Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Barcelona 776/2010 de 6 de septiembre


 RESUMEN:

Conforme a los informes médicos en ningún momento ha quedado acreditado que los antiinflamatorios fueran estrictamente necesarios para su curación, por lo que teniendo en cuenta que los antiinflamatorios, no pocas veces se administran como paliativo de molestias leves no para la efectiva curación de una lesión, y no constando en el caso de autos el alcance e importancia curativa que los mismos pudieran tener, no se deduce que fuese objetivamente "necesario" la administración de los mismos. Por todo ello debe concluirse que las lesiones enjuiciadas no tienen cabida dentro del tipo penal del artículo 147 del CP, sino que constituyen una falta de lesiones del art. 617.1 del Código Penal.

SECCIÓN QUINTA

BARCELONA

Rollo n.º 12/10-CH

Procedimiento Abreviado n.º 4/09

Juzgado de lo Penal n.º 1 de Barcelona

SENTENCIA N.º

Ilmos. Sres.

D.ª Elena Guindulain Oliveras (Presidenta)

D. José María Assalit Vives

D.ª Olga Roigé Vilà

En la ciudad de Barcelona, a seis de Septiembre del año dos mil diez.

VISTO ante esta Sección, el rollo de apelación n.º 12/10-CH formado para sustanciar el recurso de apelación interpuesto contra la sentencia de fecha 26 de Noviembre de 2009 dictada por el Juzgado de lo Penal n.º 1 de los de Barcelona en el Procedimiento Abreviado n.º 4/09 de los de dicho órgano Jurisdiccional, seguido por un delito DE ATENTADO Y LESIONES, siendo parte apelante el acusado Jacinto y parte apelada el Ministerio Fiscal y actuando como Magistrado Ponente la Ilma. Sra. D.ª Olga Roigé Vilà, quien expresa el parecer del Tribunal.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado de lo Penal indicado en el encabezamiento en la fecha expresada se dictó Sentencia en fecha la que se declara probado que:

"el acusado, Jacinto -nacido en Mejico el 5 de septiembre de 1984 y sin antecedentes penales sobre las 02:00 horas del dia 20 de diciembre de 2008, al acudir agentes de la Guardia Urbana de Barcelona a la entrada del local SHOKO, sito en el Paseo Marítimo n.º34 de Barcelona, por haber sido requerida su presencia por la encargada del local debido a que el acusado habia tenido un altercado en él. Tras un primer momento en el que el acusado, consciente de que quienes le interpelaban eran agentes de la autoridad, parecia abondonar el lugar más calmado por la intervención de aquellos, regreso sobre sus pasos con una botella de cava en las manos y lanzó contra el agente n.º NUM000, si bien no le alcanzo, yendo a impactar la botella en capo del vehiculo policial n.º NUM001, abollandolo.

Los agentes procedieron entonces a su detención y lo introdujeron en el vehículo oficial, del que intentó salir, dando una patada en la muñeca y un mordisco en la mano izquierda al agente con carne profesional NUM000, que se lo impedia, causándole lesiones susceptibles de curar en cinco dias que precisaron antiinflamatorios y un vendaje de contención.

El acusado, que habia ingerido una gran cantidad de alcohol, tenía su facultad volitiva intensamente mermada por la influencia de dicha sustancia en el momento de comisión de los hechos.

Segundo.-La parte dispositiva de la sentencia apelada para lo que aquí interesa dice "FALLO: Que debo condenar y condeno a Jacinto, en quien concurre la eximente incompleta de intoxicacion alcoholica del art. N.º 1 en relacion con el art. 20 n.º2 del Codigo Penal:

1.º) como autor de un delito de atentado de los arts. 550 y 551.1 del Codigo Penal, a la pena de SEIS MESES DE PRISION, y

2.º) como autor de un delito de lesiones del art. 147.1 del Codigo Penal, a la pena de TRES MESES DE PRISION; asi como al pago de las costas del juicio.

Asimismo, condeno a Jacinto a abonar al agente de la Guardia Urbana de Barcelona con carne profesional n.º NUM000 la suma de 200 euros y al Ayuntamiento de Barcelona la cantidad en que sean tasados en ejecucion de sentencia los danos causados en el vehículo

Policial NUM001.

Tercero.-Notificada dicha resolución a todas las partes interesadas, contra la misma se interpuso recurso de apelación por la representación procesal del acusado Jacinto en cuyo escrito, tras expresar los fundamentos del recurso que tuvo por pertinentes, interesó la revocación de la sentencia recurrida.

Tercero.-Admitido a trámite dicho recurso se dio traslado del mismo al resto de las partes personadas, para que en el término legal formularan las alegaciones que tuvieren por conveniente a sus respectivos derechos. Evacuado dicho trámite se remitieron las actuaciones a esta Sección Quinta de la Audiencia de Barcelona.

Cuarto.-Recibidos los autos y registrados en esta Sección y sin celebrarse vista pública al no estimarse necesaria, quedaron los mismos vistos para Sentencia.

El presente expediente tuvo entrada en esta sección con fecha 10 de Febrero de 2010 y en fecha 24 de marzo de 2010 se dictó providencia acordando la resolución del recurso, por necesidades de organización y distribución del trabajo, para el 8 de abril de 2010, no habiéndose resuelto hasta el día de la fecha por pendencia de otras causas preferentes.


HECHOS PROBADOSÚnico.--. Se acepta el relato de hechos probados que contiene la sentencia recurrida., con la sóla excepción de la mención que en ellos se hace a que las lesiones precisaron para su curación de antiinflamatorios; la cual se elimina expresamente.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Alega el apelante en su primer motivo del recurso infracción de las normas del ordenamiento jurídico por indebida aplicación del artículo 147 del CP por cuanto dadas las lesiones que presentaba el agente lesionado por el acusado, las mismas no eran constitutivas de delito sino de falta, al no haber precisado para su curación más que de una primera asistencia facultativa.

El motivo debe prosperar.

Segundo.-En efecto, si bien es cierto tradicionalmente la Jurisprudencia del Tribunal Supremo ha venido considerndo que la prescripción médica de antiinflamatorios a administrar por el afectado debe calificarse como tratamiento médico lo cierto es que la más reciente Jurisprudencia viene matizando dicha premisa general estableciendo que para que dicho concepto de tratamiento médico tenga cabida dentro del tipo del artículo 147 del Código Penal debe haber quedado acreditado que dichos antiinflamatorios eran indispensables para la curación del lesionado. Así la sentencia del Tribunal Supremo de 11-3-2010 ROJ STS 1700/2010 señala que

" No es el tratamiento efectivamente recibido lo que convierte la lesión en delito, sin la objetiva necesidad de recibirlo para la sanidad. En este sentido la jurisprudencia señala que la necesidad objetiva de tratamiento se impone como criterio definidor de la exigencia típica apreciada según la lex artis, lo que excluye la subjetividad de su dispensa por un facultativo o por la propia víctima(SS 20 de marzo de 2002, 27 de octubre de 2004; 23 de octubre de 2008; 17 de diciembre de 2008). Como señala laSentencia de 27 de julio de 2002, el tratamiento ha de ser objetivamente necesario, y así, aunque éste no se aplique, podrá ser delito la causación de una lesión que necesite objetivamente de tratamiento, y no serlo una lesión a la que se aplicara tratamiento si éste no fuere objetivamente necesario en el caso, pues de otro modo quedaría a la discreción de la víctima la realización del tratamiento. En análogo sentido lasSentencias anteriores de 1 de marzo de 2002, y 11 de abril de 2000entre otras ya habían declarado que no puede quedar en manos del facultativo, según sea más o menos exigente, la decisión sobre la existencia de un delito o de una falta, como tampoco puede quedar en manos de la víctima la decisión de si necesita, tras la primera asistencia, un tratamiento posterior médico o quirúrgico".

Sentado lo anterior hemos de señalar que en el caso de autos tan sólo obran en la causa dos informes médicos a folios 21 y 27 de las actuaciones donde se hace constar que el policía local lesionado n.º NUM000 precisó para su curación de cura tópica, antiinflamatorios y vendaje de contención, siendo ratificado el último de los informes por el perito forense autor del mismo en el acto de juicio oral. Sin embargo, en momento alguno ha quedado acreditado que dichos antiinflamatorios fueran estrictamente necesarios para su curación (píénsese que ni tan sólo se pauta el tiempo durante el cual se habrán de tomar los mismos ni el motivo de su prescripción), por lo que teniendo en cuenta que tal y como señala la sentencia más arriba referenciada los antiinflamatorios, como sucede con los analgésicos, no pocas veces se administran como paliativo de molestias leves, o incluso en prevención de ellas, no para la efectiva curación de una lesión, y no constando en el caso de autos el alcance e importancia curativa que los mismos pudieran tener, no es posible deducir que fuese objetivamente "necesario" la administración de los mismos. Por todo ello debe concluirse que las lesiones aquí enjuiciadas no tienen cabida dentro del tipo penal del artículo 147 del CP, sino que constituyen una falta de lesiones del art. 617.1 del Código Penal, de la que es autor el acusado recurrente.

Tercero.-Alega así mismo el apelante que dado que consta acreditado que el acusado en el momento de los hechos se encontraba bajo los efectos de las bebidas alcohólicas debería haberse aplicado la atenuante analógica de embriaguez del artículo 21.6 en relación a la circunstancia del art. 21.2 del Código penal como muy cualificada, debiendo aplicar la pena inferior en dos grados atendida la entidad de la embriaguez.

El motivo no puede prosperar.

Cuarto.-Debe así tenerse presente que la juez de instancia atendidas las declaraciones de los testigos considera acreditado que el acusado en el momento de los hechos se encontraba bajo la influencia de las bebidas alcohólicas y le aplica la eximente incompleta de intoxicación alcohólica del artículo 21.1 del CP en relación al artículo 20.2 del mismo texto legal, rebajando en un grado las penas a imponer.

Dado que el artículo 68 del CP señala que "en los casos previstos en la circunstancia primero del artículo 21, los jueces o tribunales impondrán la pena inferior en uno o dos grados a la señalada por la ley, atendidos el número y la entidad de los requisitos que falten o concurran, y las circunstancias personales de su autor, sin perjuicio de la aplicación del artículo 66 del presente Código ", así como que jurisprudencialmente ha venido interpretándose este artículo en el sentido de que será de obligada imposición la rebaja de la pena en un grado, siendo facultativo por el juez o tribunal sentenciador su rebaja en dos grados, y atendidas las circunstancias concurrentes en el caso de autos, se considera acertada la decisión de la juez a quo de la rebaja de la pena en tan solo un grado.

Quinto.-Por cuanto se expone, procede la estimación parcial del recurso presentado en el sentido de que debemos revocar la resolución recurrida en lo tocante a la condena que se impuso al recurrente como autor de un delito de lesiones del artículo 147.1 del Código, condenándole como autor de una falta de lesiones del artículo 617.1 del CP, a la pena de un mes de multa con una cuota diaria de 6 euros y 15 días de responsabilidad penal subsidiaria en caso de impago. Todo ello confirmando como confirmamos la pena que le fue impuesta como autor de un delito de atentado del artículo 550 y 551.1 del CP, así como el resto de pronunciamientos condenatorios de la sentencia recurida a excepción del revocado y declarando de oficio las costas causadas en esta instancia.

VISTOS los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación, en nombre de S.M. Rey y en virtud de las atribuciones que nos confiere la Constitución Española


FALLAMOS


 
Que ESTIMAMOS PACIALMENTE el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal del acusado Jacinto contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal n.º 1 de Barcelona, con fecha 26 de Noviembre de 2009 en sus autos de procedimiento abreviado 4/2009, y en su consecuencia, REVOCAMOS PARCIALMENTE la resolución recurrida en lo tocante a la condena que se impuso al recurrente como autor de un delito de lesiones del artículo 147.1 del Código, condenándole como autor de una falta de lesiones del artículo 617.1 del CP, a la pena de un mes de multa con una cuota diaria de 6 euros y 15 días de responsabilidad penal subsidiaria en caso de impago. Todo ello confirmando como confirmamos la pena que le fue impuesta como autor de un delito de atentado del artículo 550 y 551.1 del CP, así como el resto de pronunciamientos condenatorios de la sentencia recurida a excepción del revocado y declarando de oficio las costas causadas en esta instancia.

Notifíquese a las partes la presente sentencia, haciéndoles saber que contra la misma no cabe interponer recurso ordinario alguno. Líbrese testimonio de esta sentencia y remítase juntamente con los autos principales al Juzgado de su procedencia para que se lleve a efecto lo acordado.

Así por esta nuestra Sentencia lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada ha sido la anterior Sentencia en el mismo día de su fecha por el Sr. Magistrado Ponente, celebrando Audiencia Pública, de lo que yo la Secretaria Judicial doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación