Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Valladolid 371/2010, de 17 de septiembre


 RESUMEN:

Lesiones al feto por imprudencia. Se fundamenta el recurso en un posible error en la apreciación de las pruebas y en la infracción de precepto legal y constitucional. En este supuesto concluye la Sala que el error de diagnóstico que tuvo la acusada ante los síntomas de preeclampsia tan claros que presentaba la paciente, pudo tener la consideración de grave. Comparte además los argumentos de la Juzgadora de instancia en cuanto a la delimitación del objeto del proceso y en consecuencia, obviando los demás argumentos, por innecesarios, confirma la sentencia impugnada.

En VALLADOLID, a 17 de septiembre de 2010.

La Audiencia Provincial de esta capital ha visto en grado de apelación, sin celebración de vista pública, el presente procedimiento penal, dimanante del JDO. DE LO PENAL n.º DOS de VALLADOLID, por delito de imprudencia profesional, seguido contra, Elvira, siendo partes, como apelante, Sacramento, defendida por el Letrado Luis Marqués García y representada por la Procuradora Gloria Calderón Duque y, como apelado, el Ministerio Fiscal, y la referida acusada, defendida por el Letrado Raimundo Baamonde Pereira y representada por la Procuradora Laura Sánchez Herrera, y la compañía de Seguros Zurich y la Comunidad de Castilla y León, habiendo sido Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. JOSE LUIS RUIZ ROMERO.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-La Sra. Juez del JDO. DE LO PENAL n.º Dos de VALLADOLID, con fecha 11.5.10, dictó sentencia en el procedimiento de que dimana este recurso declarando probados los siguientes hechos:

"Son hechos probados que sobre las 3:36 horas del día 9/7/2006 la causada, Elvira, mayor de edad y carente de antecedentes penales, atendió en el servicio de urgencias del Hospital de Medina del Campo, Valladolid a la paciente Sacramento, procedente del centro de salud de Iscar, Valladolid, por presentar cifra altas de presión arterial. La acusada hizo constar en la historia clínica como síntomas de la paciente palpitaciones acompañadas de mareo, sensación de inestabilidad, cefalea con pinchazos y dolor abdominal, diagnosticándola, tras la realización de la analítica en sangre y orina, pruebas de coagulación, ecografía, y posición decúbito lateral, de hipertensión gestante, dándole el alta con la prevención de ser citada en el plazo de de 10 a 15 días para la revisión ginecológica, prescribiéndola Termalgin si dolor, dieta pobre en sal y reposo decúbito lateral. La primera medición de tensión arterial de la paciente era de 187/102, y la medición que realizó a las 4:20 era de 191/107. La analítica arrojó proteinuria, con resultado de proteínas 150.

El día 5/7/2006 la paciente había sido ingresada en ese mismo hospital, porque desde hacía tres días no sentía moverse al bebe, siendo diagnosticada por el ginecólogo de hipertensión en gestante y bacteriuria, presentando tensión al alta de 150/93 y detectándose ya proteínas 150.

El día 10/7/2006 Sacramento nuevamente vuelve a ser ingresada en el Servicio de Urgencias del Hospital de Medina del Campo a las 10:49 horas derivada de su centro de Salud por presentar cifras altas de presión arterial, se le pone tratamiento con Hidraprex 5 mg y control de hipertensión, se repite la dosis a los 50 mg y se la ingresa en la REA pendiente de traslado a Valladolid. Se avisa a la UVI móvil y al Hospital clínico de Valladolid a las 13:30 horas, siendo diagnosticada de preeclampsia grave. Cuando finalmente ingresa en el Hospital Clínico de Valladolid ese mismo día, se localiza una ECO que confirma la existencia de feto muerto intrauterino y se le induce al parto, siendo el diagnóstico de feto muerto intrauterino, preeclampsia realizándose necrosia de feto de con el diagnóstico principal de signos de asfixia."

Segundo.-La expresada sentencia en su parte dispositiva dice así:

"Que debo absolver y absuelvo a Elvira del delito de aborto por imprudencia y del delito de lesiones imprudentes por los que venía siendo acusada delirando de oficio las costas de este juicio declarando de oficio las costas de este juicio."

Tercero.-Notificada mencionada sentencia, contra la misma se formalizó recurso de apelación por la representación procesal de la acusación particular, que fue admitido en ambos efectos y practicadas las diligencias oportunas y previo emplazamiento de las partes, fueron elevadas las actuaciones a este Tribunal y no habiéndose propuesto diligencias probatorias en esta instancia, y al estimar la Sala que no era necesaria la celebración de la vista para la correcta formación de una convicción fundada, quedaron los autos vistos para sentencia, previa deliberación.

Cuarto.-Como fundamentos de impugnación de la sentencia, se alegaron sustancialmente los siguientes:

- Error en la apreciación de las pruebas.

- Infracción de precepto legal y constitucional.


HECHOS PROBADOS

Se admiten y esta Sala hace propios los hechos declarados probados por la sentencia de instancia.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-El recurso de apelación que se formula contra la sentencia dictada en la presente causa, no puede encontrar una acogida favorable.

El Tribunal Supremo en su Sentencia n.º 94/2010, de 10 de febrero de 2010, hace un estudio de la interpretación que debe darse al art. 779.1.4.ª de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Explica que "constituye, pues, el hecho justiciable (en terminología de la Ley del Jurado), o los "hechos punibles", en la dicción de este precepto relativo al ámbito del procedimiento abreviado, una relación sucinta de contenido fáctico -objetivo- y una determinación subjetiva: persona (o personas) imputadas. Desde siempre, este doble acotamiento ha servido para depurar la cosa juzgada en el ámbito del proceso penal, pues(...), no lo constituye la denominada "causa petendi", es decir, la calificación delictiva que quieran las partes acusadoras conferir en sus escritos de acusación, sobre la cual mantienen dichas partes acusadoras libertad para su pretendida tipificación, e incluso el Tribunal puede entrar por dicha vía, bien acudiendo al recurso de la homogeneidad del bien jurídico tutelado, sin vulnerar el principio acusatorio, apartándose en consecuencia del título de imputación, o bien acudiendo a las previsiones, siempre excepcionales, de lo dispuesto en el art. 733 de la LECrim.". Sigue diciendo esta Sentencia que "cuando el Juez de Instrucción acuerda la conclusión de las diligencias previas y su transformación en procedimiento abreviado, conforme a lo previsto en el art. 779.1.4.ª de la LECrim., lo hace en función de los hechos que han sido objeto de imputación, es decir, sobre los que ha girado la instrucción de las diligencias previas, por lo que los mismos son perfectamente conocidos por el inculpado". "En suma, la expresión "hechos punibles" ha de tener el contenido fáctico que al expresado precepto ha querido conferir el legislador, y no puede ser otro que una relación sucinta de hechos, al modo como el auto de procesamiento configura el ordinario (art. 384).

La interpretación contraria, esto es, partiendo de que el legislador ordena delimitar el objeto del proceso penal mediante una relación sucinta de hechos justiciables, que luego no han de ser respetados por las acusaciones, carecería de cualquier sentido. Y qué duda cabe que tales hechos están bajo el control judicial. Es decir, el objeto del proceso penal no es absolutamente libre para las acusaciones, sino que el juez controla, en nuestro sistema jurídico, aquello que va a ser materia de enjuiciamiento penal, tanto para evitar acusaciones sorpresivas, como para delimitar los aspectos fácticos de las imputaciones que considere procedentes. Y tal control judicial, está sujeto al oportuno recurso de apelación, posibilidad abierta al auto de transformación del procedimiento en abreviado".

Trasladando esta doctrina al caso enjuiciado, comprobamos que el auto de imputación, de 6. de octubre de 2007, imputaba a la ahora acusada un delito de aborto (se entiende que por imprudencia; dicha resolución, recurrida en reforma y subsidiaria de apelación, fue finalmente confirmada por la Audiencia Provincial,. Sin que las acusaciones públicas o particulares hicieran objeción alguna acerca de su contenido, solicitando la confirmación de dicho Auto. Pues bien, en el mismo se puede observar como amén de recogerse sucintamente los hechos, se produce una omisión insalvable en este tipo de delitos imprudentes (tanto en el aborto como en las lesiones a la madre), como es el resultado de la imprudencia, el resultado típico que determine la existencia del delito.

Es por ello, que pese a poder llegar a concluir que, el error de diagnóstico que tuvo la acusada ante los síntomas de preeclampsia tan claros que presentaba la paciente, pudo tener la consideración de grave, debemos compartir los argumentos de la Juzgadora de instancia en cuanto a la delimitación del objeto del proceso, que realiza en el Fundamento 1.º in fine de su sentencia, y en consecuencia, obviando los demás argumentos, por innecesarios, debemos confirmar la sentencia impugnada.

Segundo.-Visto el contenido del recurso de apelación, de la fundamentación de la sentencia de instancia y los fundamentos de la presente resolución, y dad la complejidad y sensibilidad de la materia sometida a debate, se considera procedente, declarar de oficio las costas procesales causadas.


FALLO:


 
DESESTIMANDO el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de Sacramento, contra la sentencia dictada por el JDO. DE LO PENAL n.º Dos de VALLADOLID en el procedimiento de que dimana el presente rollo, debemos confirmar referida resolución recurrida, declarando de oficio las costas procesales causadas.

Expídase testimonio de la presente resolución que, con los autos originales, se remitirá al Juzgado de procedencia, quien deberá acusar recibo de los autos y de la certificación, y reportado que sea, archívese este rollo, previa nota.

Así por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación