Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Aragón 588/2010, de 28 de julio


 RESUMEN:

Declaración de minusvalía: La determinación del porcentaje de minusvalía se ha realizado por el EVO aplicando el baremo establecido en el R.D. 1971/1999. La sentencia de instancia ha valorado la prueba de forma razonable, acogiendo el parecer médico que le ofrece mayor garantía de credibilidad, sin que la valoración del EVO se haya acreditado que contenga error patente, directo y claro. De la prueba practicada se infiere que la interesada se halla en el grado de discapacidad declarado por el EVO. Desestimación del recurso.

ZARAGOZA

SENTENCIA: 00588/2010

T.S.J.ARAGON SALA SOCIAL

CL.COSO NUM. 1

Tfno: 976 208 360

Fax:976 208 405

NIG: 50297 34 4 2010 0100510

402250

TIPO Y N.º DE RECURSO: RECURSO SUPLICACION 0000516 /2010

JUZGADO DE ORIGEN/AUTOS: DEM: 0001028 /2009 del JDO. DE LO SOCIAL n.º: 004

Recurrente/s: Verónica

Abogado/a: MANUEL CASANOVA LORENTE

Procurador:

Graduado Social:

Recurrido/s: INSTITUTO ARAGONES SERVICIOS SOCIALES

Abogado/a: LETRADO D.G.A.

Procurador:

Graduado Social:

Rollo número: 516/2010

Sentencia número: 588/2010

A.

MAGISTRADOS ILMOS. Sres:

D. JOSÉ ENRIQUE MORA MATEO

D. RAFAEL MARIA MEDINA Y ALAPONT

D. JUAN MOLINS GARCÍA ATANCE

En Zaragoza, a veintiocho de julio de dos mil diez.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, compuesta por los Sres. indicados al margen y presidida por el primero de ellos, pronuncia en nombre del REY esta

SENTENCIA

En el recurso de suplicación núm. 516 de 2010 (Autos núm. 1028/2009), interpuesto por la parte demandante D.ª Verónica, contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social número 4 de Zaragoza, de fecha 13 de abril de 2010; siendo demandado el INSTITUTO ARAGONÉS DE SERVICIOS SOCIALES, sobre minusvalía. Ha sido ponente el Ilmo. Sr. D. JOSÉ ENRIQUE MORA MATEO.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Según consta en autos, se presentó demanda por D.ª Verónica, contra el Instituto Aragonés de Servicios Sociales, sobre minusvalía, y en su día se celebró el acto de la vista, habiéndose dictado sentencia por el Juzgado de lo Social n.º 4 de Zaragoza, de fecha 13 de abril de 2010, siendo el fallo del tenor literal siguiente:

"Que desestimando parcialmente la demanda por D.ª Verónica contra el Instituto Aragonés de Servicios Sociales, se absuelve a la entidad demandada de las pretensiones formuladas contra ella.".

Segundo.-En la citada sentencia y como hechos probados se declararon los del tenor literal:

"PRIMERO: En Resolución del IASS de 25-2-09 se reconoció en favor de D.ª Verónica un grado de discapacidad del 19% por limitación funcional de columna por trastorno del disco intervertebral de etiología degenerativa, por limitación funcional de columna por espondilolistesis de etiología no filiada y por limitación funcional bimanual por trastorno de raíces y plexos de etiología no filiada, más 2 puntos por factores sociales complementarios resultando un total de 319 de grado de discapacidad.

Interpuesta reclamación previa fue desestimada en Resolución del IASS de 9-7-09.

Segundo.-La actora D.ª Verónica, nacida el 7-6-1953, está aquejada en la actualidad de espondiloartrosis severa cervical. Espondilolistesis de segundo grado con afectación L5-S1 (pendiente de intervención). Cervicoartrosis. Afectaciones radiculares C5, C6, C7, L3, L4, L5 y S1. Fibromialgia. Neuropatía cubital bilateral. Deambulación y manipulación conservada.

En tratamiento con Zaldiar a demanda, Valium 1-0-1 Lyrica 1-1-1, Exxib 60 1 diario. Padece trastorno afectivo por trastorno adaptativo mixto.

La actora es autónoma para actividades de la vida diaria y su marcha es autónoma.

Tercero.-Por el EVO, en informe de 6-2-09, se valora su minusvalía física en 4% por discopatia cervical, 2% por radiculopatía C8 leve, 7% por listesis grado I, 2% por radiculopatia L5.

Fue calificada en clase II con un 5% de discapacidad por un trastorno afectivo por trastorno adaptativo mixto.".

Tercero.-Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por la parte demandante, siendo impugnado dicho escrito por la parte demandada.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Al amparo del art. 191 c) de la Ley de Procedimiento Laboral, T. R. de 7 de abril de 1995, denuncia el recurso infracción de lo dispuesto en el art. 9 y Anexo 1 A, cap. 2, del R. Decreto 1971/99, de 23 de diciembre, sobre calificación de discapacidad, solicitando la declaración de un porcentaje del 37 %, conforme al método de evaluación denominado de la lesión, y según el informe pericial practicado a su instancia.

Segundo.-Esta Sala, en caso análogo al presente, declaró en Sentencia de 22-7-2009, r. 530/09: "El Anexo I A del R. Decreto 1971/99 (BOE de 26-1-2000, pgs. 3341 y ss.), contiene al respecto las siguientes prescripciones: "Columna vertebral. En esta sección se aborda la evaluación de las deficiencias que afectan a la columna cervical, dorsal, lumbar o sacra, que serán expresadas siempre en porcentaje de discapacidad. Existen dos métodos de evaluación:

1. Modelo de la lesión, también denominado "modelo de las Estimaciones Basadas en el Diagnóstico" (EBD), que se aplica fundamentalmente en el caso de lesiones traumáticas y que incluye la deficiencia del paciente en uno de los 8 grados EBD específicos para cada región.

2. Modelo de la amplitud de movimiento, que se utilizará sólo cuando no pueda realizarse la evaluación de la deficiencia mediante el modelo de la lesión y que combina un porcentaje de deficiencia por trastornos específicos de la columna con otro basado en la limitación de movimiento o anquilosis y con un tercero basado en la deficiencia neurológica.

En cualquier caso deberá utilizarse uno de estos dos métodos, sin pasar en ningún momento de uno a otro".

Y señala luego las normas generales de cada uno de estos métodos de evaluación:

"Modelo de la lesión o estimaciones basadas en el diagnóstico (EBD). Este modelo no depende únicamente de la historia clínica y la exploración física, sino también de datos médicos diferentes a los relacionados con la amplitud de movimiento, especialmente con signos de déficit neurológicos y con deficiencias fisiológicas y estructurales relacionadas con lesiones diferentes a los hallazgos habituales del envejecimiento como: espondilolisis, espondilolistesis, hernia discal, fracturas, luxaciones y pérdida de integridad del segmento de movimiento.

La historia clínica, la exploración física y los estudios clínicos que se describen a continuación guiarán al evaluador a incluir la deficiencia del paciente en uno de los 8 grados específicos de este método: Los grados EBD I y II implican una afectación leve de la columna vertebral y se consideran déficit menores. Los grados EBD III a VIII están relacionados con hallazgos específicos y demostrables mas graves que incluyen: radiculopatía, pérdida de integridad de un segmento de movimiento, fracturas de los cuerpos vertebrales potencialmente inestables, luxaciones, disfunción neurológica a varios niveles y déficit neurológicos graves. En el último grado EBD se encuadran los síndromes de la cola de caballo asociados a pérdida de la función de la extremidad inferior, disfunción vesical e intestinal y paraplejia.

Factores diferenciadores del grado EBD de deficiencia. Al aplicar el "modelo de la lesión", el evaluador puede utilizar ciertos procedimientos o determinaciones clínicas (factores diferenciadores) para asignar la deficiencia de un paciente al grado EBD correcto. No es necesario ningún factor diferenciador para ubicar a un paciente en un grado EBD concreto pero, si existen, pueden ser un dato orientador importante respecto al grado de dicha deficiencia. Aun así, si el evaluador no puede ubicar la deficiencia de un paciente en uno de los grados EBD, o si existen dudas sobre el grado más adecuado, deberá utilizar para la evaluación el modelo de la amplitud de movimiento".

Y, respecto al otro Modelo, el Anexo contiene la siguiente disposición general:

"Modelo de la amplitud de movimiento. Este método representa el segundo de los recomendados para la evaluación de la deficiencia de la columna y deberá utilizarse sólo en caso de que no se pueda aplicar el "modelo de la lesión"".

Es cierto que comienza disponiendo la norma que el Modelo de la lesión, se aplica fundamentalmente en el caso de lesiones traumáticas, pero también dice en dos ocasiones, al definir inicialmente los modelos y también al comienzo de la exposición del Modelo de la amplitud de movimiento, que éste se utilizará sólo cuando no pueda realizarse la evaluación de la deficiencia mediante el modelo de la lesión. Ello es lo que motiva que en el escrito de recurso, la defensa de la Administración admita que la Tabla 49 (método o modelo de amplitud del movimiento), sea "de aplicación supletoria sí, pero no residual ni marginal". Además, en el caso no está probada una lesión traumática propiamente dicha, pero sí una intervención de espondilolistesis con placa y tornillo, "hace veinte años".

Esta Sala se ha pronunciado ya sobre esta cuestión, en Sentencia de 3-1-2007, r. 1122-06: "Según el recurrente la valoración de las limitaciones del sistema musculoesquelético debe efectuarse según el modelo de la lesión, también denominado de las estimaciones basadas en el diagnóstico (EBD), y no en el modelo de la amplitud del movimiento, pues éste es sólo subsidiario. En efecto, este método, según el R. Decreto 1971/99, sólo es utilizable cuando no se pueda aplicar el modelo de la lesión. Éste, por su lado, se aplica fundamentalmente en el caso de lesiones traumáticas.

El Reglamento dispone que se ha de elegir uno u otro método de valoración, pero, salvo supuestos de origen traumático, entre los que no está el enjuiciado, no establece criterio normativo o jurídico acerca de cuándo se debe aplicar el método de la lesión, que es preferente, y cuando se puede aplicar el subsidiario de la amplitud del movimiento.

Así, la elección depende del criterio facultativo o médico. No se ha practicado, sin embargo, a instancia del recurrente, una prueba pericial adecuada para determinar que la elección del método subsidiario de la amplitud de movimiento por el evaluador de la Administración, en el caso, no estaba justificada. Sólo con ese criterio pericial médico contrario podría haberse valorado como indebida la elección del método de la amplitud de movimiento".

Tercero.-En este supuesto resuelto por la Sentencia de 22-7-09, dijimos que, a diferencia del supuesto enjuiciado en anterior Sentencia de 3-1-2007, se había practicado prueba pericial suficiente evaluando la discapacidad conforme al repetido modelo de la lesión, y que la sentencia de instancia aceptó sus resultados y no los alcanzados por el modelo de amplitud del movimiento.

Sin embargo, en el caso ahora enjuiciado, en el que también la parte ha practicado prueba pericial evaluando la discapacidad de la demandante mediante el método reglamentario y preferente de la lesión (EBD) en vez del aplicado por el EVO de amplitud del movimiento, la sentencia de instancia argumenta y motiva, en los dos últimos párrafos de su fundamentación jurídica, que la evaluación efectuada por la pericial practicada a instancia de la demandante "incluye una serie de limitaciones de movimiento que no aparecen demostradas por informes de la sanidad pública, careciendo de justificación -añade el juzgador- la "pérdida de segmento de movimiento en el tramo cervical y en el tramo lumbar", no habiendo tampoco "pruebas de denervaciones agudas de las afectaciones radiculares".

En suma, la sentencia considera la pericial practicada pero no acepta sus resultados ("a falta de prueba objetiva e imparcial sobre tales limitaciones de movimiento no se puede adoptar como criterio valorador el expresado por la parte actora"), y concluye acogiendo la valoración efectuada por el EVO según el método de amplitud de movimientos, cuyo contenido estima que no ha sido puesto en cuestión.

Cuarto.-La determinación del porcentaje de minusvalía se ha hecho por el E.V.O. aplicando el Baremo, tal como dispone el art. 9 del R. Decreto. Si dicha aplicación es o no la adecuada, como dijimos en el apartado precedente, es cuestión de valoración de prueba, que el juzgador, en este caso, estima acertada, y esta Sala no advierte que sea irrazonable esa conclusión (art. 97.2 de la LPL, en relación con el art. 348 de la LEC: "El tribunal valorará los dictámenes periciales según las reglas de la sana crítica").

Esta valoración de la prueba en la sentencia de instancia se ha hecho de forma razonable, acogiendo el parecer médico que le ofrece mayor garantía de credibilidad, sin que la valoración del EVO se haya acreditado que contenga error patente, directo y claro, y llega la Sala, en este caso, a la misma conclusión que la sentencia recurrida, en cuanto a que de la prueba practicada se infiere que la interesada se halla en el grado de discapacidad declarado por el EVO, y no en el pretendido por la demandante en virtud de lo que informa su perito; la Suplicación no es un recurso de segunda instancia sino de carácter extraordinario, que tiene por objeto no un nuevo enjuiciamiento de la cuestión sino la apreciación de posibles infracciones legales de fondo o de forma, en la sentencia dictada y proceso seguido, sin que sea susceptible de sustituirse el criterio del juzgador de instancia, objetivo e imparcial, por el subjetivo y parcial de la propia parte.

Inexistentes pues las infracciones legales denunciadas en el recurso, procede su desestimación y la confirmación de la sentencia impugnada.

En atención a lo expuesto, dictamos el siguiente


FALLO


 
Desestimamos el recurso de suplicación n.º 516 de 2010, ya identificado antes, y, en consecuencia, confirmamos la sentencia recurrida.

Contra esta resolución cabe recurso de casación para la unificación de doctrina ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo dentro del plazo de diez días hábiles contados a partir del siguiente a su notificación, debiendo prepararse mediante escrito ante esta Sala.

Así, por esta nuestra sentencia lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación