Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. La Coruña 369/2010, de 23 de julio


 RESUMEN:

Prescripción de acciones: Se establece que las acciones de competencia desleal prescriben al año de poder ser ejercitadas o se tiene conocimiento del acto desleal, y en cualquier otro caso a los tres años. El tribunal establece que no hay causa de interrupción en la prescripción, y que las acciones ya han prescrito. Hay estimación parcial del recurso para dejar sin efecto la condena en costas.

A CORUÑA

SENTENCIA: 00369/2010

JUZGADO DE LO MERCANTIL N.º 1 DE A CORUÑA

Rollo: RECURSO DE APELACION 0000554 /2008

FECHA REPARTO: 24-9-08

SENTENCIA

N.º 369/10

AUDIENCIA PROVINCIAL

Sección Cuarta

Ilmos. Sres. Magistrados:

JOSÉ LUIS SEOANE SPIEGELBERG

ANTONIO MIGUEL FERNÁNDEZ MONTELLS Y FERNÁNDEZ

MARÍA DEL CARMEN MARTELO PÉREZ

En A CORUÑA, a veintitrés de Julio de dos mil diez.

Vistos por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial, integrada por los señores que al margen se relacionan los presentes autos de juicio ORDINARIO N.º 582/07, sustanciado en el JUZGADO DE LO MERCANTIL N.º 1 DE A CORUÑA, que ante la Audiencia Provincial pendían en grado de apelación, seguidos entre partes de una como DEMANDANTE Y APELANTE SANTOS COCINA Y BAÑO, S.L., representado en ambas instancias por la Procuradora Sra. Pita Urgoiti y de otra como DEMANDADO APELADO MOBILIARIO DE COCINAS Y APARATOS DE CONSUMO MOBEL, S.L., representado en primera y segunda instancia por la Procuradora Sra. Penas Francos y con la dirección de la Letrada Sra. García Otero; versando los autos sobre COMPETENCIA DESLEAL.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Se aceptan y dan por reproducidos los antecedentes de hecho contenidos en la resolución apelada, dictada por el JUZGADO DE LO MERCANTIL N.º 1 DE A CORUÑA, con fecha 16-6-08. Su parte dispositiva literalmente dice: FALLO: "Que, estimando la excepción de prescripción de las acciones ejercitadas, debo desestimar y desestimo íntegramente la demanda deducida por SANTOS COCINA Y BAÑO, S.L., representada por la Procuradora DOÑA TERESA PITA URGOITI, contra MOBILIARIO DE COCINAS Y APARATOS DE CONSUMO NOBEL, S.L., representada por la Procuradora DOÑA MAR PENAS FRANCOS.

Impongo a la parte actora las costas causadas en esta instancia".

Segundo.-Contra la referida resolución por EL DEMANDANTE, se interpuso recurso de apelación para ante la Audiencia Provincial que le fue admitido, elevándose los autos a este Tribunal, pasando los autos a ponencia para resolución.

Tercero.-Ha sido ponente el Iltmo. Sr. Magistrado DON ANTONIO MIGUEL FERNÁNDEZ MONTELLS Y FERNÁNDEZ.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-La pretensión de la demanda, ejercitada por la mercantil "Santos Cocina y Baño, S.L.", en el proceso de que trae causa el recurso de apelación, se basa en acciones amparadas en la Ley de Competencia Desleal, 3/1991, de 10 de enero, contra la sociedad demandada "Mobiliario de Cocinas y Aparatos de Consumo Mobel, S.L", por cuanto afirma ha realizado actos de competencia desleal, al aprovecharse de una fotografía, insertándola en anuncios comerciales en la portada del periódico La Voz de Galicia, edición de Barbanza, en la que se reflejan productos que comercializa en exclusiva la actora, tomada ésta del catalogo por ella confeccionado, que para su realización había contratado con D. Domingo, fotógrafo profesional, la realización de una serie de fotografías del mobiliario de cocina que comercializa. El Juzgado de lo Mercantil dicta sentencia, desestimando la demanda, al estimar la excepción de prescripción de las acciones de competencia desleal que se ejercitan con la demanda. La parte actora con su recurso de apelación invoca que no concurre en el presente caso la prescripción, por cuanto con el procedimiento penal dirigido contra la demandada se interrumpe el plazo, tratándose de los mismos hechos, y que tras su conclusión absolutoria, interpone su reclamación judicial antes de transcurrir el plazo de un año de prescripción de la acción.

Segundo.-La argumentación de la sentencia apelada se fundamenta en que el procedimiento penal seguido (D.P 86/2003 del Juzgado de Instrucción de Ribeira, transformado en P.A. 76/2005,) que concluyo por sentencia firme absolutoria, no puede tener efectos interruptivos de la prescripción de las acciones de competencia desleal, desde el momento en que los hechos denunciados y enjuiciados se ciñeron a la infracción de los derechos de propiedad intelectual, concretamente sobre la fotografía empleada en la campaña publicitaria de la entidad "Mobiliario de Cocinas y Aparatos de Consumo Mobel, S.L" en la edición de Barbanza, del diario "La Voz de Galicia", por ser la aquí parte apelante la cesionaria de los derechos de autor, lo que ciertamente nada tiene que ver con los actos infractores de competencia desleal, consecuentemente tampoco con las acciones civiles que se ejercitan con la acción penal. Motivo por el cual la demandante estaba en plena disposición de haber ejercitado las acciones de competencia desleal que hubieran convenido a su derecho desde el momento en que conoce esos presuntos actos de deslealtad y su autor. De ahí que el plazo de prescripción aplicable de un año establecido en el inciso inicial del artículo 21 de la Ley 3/1.991, de 10 de Enero, de Competencia Desleal no se ha visto interrumpido por ninguna causa hábil.

El artículo 21 de la referida Ley 3/1.991, dispone que "las acciones de competencia desleal prescriben por el transcurso de un año desde el momento en que pudieron ejercitarse y el legitimado tuvo conocimiento de la persona que realizó el acto de competencia desleal; y, en cualquier caso, por el transcurso de tres años desde el momento de la realización del acto". De lo que resulta claro que desde el momento en que el interesado se encuentra en situación de poder ejercitar la acción de competencia desleal y al mismo tiempo tiene conocimiento cabal y completo de la persona que realizó ese tipo de acto, el plazo de prescripción es el de un año que sanciona el inciso inicial del referido precepto. Iniciándose el "dies a quo" del plazo de prescripción desde que la conducta ilícita finaliza. En el presente caso, el conocimiento fehaciente y cumplido de la persona que habría realizado el acto de competencia desleal no presenta ninguna duda por cuanto que resulta incuestionable que, en todo momento y desde el principio, esa actuación desleal se ha imputado a la parte demandada. Y este tribunal admite y comparte los razonamientos jurídicos en los que el Juzgado de primera instancia ha basado su decisión de estimar la excepción de prescripción de la acción de competencia desleal que ha sido ejercitada en la demanda; desde el momento en que, y por ello, ejercitándose en la vía penal la acción de usurpación de un derecho de propiedad intelectual, nada tiene que ver a los efectos de interrupción de la prescripción con la posibilidad de ejercicio separado de las acciones civiles de la ley de competencia desleal, tratándose de un ámbito legal de aplicación distinto y claramente diferenciado a los derechos de propiedad intelectual, máxime cuando se niega a la aquí recurrente en el procedimiento penal, razón de la sentencia absolutoria, legitimación como denunciante para promover el proceso penal, de conformidad con lo dispuesto en el art. 287.1 del C.P., dado que no consta que fuese cesionario de los derechos de autor, correspondiendo éstos en exclusiva a su autor, siendo ajeno al mismo el hecho de que los muebles reflejados en la fotografía publicada en el periódico fueran o no comercializados por la denunciante, tal como se razona en la sentencia dictada por la Audiencia Provincial en fecha 7 de noviembre de 2006, resolviendo el recurso de apelación, confirmando el pronunciamiento absolutorio de la sentencia del Juzgado de lo Penal n.º 1 de Santiago.

Por otra parte, debemos llamar la atención que el artículo 944.2 del Código de comercio dispone que "se considerará la prescripción como no interrumpida por la interpelación judicial, si el actor desistiere de ella, o caducara en la instancia, o fuese desestimada su demanda". En consecuencia, si en nuestro caso, la acción civil ejercitada conjuntamente con la acción penal, que fue desestimada en sentencia firme por falta de legitimación del denunciante, única parte que ejercitó la acusación, podemos estimar que no puede por tal motivo concedérsele eficacia interruptiva.

En definitiva, al no existir causa alguna de interrupción de la prescripción y haberse presentado la demanda ante el Juzgado de Primera Instancia Decano de los de A Coruña el día 31 de octubre de 2.007, forzoso es reconocer que, en esta última fecha, las acciones de competencia desleal ejercitadas se encontraban prescritas

Tercero.-A mayor abundamiento de la lectura del art. 21, antes referido, resulta que el legislador ha establecido dos plazos diferentes: uno de prescripción de un año, a contar desde el momento en que el legitimado pueda ejercitar la acción y conozca la identidad del autor del hecho, plazo éste que cabe ser interrumpido; y otro imperativo, mas amplio, de tres años, de caducidad, desde la realización del acto de competencia desleal de que se trate, más allá del cual no cabe ya el ejercicio de la acción, cualquiera que sea el motivo, y por tanto, no susceptible de interrupción y apreciable de oficio. (En este sentido sentencias de A.P. de Barcelona de 6-11-2008, 18-4-2007 y 19-3-2007; y SAP de Alicante de 26-10-2004).

En el presente caso, la demanda imputa a la demandada actos desleales de mala fe, incardinables en la Ley de Competencia Desleal, de duración continuada. Y resulta acreditado de la prueba practicada que el último acto desleal imputado a la demandada se produce el día 26 de octubre de 2002, tomando éste como el "dies a quo" para su cómputo, dado que no debe comenzar a contarse hasta la producción del resultado definitivo o hasta el cese del acto ilícito, siendo el 31 de octubre de 2007 cuando la parte actora presenta la demanda, por lo que el plazo de caducidad operaria en todo caso, al no se susceptible de ser interrupción.

Cuarto.-Se alega como último motivo del recurso, el pronunciamiento condenatorio de costas causadas en primera instancia, aduciendo la parte apelante que en el caso concurren suficientes dudas de derecho para que no se haga especial pronunciamiento. El tribunal considera que concurren serias dudas de derecho, lo que conlleva que proceda no hacer especial pronunciamiento con respecto a las costas procesales de primera instancia, por lo que sin mayores consideraciones estimamos el motivo del recurso.

Quinto.-La estimación parcial del recurso de apelación conlleva que no proceda especial pronunciamiento sobre la imputación de las costas procesales derivadas de la tramitación del mismo, a tenor de lo dispuesto en el art. 398.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación, en nombre del Rey y por la autoridad concedida por el Pueblo Español.


FALLAMOS


 
Con estimación en parte del recurso de apelación interpuesto por la representación de "Santos Cocina y Baño, S.L.", contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Mercantil n.º 1 de A Coruña en fecha 16 de junio de 2008, en los autos del juicio ordinario n.º 582/07 de los que dimana el presente rollo de Sala, revocamos la sentencia impugnada en el único sentido de dejar sin efecto el pronunciamiento condenatorio sobre las costas procesales de primera instancia; todo ello sin hacer expresa imposición de las costas procesales causadas en la alzada.

Así, por esta nuestra sentencia de la que se llevará certificación al rollo de Sala lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Dada y pronunciada fue la anterior Sentencia por los Ilmos. Sres. Magistrados que la firman y leída por el/la Ilmo. Magistrado Ponente en el mismo día de su fecha, de lo que yo el/la Secretario certifico.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación