Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Madrid 388/2010 de 11 de mayo


 RESUMEN:

Contrato de mandato: Concesión de poder notarlal para venta de un inmueble. No se acredita que el demandado haya actuado con carácter general como mandatario de la madre. Rendición de cuentas: Doctrina jurisprudencial. No probado la existencia de instrucciones del mandante al mandatario. No se cumple el requisito legal.

MADRID

SENTENCIA: 00388/2010

AUD. PROVINCIAL SECCION N. 14

MADRID

Rollo: RECURSO DE APELACION 51 /2010

SENTENCIA N.º

Ilmos. Sres. Magistrados:

PABLO QUECEDO ARACIL

AMPARO CAMAZON LINACERO

TERESA FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA PUENTE VILLEGAS

En MADRID, a once de mayo de dos mil diez.

VISTO en grado de apelación ante esta Sección 14 de la Audiencia Provincial de MADRID, los Autos de PROCEDIMIENTO ORDINARIO 53/2008, procedentes del JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 72 de MADRID, a los que ha correspondido el Rollo 51/2010, en los que aparece como parte apelante Dña. Mariana, representada por el procurador D. LUIS ORTÍZ HERRANZ, y como apelado D. Manuel, representado por la procuradora Dña. YOLANDA GARCÍA HERNÁNDEZ, quien formuló oposición al recurso en base al escrito que a tal efecto presentó, sobre rendición de cuentas, y siendo Magistrado Ponente la Ilma. Sra. D.ª TERESA FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA PUENTE VILLEGAS.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado de 1.ª Instancia n.º 72 de Madrid, en fecha 20 de mayo de 2009 se dictó sentencia, cuya parte dispositiva es de tenor literal siguiente: "Que desestimando la demanda formulada por Mariana contra Manuel, procediendo efectuar expresa condena en costas procesales causadas en la presente instancia a la parte demandante.".

Segundo.-Notificada la mencionada resolución, contra la misma se interpuso recurso de apelación por la parte Dña. Mariana, al que se opuso la parte apelada D. Manuel, y tras dar cumplimiento a lo dispuesto en los artículos 457 y siguientes de la LEC, se remitieron las actuaciones a esta sección, sustanciándose el recurso por sus trámites legales.

Tercero.-Por Providencia de esta Sección, se acordó para deliberación, votación y fallo el día 4 de mayo de 2010.

Cuarto.-En la tramitación del presente procedimiento han sido observadas las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS JURIDICOS


 
Primero.-Por DOÑA Mariana se formula recurso de apelación frente a la resolución de instancia, desestimatoria de la demanda interpuesta por la ahora apelante contra D. Manuel (hermano de la demandante), sobre solicitud de que el demandado Rinda Cuentas como Mandatario de la madre de ambas partes Dña Aurora, desde la fecha de 23-4-1999 en la que se le concedió un Poder Notarial al demandado D. Manuel para la venta de un bien inmueble en Castellón, hasta el 16-3-2007 en que falleció.

Segundo.-Pasando a contestar los motivos de recurso alegados por Dña Mariana, entendemos que el criterio mantenido por el Juzgador de <Instancia en la resolución impugnada, con una visión de la prueba practicada en su conjunto, en virtud del principio de inmediación y de libre valoración de la prueba y con arreglo a las normas de la sana critica; se encuentra plena y totalmente ajustado a derecho.

Puesto que ha quedado acreditado en las actuaciones, que el demandado únicamente utilizó y dispuso del Poder concedido por su madre Dña Aurora, para la venta de una vivienda en la provincia de Castellón, en virtud del Mandato conferido para ello por Dña Aurora y con el conocimiento de sus otras dos hermanas Dña Mariana y Dña Diana. El poder otorgado por doña Aurora a favor de su hijo y ahora demandado don Manuel suscrito con fecha 6 de abril de 1999, se ha aportado al procedimiento (folios 171 a 177), y en él se recoge que confiere poder a favor de su hijo para administrar bienes muebles e inmuebles, disponer, enajenar, gravar, adquirir y contratar activa y pasivamente respecto de toda clase bienes muebles o inmuebles, etc.

Igualmente se ha acreditado mediante la aportación de la prueba documental correspondiente en el acto de la Audiencia Previa, celebrada el día 11 de septiembre de 2008, que Dña Aurora como viuda y anteriormente casada con D. Geronimo, había realizado en vida varios actos de reparto de herencia y de cesión de sus bienes antes de su fallecimiento; sin que se haya probado con prueba suficiente válida en derecho, que no estuviera en pleno uso de sus facultades en el momento de suscribirlo.

Concretamente y en lo que más afecta las cuestiones objeto de debate, y según la prueba documental aportada por la actora, Dña Aurora junto con su marido D. Geronimo, con fecha 9 de enero de 1989, realizó una Donación gratuita a su nieto e hijo de la hoy parte actora D. Samuel, de la vivienda situada en la CALLE000 n.º NUM000 (donde también vive la actora Dña Mariana en la actualidad, edificio que en su totalidad perteneció a los padres de las partes y cuya propiedad fue distribuida entre la familia), piso NUM001 NUM003, de Madrid. Recogiéndose en la escritura notarial levantada al efecto que los citados esposos don Geronimo y doña Aurora conjuntamente donan, pura y simplemente a su nieto don Samuel, la finca anteriormente descrita en el antecedente primero de la escritura, y que el donatario don Samuel acepta la donación, igualmente disponen expresamente los donantes que la presente donación no se colacione en la herencia de los mismos, y con el solo fin de prevenir y evitar la eventual reducción de aquella por razón de inoficiosidad, ordenando los propios donantes que en cuanto al valor de la donación excediere del tercio de libre disposición de su herencia, sea reputada como mejora expresa a favor del donatario, en cuanto pudiera estimarse necesario, los donantes declaran que la presente donación no perjudica derechos legitimarios y que se reservan lo necesario para vivir en un estado correspondiente a sus circunstancias (folios 201 a 206). Firmada por los tres citados intervinientes y sin que conste que tuviera conocimiento o intervención en ello el demandado.

También se suscribió con fecha de 7 de mayo de 2004, mediante Escritura Notarial y junto con sus hijos D. Manuel (demandado) y Dña Diana,, por la madre Dña Aurora en estado de viuda, un documento de Reconocimiento de Deuda a favor de sus citados hijos D Manuel y Dña Diana, que se aportó como prueba documental junto a la contestación a la demanda (folios 180 a 186), en el que se expone en Manuel es propietario del inmueble situado en la CALLE000 NUM000, NUM002, Madrid, donde desde el año 1989 vive su madre Dña Aurora; que doña Diana es propietaria del inmueble situado en la misma calle y número, local comercial de Madrid, donde se desarrolla la actividad de venta de materiales de construcción, cuya titular es su madre Dña Aurora, y los demás propietarios de las viviendas situadas en el edificio del inmueble de la CALLE000 NUM000 disfrutan de ellos bien en concepto de uso propio o en concepto de arrendamiento; que Dña. Aurora viendo que esta situación es injusta, ya que ella disfruta del uso de su vivienda y local sin pagar a los respectivos propietarios cantidad alguna conviene que a partir del día 1 de diciembre de 2003, se devengará mensualmente a cada uno de los propietarios, una compensación económica de 1500 €, por el uso de cada uno de los inmuebles citados (vivienda el piso NUM002 y local comercial en planta baja), y que dicha cantidad sería ingresada por doña Aurora en la cuenta corriente que se reseña de la entidad bancaria La Caixa cuyos titulares son don Manuel y doña Diana quienes no podrán retirar dichas cantidades hasta el fallecimiento de doña Aurora, dichas cantidades podrán ser retiradas por doña Aurora si fuera necesario para su supervivencia y a su solo criterio, las cantidades depositadas podrán ser en cualquier momento materializadas en inversiones con el consentimiento de doña Aurora y de sus hijos don Manuel y doña Diana, la referidas compensaciones se actualizarán a partir del día uno de diciembre del año 2004 anualmente según las variaciones del IPC, en el momento del fallecimiento de doña Aurora don Manuel y doña Diana podrán disponer libremente de las cantidades depositadas en la cuenta bancaria o en la inversión que se haya materializado; como compensación por los años anteriores doña Aurora entregará una cantidad de 60.000 € a cada uno de los señores Geronimo Aurora.

Constando únicamente en el mismo la firma de los tres citados intervinientes. Y sin que conste que tuviera intervención y conocimiento la actora.

Tercero.-Por el demandado D. Manuel, se manifiesta en su escrito de contestación a la demanda, que el Poder concedido por su madre doña Aurora con fecha de abril de 1999,lo fue con ocasión del otorgamiento de las operaciones adicionales de la herencia de su padre don Geronimo, y como quiera que las operaciones adicionales le fue adjudicado a doña Aurora un inmueble en Castellón cuya venta era inminente, a continuación del otorgamiento del cuaderno particional y en presencia de todos sus hijos le otorgó dicho poder de representación cuya copia acompaña al escrito de contestación a la demanda (documento 2), que fue utilizado por una única vez el 23 de abril de 1999, para celebrar la compraventa de dicho inmueble que consta debidamente inscrita en el registro la propiedad 2 de Castellón.

La operación de compraventa fue realizada en cumplimiento del mandato de doña Aurora, y de ellos tenían pleno y absoluto conocimiento los tres hermanos y el resto de la familia, el producto de la venta fue entregado de inmediato a doña Aurora, quien nunca ha cuestionado la actuación de su hijo Manuel. En ningún momento doña Aurora ha delegado la gestión de su patrimonio en su hijo. La gestión del patrimonio familiar a partir del fallecimiento de su padre don Geronimo ha estado marcada por la circunstancia de que con motivo de la liquidación del impuesto de sucesiones correspondiente, la familia hubo de hacer frente a una inspección de hacienda, que determinó la exigencia de responsabilidades por importe aproximado de 30 millones Ptas, a partir de entonces toda la familia convino en la necesidad de tomar cautelas para minimizar las consecuencias fiscales, de tal forma que al otorgar en 1999 las operaciones particionales de don Manuel, los tres hermanos adjudicaron el patrimonio inmobiliario, dejando a disposición de la madre los saldos de las cuentas corrientes y valores mobiliarios existentes en el caudal hereditario, la idea de todos compartida era dejar a nombre de la madre el dinero y los bienes fungibles, de modo que poco a poco pudieran éstos pasar con facilidad a nombre de los tres hijos; así doña Aurora fue disponiendo de su patrimonio y transfiriéndolo a sus hijos, y fue ella quien dispuso la transferencia de sus activos y saldos.

Esta previsión familiar, consensuada y aceptada por todos se fue ejecutando de dos formas por una parte se generalizó y amplió cuantitativamente la costumbre doña Aurora de realizar regalos o donaciones a cada uno de sus hijos y nietos por Navidad (2 millones Ptas a cada hijo y 100.000 Ptas a cada uno de sus nietos y bisnietos), y también hacía regalos en metálico cuando alguno de sus nietos contraía matrimonio, celebraba un cumpleaños, nacía un nuevo miembro de la familia; siempre los tres hijos recibieron periódicamente y con escrupulosa equidad donaciones de su madre en efectivo o en activos financieros. Por ello los saldos de las cuentas de doña Aurora fueron paulatinamente disminuyendo; y manifestando finalmente en esta situación sólo cabe en derecho la posible colación de las donaciones realizadas y que deben ser consideradas al realizar las operaciones particiones de la herencia doña Aurora conforme a las estipulaciones contenidas en sus disposiciones testamentarias, previa determinación factible y fijación de las deudas de la causante. Y que al día de hoy no se ha realizado partición y adjudicación a los herederos de los bienes de la herencia de doña Aurora, aún cuando se deben de realizar las operaciones para determinar el haber factible, inventariando los bienes existentes en el caudal relicto, y colacionando las donaciones realizadas por la causante, igualmente habrán de ser fijadas entonces las deudas de doña Aurora pendientes con los herederos y otros gastos asumidos posteriores al fallecimiento (pagos por importe de 6.000 € que abono personalmente doña Diana como gratificación a las dos cuidadoras que atendieron a su madre en la última etapa de su vida).

Cuarto.-Por todo lo expuesto anteriormente entiende esta Sala, que el criterio mantenido por el juzgador de instancia en la resolución impugnada resulta correcto, manteniendo un criterio objetivo e imparcial que no ha sido desvirtuado por las alegaciones de la parte actora y apelante, que realiza una interpretación de la cuestión litigiosa que resulta unilateral y de parte interesada. Sin que se entienda que quede acreditada la existencia de mandato a favor del demandado don Manuel por su madre doña Aurora, sino exclusivamente para la venta la del inmueble citado que se encontraba ubicado en la provincia de Castellón; sin que las declaraciones realizadas en la práctica de la prueba testifical se consideren relevantes o trascendentes, por resultar los datos contenidos en las mismas totalmente genéricos y sin base o fundamento en prueba documental alguna.

Con respecto a la calificación del poder notarial otorgado por doña Aurora a favor de su hijo don Manuel, como de los llamados "de ruina" realizado por la actora doña Mariana, no se ha acreditado que volviera a ser utilizado por su hermano demandado para otra cuestión distinta a la de la venta del citado inmueble. En lo referente a la autorización de don Manuel concedida por su madre doña Aurora para retirar una documentación en el Instituto Nacional de la Salud, al parecer para efectuar la declaración de renta correspondiente al año 2005; resulta irrelevante que la firma cuestionada introducida en el texto no fuera realizada por doña Aurora, como se ha acreditado con la prueba pericial caligráfica realizada en el procedimiento, puesto que no afecta al hecho de la rendición de cuentas solicitada, limitándose en consecuencia el demandado a recoger una documentación en nombre de su madre.

Los depósitos de valores y su titularidad junto con la madre de de don Manuel, carece de trascendencia, porque resulta lógico pensar que la madre quisiera tener a uno de sus hijos como titular igualmente de la cuenta bancaria.

Las disposiciones en efectivo bancarias realizadas por doña Aurora, en su vida, no se ha acreditado que no fueran realizadas sin su voluntad y conocimiento, y pudo destinarlas a lo que ella considerara oportuno, al resultar la titular y propietaria de las cuentas corrientes donde se encontraban ingresadas, sin que quepa que se rindan cuentas de las acciones voluntarias realizadas en vida, y sin que se de acreditado que no estuviera en pleno uso de sus facultades mentales e intelectuales.

Con respecto a la cuestión referente a los actos realizados por doña Aurora consistentes en disposiciones económicas, y si éstas efectivamente eran conocidas y consentidas por los tres hermanos e hijos; la misma la parte recurrente realiza una detallada y pormenorizada explicación, y unos cálculos o estudios de los gastos que tuvo su madre doña Aurora en vida, que resulta igualmente unilateral y de parte interesada. Sin que quepa cuestionarse el cobro del cheque, firmado el 22 de noviembre 2002, a pesar de la alta cuantía reflejada en el mismo que manifiesta la actora ascendente a 124.000 €, ya que doña Aurora no tenía por qué realizar explicaciones del destino del dinero del que disponía conforme consideraba oportuno.

Quinto.-En lo referente a la expresión recogida en la sentencia consistente en que los tres hermanos han recibido la herencia de sus padres con anterioridad al presente litigio. Resulta una expresión que entendemos refleja el hecho acreditado de que lo que han recibido los hijos doña Mariana, don Manuel y doña Diana, se refiere a la herencia de sus padres practicada en el año 1989, en la que se donó a sus tres hijos la totalidad del inmueble de la CALLE000 NUM000 de Madrid, que se encuentra compuesto de 10 pisos, y un local de negocio; que en el año 1999 se otorgó por parte de la madre doña Aurora y de sus tres hijos la escritura notarial de aceptación y adjudicación de la herencia de don Geronimo padre, en el que se acordó entre otros extremos adjudicar a doña Aurora y en pago de su mitad de gananciales un solo inmueble que era el piso de Castellón que fue el que vendió don Manuel mediante el poder concedido por su madre. Y el resto de los inmuebles fueron repartidos entre los tres hijos.

Por lo tanto consta acreditado y no controvertido que los tres hermanos tienen recibida la herencia paterna sin que haya existido problema o surgido cuestión alguna al respecto. En los años 2001, 2002 y 2004, se repartieron las acciones a cada uno de los tres hijos.

Surgiendo únicamente la controversia real según manifiesta la demandante, a partir del día 7 de mayo 2004 en el que sin su conocimiento la madre doña Aurora firmó la escritura reconocimiento de deuda a favor de sus otros dos hermanos don Manuel y doña Diana. Falleciendo su madre doña Aurora con fecha 16 de marzo de 2007, habiendo otorgado testamento de fecha 11 de octubre de 1965 (documento 5,6, y 7, de la demanda).

Por lo tanto quedaría únicamente por repartir la herencia del capital mobiliario de la madre doña Aurora, conforme igualmente a lo manifestado por el demandado en su escrito de contestación a la demanda.

Es decir prácticamente la herencia se ha liquidado y repartido en su totalidad, y conforme a lo expresado anteriormente por esta Sala. Y no consta el testamento de doña Aurora haya sido impugnado con ninguno de los coherederos que son sus tres hijos, en el que se recogía que se debía de nombrar un contador partidor para realizar el inventario, avalúo y partición de los bienes en defecto de acuerdo de los herederos.

Sexto.-Por todo lo expresado anteriormente, entendemos que al no haberse acreditado que haya actuado con carácter general el demandado como mandatario de su madre, sino únicamente en el caso del piso de la vivienda situada en Castellón durante el año 1999, hecho que conocían todos los hermanos; que tampoco se acreditado que no se tomaran sin el consentimiento y conocimiento de la madre las decisiones referentes a las extracciones económicas en metálico de sus cuentas bancarias; así como no habiéndose impugnado el testamento de la madre doña Aurora. No procede que el demandado realice rendición de cuentas alguna a su hermana que no acreditado suficientemente que su hermano dispusiera de las cantidades retiradas en efectivo de las cuentas corrientes abiertas por la madre doña Aurora, o actuara para ello a través de mandato alguno, sin que por lo tanto resulten de aplicación los artículos citados en el escrito de demanda 1.079 a 1739 del código civil referentes al mandato.

Ya que según opina la doctrina jurisprudencial en este sentido, la obligación de rendir cuentas prevista en el artículo 1720 del código civil, es un elemento natural del contrato de mandato, pero no sustancial, de modo que puede no concurrir, bien por renuncia expresa o presunta a través de actos concluyentes, puede modularse en cuanto al tiempo o a su objeto, etc., siendo fundamental en todo lo querido por las partes o lo que deba de entenderse como tal según su comportamiento; y en el presente supuesto ni se ha probado ni se ha establecido a lo largo de la vida de la madre de las partes doña Aurora que tuviera voluntad de establecer un mandato en relación con su hijo para actos negociables de disposición de su patrimonio, con la excepción únicamente conocida por sus hijos del Poder concedido para la venta del inmueble situado en la ciudad de Castellón (sentencias de la Audiencia Provincial de Madrid, sección 21, de fecha 12 de mayo 2006, de Barcelona sección 16, de fecha 29 de mayo de 2000; y de Córdoba sección tercera, de fecha 24 de junio de 2005, entre otras).

Por lo que procede concluir, en aplicación a "sensu contrario" de lo establecido en el citado artículo 1.720 que regula la obligación en el caso de que existiera de la rendición de cuentas del mandatario, y concordantes del Código civil con respecto a la regulación legal de la figura del mandato; de acuerdo con el criterio mantenido por el juzgador "a quo", sin que tampoco se hayan acreditado por la parte demandante de manera suficiente la existencia de instrucciones para su ejercicio, y que también en su caso pudieran encuadrarse dentro de las distintas figuras que la ley prevé para que concurra el requisito legal de la rendición de cuentas como son las instrucciones del mandante hacia el mandatario imperativas o necesarias, las dispositivas o facultativas, y las demostrativas o variables (Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 26 de mayo de 1.964). Y del criterio mantenido en un caso similar al presente por la Audiencia Provincial de Castellón, en su sentencia de fecha 19 de septiembre de 2008, donde se recoge expresamente "no consta que el padre exigiera a los hijos la rendición de cuentas respecto de los bienes... por tanto, no puede ahora uno de los herederos exigir al otro tal rendición, que en su caso pudo y debió exigir su padre". Desestimando el recurso de apelación y confirmando la resolución recurrida.

Séptimo.-Con respecto a las costas causadas ante esta segunda instancia, a tenor de lo establecido en el artículo 398 de la ley de enjuiciamiento civil, procede concluir al haberse desestimado el recurso de apelación, condenando a la recurrente a su pago.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación


FALLAMOS


 
Desestimar el recurso de apelación interpuesto por doña Mariana, contra la sentencia dictada por el juzgado de primera instancia 72 de Madrid, en el juicio ordinario 53/2008, con fecha 20 de mayo de 2009, confirmando la expresada resolución con respecto a las costas causadas ante esta segunda instancia serán a cargo de la parte recurrente.

Hágase saber al notificar esta resolución las prevenciones del art. 248.4 de la LOPJ.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaria para su notificación, dándose publicidad en legal forma, y se expide certificación literal de la misma para su unión al rollo. Certifico.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación