Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Murcia 436/2010 de 27 de julio


 RESUMEN:

Pagaré. Embargo: En los pagarés no consta la identidad de la persona firmante, aunque se demuestra que en todos es la misma persona la que firma. Las formalidades del endoso se consideran válidas y no cabe plantear la oposición, por lo que los pagarés son ejecutables. Se estima el recurso y se hace ejecutivo el embargo para poder cobrar las cantidades que se debían.

MURCIA

SENTENCIA: 00436/2010

SENTENCIA N.º 436/2010

ILMOS SRES

D. Andrés Pacheco Guevara

Presidente

Dña. María Pilar Alonso Saura

D. Carlos Moreno Millán

Magistrados

En la Ciudad de Murcia a veintisiete de julio de dos mil diez.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial, integrada por los Magistrados expresados, ha conocido en grado de apelación las actuaciones de orden civil, Rollo n.º 22/10, dimanante del procedimiento cambiario tramitado en el Juzgado de Primera Instancia n.º 11 de Murcia y seguido entre las mercantiles Banco Popular Español SA como demandante y Bancaja como demandado, ello en virtud del recurso de apelación promovido por la parte demandante, dirigida en esta alzada por el Letrado Sr. Ortega Martínez, mientras que la apelada lo ha sido por el también Letrado Sr. Clemente Torres, y siendo ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. Andrés Pacheco Guevara, que expresa la convicción de este Tribunal.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-

En los autos principales de que el presente rollo dimana, el Juzgado de Primera Instancia con fecha 2/6/09 dictó sentencia, cuyo fallo es del tenor siguiente: "Que estimando la oposición formulada por el Procurador Manuel Sevilla Flores en nombre y representación de Caja de Ahorros de Valencia, Castellón y Alicante contra la ejecución ordenada en los autos 1697/08 a instancias del Procurador Don Francisco Javier Berenguer López en nombre y representación de Banco Popular Español, S.A., debo acordar y acuerdo dejar sin efecto el despacho de ejecución así como las medidas de embargo preventivo que se hubieran adoptado, sin perjuicio de lo dispuesto en el art. 827.2 en relación con el art. 744; sin imposición de costas a ninguna de las partes".

Segundo.-

Contra la citada resolución y en legal forma se preparó e interpuso recurso de apelación por la representación procesal de la parte antes citada, siendo admitido en ambos efectos, lo que originó, tras la tramitación oportuna, la remisión de los autos originales a esta Sala, señalándose, tras los traslados pertinentes, para deliberación del recurso el día de hoy, quedando los autos pendientes de resolución.

Tercero.-

En la tramitación de ambas instancias se han observado las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-

La excepcionada falta de las formalidades necesarias del título, conforme permite el párrafo segundo del art. 67 de la LCCH en su apartado 2.º, ha obtenido éxito en la instancia en concordancia con lo también dispuesto en los arts. 16 y 17 de dicha ley especial.

Ciertamente, el primero de estos preceptos exige que el endoso se escriba en el pagaré y sea firmado por el endosante, debiéndose integrar esto con lo también establecido por el art. 9 de dicha ley, que reclama de quienes pongan firmas a nombre de otro la autorización para ello con poder adecuado y expresándolo claramente en la antefirma.

Los tres pagarés objeto del presente Juicio llevan en su dorso las palabras "Páguese a la orden del Banco Popular Español SA" acompañadas de una firma, la misma en los tres efectos, pero sin que conste la identidad de la persona firmante ni tales firmas se vean acompañadas de estampilla o antefirma alguna.

Hay que observar, no obstante, que la mercantil tomadora de los tres títulos fue Grupo Nicolás Mateos SL, lo que, unido a la ya mencionada circunstancia de que en los tres supuestos la persona que firmó es la misma, conduce al alcance de auténtica inferencia, no neutralizada por prueba en contrario, sobre quién los endosó, que no fue sino una persona autorizada por ese Grupo, lo que convierte en conocido al endosante y, por ende, en formales las declaraciones estampadas al dorso de los pagarés.

La demandante cambiaria es legítima tenedora de los efectos y precisamente en su posición de tercera cambiaria no ha de ser obligada a acreditar la existencia del poder que vincule a quien firma con la entidad endosante, debiéndose presumir en su beneficio la validez intrínseca de las declaraciones cuestionadas.

Asiste la razón a la apelante cuando invoca la aspiración de la LCCH, contenida en su exposición de motivos de facilitar la circulación de los documentos sin imponer al adquirente la carga de examinar, además de la regularidad formal de los endosos, la validez intrínseca de todas las declaraciones procedentes.

En definitiva, ha de considerarse cubierta la formalidad de los endosos, lo que, en virtud de la validez, no discutida, de los avales que los pagarés incorporan, también en sus dorsos, impide la aplicación a favor de la demandante de oposición del art. 67 de la LCCH antes apuntado, lo que convierte en ejecutables mediante el presente Juicio los tres título.

Por todo, ha de revocarse la resolución impugnada, con paralela y consecuente estimación del presente recurso apelatorio.

Segundo.-

El pronunciamiento sobre costas de la instancia ha de alterarse consecuentemente, debiendo satisfacer la inicial demandada tales gastos judiciales, sin que se efectúe especial declaración sobre los de la alzada, todo ello conforme a los art. 394 y 398 de la LEC.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Que, estimando el recurso de apelación promovido por el Procurador de los Tribunales Sr. Berenguer López, en nombre y representación de la mercantil Banco Popular Español SA, frente a la sentencia de fecha 2/6/09 dictada por el Juzgado de Primera Instancia n.º 11 de Murcia en autos de procedimiento cambiario tramitados con el n.º 867/09 (antes 1697/08), del que dimana el rollo n.º 22/10, revocamos dicha resolución, estimando la demanda promovida por la citada apelante y, decretando la continuación de la ejecución de los bienes trabados hasta hacer pago con ellos al Banco acreedor de las deudas reclamadas en este Juicio, condenamos a la demandada, la entidad mercantil Caja de Ahorros de Valencia, Castellón y Alicante (Bancaja) a pasar por tal ejecución, con imposición de las costas de instancia a dicha demandada y sin mención especial sobre las de la alzada.

Así por ésta, nuestra sentencia, contra la que caben los recursos previstos en la LEC de 2000, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación