Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Auto A.P. Sevilla 118/2010 de 18 de mayo


 RESUMEN:

Concurso voluntario: Desestimación a una sociedad unipersonal de responsabilidad limitada. Inadmisión a trámite. Falta de activo suficiente para cubrir las deudas. Contra el auto de inadmisión a trámite de la solicitud de concurso voluntario cabría el recurso de reposición. Tan solo los acreedores, para protegerles, pueden recurrir en apelación.

En la ciudad de Sevilla a 18 de mayo de 2.010.

Ilmos. Sres.:

Don Juan Márquez Romero

Don Conrado Gallardo Correa

Don Fernando Sanz Talayero


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-En los autos n.º 301/2009, sobre concurso voluntario, seguidos en el Juzgado de lo Mercantil n.º 2 de Sevilla, a instancias de CLARAMBO, SOCIEDAD UNIPERSONAL DE RESPONSABILIDAD LIMITADA, se dictó auto el día 28 de julio de 2.009, en cuya parte dispositiva literalmente se dice: "DISPONGO: NO ADMITIR A TRÁMITE LA SOLICITUD DE CONCURSO VOLUNTARIO formulada por el Procurador, Sr/a. Ramírez Hernández, en nombre y representación de CLARAMBO SLU, de conformidad con lo dispuesto en la fundamentación de esta resolución".

Dicho auto fue recurrido mediante recurso de reposición interpuesto por la parte solicitante, el cual fue desestimado por auto de 9 de noviembre de 2.009.

Segundo.-La entidad soliciante interpuso recurso de apelación, admitiéndose el mismo y, no existiendo otras partes personadas, se remitieron los autos originales a este tribunal e iniciada la alzada y seguidos todos los trámites se señaló el día 18 de mayo de 2.010 para la deliberación y fallo.

Vistos, siendo ponente el Ilmo. Sr. Magistrado Don Conrado Gallardo Correa.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-El deudor que solicita el concurso recurre el auto que inadmite a trámite petición, alegando, que es un deber legal el promover el concurso cuando se den las condiciones para ello y que la inadmisión a trámite se basa en una causa no prevista en la Ley, como es la falta de activo suficiente para cubrir las deudas, a criterio del juzgador.

Segundo.-Como ya tiene reiteradamente establecido esta Sala contra el auto de inadmisión a trámite de la solicitud de concurso voluntario cabe otro recurso que el de reposición, cuestión esta del control recurribilidad de la resolución apelada que esta Sala debe acometer de oficio por constituir una cuestión de orden público procesal. Decíamos, entre otros, en los autos de 25 de noviembre de 2.009 (Rollo 7104/2009) y 18 de marzo de 2.010 (Rollo 8740/2009), y reiteramos en este, siguiendo una resolución de la Sección 28.ª de la Audiencia Provincial de Madrid, que ya la Exposición de Motivos de la Ley Concursal, tras destacar como características del nuevo procedimiento concursal la rapidez y simplicidad, nos indica que "La celeridad de este procedimiento se complementa con un adecuado sistema de recursos en el que, en principio, sólo se admite el de reposición contra providencias y autos y el de apelación contra sentencias que aprueben o rechacen el convenio, su cumplimiento o incumplimiento y la conclusión del concurso. Contra las sentencias resolutorias de incidentes planteados con posterioridad o durante la fase de liquidación, cabrá también recurso de apelación", lo que se recoge con carácter general en el artículo 197.3 de la Ley Concursal, conforme al cual "contra las providencias y autos que dicte el juez del concurso sólo cabrá el recurso de reposición, salvo que en esta Ley se excluya todo recurso o se otorgue otro distinto" y, más específicamente, en el caso del concurso voluntario, tanto contra el auto que inadmite a trámite la solicitud (artículo 13.2 de la Ley Concursal) como contra el que la desestime (artículo 14.3 de la Ley Concursal) sólo cabe recurso de reposición, a diferencia del concurso necesario en el que contra la desestimación de la solicitud cabe apelación (artículo 20.2 de la Ley Concursal).

Tan claros y categóricos preceptos, no pueden ser ignorados acudiendo a normas de derecho supletorio al amparo de la disposición final 5.ª, por cuanto que como su nombre indica son sólo aplicables en defecto de disposición específica que en este caso existe, debiendo añadirse además que, en todo caso y conforme al artículo 454 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, el recurso de reposición que inicialmente se interpuso contra la resolución hoy apelada, y que se resolvió, es irrecurrible. Tampoco existe infracción de la tutela judicial efectiva, dado que la misma se obtiene con la resolución dictada en primera instancia, ya sea estimatoria o desestimatoria de la solicitud, vulnerando la tutela judicial efectiva la denegación de un recurso sólo cuando el derecho al mismo esté expresamente reconocido en la Ley, lo que no es el caso de autos. Derecho al recurso de apelación que tampoco puede ampararse en una interpretación forzada del artículo 197.3 de la Ley Concursal, puesto que si el mismo permite reproducir la cuestión en la apelación más próxima, lo hace sobre el presupuesto de que la haya. Por el contrario, si no la hay no cabrá tal reproducción, en forma análoga a como el ya citado artículo 454 de la Ley de Enjuiciamiento Civil declara la irrecurribilidad de los autos resolutorios de recursos de reposición, permitiendo no obstante reproducir la cuestión cuando se recurre la resolución definitiva, lo que supedita esa posibilidad de reproducción a que haya una resolución definitiva susceptible de apelación, puesto que en caso contrario es obvio que la cuestión debatida no podrá ser reproducida.

Finalmente tal regulación es plenamente lógica porque la finalidad del concurso es, ante todo, proteger el derecho de los acreedores a cobrar sus deudas, por lo que son estos los verdaderos perjudicados cuando no se admite la tramitación de una situación de concurso. De ahí que sólo a ellos se le otorgue la posibilidad de recurrir en apelación.

Tercero.-Lo que debió ser causa de inadmisión en la primera instancia, debe convertirse en esta alzada en causa de desestimación del recurso y de confirmación de la resolución apelada, lo que conlleva el que deban imponerse las costas procesales de la alzada a la parte apelante por aplicación de lo dispuesto en el artículo 394.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, al que se remite el artículo 398.1 de dicho texto legal para el caso de que se desestime el recurso de apelación.

Vistos los artículos citados y los demás de general y pertinente aplicación.


DISPONEMOS


 
Que desestimando el recurso interpuesto por el Procurador Don José Enrique Ramírez Hernández, en nombre y representación de CLARAMBO, SOCIEDAD UNIPERSONAL DE RESPONSABILIDAD LIMITADA, contra el auto dictado el día 28 de julio de 2.009 por el Ilmo. Sr. Magistrado del Juzgado de lo Mercantil n.º 2 de Sevilla, debemos confirmar y confirmamos dicha resolución al no ser la misma susceptible de otro recurso que el de reposición, que ya fue resuelto y desestimado en su día, imponiendo las costas procesales de esta alzada a la parte apelante, si hubiere lugar a su exacción.

Esta resolución es firme, al no caber contra la misma recurso alguno.

Devuélvanse a su tiempo las actuaciones originales al Juzgado de donde proceden, con certificación literal de esta resolución y despacho para su cumplimiento.

Así lo mandamos y firmamos los Ilmos. Sres. Magistrados de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Sevilla.


Diligencia.-Seguidamente se contrae certificación del anterior auto en su rollo; doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación