Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Aragón 564/2010, de 19 de julio


 RESUMEN:

Jubilación anticipada: El trabajador extinguió voluntariamente su contrato de trabajo al acceder a la situación de prejubilación. Esa voluntariedad excluye la aplicación de la mejora prevista en la D. A. 4ª de la Ley 40/2007. Aunque tal extinción voluntaria no se hubiera producido, y el contrato del actor hubiera finalizado al pasar a la situación de jubilación anticipada, tampoco sería de aplicación la referida norma, porque la extinción del contrato por causa de jubilación anticipada no está incluida en el art. 208.1.1 del TRLGSS, y por ello tampoco lo está en el supuesto de hecho para la aplicación de la norma prevista en la D. A. 4ª de la Ley 40/2007.

ZARAGOZA

SENTENCIA: 00564/2010

Rollo número: 485/2009

Sentencia número: 564/2010

A.

MAGISTRADOS ILMOS. Sres:

D. JOSÉ ENRIQUE MORA MATEO

D. RAFAEL MARÍA MEDINA Y ALAPONT

D. JUAN MOLINS GARCÍA ATANCE

En Zaragoza, a diecinueve de julio de dos mil diez.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, compuesta por los Sres. indicados al margen y presidida por el primero de ellos, pronuncia en nombre del REY esta

SENTENCIA

En el recurso de suplicación núm. 485 de 2009 (Autos núm. 1044/2008), interpuesto por la parte demandada INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social número 1, de Zaragoza de fecha 19 de marzo de 2009; siendo demandante D. Plácido y como codemandada la TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, sobre pensión de jubilación (mejora). Ha sido ponente el Ilmo. Sr. D. RAFAEL MARÍA MEDINA Y ALAPONT


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Según consta en autos, se presentó demanda por D. Plácido, contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social y la Tesorería General de la Seguridad Social, sobre pensión de jubilación (mejora), y en su día se celebró el acto de la vista, habiéndose dictado sentencia por el Juzgado de lo Social n.º 1 de Zaragoza, de fecha 19 de marzo de 2009, siendo el fallo del tenor literal siguiente:

"QUE ESTIMANDO ÍNTEGRAMENTE LA DEMANDA interpuesta por D. Plácido, contra el INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL y la TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, debo declarar y declaro el derecho del demandante al percibo de abono de la mejora de la pensión de jubilación de 63 € mensuales, en 14 pagas, con efectos de 1 de enero de 2007, condenando a las demandadas a estar y pasar por tal declaración y al INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL al abono de la referida mejora de la prestación.".

Segundo.-En la citada sentencia y como hechos probados se declararon los del tenor literal:

"1.º- El demandante D. Plácido, nacido el 2.01.1941, con DNI n.º NUM000, prestó servicios para el Banco Exterior de España S.A. hasta el 31.10.1997, en que pasó a la situación de prejubilación al amparo del XVII Convenio Colectivo del Banco Exterior de España S.A.. Obra en autos carta que le remitió el Banco, por la que se disponía su pase a la situación de prejubilación cuyo contenido se da por reproducido (documento n.º 1 aportado junto con la reclamación previa formulada por el actor, cuya copia de adjunto a su vez, como documento n.º 9, al escrito de demanda).

2.º- Al cumplir los 60 años de edad, el demandante solicitó del INSS pensión de jubilación anticipada, que le fue reconocida en resolución de 12.01.2001, con un porcentaje del 60% de su base reguladora de 339.539 pesetas, teniendo acreditados 44 años de cotización.

3.º- En fecha 27.03.2008 el actor solicitó del INSS le fuera otorgada la mejora de 63 € mensuales, que correspondía a su situación de haberse jubilado anticipadamente, antes del 1.01.2002, con 60 años de edad y 44 años de cotización. El INSS dictó resolución de fecha 14.05.2008, desestimatoria de tal pretensión, contra la que el actor formuló reclamación previa, que fue asimismo desestimada en resolución de 23.10.2008.

4.º- El XVII Convenio Colectivo del Banco Exterior de España S.A. (BOE 13.11.1997) establece en su Disposición transitoria Primera "Prejubilación y jubilación" lo siguiente: I. Prejubilación y jubilación anticipada: dentro del espíritu global del acuerdo y con el compromiso de las partes de su aplicación y efectividad en todos sus términos, con el fin de lograr una solución no traumática al excedente de plantilla determinado por el Banco, ambas partes acuerda un sistema de prejubilación y jubilación anticipada. En consecuencia, el Banco renuncia a los procedimientos previstos en los artículos 51 y 52 c) del Estatuto de los Trabajadores durante el plazo del programa de prejubilaciones y jubilaciones pactado (31 de diciembre de 1999). A) Fase de prejubilación: se establecen las siguientes condiciones para el acceso a la prejubilación: a) tener cincuenta y tres año o más antes del 31 de diciembre de 1999...b) durante la misma se le garantizará la percepción del 85 por 100 de sus retribuciones pensionables anualizadas que hubiera alcanzado en el año natural en que pueda acceder a la prejubilación; c) durante esta misma fase el banco se hará cargo de la cuota del Convenio especial con la Seguridad Social, manteniendo según la legislación aplicable su nivel actual de cotización con las correspondientes actualizaciones anuales y con respecto a la asistencia sanitaria se estará a lo regulado en el art. 20 del Convenio Colectivo para los años 1991 y 1992. No causará perjuicio económico ni al Banco ni a su fondo de pensiones el que por causa imputable al beneficiario no se mantuviera o se rebajase el nivel de cotización que el prejubilado tenía en activo. En tal caso, el cálculo de su pensión se realizará tomando la base teórica de la Seguridad Social que le hubiese correspondido de haber mantenido su nivel de cotización: d) el prejubilado se mantendrá como partícipe en el plan y fondo de pensiones, sistema de empleo del Banco; e) el término de esta situación de prejubilación coincidirá con el cumplimiento de los sesenta años del empleado beneficiario, salvo las excepciones más adelante reseñadas. Obra en autos el texto del Convenio (aportado por la actora, y asimismo por la demandada) y su contenido se da por reproducido.

5.º- Por los Servicios Centrales del INSS en Madrid, y por las Direcciones Provinciales de Málaga y Las Palmas, se han dictado resoluciones por las que se acuerda reconocer a otros empleados que lo fueron del Banco Exterior, el complemento de mejora de jubilación anticipada anterior a 1.01.2002, de 63 € mensuales, con efectos de 1.01.2007.

6.º- La cuestión debatida afecta, y es notorio, a un gran número de trabajadores, en particular, a los que accedieron a la prejubilación al amparo del XVII Convenio Colectivo, teniendo en cuenta la dimensión de la empresa.".

Tercero.-Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por la parte demandada Instituto Nacional de la Seguridad Social, no siendo impugnado dicho escrito por ninguna de las partes.

Cuarto.-Dictada Sentencia por la Sala con el siguiente fallo: Desestimamos el presente recurso de suplicación n.º 485/2009 ya referenciado, por no ser susceptible del mismo la sentencia de instancia, que declaramos firme, el INSS preparó recurso de casación para unificación de doctrina que fue estimado por el Tribunal Supremo y con fecha 5 de julio de 2010, se devolvieron las actuaciones para que se dictara otra resolviendo dicho recurso.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-El artículo 208.1.1 del vigente Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio es del tenor literal siguiente:

1. Se encontrarán en situación legal de desempleo los trabajadores que estén incluidos en alguno de los siguientes supuestos:

1) Cuando se extinga su relación laboral:

a) En virtud de expediente de regulación de empleo o de resolución judicial adoptada en el seno de un procedimiento concursal.

b) Por muerte, jubilación o incapacidad del empresario individual, cuando determinen la extinción del contrato de trabajo.

c) Por despido.

d) Por despido basado en causas objetivas.

e) Por resolución voluntaria por parte del trabajador, en los supuestos previstos en los artículos 40, 41.3, 49.1.m) y 50 del Estatuto de los Trabajadores.

f) Por expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato, siempre que dichas causas no hayan actuado por denuncia del trabajador.

g) Por resolución de la relación laboral, durante el período de prueba, a instancia del empresario, siempre que la extinción de la relación laboral anterior se hubiera debido a alguno de los supuestos contemplados en este apartado, o haya transcurrido un plazo de tres meses desde dicha extinción.

Por su parte la Disposición Adicional 4.ª de la Ley 40/2007, cuya aplicación se pretende en la demanda -y admite la sentencia de instancia- exige, entre otros requisitos, en su apartado 1.b):

Que la extinción del contrato de trabajo del que hubiera derivado el acceso a la jubilación anticipada se hubiera producido por causa no imputable a la libre voluntad del trabajador, comprendida entre los supuestos recogidos en el artículo 208.1.1 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

Segundo.-El Tribunal Supremo, Sala Cuarta, en sentencias de 25.6.2001, 14.12.2001 y 1.6.2004 (esta última dictada en trámite de recurso de casación ordinaria n.º 128/2003) ha declarado que la prejubilación es una modalidad de extinción del contrato de trabajo.

La sentencia de 14.12.2001 expresa, respecto de la prejubilación, la doctrina la define como el cese prematuro y definitivo en la vida laboral del trabajador de edad avanzada antes del cumplimiento de la edad normal de jubilación y mediante las correspondientes contrapartida económicas a cargo de la empresa.

La posibilidad de la prejubilación -dice a su vez la sentencia de 1.6.2004 - se prevé no solamente a través de un expediente de regulación de empleo, que ha de ser aprobado por la autoridad laboral, sino también por el acuerdo logrado en fase de consultas previas de dicho expediente, por lo establecido en convenio colectivo o, simplemente, por el acuerdo individual entre el trabajador y la empresa. A esta última forma de obtención de la prejubilación se refiere expresamente la sentencia del Tribunal Constitucional 208/1993, de 28 de junio y la de esta Sala de 28 de febrero de 2000.

Es cierto que esta Sala en alguna sentencia, concretamente en la de 18 de mayo de 1998, admitió la posibilidad de que con la prejubilación el contrato laboral quedase meramente suspendido, sin embargo, posteriormente y de forma reiterada, sentencias de 25 de junio de 2002 y la ya citada de 14 de diciembre de 2001, ha sentado el criterio de la que la prejubilación conlleva, inevitablemente, la extinción del contrato de trabajo existente con el trabajador prejubilado.

Esta extinción contractual no quiere decir que el trabajador quede apartado definitivamente del mercado laboral sino que, el mismo, queda abierto a cualquier otra oferta de trabajo que pueda provenir de otra empresa o, incluso, de la misma en la que se prejubila, pero lo cierto es que ese posible nuevo contrato laboral tiene ya su propia autonomía y que con relación a la anterior no cabe admitir el despido del trabajador prejubilado.

Y continúa diciendo la expresada resolución la prejubilación, en el momento actual, aún cuando ciertamente no constituya una contingencia protegida por la Seguridad Social ni, tampoco, aparezca regulada en el Estatuto de los Trabajadores, sin embargo, se erige en una de las modalidades de la jubilación gradual y flexible que rige ya en España, sobre todo a partir de la suscripción del Pacto de Toledo y, más específicamente, a partir de la Ley 35/2002, siendo notorio, que junto a la jubilación anticipada y a la jubilación parcial en sus diversas modalidades, constituye un instrumento en manos de las empresas para remodelar las plantillas de sus trabajadores, desprendiéndose de aquellos que por su edad avanzada y por su largo período de cotización a la Seguridad Social pueden alcanzar a través del convenio especial con la Seguridad Social y con el subsidio de desempleo para mayores de 52 años, una jubilación anticipada u ordinaria para la que sirve de pórtico la prejubilación que, lógicamente, se revela como una modalidad de extinción contractual y no de simple suspensión de la relación laboral.

Tercero.-En el XVII Convenio Colectivo del Banco Exterior de España S.A., la Disposición transitoria Primera es del siguiente tenor:

I. Prejubilación y jubilación anticipada:

Dentro del espíritu global del acuerdo y con el compromiso de las partes de su aplicación y efectividad en todos sus términos, con el fin de lograr una solución no traumática al excedente de plantilla determinado por el Banco, ambas partes acuerdan un sistema de prejubilación y jubilación anticipada.

En consecuencia, el Banco renuncia a los procedimientos previstos en los artículos 51 y 52.c) del Estatuto de los Trabajadores durante el plazo del programa de prejubilaciones y jubilaciones pactado (31 de diciembre de 1999).

A) Fase de prejubilación: Se establecen las siguientes condiciones para el acceso a la prejubilación:

a) Tener cincuenta y tres años o más antes del 31 de diciembre de 1999. La fecha del acceso a esta situación coincidirá con la del año natural en que se haya cumplido la edad de cincuenta y tres años y desde ese momento, salvo en aquellos empleados que ya la hubieran cumplido a la entrada en vigor de este Convenio Colectivo, en cuyo caso, el acceso será en 1997.

b) Durante la misma se le garantizará la percepción del 85 por 100 de sus retribuciones pensionables anualizadas que hubiera alcanzado en el año natural en que pueda acceder a la prejubilación.

c) Durante esta misma fase el Banco se hará cargo de la cuota del Convenio especial con la Seguridad Social, manteniendo según la legislación aplicable su nivel actual de cotización con las correspondientes actualizaciones anuales y con respecto a la asistencia sanitaria se estará a lo regulado en el artículo 20 del Convenio Colectivo para los años 1991 y 1992.

No causará perjuicio económico ni al Banco ni a su fondo de pensiones el que por causa imputable al beneficiario no se mantuviera o se rebajase el nivel de cotización que el prejubilado tenía en activo. En tal caso, el cálculo de su pensión se realizará tomando la base teórica de la Seguridad Social que le hubiese correspondido de haber mantenido su nivel de cotización.

d) El prejubilado se mantendrá como partícipe en el plan y fondo de pensiones, sistema de empleo del Banco.

e) El término de esta situación de prejubilación coincidirá con el cumplimiento de los sesenta años del empleado beneficiario, salvo las excepciones más adelante reseñadas.

Cuarto.-De la simple lectura de la reproducida norma convencional se desprende que la misma regula un plan de bajas incentivadas dirigido a evitar la extinción de los contratos por la vía de los expedientes de regulación de empleo. Plan que se articula en dos fase íntimamente vinculadas:

a) la de prejubilación, que tiene por objeto cubrir el período de tiempo existente entre los 53 años y los 60 años (fecha a partir de la que cabe la jubilación anticipada), durante la cual el banco garantiza el pago del 85% de las retribuciones pensionables, el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social que el trabajador ha de abonar como consecuencia del Convenio especial que ha de suscribir con la misma, así como el mantenimiento del trabajador en el plan de pensiones de la empresa, y

b) la de jubilación anticipada que se produce automáticamente al cumplir la edad de 60 años.

Ambas fases -como dice la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Murcia de 19.10.2009, rec. núm 582/2009- forman parte de un solo plan que se inicia por voluntad y a solicitud del trabajador -en el documento n.º 1 aportado con la demanda, que la sentencia de instancia da por íntegramente reproducido en el hecho probado primero, consta literalmente que la Dirección del Banco, accediendo a lo solicitado por Vd. ha acordado su pase a la situación de Prejubilación- de ahí que, aunque, la jubilación se haya de producir automáticamente al cumplir la edad de 60 años, la obligatoriedad de la misma solo se desencadena si el trabajador voluntariamente hubiera aceptado y solicitado la primera fase de prejubilación, por lo que la no cabe apreciar que la jubilación no dependa de la libre voluntad del trabajador.

Pero es que, como señala la sentencia citada, y mantiene la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid en sentencias de 14, 16, 21 y 30 de septiembre de 2009, (recursos núms. 2619, 2708, 2709 y 3298, todos ellos de 2009), de conformidad con los términos del apartado 1.b) de la disposición adicional cuarta de la Ley 40/2007, para tener derecho a la mejora de la pensión de jubilación que dicho precepto establece no es suficiente que el contrato de trabajo se hubiera extinguido por causa no imputable al trabajador, sino que, además, la causa de extinción sea de las comprendidas entre los supuestos recogidos en el art. 208.1.1 del TRLGSS, precepto que refleja las distintas causas de extinción del contrato que constituyen situación legal de desempleo, entre las que no se encuentra la jubilación. La exclusión por parte del legislador de la extinción por jubilación prevista en Convenio Colectivo de las mejoras de pensión de jubilación que establece la Ley 40/2007 es perfectamente congruente con la finalidad de dicha mejora, explicitada en la exposición de motivos, en la que se concreta que las mejoras afectan a la pensiones causadas antes de 2002 por extinción del contrato por causa de despido, viniendo, asimismo a aclarar que se considera involuntaria la extinción de la relación laboral cuando esta se produzca en el marco de un expediente de regulación de empleo. Por otro lado, la mejora encuentra justificación, por causa de mejorar la protección de personas en situación de necesidad, en relación con pensiones de limitada cuantía determinada por la aplicación de los coeficientes reductores, justificación que no concurre el los casos, como el presente, en los que la jubilación se encuentra incentivada, de modo el trabajador percibe complementos de pensión que hacen que las cantidades a percibir excedan, incluso, del tope máximo existente para las pensiones de la seguridad social. Si la voluntad del legislador no hubiera sido la de excluir las extinciones de contrato por causa de jubilación obligatoria prevista en Convenio colectivo, hubiera utilizado otra formula, como la contenida en la disposición transitoria Tercera.2 de la LGSS, la cual admite otras extinciones involuntarias del contrato de trabajo, además de las previstas en el articulo 208.1.1 de la LGSS.

Quinto.-De acuerdo con lo razonado queda de manifiesto que, en el presente caso, el trabajador actor extinguió volunta­ riamente su contrato de trabajo en 31.10.1997, al acceder a la situación prejubilación. Tal voluntariedad excluye la aplicación de la norma contenida en la Disposición Adicional 4.ª de la Ley 40/2007. Pero, aunque tal extinción voluntaria no se hubiera producido, y el contrato de trabajo del actor hubiera finalizado al pasar a la situación de jubilación anticipada, tampoco sería de aplicación la referida norma ya que la extinción del contrato de trabajo, voluntaria o involuntariamente, por causa de jubilación anticipada no está incluida en la dicción del artículo 208.1.1 del vigente Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, y por ello tampoco lo está en el supuesto de hecho base para la aplicación de la norma contenida en la Disposición Adicional 4.ª de la Ley 40/2007, tan referida.

En consecuencia ha de estimarse el recurso de suplicación interpuesto por el Instituto Nacional de la Seguridad Social que en su único motivo denuncia la infracción por la sentencia de instancia de lo dispuesto en la Disposición Adicional 4.ª de la Ley 40/2007, de 4 de diciembre de Medidas en Materia de Seguridad Social.

En atención a lo expuesto hemos dictado el siguiente


F A L LO


 
Estimamos el recurso de suplicación n.º 485/2009, ya referenciado, interpuesto contra la sentencia n.º 125/2009, dictada en diecinueve de marzo de 2009 por el Juzgado de lo Social n.º 1 de los de Zaragoza que revocamos y dejamos sin efecto. Desestimamos íntegramente la demanda interpuesta por Plácido contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social y la Tesorería General de la Seguridad Social a quienes absolvemos libremente de cuantos pedimentos en su contra han sido deducidos. Sin costas.

Contra esta resolución cabe recurso de casación para la unificación de doctrina ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, dentro del plazo de diez días hábiles contados a partir del siguiente a su notificación, debiendo prepararse mediante escrito ante esta Sala.

Así, por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación