Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Toledo 194/2010 de 20 de julio


 RESUMEN:

Demanda cambiaria, permuta y novación: Se alega novación porque se establece que la finca no estaba inscrita y la superficie era inferior a la establecida en el contrato. Pero el tribunal establece que no hay dicha novación, porque el segundo documento no recoge un negocio diferente, si no la posibilidad de proceder a la inmatriculación de la finca y así conseguir la financiación necesaria para el proyecto de construcción.

TOLEDO00194/2010

Rollo Núm.................. 79/2.010.-

Juzg. 1.ª Inst. Núm. 3 de Illescas.-

J. Cambiario Núm.......... 242/08.-

SENTENCIA NÚM. 194

AUDIENCIA PROVINCIAL DE TOLEDO

SECCION PRIMERA

Ilmo. Sr. Presidente:

D. MANUEL GUTIERREZ SANCHEZ CARO

Ilmos. Sres. Magistrados:

D. URBANO SUAREZ SANCHEZ

D.ª GEMA ADORACION OCARIZ AZAUSTRE

En la Ciudad de Toledo, a veinte de julio de dos mil diez.

Esta Sección Primera de la Ilma. Audiencia Provincial de TOLEDO, integrada por los Ilmos. Sres. Magistrados que se expresan en el margen, ha pronunciado, en NOMBRE DEL REY, la siguiente,

SENTENCIA

Visto el presente recurso de apelación civil, Rollo de la Sección núm. 79 de 2.010, contra la sentencia dictada por el Juzgado de 1.ª Instancia Núm. 3 de Illescas, en el juicio cambiario núm. 242/08, sobre reclamación de cantidad, en el que han actuado, como apelante INMUEBLES DE LA SAGRA S. L., representado por el Procurador de los Tribunales Sr. Sánchez Calvo y defendido por la Letrado Sra. Marín Pascual; y como apelada Genoveva, representada por la Procuradora de los Tribunales Sra. Sánchez Fernández y defendido por el Letrado Sr. Plasencia Sánchez-Caro.

Es Ponente de la causa el Ilmo. Sr. Magistrado D. URBANO SUAREZ SANCHEZ, que expresa el parecer de la Sección, y son,


ANTECEDENTES:


 
Primero.-Por el Juzgado de 1.ª Instancia Núm. 3 de Illescas, con fecha veintisiete de Febrero de dos mil nueve, se dictó sentencia en el procedimiento de que dimana este rollo, cuya PARTE DISPOSITIVA dice: "Que desestimando la oposición presentada por Santiaga Y Genoveva, debe procederse a dictar auto para despachar ejecución por a cantidad reclamada en la demanda, condenando a Inmuebles La Sagra al pago de las costas causadas en esta oposición.

Segundo.-Contra la anterior resolución y por INMUEBLES DE LA SAGRA S. L., dentro del término establecido, tras anunciar la interposición del recurso y tenerse por interpuesto, se articularon por escrito los concretos motivos del recurso de apelación, que fueron contestados de igual forma por los demás intervinientes, con lo que se remitieron los autos a ésta Audiencia, donde se formó el oportuno rollo, quedando los autos vistos para deliberación y resolución.-

SE CONFIRMAN Y RATIFICAN los antecedentes de hecho, fundamentos de derecho y fallo de la resolución recurrida, en cuanto se entienden ajustados a derecho, por lo que, en definitiva, son


FUNDAMENTOS DE DERECHO:


 
Primero.-Por la mercantil Inmuebles de la Sagra S.L. se recurre en apelación la sentencia que en fecha veintisiete de febrero de dos mil nueve dictó el Juzgado de Primera Instancia número Tres de los de Illescas por la cual se desestimaba la demanda de oposición formulada frente a la demanda cambiaria que contra ella ejercitaban Dña Genoveva y Dña. Santiaga.

Aunque no se expresa cual es la base del recurso tras el examen de los alegatos entiende esta Sala que denuncia una errónea interpretación, por la Juez a quo, de los contratos que firmaron las partes, pues a su entender existió un primer contrato, de compraventa, que fue novado por uno de permuta, por lo que los pagarés en su día entregados como parte del precio carecen de causa al haber quedado sin valor el contrato inicial en virtud del cual se emitieron.

Habida cuenta de que la errónea interpretación del contrato es un error en la aplicación del derecho, lex inter partes, esta Sala ha de partir de cuales son los hechos sobre los que no existen discrepancias: 1.º) El dos de mayo de dos mil cinco las hoy actoras y la recurrente firmaron un contrato, que denominaron de permuta pero en realidad es de compraventa, en virtud del cual las primeras transmitían, por precio de un millón doscientos dos mil veintitrés con noventa y tres euros, a la mercantil una finca de su propiedad, adquirida por herencia, y la demandada se comprometía a abonar parte del precio mediante la entrega de tres viviendas unifamiliares, que se iban a construir, y otra parte mediante la entrega de cinco pagarés; 2.º) el día tres de mayo comparecen en la Notaría y otorgan escritura pública de permuta, según la cual las actoras hacían transmisión de la finca a cambio de la cesión de las tres viviendas; 3.º) en ambos documentos, y en lo que ahora interesa, se describe la finca como tierra al sitio valle de San Roque de caber una hectárea y catorce áreas y que en este momento tiene la naturaleza de urbana con una superficie, según el catastro de siete mil ciento noventa y seis metros, y se decía que no estaba inscrita en el Registro de la Propiedad; 4.º) de los cinco pagarés emitidos para pagar del precio se abonó el n.º 5658.212-2 por importe de sesenta mil ciento uno con veintiún euros.

De ello, según la parte recurrente, resulta que existió una novación que vino motivada porque cuando se iba a elevar a escritura pública se comprobó que la finca no estaba inscrita y que su superficie era inferior a la establecida en el contrato, de ahí la reducción, a menos de la mitad, del de la contraprestación, quedando solo como obligación de Inmuebles la Sagra S.L. la entrega de las tres viviendas.

Ya parte el recurso de hechos que no son ciertos; no es cierto que se desconociera, en el momento en que se va a elevar a escritura pública el contrato, ni la superficie ni tampoco la naturaleza o circunstancias de la finca puesto que son datos que se recogen en el propio contrato, en concreto en su estipulación segunda, en donde se reseñan incluso las referencias catastrales de las fincas colindantes, menciones que luego son calcadas en la escritura, por lo tanto no se puede justificar, sobre esa base, una novación del contrato inicial, y no existe ni un solo hecho diferente a este que puedas justificar la modificación.-

Segundo.-Pero es más; según el propio contrato al día siguiente se iba a otorgar una escritura de permuta, que es la aportada por la parte demandada con el fin de justificar esa modificación del contrato primitivo, por lo tanto esta no es sino la instrumentalización del cumplimiento del contrato tan es así que en el propio contrato, además de forma destacada, en la estipulación novena se dice que la escritura que se iba a otorgar al día siguiente "y en especial, precio de la compraventa" no supondrá en modo alguno novación de lo pactado en el presente documento, es decir, que la escritura no constituía un negocio jurídico nuevo, diferente y distinto sino una pura instrumentalización del primero.

Es posibilidad, de que se instrumentalice una escritura como forma de dar cumplimiento a un previo contrato privado, fue contemplada por el Tribunal Supremo en su sentencia 391/2007 de 26 de marzo, que en un supuesto similar al presente indicó "Todos los razonamientos de la sentencia recurrida se dirigen a demostrar que las tres escrituras públicas no eran más que una forma, de carácter instrumental, del negocio de permuta, que fue el real y querido por las partes. Por ello hace especial hincapié en que los precios de las hipotéticas compraventas que se fijaron en tales escrituras en absoluto se ha demostrado que se pagasen. Aceptando esta interpretación porque no es ilógica ni pugna con preceptos legales".

Además no puede existir novación desde el momento en que se produce el pago de uno de los pagarés. Según el contrato fueron cinco los emitidos y solo se reclama el importe de cuatro por lo que, teniendo en cuenta la naturaleza de título valor de los pagarés, es forzoso concluir que el otro sí fue abonado y siendo así es claro que la propia parte recurrente ha iniciado el cumplimiento del contrato privado de compraventa por lo que ahora, salvo ir en contra de la doctrina de los actos propios no puede pretender que un negocio jurídico que ha comenzado a cumplir en realidad no existe porque se modificó por otro. Como recuerda la sentencia 666/2002 de 2 de julio es preciso que los actos propios "sean inequívocos, en el sentido de crear, definir, fijar, modificar, extinguir o esclarecer sin duda alguna una determinada situación jurídica afectante a su autor y, asimismo, que exista una incompatibilidad o contradicción según el sentido que de buena fe hubiera de atribuirse a la conducta precedente -- sentencias de 18 Ene. 1990, 5 Mar. 1991, 4 Jun. y 3 Oct. 1992, 13 Abr. y 20 May. 1993, 17 Dic. 1994, 31 Ene., 30 May. y 30 Oct. 1995, 21 Nov. 1996, 30 Nov. 1998, 13 Jul. y 16 Nov. 1999, 23 May. y 10 Jul. 2000 y 27 Feb. y 16 Abr. 2001 "

En definitiva no se trata, como señala la sentencia de instancia, de que al no hacerse mención en la escritura pública de que se dejase sin efecto el previo contrato este mantuviera su vigencia, no puede olvidarse que la novación puede existir de forma tácita cuando entre la obligación inicial y la nueva existen las suficientes diferencias como para entender que no pueden coexistir ambas, art. 1204 del Código Civil, sino que no existe novación de ninguna clase, el segundo documento no recoge un negocio diferente sino que es una forma de instrumentalización del precedente y que permitía a la hoy recurrente el poder proceder a la inmatriculación de la finca, paso previo para conseguir la financiación con la que llevar a cabo la ejecución del proyecto de construcción a que iba a destinar la finca.

Por todo ello el recurso se desestima.-

Tercero.-Las costas procesales se impondrán al recurrente, en aplicación del art. 398 de la Ley 1/2000, de Enjuiciamiento Civil.-


FALLO:


 
Que DESESTIMANDO el recurso de apelación que ha sido interpuesto por la representación procesal de INMUEBLES DE LA SAGRA S. L., debemos CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS la sentencia dictada por el Juzgado de 1.ª Instancia Núm. 3 de Illescas, con fecha veintisiete de Febrero de dos mil nueve, en el procedimiento núm. 242/08, de que dimana este rollo, imponiendo las costas procesales causadas en el presente recurso a la parte apelante.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se llevará certificación al Rollo de la Sección, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada la anterior resolución mediante su lectura íntegra por el Ilmo. Sr. Magistrado Ponente D. URBANO SUAREZ SANCHEZ, en audiencia pública. Doy fe.-


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación