Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Palma de Mallorca 188/2010 de 13 de mayo


 RESUMEN:

Demanda sobre el derecho al honor y a la propia imagen: Difusión de la imagen del demandante en un programa de televisión. Consentimiento: Revocación. Alegación extemporánea de los vicios en el consentimiento. Falta de prueba.

PALMA DE MALLORCA

SENTENCIA: 00188/2010

Rollo: RECURSO DE APELACION 0000121 /2010

SENTENCIA N.º 188

ILMOS. SRES.

PRESIDENTE:

Don Carlos Gómez Martínez

MAGISTRADOS:

Don Guillermo Rosselló Llaneras

Doña Catalina M. Moragues Vidal

En PALMA DE MALLORCA, a trece de Mayo de dos mil diez.

VISTOS por la Sección Tercera de esta Audiencia Provincial, en grado de apelación, los presentes autos de juicio Ordinario, seguidos ante el Juzgado de 1.ª Instancia núm. 4 de Palma, bajo el número 1156/06, Rollo de Sala numero 121/10, entre partes, de una como actores-apelantes don Gregorio, doña María Milagros y la menor de edad hija de ambos Eugenia, representados por el Procurador don José Antonio Cabot Llambias y asistidos del letrado don José C. Asensio Hernández, de otra, como demandadas-apeladas las entidades NDR Norddeutscher Rundfunk, 3SAT, Arte Deutschland TV GMBH, Programmgeschaftsfuhrung Phoenix y Hessischer Rundfunkanstalt Des Offntlichen Rechts, representadas por el Procurador don Juan José Pascual Fiol y asistidas del letrado don Rafael Sanbruno Casuso.

ES PONENTE el Ilmo. Sr. Magistrado don Carlos Gómez Martínez.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por la Ilma. Sra. Magistrada Juez del Juzgado de 1.ª Instancia núm. 4 de Palma, se dictó sentencia en fecha 30 de Julio de 2009, cuyo Fallo es del tenor literal siguiente: ""Que desestimando la demanda, debo absolver y absuelvo a las codemandadas de los pedimentos contra ellas formulados, con imposición de costas a la parte actora".

Segundo.-Contra la expresada sentencia, y por la representación de la parte demandada, se interpuso recurso de apelación, que fue admitido y seguido el recurso por sus trámites se señaló para votación y fallo 13 de mayo de 2010.

Tercero.-En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS JURIDICOS


 
Se aceptan los de la resolución dictada en anterior grado jurisdiccional mientras no se opongan a los que siguen.

Primero.-La sentencia de primera instancia, desestimatoria de la demanda de protección del honor y la propia imagen interpuesta por don Gregorio, por su esposa doña María Milagros en nombre propio y en nombre de su hija menor doña Eugenia, contra las demandadas por haber difundido la imagen del primero en un programa de televisión sobre alemanes "fuera de la ley" residentes en Mallorca emitido en Alemania en distintas ocasiones y por diferentes cadenas, pero susceptible de ser visto también en Mallorca en donde residen los actores y en donde, además, de han distribuido grabaciones en DVD, es apelada por la parte demandante con base, en síntesis, en los siguientes motivos:

a) La sentencia es incongruente puesto que no solo don Gregorio es actor, sino que también interpusieron demanda su esposa y su hija a quienes, sin embargo, la resolución recurrida no menciona.

b) Si bien el recurrente admite que dio su consentimiento para que su imagen apareciese en el programa televisivo de autos, no se trataba de un consentimiento suficientemente informado.

c) El consentimiento del Sr. Gregorio se obtuvo mediante coacciones.

d) El consentimiento fue revocado, según acreditarían documentos que se aportan con el escrito de interposición del recurso y respecto de los cuales el apelante manifiesta haber tenido un conocimiento tardío.

Segundo.-No es exacto que la sentencia omitiese a las dos co-demandantes. A ellas se refiere como tales el encabezamiento de la resolución y, del mismo modo, queda claro que sus pretensiones se desestiman dado que en la parte dispositiva se acuerda el rechazo de la pretensión actora sin mención alguna de las personas que la ejercitaban.

Por otro lado, y en cuanto a su motivación, la sentencia no deja duda alguna de que también se desestima las pretensiones de doña María Milagros y su hija menor doña Eugenia dado que según el escrito instaurador de la litis, éstas habrían visto lesionado su derecho a la propia imagen como consecuencia de la lesión del mismo derecho que habría sufrido el Sr. Gregorio. Pero, con independencia de lo inadecuado de este planteamiento cuando nos hallamos ante un derecho personalísimo como es el derecho a la propia imagen, descartado que se hubiese lesionado el derecho a la protección de la propia imagen del Sr. Gregorio, quedaba excluido una eventual repercusión en el derecho de las otras dos demandantes.

En todo caso, nos hallaríamos ante un supuesto de omisión claramente subsanable por la vía de los artículos 214 y 215 de la Ley de Enjuiciamiento Civil que, en ningún caso puede ser motivo de apelación pues las cuestiones que hubieran podido resolverse mediante la interposición del oportuno recurso de aclaración en modo alguno pueden constituir la base de un recurso de apelación ya que, como ha dicho el Tribunal Supremo (sentencias de 10 de noviembre de 1989 y 30 de diciembre de 1993, entre otras), los errores que dan lugar a aclaración no pueden invocarse en el recurso de casación, jurisprudencia que, por identidad de razón, es aplicable al recurso de apelación.

Tercero.-En cuanto a la aportación de documentos de los que el actor alega no haber tenido noticias -nova reperta-, supuestamente acreditativos de la revocación del consentimiento, dicha prueba fue ya rechazada por este tribunal en su auto de1 16 de marzo del año en curso contra el que el apelante no interpuso recurso. Por ello, tales documentos no pueden ser tenidos como prueba en la resolución del presente recurso. Por otro lado, los documentos que se pretendían aportar no son una revocación de consentimiento. Así, el número 1 es una carta del letrado alemán del Sr. Gregorio en la que se hace referencia a que el consentimiento había sido prestado por su cliente bajo coacción, el documento número 2 es una comunicación de la transmisión de una carta al departamento correspondiente de la empresa destinataria, los números 3 y 6 son sendas peticiones del letrado del Sr. Gregorio, de copias del programa, y los números 4, 5, 5 bis y 7 son correos electrónicos referentes a una deuda supuestamente contraída por el Sr. Gregorio con Hacienda.

Cuarto.-Los vicios en el consentimiento determinantes de su nulidad por error o por violencia o coacción no fueron alegados en el momento procesal oportuno, cual es el de la interposición de la demanda, sino extemporáneamente, en el escrito de interposición del recurso. En consecuencia, nos hallamos ante cuestiones nuevas, que no pueden ser tomadas en consideración por impedirlo el principio "pendente apellatione nihil innovetur" hoy recogido en el artículo 456.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, el principio de preclusión y por poder ser generadoras de indefensión para la parte adversa.

En cualquier caso, conviene recordar que es doctrina reiterada del Tribunal Supremo que los vicios del consentimiento sólo son apreciables en juicio si existe una cumplida acreditación de la existencia y realidad de los mismos, demostración que incumbe a la parte que los alega (sentencias del Tribunal Supremo de 4 de diciembre de 1990 y 30 de mayo de 1995, entre otras), y que en el caso de autos no se ha practicado prueba alguna que acredite su concurrencia.

Quinto.-Dado lo establecido en el artículo 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y siendo la presente resolución desestimatoria del recurso de apelación, procederá condenar a la parte recurrente al pago de las costas causadas en esta alzada.


FALLAMOS


 
Se desestima el recurso de apelación interpuesto por el procurador de los tribunales don José Antonio Cabot Llambías, en nombre y representación de don Gregorio, doña María Milagros y doña Eugenia contra la sentencia dictada el día 30 de julio de 2009 por el Ilmo. Sr. Magistrado del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Palma de Mallorca en el juicio ordinario del que el presente rollo dimana.

En consecuencia, se confirma en todos sus extremos dicha resolución, con expresa imposición al apelante de las costas de esta alzada.

Así, por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando en esta alzada, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Dada y pronunciada fué la anterior Sentencia por los Ilmos. Sres. Magistrados que la firman y leída por el/la Ilmo. Magistrado Ponente en el mismo día de su fecha, de lo que yo el/la Secretario certifico.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación