Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Barcelona 278/2010 de 18 de mayo


 RESUMEN:

Compra de vivienda: Encargo a mediadora para compra de vivienda. Desistimiento de la operación por los compradores. Honorarios de la inmobiliaria.Segunda propuesta de contrato de mandato de compra. No prueba de novación verbal.

DE BARCELONA

SECCIÓN DECIMOSEXTA

ROLLO N.º 323/2009 -A

JUICIO ORDINARIO N.º 937/2005

JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA N.º 2 DE MANRESA

SENTENCIA N.º 278/2010

Ilmos. Sres.

D. AGUSTÍN FERRER BARRIENDOS

D.ª INMACULADA ZAPATA CAMACHO

D. JOSÉ LUIS VALDIVIESO POLAINO

En la ciudad de Barcelona, a dieciocho de mayo de dos mil diez.

VISTOS, en grado de apelación, ante la Sección Decimosexta de esta Audiencia Provincial, los presentes autos de Juicio Ordinario n.º 937/2005, seguidos por el Juzgado de Primera Instancia n.º 2 de Manresa, a instancia de D.ª Palmira, no comparecida en esta alzada, contra FINCAS CORRAL, S.L., no comparecida en esta alzada, y contra D.ª María Cristina y D. Pedro Jesús, no comparecidos en esta alzada; los cuales penden ante esta Superioridad en virtud del recurso de apelación interpuesto por la parte actora contra la Sentencia dictada en los mismos el día 22 de mayo de 2008, por el Juez del expresado Juzgado.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-La parte dispositiva de la Sentencia apelada es del tenor literal siguiente: "FALLO: Que estimando parcialmente la demanda interpuesta por la Procuradora Dña. ESTHER RAMOS MONTERO, en nombre y representación de Dña. Palmira, debo CONDENAR Y CONDENO a la entidad FINCAS CORRAL, S.L. a que abone a la actora la cantidad de 3.000 euros, con los intereses legales de dicha cantidad desde la fecha de la interpelación judicial, incrementados en dos puntos desde la fecha de esta sentencia y hasta su completo abono, debiendo cada parte abonar las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad.

Que estimándose la excepción de falta de legitimación pasiva, y, por ende, desestimando íntegramente la demanda interpuesta por la Procuradora Dña. ESTHER RAMOS MONTERO, en nombre y representación de Dña. Palmira, debo ABSOLVER Y ABSUELVO a D. Pedro Jesús y Dña. María Cristina de los pedimentos formulados contra los mismos, con expresa imposición de las costas a la parte actora.".

Segundo.-Contra la anterior Sentencia interpuso recurso de apelación la parte actora mediante su escrito motivado, dándose traslado a las demás partes contrarias que se opusieron al mismo mediante su respectivo escrito motivado; elevándose finalmente las actuaciones a esta Audiencia Provincial.

Tercero.-Se señaló para votación y fallo el día 20 de abril de 2010.

Cuarto.-En el presente procedimiento se han observado y cumplido las prescripciones legales.

VISTO, siendo Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. AGUSTÍN FERRER BARRIENDOS.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-La demandante reclama de la mediadora demandada la devolución de 9.600 euros entregados inicialmente en razón de la compra de una vivienda, plaza de aparcamiento y trastero sito en C/ DIRECCION000 NUM000 de Sant Joan de Vilatorrada y luego imputados, según se sostiene en la demanda, a la adquisición de una plaza de aparcamiento sita en la misma localidad.

La sentencia de Primera Instancia desestima la demanda contra los codemandados Sres. María Cristina y Pedro Jesús sin que en el recurso se haga ya cuestión de este particular. Y estima parcialmente la demanda contra Fincas Corral, respecto de 3.000 euros, intereses y costas.

Contra esta sentencia interpone recurso la demandante reiterando su pretensión de condena a Fincas Corral de la cantidad reclamada.

Segundo.-Se aceptan y hacen propios los hechos que se consideran acreditados en el fundamento de derecho primero de la sentencia apelada que, en definitiva, se corresponde con aspectos suficientemente documentados en la correspondencia habida entre las partes y sus letrados.

Revisadas las actuaciones practicadas, resulta forzoso coincidir con el Juzgador de Primera Instancia en el sentido de que los hechos están suficientemente claros en la primera fase de las relaciones contractuales: Se otorgó un encargo de compra de una vivienda, con su trastero y aparcamiento en C/ DIRECCION000 de Sant Joan de Vilatorrada para cuya efectividad se entregaron primero 600 euros y después 9.000 euros más. La mediadora suscribió el contrato privado con los vendedores el 1 de febrero de 2005, haciéndolo en representación de la demandante y de su esposo y entregó a los vendedores, a cuenta del precio, la cantidad de 600 euros. Quedan en su poder pues los 9.000 euros restantes. Por razones particulares los compradores desistieron de ultimar la operación y la situación se finiquitó en un acuerdo documentado en el cruce de comunicaciones entre los letrados de las partes (la Sra. Bárbara Cerro por Fincas Corral y el Sr. Guillamón por la demandante) en fecha 7 y 22 de abril de 2005 según los cuales los 600 euros entregados a los vendedores del inmueble a cuenta del precio quedaban para estos por incumplimiento y del resto, la inmobiliaria se quedaba con 6.000 euros en concepto de honorarios por su gestión cumplida y los tres mil euros restantes se devolverían.

Hasta aquí todo estaba suficientemente claro y responde a lo pactado en el encargo de compra (en realidad la inmobiliaria retendría una cantidad inferior respecto estrictamente pactado) y a lo usual en el negocio inmobiliario.

El problema litigioso deriva de que, ante la petición de invertir la cantidad en poder de la inmobiliaria en la adquisición de una plaza de aparcamiento de la misma localidad, la inmobiliaria remitió una comunicación con una propuesta de contrato de mandato de compra (doc. n.º 8 de la demanda) aparentemente procedente de la Sra. Juez, delegada de zona, según el cual se imputarían los 9.600 euros recibidos con ocasión de la compra a la que antes se hacía referencia a esta nueva operación; lo cierto es que la Sra. Juez manifestó desconocer la autoría de dicha comunicación que, por otro lado, evidencia olvido o desconocimiento de lo que el letrado del departamento jurídico de la empresa y el letrado de la demandante, como mandatarios de sus respectivos clientes, habían acordado como liquidación de la relación hasta entonces. La citada propuesta no se limita a los 3.000 euros indiscutidamente disponibles para ello, sino que computaría la totalidad de las entregas que había hecho la demandante para la anterior operación, es decir incluyendo los 6.000 euros que se suponía eran los honorarios de la inmobiliaria por la anterior operación e incluso los 600 euros que la inmobiliaria ya no tenía porque se habían entregado a los vendedores de la anterior operación resuelta. Esta perspectiva de la segunda operación es explicada por la parte demandante como una novación verbal con la Sra. Juez. De la declaración de ésta no puede deducirse tal cosa y, por otro lado, tal novación verbal, como acuerdo consciente (concertado en determinada reunión que narró la demandante) carece de cualquier otro tipo de prueba distinta de su propia declaración y resulta poco verosímil: No sólo porque la inmobiliaria habría cerrado una operación en interés de la demandante sin coste de mediación alguno, tendría que cerrar una segunda igualmente sin percibir honorarios y, además, hubiera tenido que poner dinero de su peculio, pues 600 euros se habían entregado a los vendedores de la primera operación y éstos nunca lo han devuelto, ni tienen por qué.

En tales circunstancias consideramos que el Juzgado valora razonablemente la prueba practicada cuando da más verosimilitud a la explicación de la demandada que -dejando aparte lo manifestado por los testigos que han declarado a su instancia- tiene reflejo documental casi inmediato en la reiterada petición a la demandante, desde el 10 de agosto, de que justificara la remisión de la cantidad que quería imputar como precio de la segunda compra.

ÚLTIMO.- Conforme dispone el art. 398.1 con relación al 394 de la ley de enjuiciamiento civil, las costas del recurso deberán quedar de cuenta de la parte apelante.


FALLAMOS


 
Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por Palmira contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia n.º 2 de Manresa en fecha 22 de mayo de 2008, confirmamos dicha resolución en todas sus partes con imposición de las costas del recurso a la parte apelante.

Contra la presente sentencia no cabe recurso alguno. No obstante si el recurso hubiera de fundarse en infracción de normas de derecho catalán cabría recurso de casación por interés casacional y/o extraordinario por infracción procesal, que debería ser preparado ante esta Sección, en el plazo de cinco días.

Y firme que sea esta resolución, devuélvanse los autos originales al Juzgado de su procedencia, con testimonio de la misma para su cumplimiento.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se unirá certificación al rollo, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-En el mismo día de su fecha, y una vez firmada por todos los Magistrados que la han dictado, se da a la anterior sentencia la publicidad ordenada por la Constitución y las Leyes. DOY FE.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación