Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Canarias 456/2010 de 16 de abril


 RESUMEN:

Sentencia: Nulidad. Incoherencia interna. Contradicciones dentro de la propia sentencia. Vulneración del derecho a la tutela judicial.

EN NOMBRE DEL REY

la siguiente

SENTENCIA

En el recurso de suplicación interpuesto por Cayest Turística S.L. contra sentencia de fecha 8 de enero de 2006 dictada en los autos de juicio n.º 491/2004 en proceso sobre CANTIDAD, y entablado por D./Dña. Luis Pedro, contra Cayest Turística S.L. y Fogasa.

El Ponente, el Iltmo./a Sr./a. D./Dña. Angel Martín Suárez, quien expresa el criterio de la Sala.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y terminó por sentencia, cuya relación de hechos probados es la siguiente.

Primero.-La parte actora, D. Luis Pedro, con DNI NUM000, ha prestado servicios por cuenta de la empresa demandada desde el día 16/9/02 hasta el 17/2/04, con la categoría de jefe de cocina y salario diario de 41Z04 euros.

Segundo.-Considera el actor que la citada empresa no le ha abonado las cantidades siguientes: diferencias salariales de convenio en el periodo marzo de 2003 a febrero de 2004 por un total de 1.179Z78 euros; la suma de 1.206Z72 euros mensuales en concepto de horas extras por realizar una jornada de 11 horas diarias 6 días a la semana (14.480Z64 euros); y 1.072Z33 euros en concepto de liquidación por 41 días de vacaciones no disfrutadas. El total reclamado asciende a 16.182Z97 euros.

Tercero.-El actor trabajaba seis días a la semana una media de 8 horas por encima de las 40 horas semanales pactadas, librando normalmente los viernes.

Cuarto.-El actor presentó demanda contra la empresa en reclamación de diferencias salariales de convenio en el periodo marzo de 2003 a febrero de 2004 por importe de 1.179Z78 euros. Concilió en el Juzgado de lo Social n.º 2 de esta ciudad dicha reclamación por la suma de 390Z56 euros brutos.

Quinto.-Tras el cese del actor el 17/2/04 se interpuso papeleta de conciliación por despido. La empresa reconoció la improcedencia del despido y consignó la suma de 2.616Z30 euros en concepto de indemnización y 873Z35 euros en concepto de liquidación. En el acto del Semac la parte actora se reservó las acciones pertinentes para reclamar las cantidades que pudiesen corresponderle por otros conceptos, así como diferencias en la liquidación por ser la categoría del actor la de jefe de cocina y no jefe de partida.

Sexto.-El actor disfrutó vacaciones del 14 al 16/6, del 8/9 al 2/10/03 y del 14 al 21/12/03.

Séptimo.-El valor de la hora extra asciende a 16Z76 euros.

Octavo.-Se ha celebrado acto de conciliación previa ante el SEMAC. La papeleta se presentó el 16/4/04. SEGUNDO.- La parte dispositiva de la Sentencia de instancia dice: Que estimo parcialmente la demanda interpuesta por el actor D. Luis Pedro contra la empresa Cayest Turística, SL y en su virtud condeno a la empresa demandada a que pague al actor la cantidad de 6.167Z68 euros

Tercero.-Frente a dicha resolución se interpuso el recurso de Suplicación, que no fue impugnado de contrario.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-La sentencia de instancia estima parcialmente la demanda interpuesta por el demandante, D. Luis Pedro, quien venía prestando servicios para la demandada, Cayest Turística, S.L., desde el 16.09.02 hasta el 17.02.04, con la categoría profesional de Jefe de cocina y percibiendo un salario día de 41,04 euros; y condenándose a la citada entidad mercantil a abonar al actor la cantidad de 6.167,68 euros, en concepto de realización de horas extraordinarias (46 días x 8 horas x 16,76 euros).

Frente a la citada sentencia se alza la dirección legal de la demandada, Cayest Turística, S.L., mediante el presente recurso de suplicación articulado en base a dos tipos de motivos: en primer lugar, al amparo de la letra b) del art. 191 TRLPL, se pretende la revisión de los hechos declarados probados. Y a continuación, por el cauce procesal de la letra c) del art. 191 TRLPL, la recurrente denuncia la infracción de las disposiciones normativas y de la jurisprudencia citadas en su escrito de recurso.

El recurso no ha sido objeto de impugnación.

Segundo.-Previamente, en su caso, a conocer y resolver de los motivos formulados por la recurrente, Cayest Turística, S.L., la Sala ha de pronunciarse acerca de la posible incongruencia interna que parece adolecer la sentencia aquí recurrida. Y a tal efecto se ha de precisar que esta Sala, entre otras, en su sentencia de fecha 17.05.09 -(Rec. n.º 695/2007)- afronta dicha cuestión al señalar, en el Fundamento de Derecho SEGUNDO de la misma, lo siguiente:

"SEGUNDO.- Como señala la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 23 de Julio de 2001 ED 35669 y reitera la de 29 de Abril de 2005 ED 71741 "Es constante y reiterada la doctrina del Tribunal Constitucional en el sentido de que la incongruencia es causa de vulneración del derecho fundamental a la tutela judicial efectiva por indefensión (art. 24.1 C.E.) y así lo han señalado, entre otras muchas, la STC 20/1982 EDJ 1982/20 y la 136/198, de 29 de junio EDJ 1998/8721, que cita a la anterior. A su vez, la STC, núm. 1 de 25 de enero de 1999 EDJ 1999/294, con cita, entre otras, de las SSTC de que hay incongruencia omisiva cuando falta el pronunciamiento sobre alguna pretensión que hubiera sido llevada al procedo en el momento procesal oportuno para ello; y, entre los diversos supuestos de incongruencia vulneradora del aludido derecho fundamental de defensa, incluye la antes invocada STC 136/1998 EDJ 1998/8721 la incongruencia interna y la incongruencia por error, siendo precisamente la primera la que se ha producido en el caso que enjuiciamos. Es constante y reiterada la doctrina del Tribunal Constitucional en el sentido de que la incongruencia es causa de vulneración del derecho fundamental a la tutela judicial efectiva sin indefensión (art. 24.1 CE), y así lo han señalado, entre otras muchas, la STC. 20/1982 y la 136/1998, de 29 de junio, que cita a la anterior y, entre los diversos supuestos de incongruencia vulneradora del aludido derecho fundamental de defensa, incluye la antes invocada sTC 136/1998 y la sTC 170/95 la incongruencia interna (cuando existe contradicción dentro de la misma) y la incongruencia "por error".

En supuestos de incongruencia interna (y a ellos resulta asimilable la incongruencia "por error", dado que ambas producen indefensión en igual medida) la Sala 4.ª del Tribunal Supremo, en recursos de casación para la unificación de doctrina, ha acordado la nulidad de la Sentencia recurrida sin entrar en el estudio del fondo de los recursos (s.TS 4.ª de 14 de diciembre de 1993, 23 de diciembre de 1993 y 26 de mayo de 1999 - ED 11362 - 11838 y 13978), señalando la segunda de ellas que "es obligado proceder, como cuestión previa, al estudio de la validez o nulidad de la sentencia recurrida, pues la misma pudo haber incurrido en incongruencia interna, con infracción de lo que dispone el art. 359 de la LEC de 1881 (actual art 218 de la LEC 1/2000). Se trata de una cuestión de derecho necesario que afecta al orden público del proceso y, por tanto, tiene que ser examinada, incluso de oficio, por esta Sala, a lo cual debemos añadir que la primera regla del derecho es el sentido común pues "ad absurdum nemo tenetur", ya que nadie está obligado al absurdo de admitir razonamientos contradictorios, contradicción de las disposiciones o argumentos de la sentencia que acarrean su nulidad tal y como desde muy antiguo estimó el Tribunal Supremo en sentencia de 23 de Febrero de 1874.

Afirma el TC en sentencia 127- 2008 de 2 de Octubre de 2008 ED 196670 que no se ha producido propiamente una alteración de los términos del debate en la forma en la que lo planteó el recurrente- sino una incoherencia interna de la Sentencia, por existir un desajuste entre su fundamentación jurídica y el fallo. Estos casos han sido considerados por este Tribunal como lesivos del derecho a la tutela judicial efectiva en su dimensión de derecho a obtener una resolución fundada en Derecho, puesto que la contradicción entre la fundamentación y el fallo de una resolución no es un vicio de incongruencia sino un defecto de motivación, al ser la que resulta, irrazonable y contradictoria (por todas, SSTC 42/2005, de 28 de febrero, FJ 4; y 140/2006, de 8 de mayo, FJ 2.b)."

Así pues, la aplicación al supuesto aquí enjuiciado de la doctrina expuesta anteriormente determina que debemos anular de oficio la sentencia de instancia a fin de que por la Magistrada " a quo ";, con entera libertad de criterio y haciendo uso, en su caso, si lo estimare conveniente para mejor proveer, dicte nueva sentencia en la que se subsane la contradicción existente entre el relato fáctico, concretamente sus ordinales PRIMERO, en lo referente al salario consignado de 41.04 euros, y SÉPTIMO, en cuanto al valor de la hora extra que asciende a 16,76 euros; y lo resuelto en el último párrafo del Fundamento de Derecho QUINTO en relación con el contenido del Fallo de la misma. Y es que, efectivamente, el Convenio Colectivo de aplicación vigente para el periodo 01.01.2000 a 31.12.2003 -(BOP Las Palmas n.º 129/2000, de 27 de octubre de 2000)-, en su artículo 27 prevé y regula como ha de calcularse el valor de la hora extraordinaria y, de tal precepto convencional no puede concluirse, como lo hace la Juzgadora de instancia, que si el salario día del demandante asciende a 41,04 euros, el valor de la hora extra no puede resultar 16,76 euros pues, evidentemente, de una mera operación aritmética, el valor económico de la misma ascendería a 10,26 euros. Por lo tanto, constatada y apreciada la precitada incongruencia interna -art. 218 LEC -, lo que procede decretar es la nulidad de las actuaciones en los términos ya expuesto anteriormente y, en consecuencia, ello comporta la imposibilidad legal de entrar a conocer y resolver de los motivos articulados por la recurrente, Cayest Turística S.L., - art. 200 TRLPL)-.

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Decretamos de oficio la nulidad de la sentencia de instancia de fecha 08 de enero de 2006, dictada por el Juzgado de lo Social N.º 6 de Las Palmas de Gran Canaria en los autos n.º 491/2004 así como de todas las actuaciones procesales posteriores y acordamos retrotraer las mismas al momento anterior al dictado de aquélla a fin de que, por la Magistrada " a quo ";, con entera libertad de criterio y haciendo uso, si lo estimara conveniente, de las diligencias para mejor proveer, dicta nueva sentencia en la que subsanada dicha incongruencia interna, queden resueltas cuantas cuestiones hayan sido objeto del debate procesal.

Devuélvase a la recurrente el depósito constituido y la consignación efectuada.

Notifíquese esta sentencia a las partes y al Ministerio Fiscal de este Tribunal Superior de Justicia.

ADVERTENCIAS LEGALES.-

Contra esta sentencia cabe recurso de casación para la unificación de doctrina ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, que necesariamente deberá prepararse por escrito firmado por Letrado dirigido a esta Sala de lo Social y presentado dentro de los 10 días hábiles siguientes al de su notificación.

Además si el recurrente hubiere sido condenado en la sentencia, deberá acompañar, al preparar el recurso, el justificante de haber ingresado en la cuenta de Depósitos y Consignaciones abierta en el BANESTO número 3537/000066 0156/2008 a nombre de esta Sala el importe de la condena, o bien aval a nombre de esta Sala el importe de la condena, o bien aval bancario en el que expresamente se haga constar la responsabilidad solidaria del avalista. Si la condena consistiere en constituir el capital- coste de una pensión de Seguridad Social, el ingreso de ésta habrá de hacerlo en la Tesorería General de la Seguridad Social y una vez se determine por éstos su importe, lo que se le comunicará por esta Sala.

El recurrente deberá acreditar mediante resguardo entregado en la secretaría de la Sala de lo Social del Tribuna Supremo al tiempo de la personación, la consignación de un depósito de 300 Euros en la entidad de crédito del BANESTO c/c 24100000660156/2008, Sala Social del Tribuna Supremo.

Están exceptuados de hacer todos estos ingresos las Entidades Públicas, quienes ya tengan expresamente reconocido el beneficio de justifica gratuita o litigasen en razón a su condición de trabajador o beneficiario del régimen público de la Seguridad Social (o como sucesores suyos), aunque si la recurrente fuese una Entidad Gestora y hubiese sido condenada al abono de una prestación de Seguridad Social de pago periódico, al anunciar el recurso deberá acompañar certificación acreditativa de que comienza el abono de la misma y que lo proseguirá puntualmente mientras dure su tramitación.

Una vez firme lo acordado, devuélvanse las actuaciones al Juzgado de lo Social de origen para el oportuno cumplimento.

Así, por esta nuestra Sentencia, definitivamente juzgado, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación