Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. 23/1991, (Sala 1) de 18 de enero


 RESUMEN:

Recurso de revisión: Naturaleza extraordinaria. Requiere una interpretación restrictiva de los supuestos que lo integran. Maquinación fraudulenta: Existencia. Exige una irrefutable demostración de que se ha llegado al fallo por medio e ardides, argucias o artificios encaminados a impedir la defensa del adversario y que exista un nexo causal eficiente entre el roceso malicioso y la resolución judicial. Podía conocerse el domicilio con un mínimo de negligencia. Existencia de muchos medios para deteminarlo.

ANTECEDENTES DE HECHO

I

Primero.-El Procurador de los Tribunales don Ignacio Aguilar Fernández, en nombre y representación de doña Nuria, don Oscar, don Hugo, don Diego i don Alfonso, interpuso recurso de revisión respecto a la Sentencia firme y ejecutoria, dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Burgos, en los autos del proceso declarativo de menor cuantía, seguidos bajo el núm. 117/87 a instancia del Ayuntamiento de Redecilla del Camino (Burgos), fundamentado el recurso de revisión en los siguientes hechos: El Ayuntamiento de Redecilla del Camino (Burgos) promovió demanda de juicio declarativo ordinario de menor cuantía contra doña Elvira, Plácido, Oscar, José, Diego y su esposa, Amanda ; Marí Juana, don Jose Enrique, don Salvador y don Alfonso, doña Lorenza y don Rosendo, don Hugo, Nuria, Sebastián y Consuelo, indicando en su demanda que «sus circunstancias personales y domicilios se desconocen»; los demandados son emplazados por edictos publicados en el «Boletín Oficial de la Provincia de Burgos» de 14 de abril de 1987; tramitada la demanda se dicta Sentencia en 1 de septiembre de 1987; estimatoria de la demanda se les notifica la misma por medio de edicto en el «Boletín Oficial» de la provincia de 18 de septiembre de 1987, núm. 213. La demanda devino de una acción declarativa de adquisición por el Ayuntamiento de Redecilla del Camino (actor) por prescripción extraordinaria de una finca llamada «Monte Coto Redondo», cercado de caba, llamada «Monte de la Magdalena», sito en la jurisdicción de Redecilla del Camino e inscrita a favor de los demandados al núm. NUM000, folio NUM001, tomo NUM002, libro NUM003 ; se procede en ejecutoria de dicha sentencia, a cancelar la inscripción de dominio a favor de los demandados, inscribiéndose a favor del Ayuntamiento. El 20 ó 22 de octubre se enteran los recurrentes doña Nuria, don Oscar y don Hugo, que por el Servicio de ICONA se está deslindando dicho monte, acercándose al efecto a ver que pasaba, y en cuyo momento se enteran del juicio promovido, de su resultado, de la inscripción en el Registro y de que es propiedad del Ayuntamiento, obteniendo los «Boletines de la Provincia de Burgos» de emplazamiento y de notificación de sentencia. Se alegó que los recurrentes viven en Grañón, a 4 km de Redecilla, en Redecilla del Camino, o son muy conocidos en dicha localidad, acudiendo a ella con mucha frecuencia, y que Redecilla del Camino es un pueblo de 250 habitantes, por lo cual resulta que el Ayuntamiento de Redecilla del Camino ha interpuesto un proceso, sin oír a los interesados, cuando sabía, conocía y conoce su domicilio y sus circunstancias personales, intentando así y consiguiendo una sentencia favorable en su contra obviando una oposición a sus pretensiones. En cuanto a los fundamentos de Derecho, la demanda se ampara en el art. 1.796 de la L.E.C ., que señala que habrá lugar a la revisión de una sentencia firme cuando la sentencia se hubiera ganado injustamente, en virtud de maquinación fraudulenta, que es sinónimo de dolo, de insidia a la malicia ( Sentencia del T-S de 18 de junio de 1984 ), entendiendo la jurisprudencia ( Sentencias del T.S. de 9 de mayo de 1984, 5 de diciembre de 1983, 14 de marzo de 1984, 3 de abril de 1984, 13 de diciembre de 1984, 30 de septiembre de 1985 y 16 de septiembre de 1987 ), que existe tal maquinación fraudulenta cuando conociendo el domicilio de la parte demandada se oculte, no obstante conocerlo perfectamente, y es evidente que tal conducta merece el calificativo de maliciosa; también se refuerza lo anterior con la doctrina del T.C. ( Sentencia del T.C. de 13 de diciembre de 1983 ), y terminaron suplicnado los demandados a la Excma. Sala que, teniendo por presentado este escrito, documentos al mismo unidos y sus copias, se sirva tener por promovido recurso de revisión contra la Sentencia de 1 de septiembre de 1987 del Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Burgos, en autos de juicio de menor cuantía núm. 117/87 sobre acción declarativa de adquisición por prescripción extraordinaria de la finca señalada en el hecho tercero de este escrito, seguido a instancia del Ayuntamiento de Redecilla del Camino contra mis mandantes, llamar así a los citados autos que se hallan en referido Juzgado, mandar emplazar a cuantos en ellos hubieran litigado o a sus causahabientes, para que dentro del término de cuarenta días comparezcan a sostener lo que a su derecho convenga, y tramitado este recurso con arreglo a la Ley, dictar sentencia dando lugar al mismo y rescindiendo en todo la sentencia impugnada, expidiéndose certificación del fallo y devolviendo los autos al Juzgado del que procedan a los efectos del art. 1.807 de la Ley procesal civil . En otrosí solicitaron la anotación preventiva del presente recurso sobre la finca a que se refiere el hecho tercero de la demanda. El Fiscal dijo que no procedía acceder a lo solicitado sobre la anotación preventiva de la demanda de revisión al tratarse de una cuestión resuelta y firme, con consideración de cosa juzgada. La Sala Primera de lo Civil del Tribunal Supremo da por reproducido el dictamen del Ministerio Fiscal, no habiendo lugar a la anotación preventiva de la demanda de revisión. Admitida la demanda y emplazados los demandados compareció en representación del Ayuntamiento de Redecilla del Camino, el Procurador de los Tribunales don Carlos de Zulueta Cebrián, quien contestó a la demanda estableciendo los siguientes hechos: Ciertamente en la demanda se indicaba que las circunstancias personales de referidos demandados y domicilio era desconocido para los miembros del Ayuntamiento actor. En el Registro de la Propiedad de Belorado, de donde se sacaron los datos para promoción de menor cuantía, tan sólo constaban los nombres y apellidos de los demandados; los nombres de los demandados son de uso corrinte no ya en el término municipal de Redecilla del Camino, pueblos aledaños, incluso los apellidos González, López, etc., son de uso absolutamente corriente en toda España; el apellido Murillo es de uso corriente en la comarca, los apellidos Barrón Albizua, muy específicos eran desconocidos absolutamente para la Corporación; además, en los pueblos de Castilla los apellidos juegan un papel poco identificador. menos cuando son de uso corriente como los citados, y realmente se identifica a las personas por su nombre y el de cualquiera de sus progenitores y el lugar de nacimineto, o su oficio, por tanto no fueron identificados los demandados en cuanto a su domicilio o vecindad, pues solamente se conocían su nombre y apellidos. Los demandados fueron emplazados por el «Boletín Oficial de la Provincia de Burgos» y también en él fue notificada la sentencia. Se canceló la inscripción de dominio a favor de los demandados y se inscribió a favor del Ayuntamiento en el Registro de la Propiedad de Belorado el 14 de octubre de 1987. Antes de iniciarse el proceso, durante su sustanciación y nada más concluirse se tuvo noticia del mismo en Redecilla del Camino, pueblos aledaños y la comarca en general, sin que ninguno de los cuales manifestase nada. Sólo al concluirse el proceso se manifestaron algunas disconformidades. En cuanto a los fundamentos de derecho se ampararon en los siguientes: Estando seguros del conocimiento de la resolución del Juzgado por parte de los demandados antes de enero de 1988, y de la inscripción del monte litigioso a favor del Ayuntamiento, al amparo del art. 1.798 de la L.E.C ., debe desestimarse el recurso; es de aplicación la jurisprudencia del Tribunal Supremo, mantenida reiteradamente por la Excma. Sala Primera, en el sentido de que: el recurso de revisión por su naturaleza extraordinaria requiere que la interpretación de los supuestos que lo integran haya de realizarse con suma rigidez y criterio restrictivo (Sentencias de 3 de mayo, 6 de junio y 25 de septiembre de 1968, 30 23 de mayo de 1980, 19 de mayo y 9 de diciembre de 1987 y 14 de julio de 1988). La maquinación fraudulenta exige una irrefutable demostración de que se ha llegado al fallo por medio de ardides, argucias o artificios encaminados a impedir la defensa del adversario y que exista un nexo causal eficiente entre el proceso malicioso y la resolución judicial (sentencias de 28 de marzo de 1984 y 3 de octubre de 1987). La maquinación fraudulenta ha sido caracterizada por la doctrina como una actividad conscientemente dirigida a ganar la sentencia y que merezca la conceptuación de fraudulenta, no pudiendo identificarse, sin más, con el quebrantamiento de las normas del juicio siquiera sean las esenciales, en ella únicamente cabe encuadrar las conductas pensadas y dirigidas a ganar la sentencia y cuando además se compruebe que efectivamente el fallo se obtuvo a través de tal conducta y como resultado de la misma (Sentencia de 20 de noviembre de 1987). Para dar lugar al recurso de revisión es indispensable la prueba del ánimo de fraguar la indefensión de la otra parte (sentencias de 14 de diciembre de 1960, 19 de diciembre de 1961, 19 de octubre de 1962, 21 de febrero, 28 de mazo y 12 de febrero de 1983). No debe existir duda racional sobre la certeza de la causa alegada, con demostración irrefutable de que la sentencia ha sido ganada por medio de ardides o artificios tendentes a impedir la defensa del adversario (sentencia de 26 de enero de 1985). El T.C. habla de personas que están perfectamente identificadas; pero conocer los nombres y apellidos, cuando éstos son de uso corriente, desconociendo la vecindad, el parentesco, afiliación, etc., no hacen sino corroborar el desconocimiento de esa perfecta identificación a la que se refiere el T.C. En virtud del art. 1.809 de la L.E.C ., las costas procesales se deberán imponer a los recurrentes. Terminaron suplicando a la Sala que, teniendo por presentado este escrito, se digne admitirlo, y en sus oportunos méritos tenga por causada contestación, en tiempo y forma legal, al escrito de interposición de recurso de revisión formulado por doña Nuria y otros, y seguido que sea el proceso por los trámites establecidos en el art. 1.802 de la L.E.C., se dicte en su día sentencia por la que se desestimen las pretensiones de los recurrentes, declarándose la improcedencia del recurso de revisión planteado, y condenando en todas las costas procesales causadas a los recurrentes, así como a la pérdida del depósito constituido, con lo demás que resulte y fuera procedente. Recibido el pleito a prueba, se practicó que la propuesta por las partes fue declarada pertinente y figura en las respectivas piezas. Unidas a los autos las pruebas practicadas, se trajeron a la vista para sentencia, y pedida la celebración, se señaló para ello el día 10 de enero de 1991, solicitando ambas partes se dictase sentencia de acuerdo con lo que tenían interesado en los autos. Por providencia de 11 de septiembre de 1990 la Sala acuerda: Pasen las actuaciones al Ministerio Fiscal para que emita el dictamen previsto en el art. 1.802. El informe del Exorno. Sr. Fiscal, cumpliendo el traslado conferido dice: Considera que procede admitir el recurso de revisión planteado. Las razones radican en que se debe entender que la citación de los titulares registrales de la finca objeto del pleito es, a fin de permitir su defensa, de absoluta necesidad, como viene manifestando de modo constante el T.C. Y el demandante, Ayuntamiento de Redecilla del Camino, impidió, con maniobra que hay que incardinar dentro del núm. 4.º del art. 1.796 de la L.E.C ., tal defensa por el cómodo recurso de manifestar el desconocimiento de los titulares registrales y sus domicilios, y pidiendo y obteniendo la citación edictal. Cuando la mayoría de los propietarios residen en el mencionado pueblo o en otro más pequeño aun sito a corta distancia, y teniendo el Ayuntamiento toda clase de medios para la identificación de los propietarios, el padrón, agentes municipales y pregonero, una elemental indagación hubiese localizado a la mayoría, sino a la totalidad, de los posibles demandados, cuyos apellidos, algunos, no son corrientes, haciendo posible la individualización. La omisión de todo ello, pleiteando a espaldas de sus convecinos, supone, a nuestro juicio, la maniobra fraudulenta que posibilita la revisión.

Segundo.-En la vista del día 10 de enero de 1991, cada parte interesó sus peticiones.

Ha sido Magistrado Ponente el Excmo. Sr. don Fernando Cid de Temes.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-El Ayuntamiento de Redecilla del Camino (Burgos) presentó demanda, proveída por el Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de la propia capital, el 6 de marzo de 1987, en autos de menor cuantía núm. 117/87, manifestando que en el Registro de la Propiedad de Belorado aparecía inscrita la finca núm. NUM000, figurando como titulares de una cuarta parte los hermanos doña Elvira, don Plácido, don Oscar y don José ; de otra cuarta parte don Diego y su esposa, doña Amanda ; de otra cuarta parte los hermanos don Jose Enrique, don Diego, don Alfonso y doña Marí Juana, y de la restante cuarta parte doña Lorenza, don Hugo, doña Nuria, don Rosendo, doña María Inés, don Sebastián, doña Lucía y doña Consuelo ; pero que desde tiempo inmemorial y, por supuesto, desde hacía más de treinta años poseía el Ayuntamiento, en concepto de dueño, pública, pacífica e ininterrumpidamente, un monte de 448 hectáreas 18 áreas y 83 centiáreas, dentro de cuyo perímetro se encontraba aquella finca, por lo que demandó a los titulares dichos, manifestando que desconocía sus circunstancias personales y domicilios, así como a las personas desconocidas e inciertas a quienes pudiera afectar la resolución que interesaba, todos los cuales fueron emplazados por edictos y declarados en rebeldía, dictándose sentencia por el Juzgado en 1 de septiembre del propio año 1987, también notificada por edictos, declarando que la entidad actora había adquirido por prescripción extraordinaria la finca descrita como «un monte, Coto Redondo, cercado de caba, llamado "Monte de la Magdalena", sito en Jurisdicción de Redecilla del Camino», y que aparece inscrito a favor de los demandados como finca rústica núm. NUM000, folio NUM001, tomo NUM002, libro NUM003 del Ayuntamiento de Redecilla del Camino, Registro de la Propiedad de Belorado y, en consecuencia, ordenó la cancelación de las inscripciones de dominio sobre dicha finca existentes a favor de los demandados y que se procediera a inscribir el referido inmueble a favor de la actora, librándose el oportuno mandamiento al Sr. Registrador, todo lo cual se llevó a cabo en 14 de octubre de 1987. Enterados de cuanto antecede, en octubre de 1988, al leerse públicamente la sentencia por el ingeniero de Montes del ICONA, en reunión celebrada para el deslinde del perteneciente al Ayuntamiento, cual confiesa su Alcalde, doña Nuria, don Oscar, don Hugo, don Diego y don Alfonso interpusieron el presente recurso de revisión, mediante demanda, que entró en la secretaría de Gobierno el día 13 de diciembre del propio año, alegando que la sentencia se había ganado injustamente por maquinación fraudulenta (art. 1.796.4 de la L.E.C.), oponiéndose el Ayuntamiento de Redecilla del Camino.

Segundo.-Acreditado en las actuaciones que en Redecilla del Camino no aparecían empadronados en 1987, ni doscientos habitantes (en 1 de abril de 1986 sólo 148), entre ellos doña Nuria, domiciliada en la calle [...], núm. NUM004, casada con el hijo del pueblo don Millán ; que otros demandados residían en el pueblo de Grañón, no mayor que Redecilla y situado a 4 ó 5 km de distancia, cual ocurre con don Oscar, molinero y almacenista de abonos y semillas, conocido incluso por el Alcalde-Presidente del Ayuntamiento de Redecilla y que comercia con otros vecinos de este último pueblo, es obvio que ha de concluirse, como lo hace el Ministerio Fiscal al evacuar el trámite del art. 1.802 de la L.E.C., que si el Ayuntamiento hubiera empleado una elemental diligencia indagatoria para identificar a los convecinos titulares registrales con los que había de litigar, con medios a su alcance para hacerlo, cuales el padrón, los agentes municipales y quizá el pregonero, habría localizado a los mismos, máxime cuando lo poco corriente de algunos de sus apellidos facilitaba la individualización, a lo que no cabe oponer, cual se pretende, que ésta sólo se podía obtener añadiendo a nombre y apellidos otras circunstancias, como la vecindad, profesión u oficio, 23 apodo o parentesco con otras personas conocidas, pues basta examinar el padrón a que se ha hecho referencia para comprobar que con los apellidos Nuria sólo figura doña Nuria . Y no menos importancia ha de dársele al tipo de acción utilizada y contra quienes, titulares-regístrales, que por serlo de fincas rústicas sitas en el término municipal, debe presumirse residen algunos en el mismo o en los limítrofes, de forma que tal conducta omisiva e intencional tiene que encuadrarse en la maquinación fraudulenta contemplada en el art. 1.796.4.° de la L.E.C ., pues el emplazamiento y las notificaciones edictales son medios supletorios, a utilizar sólo como remedio último para la comunicación del órgano jurisdiccional con las partes, por su menor seguridad en la recepción (véase sentencia del T.C. 233/88, de 2 de diciembre), y al afirmarse en la demanda «cuyas circunstancias personales y domicilios desconocemos» y pedirse que se les cite por edictos se revela un ánimo de impedir su oposición y defensa, constitutivo de la causa de revisión, cual se recoge en sentencias, sobre ocultación de domicilio, como las de 20 de marzo de 1990 ó 31 de octubre de 1989, que citan muchas otras, entre ellas las de 19 de julio de 1988, 11 de mayo de 1987, 17 de enero y 15 de agosto de 1983, o la de 18 de mayo de 1981, que considera existe tal maquinación cuando una mínima diligencia, haciendo adecuadas gestiones, habría posibilitado localizar al demandado.

Tercero.-En consecuencia, ejercitada la acción dentro de plazo, pues los hechos se conocieron en octubre de 1988, cual se ha dicho, ha de estimarse procedente la revisión solicitada, ya que otra cosa infringiría el art. 24.1 de la Constitución, rescindiendo la Sentencia firme dictada en 1 de septiembre de 1987 por el Juzgado y en el procedimiento de que se viene haciendo mérito, mandando expedir certificación de este fallo, con devolución de los autos al órgano jurisdiccional de que proceden, para que las partes usen de su derecho según les convenga, en el juicio correspondiente, de conformidad con lo prevenido en los arts. 1.806 y párrafo primero del 1.807 de la L.E.C ., sin hacer especial pronunciamiento en cuanto a las costas del juicio y ordenando la devolución a los recurrentes del depósito constituido, cual se deduce a sensu contrario del art. 1.809 de la propia ley.

Por lo expuesto, en nombre de S.M. el Rey, y por la autoridad conferida por el pueblo español,

FALLAMOS

Que estimando procedente la revisión solicitada por el Procurador don Ignacio Aguilar Fernández, en nombre y representación de doña Nuria, don Oscar, don Hugo, don Diego y don Alfonso, debemos así declararlo, rescindir en todo, como rescindimos, la Sentencia dictada el 1 de septiembre de 1987 por el limo. Sr. Magistrado del Juzgado núm. 1 de Burgos, en los autos 117/1987, expidiéndose certificación de este fallo y devolviéndose los autos a dicho Juzgado para que las partes usen de su derecho, según les convenga, en el juicio correspondiente, todo ello sin hacer especial pronunciamiento en cuanto a las costas de este recurso, y decretándose la devolución a los recurrentes del depósito constituido.



Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación