ex artículo 50.1 de la LRJCA -, es el importe de la cuota que, aunque sea de modo informativo, se fija en el acto administrativo combatido y no el montante del valor catastral, que no es sino la base imponible del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (en este sentido, Autos de 29 de enero y 22 de febrero de 1999 ). En consecuencia, procede declarar la inadmisión del recurso de casación, de conformidad con los artículos 93.2.b) y 100.2.a) de la LRJCA, por no ser recurrible la sentencia impugnada.

Cuarto.-Al ser inadmisible el recurso de casación las costas procesales causadas deben imponerse al recurrente, como dispone el artículo 100.3 de la Ley Jurisdiccional .

Por lo expuesto,

LA SALA ACUERDA:

declarar la inadmisión del recurso de casación interpuesto por el Abogado del Estado contra la Sentencia de 4 de diciembre de 1997, dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria en el recurso n.º 810/97, resolución que se declara firme; con imposición de las costas procesales causadas en este recurso a la Administración del Estado recurrente.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación