Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Burgos 224/2010 de 17 de mayo


 RESUMEN:

Resaponsabilidad extractontractual: Reclamación de cantidad por daños producidos en accidente de circulación. Daños personales: Sistema de responsabilidad cuasi objetivo. Daños materiales: Necesidad de acreditar la culpa del agente.

BURGOS

SENTENCIA: 00224/2010

SENTENCIA N.º 224

TRIBUNAL QUE LO DICTA:

SECCIÓN SEGUNDA DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE BURGOS

ILMOS/AS. SRES/AS:

PRESIDENTE:

DON JUAN MIGUEL CARRERAS MARAÑA

MAGISTRADOS/AS:

DOÑA ARABELA GARCÍA ESPINA

DON MAURICIO MUÑOZ FERNÁNDEZ

SIENDO PONENTE: DOÑA ARABELA GARCÍA ESPINA

SOBRE: RECLAMACIÓN DE CANTIDAD POR ACCIDENTE DE CIRCULACIÓN

LUGAR: BURGOS

FECHA: DIECISIETE DE MAYO DE DOS MIL DIEZ

En el Rollo de Apelación número 352 de 2009, dimanante de Juicio Ordinario n.º 632/2008, del Juzgado de Primera Instancia n.º 4

de Burgos, al que se acumuló el Juicio Verbal n.º 1317/08 del Juzgado de Primera Instancia n.º 2 de Burgos, en virtud del recurso de apelación interpuesto contra la Sentencia de fecha 30 de Abril de 2009, siendo parte, como demandantes-apelantes, D. Juan Ramón, D.ª Adelina y D. Aurelio, representados en este Tribunal por la Procuradora D.ª Mercedes Manero Barriuso y defendidos por el Letrado D. Javier Gómez Iborra; y como demandados-apelados, D. Emiliano, AUTOBUSES CASTILLA, SOCIEDAD LIMITADA y ALLIANZ CIA DE SEGUROS, representados en este Tribunal por el Procurador D. Eusebio Gutiérrez Gómez y defendidos por el Letrado D. Ignacio Saez Saenz de Santamaría.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Se aceptan, sustancialmente, los antecedentes de hecho de la Sentencia apelada, cuyo Fallo es del tenor literal siguiente: "Que desestimando como desestimo la demanda presentada por la Procuradora Sra. Manero Barriuso en representación de D. Juan Ramón y de D.ª Adelina, debo absolver y absuelvo a D. Emiliano, a la Mercantil "AUTOBUSES CASTILLA, S.A." y a la Compañía Aseguradora "ALLIANZ COMPAÑÍA DE SEGUROS Y REASEGUROS, S.A.", de los pedimentos ejercidos en su contra, con expresa imposición de costas a la parte demandante.- Que desestimando como desestimo la Demanda formulada por la Procuradora Sra. Manero Barriuso en representación de D. Aurelio, debo absolver y absuelvo a D. Emiliano, a la Mercantil "AUTOBUSES CASTILLA, S.A." y a la Compañía Aseguradora "ALLIANZ COMPAÑÍA DE SEGUROS Y REASEGUROS, S.A.", de los pedimentos ejercidos en su contra, con expresa imposición de costas a la parte demandante".

Segundo.-Notificada dicha resolución a las partes, por la representación de D. Juan Ramón, D.ª Adelina y D. Aurelio se interpuso contra la misma recurso de apelación, que fue tramitado con arreglo a Derecho.

Tercero.-El presente recurso de apelación ha sido deliberado y votado por la Sala en la fecha señalada al efecto el 16 de Marzo de 2010.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-D. Juan Ramón, D.ª Adelina y D. Aurelio, en sendas demandas acumuladas, ejercitan acción de responsabilidad extracontractual frente a D. Emiliano, Autobuses Castilla Sociedad Limitada, y Allianz Cia De Seguros, reclamando D. Juan Ramón 11.966,50 € por daños del vehículo; D. Aurelio 1.139,37 € por lesiones; y D.ª Adelina 4.295,62 € por lesiones, más los intereses del art. 20 LCS.

La Sentencia de primera instancia desestima las reclamaciones de los actores, por considerar acreditado que el accidente se produce por la actuación culposa del conductor demandante D. Aurelio, que conducía el vehículo propiedad del también demandante D. Juan Ramón y en el que viajaba la también demandante D.ª Adelina.

Formulan recurso de apelación los actores, alegando error en la valoración de la prueba, pues dicen existe prueba en las actuaciones de que el Autobús conducido por el demandado pasó el semáforo en fase roja; y que aún en la hipótesis de que se considerase que no existen pruebas para determinar en que fase estaba el semáforo cuando los respectivos vehículos cruzan, el Autobús lo hizo, sin la diligencia exigible, al adentrarse en el cruce sin mirar, y que en todo caso por los daños corporales resultaría de aplicación el art. 1.º de la Ley de Responsabilidad Civil, que solo exonera al conductor si hay culpa exclusiva o concurrente de la víctima.

Segundo.-El accidente objeto de autos se produce sobre las 15,20 horas el día 5 de Agosto de 2007 en el cruce de la Avenida Eladio Perlado con la C/ Santiago Apóstol; se trata de un cruce regulado por semáforos que funcionaban correctamente.

El Autobús matricula....-X2X conducido por el demandado D. Emiliano circulaba por la C/ Santiago y al cruzar la Avenida Eladio Perlado colisionó con el vehículo, Seat-León, matricula.... NRC, conducido por el actor D. Aurelio, en el que viajaba como ocupante D.ª Adelina, que circulaba por la Avenida Eladio Perlado sentido Avenida Constitución Española.

Las dos partes litigantes sostienen que el accidente se produce porque el vehículo contrario rebasa en rojo el semáforo que le afectaba, pues ambos conductores afirman haber pasado el suyo en verde.

Examinemos las pruebas obrantes en las actuaciones.

El conductor del vehículo de la parte actora D. Aurelio, ante la Policía Local, según recogen los agentes en el atestado (folio 8), folio 19 de las actuaciones, declaró que se detuvo ante el semáforo que regula la confluencia de la Avenida Eladio Perlado con la C/ Santiago que se encontraba en fase roja, reanudando la marcha en dirección a la Avenida Constitución Española cuando el semáforo cambia a fase verde.

En el acto del juicio, D. Aurelio declara, sin embargo, que se encontró el semáforo que regula el cruce con la C/ Santiago en fase roja, pero que al acercarse cambió a verde, que no llegó a detenerse, que cuando ve al autobús estaba en medio de la calle, que no lo ve llegar, que cuando lo ve ya lo tiene en el lateral.

La ocupante del Seat León D.ª Adelina declara en el acto del Juicio (no hizo declaración a la Policía Local) que el semáforo estaba en rojo, que iban lento y que se puso en verde y que no llegó a parar el vehículo.

Bibiana, que viajaba en el autobús, en el acto del juicio declaró que el semáforo estaba en verde cuando pasa el Autobús, que ve aparecer un vehículo azul por la izquierda que iba a velocidad, que el semáforo con seguridad no estaba en rojo, que puede que, al final cuando ya estaba pasando el Autobús cambió a la fase ámbar.

Florinda que viajaba en el Autobús, "justo detrás del conductor", declara en el acto del juicio que cuando el Autobús pasaba el semáforo estaba en verde.

Noelia que también viajaba en el Autobús, declaró que miró cuando el Autobús iba a salir al cruce el semáforo estaba en verde.

El peatón D. Joaquín, que declara que vio el anuncio de la parte actora en el periódico que buscaba algún testigo del accidente, en el acto del juicio manifestó que caminaba por la Avenida Eladio Perlado, que cuando llega al paso de peatones el autobús estaba pasando, que nada más pasar el autobús ve al muñeco del semáforo de peatones que está en verde, cruza a la otra acera y oye el golpe.

Con la declaración de las tres ocupantes del Autobús, de cuyo testimonio, vistos los términos en que se manifestaron en el acto del juicio, no se puede dudar por el hecho de que desde hace varios años viajen en el autobús conducido por el demandado (también por otros conductores) para trasladarse a su lugar de trabajo, se ha de considerar acreditado que el Autobús cuando comienza a rebasar el semáforo para acceder a la Avenida Eladio Perlado estaba en fase verde.

A lo sumo, podría admitirse que siendo el cruce rebasado por el conductor del Autobús en fase verde, el semáforo después pudiera haber cambiado a fase ámbar; la testigo Doña Bibiana declara que aunque vio en verde el semáforo cuando se inicia el cruce, puede que al final cambiara a fase ámbar, manifestación que estaría en concordancia con lo declarado por el peatón D. Joaquín, que declara que cuando termina de pasar el Autobús, ve que el muñeco del semáforo de peatones está en verde.

En ningún caso cabe inferir de estos datos que el semáforo estuviera en rojo cuando el Autobús comienza a rebasarlo, sino en verde; y a lo sumo superado el semáforo en verde, por la parte delantera del Autobús, que al final cambiase a ámbar, lo que supone, teniendo en cuenta que el semáforo que afectaba al vehículo de la parte actora, está siempre en rojo, cuando el semáforo del Autobús está en verde o ámbar, y teniendo en cuenta también la distancia existente desde cada semáforo al punto de colisión (a tenor del croquis atestado de la Policía Local (folio 33) es doble la distancia que tuvo que recorrer el turismo a la que recorrió el Autobús) que el conductor del turismo o rebasó el semáforo en rojo, o lo hizo nada más cambiar a verde a velocidad desde luego excesiva para las características de la vía, cruce de calles (art. 45 RGC y 46); velocidad excesiva, que resulta no solo de la declaración del conductor del Autobús, sino también de una de las testigos ocupantes del autobús y del hecho de que saliera el turismo despedido hasta colisionar con un vehículo estacionado en la esquina de la Avda. Eladio Perlado, en sentido contrario, al otro lado de la calle.

No puede apreciarse falta de diligencia en el conductor del Autobús que a velocidad moderada, rebasa el semáforo que le afecta en fase verde, y que se adentra en el cruce antes que el turismo en situación de legalidad.

Tercero.-En los supuestos de colisión entre vehículos de motor no es aplicable el principio de la inversión de la carga de la prueba, ni de la teoría de la responsabilidad por riesgo, por lo que ambos conductores o las personas que de ellos traen causa, pueden invocar que es la contraparte la obligada a probar la culpa o negligencia del contrario, y consecuentemente se debe acudir a los criterios legales sobre carga de la prueba, actualmente previstos en el art. 217 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, es quien demanda quien debe probar que concurren los requisitos del art. 1902 del código Civil (Así STS de 29 de Abril de 1994, 17 de Junio de 1996, 6 de Marzo de 1998).

En nuestro ordenamiento jurídico la responsabilidad civil por daños personales y materiales producidos por accidente de circulación tiene un tratamiento distinto. En el caso de daños personales se articula un sistema de responsabilidad cuasi objetivo en el que únicamente son oponibles la culpa exclusiva de la victima o fuerza mayor extraña al vehículo; en el caso de daños materiales se mantiene el sistema clásico, que exige la cumplida acreditación de la culpa del agente.

Este régimen de responsabilidad diverso resulta del art. 1 de la Ley Sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a motor: "El conductor de vehículos a motor es responsable, en virtud del riesgo creado por la conducción del mismo, de los daños causados a las personas o en los bienes con motivo de la circulación.- En el caso de daños a las personas, de esta responsabilidad sólo quedara exonerado cuando pruebe que los daños fueron debidos únicamente a la conducta o la negligencia del perjudicado o a fuerza mayor extraña a la conducción o al funcionamiento del vehículo; no se considerarán casos de fuerza mayor los defectos del vehículo ni la rotura o fallo de alguna de sus piezas o mecanismos.- En el caso de daños en los bienes, el conductor responderá frente a terceros cuando resulte civilmente responsable según lo establecido en los artículo 1.902 y siguientes del Código Civil, artículo 19 del Código Penal, y lo dispuesto en esta Ley"

Supeditado el éxito de la reclamación de daños materiales a la prueba de la actuación imprudente del conductor demandado conforme al art. 1902 del Código Civil al que remite el art. 1 transcrito, procede la desestimación de la pretensión formulada por D. Juan Ramón reclamando por los daños materiales de su vehículo.

En el caso de autos, a tenor de la prueba obrante en las actuaciones el accidente se produce bien por rebasar el conductor del Seat León, el semáforo en rojo, o por hacerlo justo cuando cambia de fase roja a verde a velocidad excesiva, para rebasar un cruce de calles tan amplio, por lo que él es el único responsable de sus propias lesiones.

Ahora bien ninguna culpa es apreciable en la ocupante del vehículo del actor, por lo que respecto a la misma, debe prosperar la petición de responsabilidad del conductor del Autobús, a tenor de lo dispuesto en el art. 1 LRCSVM.

No se discute por la parte demandada la realidad y entidad de las lesiones de Doña Adelina, que además resulta acreditada con el informe de Sanidad emitido por la Médico Forense en el Juicio de Faltas n.º 685/2007 (folio 167 y 168). Únicamente se cuestiona la indemnización que se solicita, pues la parte demandada entiende que es de aplicación el Baremo del año 2007, año en que se produjo el accidente, y no el del 2008, en el que se presenta la demanda iniciadora de esta litis, con base al que reclama la parte actora.

De conformidad con la Sentencia del Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de 17 de Abril de 2007, con posterioridad reiterada en Sentencias de 9, 10 y 23 de Julio de 2008 y 20 de Abril de 2009, "la cuantificación de los puntos que correspondan según el sistema de valoración aplicable en el momento del accidente, debe efectuarse en el momento en que las secuelas del accidente han quedado determinadas, que es el del alta definitiva".

En el caso de autos tanto el accidente como el alta definitiva de las lesiones sufridas por D.ª Adelina acontece en el año 2007, por lo que es el Baremo de este año el aplicable y consecuentemente las indemnizaciones procedentes son las que propone la aseguradora demandada 4.119,50 €.

Cuarto.-El pago de los intereses de demora del art. 20 LCSeguro por la Aseguradora, solo procederán si el retraso es debido a causa no justificada o no imputable a la misma. La existencia de causa justificada implica la inexistencia de retraso culpable o imputable al asegurador.

En el caso de autos en que se ha considerado que la causa del siniestro es la conducta poco diligente del conductor del turismo, y que solo respecto a la victima ajena por completo al origen del siniestro, debe responder la Aseguradora del Autobús por aplicación del art. 1 LRCSCVM; debe considerarse justificado que la Aseguradora demandada no haya abonado indemnización alguna; y consecuentemente no procede el pago de los intereses sancionadores del art. 20 LCS, sino los del art. 576 LEC.

Quinto.-La estimación parcial de la demanda formulada por D. Juan Ramón y D.ª Adelina determina que no se haga imposición de las costas de la primera instancia derivadas de la misma.

La desestimación de la demanda formulada por D. Aurelio conlleva que sean de su cargo las costas de su demanda en la primera instancia.

La estimación, parcial, del Recurso de Apelación determina que no se haga imposición de las costas de la segunda instancia.


FALLO


 
Por lo expuesto este Tribunal decide:

Se estima, parcialmente, el recurso de apelación formulado por D. Juan Ramón, D.ª Adelina y D. Aurelio contra la Sentenciad e fecha 30 de Abril de 2009 dictada por el Ilmo. Magistrado del Juzgado de Primera Instancia n.º 4 de Burgos y con revocación parcial de la misma, se acuerda:

1.º Se estima, parcialmente, la demanda formulada por D. Juan Ramón y D.ª Adelina, condenando, solidariamente, a los demandados D. Emiliano, AUTOBUSES CASTILLA, SOCIEDAD LIMITADA y ALLIANZ CIA DE SEGUROS a abonar a D.ª Adelina la cantidad de 4.119,50 €, más los intereses del artículo 576 LEC desde la fecha de esta Sentencia.

No se hace imposición de las costas derivadas de esta demanda.

2.º- Se mantiene el pronunciamiento de la primera instancia respecto a la demanda formulada por D. Aurelio.

3.º- No se hace imposición de las costas de esta segunda instancia.

Así, por esta nuestra Sentencia, de la que se unirá certificación al rollo de apelación, notificándose a las partes, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada ha sido la anterior sentencia por la Ilma. Sra. Magistrada Ponente D.ª ARABELA GARCÍA ESPINA, estando celebrando Audiencia Pública el Tribunal en el mismo día de su fecha, de lo que yo el Secretario, certifico.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación