Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.N. de 12 de mayo de 1998


 RESUMEN:

Las rentas obtenidas por la entidad no residente por la cesión de la película de cine para su explotación en España a una entidad residente se consideran rentas no obtenidas en España, por lo que no se encuentran sujetas al Impuesto sobre Sociedades.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-Se impugna en el presente recurso contencioso-administrativo la Resolución del Tribunal Económico-Administrativo Central de 23 de abril de 1996, referente al Impuesto sobre Sociedades, declaración de no residentes, habiéndose fijado su cuantía en 7.661.500 pesetas.

Segundo.-La Sección 5.ª del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, ha dictado, en recursos idénticos, entablados entre las mismas partes aquí personadas, un número importante de sentencias.

Tercero.-Con fecha 24 de febrero de 1987, el actor, actuando en representación de "Cannon Internacional, S.A." presentó autoliquidación, modelo 210, Declaración de no residentes por el Impuesto de Sociedades, correspondiente a la adquisición en el extranjero de determinadas películas, efectuando el ingreso de la deuda tributaria.

Impugnándose posteriormente la autoliquidación y solicitándose la devolución de lo indebidamente ingresado por entender que los derechos de explotación en España de las películas producidas por la mencionada "Cannon Internacional, S.A.", no están sujetas a retención por el Impuesto de Sociedades.

Cuarto.-La cuestión objeto de debate ha de centrarse en si los rendimientos de la entidad no residente en España y sin establecimiento permanente, se consideran obtenidas en España y están sujetas al Impuesto de Sociedades Especial.

Quinto.-Como decíamos anteriormente la cuestión ha sido resuelta en innumerables resoluciones de la Sección 5.ª del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Este Tribunal ha deliberado el recurso interpuesto y muestra su conformidad con las Resoluciones citadas, de lo que transcribe y hace suya la fundamentación jurídica de la de 23 de marzo de 1995, número 326:

"II: La entidad actora adquiere a una Empresa no nacional y no residente en España, una película para su explotación. La recurrente entrega la correspondiente contraprestación por el derecho de utilización que se le confiere. Obviamente, tales contraprestaciones constituyen ingresos societarios de las entidades extranjeras, extremo que no se discute. El problema aparece porque la entidad actora efectuó retenciones, por las cantidades abonadas, impugnando sus propias autoliquidaciones. Estima la recurrente que dichas autoliquidaciones son improcedentes porque la entidad perceptora de la contraprestación no es sujeto pasivo del Impuesto de Sociedades, ni por obligación real, ni personal, en virtud de los convenios de doble imposición vigentes; además, se añade, las percepciones discutidas no tienen su origen en el trabajo personal, o, capital mobiliario, por lo que es improcedente la retención, ya que ésta no puede recaer sobre ingresos que tengan distinta naturaleza, como lo son las ventas empresariales.

III: Planteado en estos términos el problema debatido, pues es obvia la posición contraria de la Administración a las alegaciones expuestas, se hace preciso partir para su resolución de los textos legales que regulan las retenciones y muy específicamente del artículo 32 de la Ley del Impuesto de Sociedades que establece: El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente a rendimientos procedentes del trabajo personal del capital mobiliario podrá ser objeto de retención en la fuente (...) y añade el precepto en su párrafo segundo (...) Los sujetos pasivos por este impuesto vendrán obligados (...) cuando el perceptor sea también una entidad que tenga la condición de sujeto pasivo (...) Se infiere de los textos legales citados que sólo pueden ser objeto de retención los rendimientos procedentes del trabajo y del capital mobiliario y, además, el perceptor de los rendimientos ha de ser sujeto pasivo del Impuesto. De modo que si no se cumple la doble condición legal, origen de los rendimientos y sujeción al impuesto, la retención es improcedente.

IV: Así planteadas las cosas el problema se traslada a resolver cuál es la naturaleza de los rendimientos, es sujeto pasivo del Impuesto de Sociedades por obligación personal o real. Ambas cuestiones merecen una respuesta acorde con la demanda, como enseguida pasamos a examinar.

V: Por lo que hace a la naturaleza de los rendimientos obtenidos como consecuencia de la cesión de explotación de películas, efectuada por quien de modo habitual se dedica a esta actividad, cabe sentar las siguientes conclusiones: a) Que la duda se centra en dilucidar si son rendimientos procedentes de actividades empresariales o de capital mobiliario. b) Que del artículo 59.3.c) del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el 12.2 del Reglamento de Sociedades se deduce que los rendimientos de la propiedad industrial obtenidos por sus autores son rendimientos de explotaciones económicas o empresariales. c) Que estos mismos rendimientos, cuando no son obtenidos por su autor, son rendimientos del capital mobiliario, a tenor del artículo 54.1.f) del Reglamento del Impuesto sobre la Renta. d) Que el análisis combinado de los artículos 253.1 y 256.f) del Reglamento de Sociedades, prescriben la retención sobre los rendimientos procedentes del capital mobiliario y la excluyen sobre los procedentes de actividades empresariales. e) Que la entidad perceptora de los rendimientos de ser sujeto pasivo del Impuesto de Sociedades lo sería por obligación real al carecer de domicilio, o, establecimiento permanente, en España. f) Que a tenor del artículo 334.1 del Reglamento de Sociedades las rentas del tipo de las controvertidas, en este recurso no tienen la naturaleza de rentas obtenidas en España.

VI: De todo lo anterior se colige que las rentas del tipo de las controvertidas no son rentas obtenidas en España, por lo que no se encuentran sujetas al Impuesto de Sociedades. Que, además, aunque otra cosa se entendiera por ser rentas de naturaleza empresarial no se encuentran sujetas a retención.

VII: Queda por analizar el punto referente a si la entidad perceptora de los rendimientos es sujeto pasivo del Impuesto de Sociedades. A tal efecto, y tratándose de entidad residente en país extranjero, con el que España tiene suscrito Convenio para evitar la Doble Imposición, la cualidad de sujeto pasivo se tiene en el país en que se tiene la residencia, razón por la que la entidad perceptora no es sujeto pasivo del Impuesto de Sociedades en España".

Sexto.-Asimismo el recurrente solicita se practiquen los intereses de demora que resulten a su favor como consecuencia de la no devolución de lo ingresado.

Cuestión a lo que ha de accederse de acuerdo con el artículo 115 del Reglamento de Procedimiento de las Reclamaciones Económico-Administrativas vigente al momento del ingreso.

Séptimo.-Por lo razonado en los fundamentos jurídicos transcritos que hacemos nuestros, y lo dicho en el anterior apartado, procede la estimación del recurso interpuesto sin que proceda una especial imposición de costas.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación