Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Valladolid 210/2010 de 5 de julio


 RESUMEN:

Concurso de acreedores, clasificación de créditos: Se establece que el nacimiento de la obligación tributaria principal tiene lugar en el momento del devengo, y en ese momento el crédito tendrá el carácter de concursal. Serán contra la masa los que resulten de obligaciones nacidas con posterioridad a la declaración del concurso. Por lo que en este caso no se puede estimar el recurso, ya que en este caso se pruduce una laguna legal y prevalece la clasificación expuesta anteriormente.

VALLADOLID

SENTENCIA: 00210/2010

Rollo: RECURSO DE APELACION (LECN) 0000025 /2010

SENTENCIA N.º 210

Ilmos. Sres. Magistrados:

D. JOSE JAIME SANZ CID

D. MIGUEL ANGEL SENDINO ARENAS

D. JOSE MANUEL DE VICENTE BOBADILLA

En VALLADOLID, a cinco de Julio de dos mil diez.

VISTO en grado de apelación ante esta Sección 003 de la Audiencia Provincial de VALLADOLID, los Autos de INCIDENTE CONCURSAL COMUN 0000030 /2009, procedentes del JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 12 de VALLADOLID, a los que ha correspondido el Rollo 0000025 /2010, en los que aparece como parte apelante AGENCIA ESTATAL DE ADMINISTRACION TRIBUTARIA DE VALLADOLID asistido por el ABOGADO DEL ESTADO, y como apelado CONABSIDE, S.A. representado por la Procuradora D.ª MARIA EUGENIA LOPEZ ARNAIZ y asistido por el Letrado D. MIGUEL ANGEL LOPEZ ALFONSO, Y como apelada ADMINISTRACIÓN CONCURSAL (D. Arsenio y D. Cirilo)y D. Eusebio en calidad de ADMINISTRADOR CONCURSAL, sobre impugnación de la lista de acreedores, no en cuanto a la cuantía de las cantidades reconocidas, sino respecto de la calificación de crédito de 16.074 euros.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Se aceptan los antecedentes de hecho de la resolución recurrida.

Segundo.-Seguido el litigio en cuestión por sus trámites legales ante el Juzgado de Primera Instancia de referencia, con fecha 14 de mayo de 2009, se dictó sentencia cuyo fallo dice así: "Que estimando parcialmente la demanda formulada por el Abogado del Estado en representación de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) frente a la Administración Concursal y la concursada, debo declarar y declaro que el crédito reconocido a la AEAT por importe de 16.074 € tiene, hasta el 50% del mismo, la calificación de crédito con privilegio general siendo el resto crédito ordinario.

No se hace expresa imposición de costas."

Tercero.-Notificada a las partes la referida sentencia, por el Abogado del Estado en representación de la A.E.A.T. se preparó recurso de apelación que fue interpuesto dentro del término legal alegando lo que estimó oportuno. Por la parte contraria se presentó escrito de oposición al recurso. Remitidos los autos de juicio a este tribunal se señaló para la deliberación y votación el pasado día 14 de junio de 2010.

ÚLTIMO.- En la tramitación del presente procedimiento se han observado las formalidades legales.

Vistos, siendo ponente el Ilmo Sr. Magistrado Don JOSE MANUEL DE VICENTE BOBADILLA.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-En el concurso de la mercantil CONABSIDE S.A., La AEAT recurre en apelación la sentencia que declara a su favor un crédito de 16.074 euros como concursal con la calificación de privilegiado general ex art. 91.4 de la Ley Concursal (LC) en un 50% y el resto como crédito ordinario.

Según el parecer de la AEAT, el crédito en cuestión debe merecer la calificación de crédito contra la masa, en atención a que el mismo dimana de una rectificación de la base imponible del IVA practicada por un acreedor del concursado tras la declaración del concurso, al amparo de los artículos 80.Tres y 114 de la Ley 37/92 de 28 de diciembre, reguladora de dicho impuesto (LIVA) y del artículo 24 del Reglamento que la desarrolla, aprobado por RD 1624/92 de 29 de diciembre.

El artículo 80.Tres LIVA permite al acreedor del concursado reducir la base imponible del IVA cuando el destinatario de las operaciones sujetas al impuesto no haya hecho efectivo el pago de las cuotas repercutidas, y siempre que con posterioridad al devengo de la operación, se dicte auto de declaración del concurso.

Esa rectificación de la base operada por el acreedor del concursado genera a su vez que dicho concursado tenga que rectificar las cuotas inicialmente deducidas, de conformidad al artículo 114.Dos LIVA.

La rectificación de las deducciones del destinatario de las operaciones determina el nacimiento del correspondiente crédito a favor de la Hacienda Pública, tal y como señala el artículo 80 Cinco 4.ª LIVA.

La AEAT se acoge a la dicción literal del precepto citado para sostener que el nacimiento del crédito tiene lugar en el momento en que se produce la rectificación de las deducciones. Al ser un momento posterior a la declaración del concurso, considera el apelante que el crédito consiguiente debe considerarse contra la masa de conformidad a lo dispuesto en el artículo 84.2.10 LC.

Segundo.-La cuestión a dilucidar se centra, por tanto, en la fijación de la fecha en que se considera nacido el crédito de la AEAT en orden a su calificación como concursal o contra la masa.

Ciertamente si no se produce la rectificación de la base imponible del IVA por el acreedor de la operación gravada y la consiguiente rectificación de las deducción por el deudor de la misma, no tiene lugar el crédito de la AEAT contra el deudor.

Sin embargo, una cosa es que la rectificación de la deducción determine nacimiento del crédito a favor de la AEAT, tal y como señala el artículo 80 Cinco 4.ª LIVA y otra muy distinta es la fecha a partir de la cual debe considerarse nacido.

No debemos olvidar que el crédito en cuestión nace como consecuencia de una rectificación de una liquidación anterior del impuesto.

Sin embargo, la obligación tributaria no viene generada ni por la liquidación inicial ni por la posterior rectificada, sino por el devengo del impuesto, que surge con el nacimiento del hecho imponible, a tenor de lo dispuesto en los artículos 20 y 21 LGT.

El Tribunal Supremo ha zanjado la cuestión en la Sentencia de 1 de septiembre de 2.009, cuya doctrina se reproduce en otra de fecha 20 de septiembre de 2.009. Se trata de sentencias recientes, pero que son anteriores al escrito de preparación del recurso. En esas sentencias se distingue claramente entre el devengo del impuesto y la liquidación de la deuda, señalando que la fecha a partir de la cual debe entenderse nacida la obligación tributaria es la devengo y no la de la liquidación.

En esas sentencias, el Alto Tribunal fija como doctrina que los créditos por IVA contra el deudor por hechos imponibles anteriores a la declaración del concurso, con independencia del momento de conclusión del plazo para la liquidación, constituyen créditos concursales.

El Tribunal Supremo acoge en las resoluciones comentadas la doctrina seguida por diversas audiencias provinciales, (SAP Asturias, Sección 1.ª, de 23 de junio de 2006, SAP Asturias, Sección 1.ª, de 22 de septiembre de 2006, SAP Asturias, Sección 1.ª, de 17 de noviembre de 2006, SAP Córdoba, Sección 3.ª, de 7 de junio de 2007, SAP La Rioja, Sección 1.ª, de 22 de junio de 2007, SAP A Coruña, Sección 4.ª, de 19 de febrero de 2008, SAP Valencia, Sección 9.ª, de 25 de febrero de 2008).

Y lo que es más importe a los efectos que aquí interesan, también se acoge el criterio seguido por las Audiencias en relación con las facturas de rectificación del IVA (SAP Asturias, Sección 1.ª, de 22 de septiembre de 2006, SAP de Barcelona, Sección 15.ª, de 26 de abril de 2007, SAP Zaragoza, Sección 5.ª, de 13 de febrero de 2009, SAP Castellón, Sección 3..ª, 20 de febrero de 2009, y en relación con los recargos en concepto de IVA (SAP Zaragoza, Sección 5.ª, 15 de diciembre de 2008, SAP de Asturias, Sección 15.ª, de 23 de marzo de 2009).

Según las citadas sentencias del Tribunal Supremo "El nacimiento del crédito tributario por IVA tiene lugar con la realización del hecho imponible, que coincide con el momento del devengo, a tenor de lo dispuesto en los artículos 20 y 21 LGT. Estos artículos establecen que el nacimiento de la obligación tributaria principal tiene lugar en el momento del devengo, en el que se entiende realizado del hecho imponible (presupuesto fijado por la ley para configurar cada tributo), aunque la ley de cada tributo pueda establecer la exigibilidad de la cuota o cantidad a ingresar o parte de la misma en un momento distinto del devengo del tributo.

Aplicando este principio, debe entenderse que el momento de nacimiento del crédito en favor de la Hacienda Pública por el IVA, que es el de la realización del hecho imponible, determina que el crédito tenga carácter concursal si se ha producido con anterioridad a la declaración del concurso, en virtud de lo establecido en el artículo 84.2.10.º LC, aunque el plazo establecido por las normas tributarias para la liquidación haya concluido con posterioridad. En efecto, de acuerdo con este precepto son créditos contra la masa "[l]os que resulten de obligaciones nacidas de la ley o de responsabilidad extracontractual del concursado con posterioridad a la declaración de concurso". El artículo 84.1 LC establece que "constituyen la masa pasiva los créditos contra el deudor común que conforme a esta Ley no tengan la consideración de créditos contra la masa".

El carácter de obligación legal del crédito por IVA, sujeto a la legislación especial tributaria, no comporta alteración alguna en cuanto a la determinación del momento de nacimiento del crédito, puesto que el artículo 167 LIVA, que se invoca por la parte recurrente, se limita a establecer, en relación con su liquidación, el momento en que los sujetos pasivos deben determinar e ingresar la deuda tributaria. La liquidación constituye, según las normas generales de la LGT (artículos 101 y 120), un acto, encuadrado en el procedimiento de gestión, apto para la cuantificación provisional o definitiva de la deuda tributaria, pero no altera, si nada especial se establece, el momento del devengo. Por el contrario, el artículo 75 LIVA regula el devengo del impuesto ateniéndose al momento de la entrega del bien, de la prestación del servicio, de la recepción de la obra, de la realización de las operaciones gravadas o de la expedición y transporte, según los casos.

La clasificación del crédito por IVA en atención al momento de la liquidación, que propugna la recurrente, tendría el inconveniente de introducir discriminaciones según el régimen fiscal del concursado, pues, como ha observado la doctrina, las importaciones y algunas adquisiciones intracomunitarias tienen un sistema de liquidación e ingreso de la cuota diferente, conforme a los arts. 167.2 LIVA y el 71.7 RLIVA, y el sistema de liquidación también es variable entre el trimestre natural y el mes natural según el volumen de operaciones de la empresa concursada.

Los obstáculos que opone la AEAT (cifrados en la falta de previsión de la posibilidad de fragmentar la liquidación del IVA y en la importancia de la liquidación para determinar la cuantía y exigibilidad de la deuda tributaria en función del juego de las deducciones esencial en este impuesto) no son suficientes para alterar la conclusión obtenida. La legislación concursal obliga a estar a la fecha del nacimiento de la obligación y la fijación de este momento como determinante del carácter concursal o contra la masa del crédito correspondiente constituye una garantía del mantenimiento del principio de igualdad entre los acreedores del concursado. Este principio no puede verse alterado en función de la mejor adaptación a los principios del Derecho tributario en torno a la regularidad temporal y efectividad de la liquidación. Estos últimos principios deben ceder (como de hecho ceden, en el propio ámbito tributario, cuando se establecen normas especiales para la liquidación) para hacer posible el cumplimiento de los principios del Derecho concursal sobre igualdad entre los acreedores y restricción de los privilegios que se les reconocen. Así se justifica por la situación excepcional que la declaración de concurso comporta respecto del cumplimiento de las obligaciones del concursado, como expresa la sentencia recurrida. La falta de una norma específica de carácter tributario que permita en este caso la fragmentación del periodo de liquidación debe ser entendida como una laguna legal susceptible de ser suplida acudiendo al valor integrador de los expresados principios, en los que se sustenta la regla contenida en el artículo 84.2.10.º LC. La DA octava LGT establece que, en materia de "Procedimientos concursales", "lo dispuesto en esta Ley se aplicará de acuerdo con lo establecido en la legislación concursal vigente en cada momento".

Por todo lo expuesto no procede estimar el recurso planteado.

Segundo.-Con arreglo a lo dispuesto en el Art. 398.1.º en relación con el Art. 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil se impondrán al apelante las costas de esta alzada.


FALLAMOS


 
DESESTIMANDO INTEGRAMENTE el recurso de apelación formulado por el ABOGADO DEL ESTADO en representación de la AGENCIA ESTATAL DE ADMINISTRACION TRIBUTARIA DE VALLADOLID contra la sentencia de fecha 14 de Mayo de 2009, dictada en autos de Juicio Pieza Incidente Concursal n.º 30/2009, del Juzgado de Primera Instancia n.º 12 de Valladolid, DEBEMOS CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS dicha resolución, con imposición al apelante de las costas causadas en esta alzada.

Se declara la pérdida del depósito constituido para interponer el recurso de apelación, al que se dará el curso legal correspondiente.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Dada y pronunciada fue la anterior Sentencia por los Ilmos. Sres. Magistrados que la firman y leída por el Ilmo. Magistrado Ponente en audiencia pública el mismo día de su fecha, de lo que yo el Secretario certifico.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación