Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Cantabria 242/2010, de 7 de abril


 RESUMEN:

Incapacidad permanente: Debe declararse invalidez absoluta cuando resulte una inhabilitación completa del trabajador para toda profesión u oficio, al no estar en condiciones de acometer ningún quehacer productivo, porque las aptitudes que le restan carecen de suficiente relevancia en el mundo económico para concertar alguna relación de trabajo retribuida. La actora no tiene abolida la posibilidad de desplazarse, no sufre de una imposibilidad, sino de dificultad para ello. La Sala viene exigiendo un grado mayor de limitación a la deambulación para el reconocimiento de IPA, propio del apoyo en dos muletas o bastones. Estimación del recurso del INSS y la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales.

SANTANDER

SENTENCIA: 00242/2010

Rec. Núm. 225/2010

Sec. Sra. Colvée Benlloch.

PRESIDENTE

Ilmo. Sr. D. Rubén López Tamés Iglesias

MAGISTRADOS

Ilma. Sra. D.ª Mercedes Sancha Saíz

Ilmo. Sr. D. M.ª Jesús Fernández García

EN NOMBRE DE SU MAJESTAD EL REY, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria

compuesta por los Iltmos. Sres. citados al margen ha dictado la siguiente

SENTENCIA

En Santander, a siete de Abril de dos mil diez.

En el recurso de suplicación interpuesto por el Instituto Nacional de la Seguridad Social y otro contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social Núm. Cinco de Santander, ha sido Ponente el Ilmo. Sr. D.Rubén López Tamés Iglesias, quién expresa el parecer de la Sala.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Que según consta en autos se presentó demanda por D.ª Ana María siendo demandados el Instituto Nacional de la Seguridad Social y otros, sobre seguridad social, y que en su día se celebró el acto de la vista, habiéndose dictado sentencia por el Juzgado de referencia en fecha 9 de noviembre de 2.009 en los términos que se recogen en su parte dispositiva.

Segundo.-Que como hechos probados se declararon los siguientes:

1.º- Dña. Ana María (D.N.I. n° NUM000), nacida el día 20-8-65, está afiliada a la Seguridad Social -R.G.S.S.-, siendo su profesión habitual la de Auxiliar de geriatría.

2.º- La parte actora prestaba servicios para la empresa Hotel Residencia Hijos el Mar S. L., que tiene cubiertos los riesgos profesionales con Mutua Egarsat, encontrándose al corriente de pago de sus cotizaciones, cuando sufrió un accidente de trabajo el día16-3-07 al levantar a un anciano, sufriendo un fuerte dolor lumbar.

3.º- Instada la vía administrativa ante el Instituto de la Nacional de la Seguridad Social en solicitud de incapacidad permanente derivada de accidente de trabajo o, se dictó resolución de fecha 5-11-08, donde reconociendo las secuelas "lumbociática derecha, síndrome postdiscectomía, radiculopatía L5-S1 derecha severa, con déficit motor en miembro inferior derecho, hernia discal L5-S1 intervenida", declaraba a la actora en situación de incapacidad permanente total derivada de accidente de trabajo.

4.º- Presentada la correspondiente reclamación previa, se dictó resolución en fecha 08/01/2009 por la que se denegaba el reconocimiento de incapacidad permanente solicitada, ya que las lesiones que le aquejan no le incapacitan para todo tipo de trabajo, sino para las tareas propias de su profesión habitual de auxiliar de geriatría. (F. 77)

5.º- Las secuelas que padece la parte actora son:

ANTECEDENTES DE HERNIA DISCAL LS-S1 INTERVENIDA CON MAL RESULTADO

- RADICULOPATÍA L5-S1 DERECHA SEVERA CON DOLOR CONSTANTE DÉFICIT MOTOR EN MIEMBRO INFERIOR DERECHO (PIERNA DORMI DA) PRECISANDO DE MULETA A LA DEAMBULACIÓN

- PAREXIA DORSIFLEXORA DE PIE DERECHO (50%).

6.º- La base reguladora para la incapacidad permanente absoluta es de 1.029,43 €/mes, siendo la fecha a partir de la cual desplegaría efectos económicos el día 30-10-08. (No controvertido)

Tercero.-Que contra dicha sentencia anunció recurso de suplicación la parte demandada, siendo impugnado por la parte contraria, pasándose los autos al Ponente para su examen y resolución por la Sala.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Único.-Se alega la infracción del artículo 137.5 de la ley General de la Seguridad Social, ya que la sentencia reconoce la incapacidad absoluta porque, según la resolución de instancia, partiendo de las secuelas acreditadas, que no son sólo la radiculopatía L5-S1 derecha severa con dolor constante, sino un déficit motor en miembro inferior derecho (pierna dormida), que exige muleta para la deambulación, y parexia dorsiflexora de pie derecho en un 50%, procede reconocer dicho grado.

Considera dicho pronunciamiento que no sólo existe una afectación lumbar importante, justificadora sin mayor esfuerzo dialéctico, de una incapacidad permanente total, sino un problema de motricidad de la flexión de pie. Sin embargo, el criterio de esta Sala es otro porque la limitación para el desplazamiento y la utilización de una muleta, siempre que no esté impedido o muy seriamente afectado, no justifica la incapacidad absoluta.

Deberá declararse la invalidez absoluta cuando resulte una inhabilitación completa del trabajador para toda profesión u oficio, al no estar en condiciones de acometer ningún quehacer productivo, porque las aptitudes que le restan carecen de suficiente relevancia en el mundo económico para concertar alguna relación de trabajo retribuida (SSTS de 18-1-1988 (RJ 1988, 9) y de 25-1-1988 [RJ 1988, 47 ]).

Es cierto que esto implica también la posibilidad de trasladarse al lugar de trabajo por sus propios medios y permanecer en él durante toda la jornada (STS de 25-3-1988 [RJ 1988, 2382 ]) El criterio de posibilidad de desplazamiento al puesto de trabajo en condiciones que lo permitan es también utilizado judicialmente por las Salas de lo Social para poder reconocer el grado de incapacidad absoluta. Si, por ejemplo, la limitación provocada por el cuadro clínico con referencia, principalmente, a los miembros inferiores, con dificultad para la deambulación y la "utilización de medios de transporte público o privado", hace poco menos que utópico pensar que exista actividad que pueda llevarse a cabo "cuando para trabajar es preciso desplazarse al puesto a desempeñar y uno o dos viajes de ida y vuelta diarios"(STSJ Madrid 27-3-2006 [JUR 2006, 162576].

Como indica la STSJ Castilla y León, Valladolid, de 12-9-2005 (JUR 2005, 263255), si no hay aptitud para deambular, "comienza por estar abolida o severamente reducida la capacidad para llevar a cabo esa diaria e indeclinable obligación en que consiste el desplazamiento desde el ámbito domiciliar al lugar de trabajo y el regreso desde éste a aquél. No cabe tampoco desconocer que hasta en las actividades productivas más característicamente sedentarias se requiere esa mínima aptitud para la deambulación que haga posible satisfacer la ocasionales necesidades que exigen la verificación de desplazamientos, ya que ninguna manifestación de lo laboral se colma funcionalmente con la sola sedestación en un puesto de trabajo y consumación allí del quehacer encomendado".

Pero en el supuesto actual no está abolida tal posibilidad de desplazarse y se trata, como bien expone una de las partes impugnantes, de una dificultad no de una imposibilidad. Esta Sala, como criterio general, susceptible de individualización, según las circunstancias concurrentes, pero sin que aquí se aprecie ninguna que admite apartarse de dicho criterio, viene exigiendo (por todas STSJ Cantabria núm. 988/2008 (Sala de lo Social, Sección 1), de 19 noviembre, JUR 2009\133303), un grado mayor de limitación a la deambulación para el reconocimiento pretendido, propio del apoyo en dos muletas o bastones,(SS TSJ de Cantabria de 7-10-1997, R.º 537/94, 6-4-1995 R.º 71/95, 27-11-95 R.º 694/95 y de 12-6-96 R.º 1236/95).


FALLAMOS


 
Que estimamos el recurso interpuesto por Instituto Nacional de la Seguridad Social y Tesorería General de la Seguridad Social y el EGARSAT-MUTUA de Accidentes de Trabajo y Enfermedades profesionales de la Seguridad Social n.º 276 contra sentencia dictada por el Juzgado de lo Social n.º Cinco de Santander, con fecha 9 de noviembre de 2009, Autos núm. 185/09, dictada en virtud de demanda seguida por D.ª Ana María contra Instituto Nacional de la Seguridad Social, Tesorería General de la Seguridad Social, Mutua EGARSAT y Hotel Restaurante Hijos del Mar, debemos revocar y revocamos dicha resolución, absolviendo a las demandadas de las pretensiones deducidas en su contra.

Notifíquese esta sentencia a las partes y a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia, previniéndoles de su derecho a interponer, contra la misma, recurso de casación para la unificación de doctrina, ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, dentro del plazo de diez días hábiles contados a partir del siguiente a su notificación.

Devuélvase, una vez firme la sentencia, los autos al Juzgado de procedencia, con certificación de esta resolución, y déjese otra certificación en el rollo a archivar en este Tribunal.

Así, por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación