Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Murcia 417/2010 de 15 de julio


 RESUMEN:

Pagaré. Declaración de embargo: El tribunal dice que la cesión de créditos puede hacerse sin el consentimiento y contra la voluntad del cedido, la notificación sólo alcanza a obligarle con el nuevo acreedor. Si la cesión no se establece, el deudor lo seguirá siendo del primitivo acreedor, y reside la imposiblilidad de establecer falta de legitimación del demandante cambiario. Se estima el recurso y se establece el embargo de los bienes para el pago de la letra de cambio.

MURCIA

SENTENCIA: 00417/2010

Rollo: RECURSO DE APELACION (LECN) 0000020 /2010

SENTENCIA N.º 417/2010

ILMOS SRES

D. Andrés Pacheco Guevara

Presidente

D. Fernando López Del Amo González

D. Cayetano Blasco Ramón

Magistrados

En la Ciudad de Murcia a quince de julio de dos mil diez.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial, integrada por los Magistrados expresados, ha conocido en grado de apelación las actuaciones de orden civil, Rollo n.º 20/10, dimanante del procedimiento cambiario tramitado en el Juzgado de Primera Instancia n.º 2 de Molina de Segura y seguido entre la mercantil Clifricom SL como demandante y la mercantil Servicasa Murcia SL como demandada, ello en virtud del recurso de apelación promovido por la parte demandante, dirigida en esta alzada por la Letrada Sra. Monreal Beltrán, mientras que la apelada lo ha sido por el también Letrado Sr. López Pérez, y siendo ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. Andrés Pacheco Guevara, que expresa la convicción de este Tribunal.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-

En los autos principales de que el presente rollo dimana, el Juzgado de Primera Instancia con fecha 6/4/09 dictó sentencia, cuyo fallo es del tenor siguiente: "QUE DEBO ESTIMAR Y ESTIMO LA OPOSICIÓN formulada por la Procuradora Sra. Moñino Moral, en nombre y representación de la mercantil SERVICASA MURCIA S.L. debiendo declarar la improcedencia del juicio cambiario instando por CLIFRICOM S.L frente a SERVICASA MURCIA S.L acordando el levantamiento del embargo trabado sobre sus bienes. Todo ello, con imposición de las costas del presente incidente a CLIFRICOM S.L., cuyas pretensiones han sido desestimadas".

Segundo.-

Contra la citada resolución y en legal forma se preparó e interpuso recurso de apelación por la representación procesal de la parte antes citada, siendo admitido en ambos efectos, lo que originó, tras la tramitación oportuna, la remisión de los autos originales a esta Sala, señalándose, tras los traslados pertinentes, para deliberación del recurso el día de hoy, quedando los autos pendientes de resolución.

Tercero.-

En la tramitación de ambas instancias se han observado las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-

La mercantil Clificom SL promueve demanda de Juicio cambiario para la ejecución de dos pagarés nominativos expedidos y firmados por legal representante de Servicasa Murcia SL, los que tienen como fechas de vencimientos el día 30/3/08, siendo sus idénticos importes 232 euros.

Tales documentos reúnen todos y cada uno de los requisitos que para ese tipo de efectos mercantiles reclama el art. 94 de la LCCH, de ahí que el Juzgado de Primera Instancia decretase las medidas establecidas en el art. 821.2 de la LEC.

Opone la demandada a tal ejecución la falta de legitimación de la tenedora por cesión del crédito a una tercera mercantil, lo que convertiría en extinguido dicho crédito.

Se aporta como sustento de tal invocación el contrato denominado "de cesión de crédito y dación en pago", firmado en fecha 25/4/08 entre los legales representantes de las sociedades Clifricom y Vivemur Murcia, y se insta la aplicación al supuesto enjuiciado de los arts. 347 y 348 del CCM y 24 de la citada ley especial.

Este último precepto, alojado entre las normas sobre el endoso, dispone que la cesión ordinaria del pagaré (por la letra) trasmitirá al cesionario todos los derechos del cedente, en los términos de los enunciados del CCM antes nombrados.

El primero de ellos, de importancia capital a los efectos aquí discutidos, permite la transferencia de los créditos mercantiles por el acreedor sin necesidad del consentimiento del deudor, bastando poner en su conocimiento dicha transferencia.

Pues bien, es conveniente revistar cronológicamente las relaciones habidas entre las tres sociedades implicadas en el tráfico jurídico de los talones que tratan de ejecutarse mediante este cauce cambiario.

Ambos efectos se libran en 15/12/07 y vencen, como se ha adelantado, en 30/3/08.

La demanda cambiaria se promueve en 18/4/08, desatendidos a sus vencimientos ambos pagarés, y el contrato ya referido se suscribe en 25/4/08.

Se indica en su trazado que Clifricom SL ostenta un crédito frente a la mercantil Servicasa SL por cierta cantidad, integrada, entre otros documentos, por los dos pagarés objeto del presente Juicio, y que la primera de tales empresas cede a Vivemur Murcia SL esos créditos, recibiendo a cambio ciertos bienes como dación en pago.

Igualmente consta que Clifricom SL al escriturar ese contrato se obliga a entregar todos los pagarés y facturas allí referenciados "a excepción de los que hallan (por hayan) sido objeto de procedimiento judicial cambiario", entre los que se encuentran los aquí analizados, "de los que se otorgará el correspondiente escrito al Juzgado poniendo en conocimiento que la reclamación objeto de dicho procedimiento ha sido cedido a la mercantil Vivamur SL y que ellos nada mas tienen que reclamar por los mismos".

Existe una estipulación 5.º, nombrada "Resolución contractual-Condiciones resolutorias", en la que se hace constar, entre otros extremos, que si la cesionaria, por causa no imputable a la cedente, no procediese al otorgamiento de la escritura o la formalizase sin observancia estricta de las estipulaciones contractuales, el propio contrato se entenderá resuelto de pleno derecho, añadiéndose una cláusula penal por retraso y, si resultase el contrato de imposible cumplimiento, se entiende resuelto, reservándose la cedente todas las acciones civiles para la reclamación del crédito que ostenta contra las mercantiles deudoras.

Es fácil observar, en contra de lo producido en la instancia, que ese contrato de cesión de crédito se firmó cuando el procedimiento cambiario sobre los pagarés aquí escrutados ya habían sido objeto de admisión a trámite, desplegando ello sus consecuencias procesales, sin que en momento alguno el Juzgado recibiese comunicación de la existencia de aquel pacto, a lo que se obligó la cedente.

Pero es que, además, el cruce de pretensiones que constituía el objeto de tan citado contrato nunca nació a la vida jurídica, pues su normal desarrollo quedó truncado ante la incomparecencia en la Notaría de la mercantil cesionaria para elevarlo a escritura pública, como evidencia el acta de presencia de fecha 6/6/08.

Sí es vinculante para quienes lo suscribieron lo concertado sobre su resolución por incumplimiento de una de las partes, en este caso la propia cesionaria, ello unido a que tampoco la cedente cumplió con su obligación de comunicar al Juzgado la existencia del acuerdo.

De tal suerte, en nada afecta al presente procedimiento cuanto se dispuso en tan citado pacto acerca de los pagarés objeto de la demanda que lo inicia, sin que tampoco haya logrado la mercantil que se opone a su ejecución demostrar que efectivamente el Sr. Severiano ignoraba lo acaecido, pues él, que fue representante de Servicasa Murcia SL, como reconoció a presencia judicial el 18/3/09, firmó el contrato de abril de 2008 en nombre y representación de Vivemur Murcia SL, luego sí conocía la sociedad deudora de los efectos mercantiles todo lo sucedido con tales pagarés, por lo que sigue adeudándolos a su legítima y única tenedora.

A ello debe añadirse que conforme al dictado de los arts. 1526 y 1527 del CC, la cesión de créditos puede hacerse sin el conocimiento y aun contra la voluntad del cedido, "sin que la notificación a éste tenga otro alcance que el obligarle con el nuevo acreedor, no reputándose pago legítimo desde aquel momento el hecho a favor del cedente" (STS de 11/1/83), luego, a sensu contrario, si la cesión no se ha producido, al abortarse el pacto que la estableció, el deudor lo seguirá siendo de su primitivo acreedor, de ahí la definitiva imposibilidad de esgrimir la falta de legitimación de la demandante cambiaria ex art.67 de la LCCH.

Por todo, ha de revocarse la resolución impugnada, con paralela y consecuente estimación del presente recurso apelatorio.

Segundo.-

Los intereses a adicionar a la suma principalmente reclamada se computarán en legal forma, esto es, conforme al art. 58 de la LCCH.

Tercero.-

El pronunciamiento sobre las costas de instancia ha de alterarse consecuentemente (art. 394 LEC), correspondiéndose el de la alzada con lo exigido por su art. 398.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Que, estimando el recurso de apelación promovido por el Procurador de los Tribunales Sr. Abellán Matas, en nombre y representación de la mercantil Clifricom SL, frente a la sentencia de fecha 6/4/09, dictada por el Juzgado de Primera Instancia n.º 2 de Molina de Segura en autos de procedimiento cambiario tramitados con el n.º 236/08, del que dimana el rollo n.º 20/10, revocamos dicha resolución, desestimando la oposición a la ejecución formulada por la mercantil Servicasa Murcia SL, representada por la Procuradora Sra. Moñino Moral (Sra. Cano Peñalver en el Rollo) y acordando el embargo de los bienes trabados, el seguimiento de los trámites consecuentes a la ejecución despachada, y el efectivo pago a la actora de las cantidades impetradas en su demanda, ello con imposición de las costas de la instancia a la propia demandada y sin especial declaración sobre las de la presente alzada.

Así por ésta, nuestra sentencia, contra la que caben los recursos previstos en la LEC de 2000, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación