Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Madrid 373/2010 de 9 de julio


 RESUMEN:

Reclamación de cantidad: Pago por pérdida total de prestaciones y daños morales. Responsabilidad médica: Odontólogos. Resultado negativo de un tratamiento. Nexo causal.

 

MADRID

SENTENCIA: 00373/2010

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

SECCION 19.ª

1280A

FERRAZ 41

Tfno.: 91 397 1861-2-3-4-0 Fax: 91 397 19 98

N.I.G. 28000 1 7006179 /2010

ROLLO DE APELACIÓN 378/2010

Autos: PROCEDIMIENTO ORDINARIO 720/2007

JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA NÚM. 3 de LEGANES

Apelante/s: FLOSKA SL

Procurador/es: SIN PROFESIONAL ASIGNADO

Apelado/s: Marí Trini, Bibiana, Fátima

Procurador/es:

SENTENCIA NÚM. 373

Ponente: Ilmo. Sr. D. EPIFANIO LEGIDO LOPEZ

Ilmos. Sres. Magistrados:

D. NICOLÁS DÍAZ MÉNDEZ

D. EPIFANIO LEGIDO LOPEZ

D. MIGUEL ÁNGEL LOMBARDÍA DEL POZO

En MADRID a, nueve de julio de dos mil diez.

La Sección Decimonovena de la Audiencia Provincial de Madrid, compuesta por los Sres. Magistrados expresados al margen, ha visto en grado de apelación los autos de juicio ordinario 378/2010, provenientes del Juzgado de Primera Instancia n.º 3 de Leganés y seguidos sobre reclamación de cantidad, que han dado lugar en esta alzada al rollo de Sala 378/2010, en el que han sido partes, como apelante, la codemandada, Floska SL, que estuvo representada por la Procuradora Sra. Masso Hermoso y defendida por Letrado; y de otra, como apelados: a.- la demandante D.ª Fátima, que vino al litigio representada por la Procuradora Sra. Ruiz Resa y defendida por Letrado y b.- las codemandadas D.ª Marí Trini y D.ª Bibiana, a las que representaron, respectivamente, los Procuradores Sres. Callejo Caballero y Rueda López, habiendo estado, todas ellas, defendidas por Letrado.

VISTO, siendo Ponente el Magistrado Ilmo. Sr. D. EPIFANIO LEGIDO LOPEZ, que expresa el común parecer de este Tribunal.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Se dan por reproducidos los que contiene la sentencia apelada en cuanto se relacionen con esta resolución y

Primero.-Con fecha 5-09-2009 el Juzgado de 1.ª Instancia n.º 3 de Leganés en los autos de que dimana este rollo de Sala, dictó sentencia cuyo fallo es del tenor literal siguiente: "Que debo estimar y estimo parcialmente la demanda formulada por la Procuradora D.ª Elvira Ruiz Resa, en nombre y representación de D.ª Fátima, sobre reclamación de cantidad y contra Floska SL, representadas por la Procuradora D.ª Rafaela Masso Hermoso y en consecuencia condeno a Floska SL a abonar a D.ª Fátima la cantidad de 22.097,34 euros, más los intereses legales desde la fecha de la interposición de la demanda. Cada parte abonará las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad.

Debo absolver y absuelvo a D.ª Bibiana, representada procesalmente por el Procurador D. Francisco Arcos Sánchez y a D.ª Marí Trini, representada por el Procurador D. Mariano Callejo Caballero, de los pedimentos de la parte actora contra ellas y condeno a la actora al pago de las costas procesales relativas a las demandadas absueltas".

Segundo.-Notificada la sentencia a las partes se interpuso recurso de apelación, exclusivamente, por Floska SL, que formalizó adecuadamente (folios 299 y ss) y del que, tras ser admitido a trámite, se dio traslado a las demás partes personadas, que se opusieron al repetido recurso en la forma siguiente: D.ª Fátima en escrito unido a los folios 321 y ss; D.ª Bibiana a los folios 324 y ss y D.ª Marí Trini a los folios 337 y ss, remitiéndose luego los autos principales a este Tribunal en el que tuvieron entrada en 4-06-2010, abriéndose, de inmediato, el correspondiente rollo de Sala.

Tercero.-En esta alzada, para cuya deliberación, votación y fallo se señaló el cinco de los corrientes, se han observado las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Se dan por reproducidos los que contiene la sentencia apelada en cuanto no se opongan a los que a continuación se insertan y

Primero.-D.ª Fátima, a través de su representación procesal, formuló demanda frente a Floska SL, D.ª Marí Trini y D.ª Bibiana interesando del Juzgador de instancia fuesen condenadas a pagar la cantidad de 32.829,16 euros, que se distribuyen así: 14.047,32 euros por pérdida total de las prestaciones que se efectuaron por las demandadas; 8.781,84 euros por secuelas y 10.000 euros por daños morales; acompañaba la demandante, al escrito rector del proceso, documental consistente tanto en el presupuesto confeccionado por Floska SL (Leganés II), para el tratamiento a que iba a ser sometida, en el que aparece el nombre del Dr. Romulo (folios 10 y ss), contratos de los distintos préstamos que hubo de solicitar para financiar el repetido tratamiento (122 y ss), que hubo de concertarlos con Hispamer, Eurocredito y Caja Madrid y documentación también de las distintas quejas dirigidas a las autoridades administrativas (15 y ss). A la demanda se opusieron la Sra. Bibiana (80 y ss) y D.ª Marí Trini (108 y ss), negando cualquier responsabilidad al respecto en relación con la petición formulada por la demandante, sin que formulase contestación en plazo Floska SL, que sí fue parte en el proceso y que intervino, directa e inmediatamente, en la audiencia previa, proponiendo la prueba que tuvo por conveniente, entre otras la documental, de la que se infiere la existencia de los contratos celebrados por Floska SL con las codemandadas Sras. Bibiana y Marí Trini, presupuesto (169) para los distintos trabajos que se ejecutaron cerca de D.ª Fátima y la devolución de 3.002,15 euros que se reintegraron a D.ª Fátima además del acompañamiento del tratamiento a que se sometió a la demandante, pudiendo hacerse mención, más bien, a la historia clínica condensada en distintas intervenciones cuando compareció en la Clínica que constan a los folios 178 y ss, con mención de los odontólogos que intervinieron en el aludido tratamiento. Por su parte la Sra. Bibiana acompañaba informe de D. Fidel, Profesor Titular de Medicina Legal y Forense, de la Universidad Complutense de Madrid, médico especialista en Medicina Legal y Forense en el que sienta sus conclusiones resaltando la indeterminación de los daños, aún cuando finaliza expresando que el informante consideraría muy conveniente "la exploración de la citada Sra. para poder conocer con exactitud los daños alegados". El Juzgador de instancia estimó parcialmente la demanda reconociendo a D.ª Fátima la cantidad de 22.097,34 euros, de los 32.829,16 euros solicitados, excluyendo, como excluyó, entre otras partidas, los 10.000 euros que se habían solicitado por daños morales, pero no descontando los 3.002,15 euros que le fueron devueltos a la Sra. Fátima y que ésta misma reconoció en su interrogatorio; "sólo le han devuelto 3.000 euros", sin que reconociese, en el repetido interrogatorio, que se dejase sin efecto una parte del préstamo que le concedió Eurocrédito.

Segundo.-Se alza contra la sentencia la representación procesal de Floska que denuncia error por no apreciación de la prueba documental aportada por la propia apelante-codemandada y sin tener en cuenta que se le devolvieron 3.002,15 euros, no recogidos en la sentencia dictada en la instancia; al propio tiempo denuncia también error en cuanto a la valoración de las pruebas periciales practicadas y error también en la doctrina jurisprudencial aplicable a la responsabilidad médica de los odontólogos resultando inexplicable la exención de responsabilidad de las "doctoras" que asumieron el tratamiento de la demandante insistiendo, finalmente, también en error en cuanto a la determinación de la cuantía de la indemnización, viniendo a incluir la totalidad del presupuesto general al que hubo de hacer frente la propia demandante, sin tener en cuenta la cancelación parcial de la financiación por parte de Eurocrédito, de una parte, y de otra la devolución de 3.002,15 euros; también en cuanto a los puntos por secuelas, siguiendo el criterio de la legislación automovilística, que se utilizan para fijar la indemnización, entiende que son excesivos. Al recurso repetido se opuso tanto D.ª Fátima como las odontólogas Sras. Bibiana y Marí Trini; éstas últimas en el sentido de excluir cualquier responsabilidad, que implícitamente venía a recoger en su recurso Floska SL, detallando que fueron más las odóntologas intervinientes, que su intervención, Sra. Bibiana, no tenía una finalidad satisfactiva sino una intervención de medios adecuados para llevar a cabo las endodoncias y otras labores que ejecutó con lo que se daría una inexistencia del nexo causal. Resaltaba también D.ª Marí Trini que el contrato que firmó con Floska SL era un contrato de adhesión, de carácter, propiamente laboral y que únicamente accedió al tratamiento de la Sra. Fátima muy tardíamente, habiendo participado en el mismo distintos odóntologos.

Tercero.-En la medida que no formuló recurso de apelación D.ª Fátima y porque el codemandado no puede pedir, en ningún caso, la condena de otro y otros codemandados, resulta evidente que las odóntologas D.ª Bibiana y D.ª Marí Trini, no tendrán, en el proceso en que nos encontramos, responsabilidad alguna como consecuencia de su intervención en el tratamiento de D.ª Fátima por la misma imposibilidad procesal de establecer un pronunciamiento condenatorio respecto de las mismas por lo que, en nuestro caso concreto, hemos de ceñirnos a si efectivamente Floska SL, como pretende en su recurso, no es responsable de los daños y perjuicios que se reclaman o por el contrario aquella responsabilidad ha de atribuírsele ya en sede responsabilidad contractual o extracontractual desde la doctrina de la unidad de la culpa, que ha sido reiterada en múltiples ocasiones por la jurisprudencia del Tribunal Supremo.

Cuarto.-Decir que ha habido error en la apreciación de la prueba y en concreto en los dictámenes periciales, está fuera de la más mínima lógica, pues en pocos casos podemos encontrarnos con un informe pericial como el que confeccionó el perito judicial donde se deja constancia, en sus conclusiones del folio 246, de las evidentes deficiencias e incluso inutilidad, para con la actora, del tratamiento a que se la sometió en la Clínica Vital Dent de Floska SL en Leganés. Dice el informe pericial judicial en sus conclusiones (folio 246) que la Sra. Fátima perdió un molar (pieza 26) cuyo resto radicular ha tenido que ser extraído por otro dentista, posible pérdida de otras siete piezas dentales deficientemente tratadas, que detalla el perito; la paciente ha tenido que retratarse las piezas 22 y 23 mediante endodoncias con otro dentista; necesita tratamiento de las piezas 42, 31 y 32 para lo cual tendrá que desmontar o perforar la rehabilitación de su arcada inferior con el consiguiente riesgo de que se pierda dicho puente inferior y su prótesis removible parcial esquelética ya acondicionada; mala oclusión que le impide una masticación correcta y la condición de poder alimentarse como estaba habituada, teniendo que triturar previamente la mayoría de los alimentos que ingiere; problemas de la articulación temporo-mandibular que le pueden provocar dolores de cabeza, de oído o de dientes; perjuicio estético en los aspectos fundamentales, la apariencia física de la cara denota un perfil con un prognatísmo mandibular que ella no tenía ni desea y el aspecto estético de los dientes superiores, que no tienen fundas, es realmente deficitario y muy deslucido; y concluye el perito en el punto octavo de las repetidas conclusiones lo siguiente: a D.ª Fátima se le ha producido un daño patrimonial ocasionado por un lado por los honorarios devengados a la clínica Vital Dent por un tratamiento defectuoso y que todavía no ha terminado de sufragar; y por otro lado por los gastos que ya ha tenido que desembolsar en otros dentistas para subsanar dichos errores.

Quinto.-Desde lo expuesto, y ante este resultado total y absolutamente negativo del tratamiento a que se sometió la Sra. Fátima, y bien se parta de la responsabilidad contractual o extracontractual de Floska, que es efectivamente la que confecciona el presupuesto que se somete a la consideración de la paciente, habremos de concluir su evidente y palmaria responsabilidad para hacer frente a los perjuicios que causó y que ciertamente comportan, de un lado, la restitución del importe del tratamiento en cuanto no se reintegró por la demandada Floska, de una parte, y de otra el abono de los perjuicios que se plasman en vía indemnizatoria por las distintas secuelas que sufría y sufre la Sra. Fátima. Conclusión que tiene que sentarse precisamente cuando en las labores odontógicas puede hablarse de un contrato de ejecución de obra y en todo caso estar en presencia de la que se conoce como medicina satisfactiva que tiene que garantizar el resultado; no estamos, ciertamente, ante una obligación de medios, ante una medicina curativa sino ante una medicina satisfactiva a la que se ha referido, en múltiples ocasiones, la jurisprudencia del Tribunal Supremo, para dejar constancia de que es necesario agudizar la información al paciente y, en definitiva, tener muy en cuenta el resultado producido, que es el pactado, como resaltan, entre otras muchas, las sentencias de la Sala Primera, de 11-02-1997, 21-10-2005, 4-10-2006, 17-04-2007, 22-11-2007 (se está ante prestación de resultado que no de medios) para resaltar la presencia del contrato de ejecución de obra, en el caso del odontólogo, en sentencia de 12-03-2008, que persigue la realización de un resultado que efectivamente no se ha producido; y finalmente, ya por último, dejar constancia de la sentencia de 20-11-2009 cuando distingue nítidamente entre la medicina satisfactiva, que ha de garantizar el resultado, y la curativa, que lo es de medios, como detalla la sentencia de 22-03-2006. En todo caso habrá de quedar garantizado el nexo causal entre la actividad desplegada y el resultado, que efectivamente se da en nuestro caso, pues la clínica Floska SL (Vital Dent), ya por culpa in vigilando o in eligendo o ya por un inadecuado planteamiento del tratamiento de la Sra. Fátima, generó el resultado en adecuada relación causal; resultado que, de otra parte, puede calificarse de desproporcionado, en la terminología que utiliza la sentencia de 29-06-1999 pues es indudable que peor no pudo resultar el tratamiento odontógico a que se sometió la Sra. Fátima; resultado desproporcionado que lleva consigo una prueba aparente de la culpa, con una presunción desfavorable que, en definitiva, ha generado el mal resultado y que, a su vez, es desproporcionado, con lo que usual y comparativamente ocurre en tratamientos de esta clase. Desde lo hasta aquí expuesto puede claramente concluirse que no se ha dado error en la apreciación de la prueba como pretende la parte apelante, pues su documental se valoró por el Juzgador de instancia, si se exceptúa, y este extremo es evidente, la devolución de los 3.002,15 euros que efectivamente llevó a cabo Floska cerca de D.ª Fátima y que el Juzgador de instancia no lo tuvo en cuenta, de manera, que en este concreto sentido, habrá de acogerse el recurso devolutivo interpuesto reduciendo la cifra que el "iudex a quo" llevó en su sentencia en los 3.015 euros, con la trascendencia que ésta tiene en el campo de costas pues las de la alzada no se impondrán a ninguna de las partes al estimarse, como se va a estimar, parcialmente el recurso, desde cuanto establece el art. 398 de la LEC.

La prueba pericial se valoró adecuadamente por el Juzgador de instancia, sin olvidar, que en nuestro caso concreto, intervinieron hasta seis odontólogos sin un proyecto claro diseñado por Floska SL, en su clínica, que es la que confecciona el presupuesto y sin una vigilancia de la propia clínica para evitar el resultado que se produjo, que pugna con los criterios más elementales de la medicina reparadora hasta el punto que también quiebra, en nuestro caso, los medios utilizados que no fueron los adecuados pues en otro caso no se habría producido el resultado que recoge el dictamen pericial, ratificado a presencia judicial, sin que, a petición de Floska SL, se articulase una pericial técnica para defender el posicionamiento procesal que llevó a la audiencia previa.

Que la medicina satisfactiva es una medicina de resultado y que la curativa es de medios, nadie lo duda sin que esta consideración nos pueda llevar en la alzada a adentrarnos en la responsabilidad de los odontólogos, como pretende hacer la parte recurrente, pues es evidente, como ya vimos, que un codemandado no puede pedir la condena de otro codemandado, al tiempo que no parece lógico que un tratamiento de las características del que se sometió a D.ª Fátima pueda hacerse sin una planificación inicial y con odontólos buscados ad hoc para una labor concreta y particular.

Sexto.-Se impugnaba también la fijación de las indemnizaciones en favor de la demandante, para este Tribunal mantener, en definitiva, la sentencia de instancia con la sola reducción de los 3.002,15 € que efectivamente se devolvieron a D.ª Fátima por Floska SL; y es que reintegrar el importe del total tratamiento es a todas luces necesario cuando el tratamiento mismo no resolvió el problema que tenía la paciente cuando acude a Floska SL; pero es que a mayor abundamiento no sólo el tratamiento no conduce a ningún resultado idóneo, propio de la medicina satisfactiva en el campo odontológico, sino que, además, genera unas secuelas específicas que se puntúan por el perito que interviene en el litigio, teniendo en cuenta los datos de la propia demandante, pues es indudable que aquellas secuelas existen y por lo tanto también deben ser recogidas dentro del contenido del campo de la responsabilidad de la propia demandada, que se puede situar, perfectamente, como dijimos ya en el campo contractual (arts. 1101 y concordantes del C.Civil) como en el extracontractual (arts. 1902 y ss), dándose, en todos los casos, los requisitos para la exigencia de aquella responsabilidad especialmente la existencia o conducta inidónea y culposa, que, en adecuada relación causal, genera el daño; conducta aquélla, que en nuestro caso, está imbuída, como ya se expresó, de elementos culposos y de desatención al cumplimiento de las obligaciones mínimas que se imponen a cualquier clínica de aquella clase; y a la hora de hablar del contrato que pudiera vincular a D.ª Fátima puede perfectamente hablarse de un contrato de ejecución de obra, como ya anticipamos, que nuestro Código Civil recoge, según es sabido, en los arts. 1544 y concordantes del C.Civil.

En definitiva, y ya para concluir, se acoge, tan sólo, parcialmente el recurso devolutivo interpuesto por Floska SL, reduciendo la cantidad que el Juzgador de instancia llevó a su sentencia en 3.002,15 euros, de forma que la cifra que habrá de recibir D.ª Fátima se fija, en definitiva, en 19.095,19 euros, más los intereses que recogiese la sentencia de instancia.

VISTOS los preceptos citados, concordantes y demás de general aplicación


III.- FALLAMOS


 
Que, estimando parcialmente el recurso de apelación interpuesto por Floska SL, que estuvo representada por la Procuradora Sra. Masso Hermoso, al que se opusieron D.ª Fátima, D.ª Marí Trini y D.ª Bibiana, que vinieron al litigio representadas, respectivamente, por los Procuradores D.ª Elvira Ruiz Resa, D. Mariano Callejo Caballero y D. Antonio Ramón Rueda López, contra la sentencia dictada por el Juzgado de 1.ª Instancia n.º 3 de Leganés (juicio ordinario 720/2007) en 5 de noviembre del año 2009, debemos revocar, como parcialmente revocamos, aquella resolución en el único extremo de establecer a favor de D.ª Fátima la cantidad de 19.095,19 euros, manteniéndose el resto de los pronunciamientos de la sentencia de instancia y sin que se impongan las costas de alzada a ninguna de las partes.

Notifíquese esta sentencia a las partes y dése cumplimiento al art. 248.4 LOPJ.

Así por nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos los Ilmos. Sres. Magistrados de este Tribunal.

Publicación.-Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaría para su notificación, dándose publicidad en legal forma, y se expide certificación literal de la misma para su unión al rollo. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación