Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Burgos 246/2010 de 25 de mayo


 RESUMEN:

Cumplimiento defectuoso de contrato de transporte de personas: Queda acreditado. Las irregularidades justifican la reducción a la mitad del precio pactado. Daños y perjuicios: Reclamación de daños morales. Suficiente compensación con la reducción del precio. No queda acreditada la relación entre la ansiedad y los hechos enjuiciados.

BURGOS

SENTENCIA: 00246/2010

SENTENCIA N.º 246

TRIBUNAL QUE LO DICTA:

SECCIÓN SEGUNDA DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE BURGOS

UNIPERSONAL

MAGISTRADO/A: D.ª ARABELA GARCÍA ESPINA

SOBRE: RECLAMACIÓN DE CANTIDAD

LUGAR: BURGOS

FECHA: VEINTICINCO DE MAYO DE DOS MIL DIEZ

En el Rollo de Apelación número 342 de 2009, dimanante de Juicio Verbal n.º 1335/2008, del Juzgado de Primera Instancia n.º 1

de Burgos, en virtud del recurso de apelación interpuesto contra la Sentencia de fecha 20 de Abril de 2009, siendo parte, como demandada-apelante 1.º) DOÑA Estela, representada en este Tribunal por el Procurador D. David Nuño Calvo y defendida por el Letrado D. Cipriano Pampliega García; y como demandante-apelada, ARROYO BUS, S.L., representada en este Tribunal por el Procurador D. Sigfredo Pérez Iglesias y defendida por el Letrado D. Emilio Fernández Andrés, designados en turno de oficio.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Se aceptan, sustancialmente, los antecedentes de hecho de la Sentencia apelada, cuyo Fallo es del tenor literal siguiente: "Estimar parcialmente la demanda formulada por la representación procesal de la mercantil Arroyo Bus S.L., y en su consecuencia condenar a Doña Estela, a abonar a la actora la suma de 855 € más los intereses devengados desde la fecha de sentencia, que se verán incrementados en dos puntos hasta su completo pago. Sin imposición de costas.- Desestimar la reconvención formulada por la representación de doña Estela contra la mercantil "Arroyo Bus, S.L.", declarando no haber lugar a lo en ella solicitado, y sin imposición de costas a ninguna de las litigantes".

Segundo.-Notificada dicha resolución a las partes, por la representación de D.ª Estela y Arroyo Bus S.L., se interpuso contra la misma recursos de apelación, que fueron tramitados con arreglo a Derecho.

Tercero.-En la tramitación del presente recurso de apelación se han observado las prescripciones legales, habiendo sido señalado el 9 de Febrero de 2010 para su examen.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Por la mercantil Arroyo Bus, S.L. empresa dedicada al trayecto de viajeros por carretera en autobús, se reclama a la demandada D.ª Estela la cantidad de 1.710 € más el IVA del 7% por el servicio de transporte realizado con tres autobuses a la localidad de Ribadesella (Asturias) el día 31 de Julio de 2005, a razón de 570 € (más IVA) por cada autobús.

La demandada se opone al pago de la cantidad adeudada, alegando cumplimiento irregular y defectuoso de las obligaciones por la demandante, que debe traducirse en una reducción del precio pactado que fue de 1710 € (IVA incluido), concretamente a la mitad del mismo, 855 €. Además formula demanda reconvencional, reclamando una indemnización de 3000 € por daños y perjuicios morales, derivados de la situación generada por el deficiente cumplimiento del contrato por la actora, siendo victima de la reacción airada de los viajeros, con insultos hacia su persona, quedando mermado su prestigio profesional.

La Sentencia de primera instancia estima parcialmente la demanda principal y desestima la demanda reconvencional, condenando a D.ª Estela a pagar la cantidad ofrecida por ella como pago de los servicios de transporte realizado por la actora, 855 €.

Formulan recurso de apelación las dos partes litigantes. La actora con la pretensión de que se condena D.ª Estela al pago de 1710 € correspondientes a la suma reclamada en la demanda, sin incluir la cantidad reclamada en concepto de IVA; y la demandada reconviniente con la pretensión de que se estime la demanda reconvencional.

Segundo.-Recurso de la parte actora principal "Arroyo Bus, S.L."

Se alega en el recurso que el retraso en la recogida de los viajeros de solo un autobús, por un periodo de tiempo de unos quince o veinte minutos, fue imputable a D.ª Estela que debió informar a los excursionistas de cual era el punto de salida, y que en todo caso carece el retraso de entidad suficiente para la minoración del precio practicada.

Contratado por D.ª Estela a la empresa Arroyo Bus, S.L., el transporte de viajeros (ida y vuelta), por medio de tres autobuses (y además de otro autobús a una empresa de Aranda, Autocares Patri, que no es parte en este litigio) de Burgos a la Playa de Ribadesella, por un precio (ahora ya no discutido) de 570 € (IVA incluido) cada autobús; la controversia surge respecto a la responsabilidad por lo sucedido con ocasión del regreso.

Fijada la hora de salida a las 19 horas, resulta que, aproximadamente, 100 pasajeros, de los 220 que integraban la excursión esperó a ser recogido en el lugar en el que bajaron del autobús a su llegada a Ribadesella, junto al "Antiguo Camping" al final de la playa, aproximadamente una hora, hasta las 20 horas.

La parte actora sostiene la responsabilidad es de D.ª Estela que no les informó del punto de salida para el regreso.

Sin embargo de la prueba practicada en el acto del juicio, resulta que a los pasajeros que a la ida fueron llevados por tres de los cuatro autobuses (dos de la empresa) hasta el Antiguo Camping, se les dijo que serian recogidos en el lugar donde habían bajado del autobús.

Así resulta de la declaración clara y precisa de dos de los pasajeros D. Nazario y D. Teodoro; concretamente el primero de los pasajero,s que no viajaba en el mismo autobús que la demandada manifestó que el lugar de recogida les fue comunicado "por el conductor del autobús, por el micro", que les dijo "que les esperarían donde les habían dejado en una explanada próxima".

El segundo de los testigos declaró que fue D.ª Estela, con conocimiento del conductor, la que les dijo que les recogerían donde les habían dejado.

Frente a las claras declaraciones de los viajeros obran las declaraciones de los conductores de Arroyo Bus D. Adolfo, que reconoció ser el conductor del autobús en el que viajaba D.ª Estela, que circulaba en primer lugar y que llevó a los pasajeros hasta el final de la playa, por dirección prohibida, declara que "se le dijo que recogerían a los pasajeros a unos 100 metros del lugar donde les dejaron, porque allí era un lugar prohibido".

El otro conductor, que según su propia declaración dejó a los pasajeros en "el puente", se limita a declarar que sus compañeros le manifestaron "que allí no les recogían".

Teniendo en cuenta que el lugar donde los conductores de los Autobuses decidieron esperar a los viajeros, "en el puente", situado al principio de la playa de Ribadesella, se encuentra a más de dos kilómetros del lugar (al final de la playa junto al antiguo Camping) donde fueron bajados los pasajeros a su llegada por la mañana (por todos los autobuses menor por uno, el último, que les dejó en el puente donde les dijo que les recogería), no a 100 metros, como manifiesta el Sr. Adolfo; no puede considerarse acreditado que los conductores dijeran a D.ª Estela ni a los pasajeros que se les recogería en "el Puente", debiendo considerarse probado, por el contrario, que con conocimiento de los conductores (en un caso, al menos, la comunicación se hizo por el propio conductor), se comunicó a los pasajeros de los autobuses (dos de Arroyo Bus) que fueron descargados al final de la playa, que allí se les recogería a las siete.

También se ha de considerar que los conductores de los autobuses al conocer que el trayecto de ida lo habían hecho por dirección prohibida, y que el camino correcto era largo y estrecho decidieron no ir a recoger a los pasajeros en el lugar acordado. Algunos de los pasajeros fueron avisados por otros, que los autobuses estaban al principio de la playa en el puente; no obstante aproximadamente 100 personas esperaron en el lugar acordado, donde habían bajado a la llegada, desde las 19 horas hasta las 20 horas de la tarde en que, finalmente, dos Autobuses, uno de Aranda y el otro de la actora, fueron a recogerlos.

La situación generó malestar e irritación entre los pasajeros, reaccionado muchos de ellos, de forma airada, profiriendo insultos contra D.ª Estela.

A tenor de la prueba practicada en las actuaciones, el cumplimiento del servicio contratado por la parte actora fue irregular y defectuoso, pues, no obstante ser conscientes los conductores de los autobuses de que el punto de partida fijado para el regreso había sido el lugar de la llegada, se negaron, de forma injustificada, a acudir a la hora pactada, no obstante ser accesible el lugar, máxime al disponer de GPS los vehículos, haciéndolo solo, dos de ellos (uno de la empresa de Aranda de Duero, no de la actora), casi una hora después, lo que provocó confusión y lógico malestar entre los viajeros.

Los pasajeros afectados han de ser considerados todos, pues el regreso se retrasó para todos una hora, aunque sólo fueron dos de los tres conductores de autobuses de la actora los que se negaron a acudir a recoger a los pasajeros al punto acordado, (el otro autobús había descargado en el puente, donde se fijó el punto de recogida para la salida).

El retraso en la salida, una hora, el abandono de la mitad del pasaje, unido a la injustificada negativa de los conductores a recoger al pasaje en el lugar señalado, de conformidad con lo dispuesto en el art. 1101 y 1103 del Código Civil, justifica sobradamente la reducción, a la mitad, del precio pactado.

Tercero.-Recurso de la parte demandada reconviniente.

D.ª Estela reclama, en concepto de daño moral personal "por los insultos, improperios y vejaciones de chóferes y viajeros"; y por el daño profesional, "por el menoscabo profesional sufrido", una indemnización de 3.000 €.

Que la situación producida haya determinado malestar en D.ª Estela no cabe ninguna duda.

No obstante, no ha quedado acreditado que los conductores de la actora (que desde luego, cumplieron defectuosamente sus obligaciones (dos de los tres intervinientes) hubieran insultado a D.ª Estela.

A tenor a las manifestaciones de los tres viajeros que declaran en el acto del juicio, sí fue objeto D.ª Estela de la reacción airada de los viajeros, que le hacían responsable de la situación producida, llegando a proferir contra ella insultos y palabras malsonantes.

Ahora bien, tal y como la Sentencia recurrida señala, no puede responsabilizarse a la actora de los malos modos de terceros.

No obstante si se ha de reconocer que su reputación en las labores que habitualmente venía realizando, como guía y organizadora de excursiones, se viera afectada.

De las declaraciones de los viajeros, en el acto del juicio, resulta probado que muchos otros viajeros la hicieron responsable de la situación, acusándole de mala organización. Y, lógico, es también que como consecuencia de estas imputaciones, resultara personalmente afectada.

Si bien no puede considerarse acreditado que la ansiedad por la que estuvo tratada del 21 de Marzo de 2006 al 19 de Julio de 2007, según certificado médico obrante al folio 54, fuera consecuencia de estos hechos, ocurridos 8 meses antes del inicio del tratamiento, cuando nada se dice en el certificado médico del origen de la ansiedad.

Ninguna prueba se ha aportado, de que como consecuencia de estos hechos, sus excursiones hayan tenido menor aceptación; constando, por el contrario, que ha continuado organizando excursiones. El legal representante de la actora declaró que después de este incidente, ha realizado servicios para D.ª Estela, afirmación que la demandada-reconviniente lejos de cuestionar admite, citándola en apoyo de sus pretensiones.

Se ha de admitir que la situación producida por el irregular y defectuoso cumplimiento de sus obligaciones por la parte actora, generó malestar personal a D.ª Estela y también que su reputación como organizadora de excursiones quedara afectada.

No obstante, con la reducción a la mitad del precio pactado por el servicio contratado, que se realizó aunque de forma irregular y defectuosa, se ha de considerar suficientemente compensada D.ª Estela, dado que ha sido ella la única beneficiaria de la reducción del precio, pues no consta, ni siquiera se ha alegado, que cobrado el precio a los excursionistas, se les haya devuelto parte del mismo.

Cuarto.-La desestimación de los recursos de apelación interpuestos por las dos partes litigantes, determina que sea de cuenta de cada una las costas derivadas de su recurso (art. 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).


FALLO


 
Por lo expuesto, este Tribunal decide:

Se desestiman los recursos de apelación formulados por D.ª Estela y Arroyo Bus S.L. contra la Sentencia de fecha 20 de Abril de 2009 dictada por el Ilmo. Magistrado del Juzgado de Primera Instancia n.º 1 de Burgos, imponiendo a cada parte recurrente las costas derivadas de su respectivo recurso.

Así, por esta nuestra Sentencia, de la que se unirá certificación al rollo de apelación, notificándose a las partes, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada ha sido la anterior sentencia por la Ilma. Sra. Magistrada D.ª ARABELA GARCÍA ESPINA, estando celebrando Audiencia Pública el Tribunal en el mismo día de su fecha, de lo que yo el Secretario, certifico.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación