Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Zaragoza 304/2010 de 13 de mayo


 RESUMEN:

Arrendamiento financiero: La discusión es eminentemente jurídica, de si el contrato de arrendamiento financiero es de tracto único o sucesivo. Si la reciprocidad de contraprestaciones se agota para la arrendadora con la entrega del bien, o si es también el mantenimiento de la posesión a favor de la arrendataria concursada y correspondiente pago de las rentas por parte de ésta. Se recogen dos posturas jurisprudenciales. La que considera que con la entrega del bien ya se ha cumplido por la arrendadora (no sería, por tanto, contrato de tracto sucesivo) y la contraria, que lo califica como de tracto sucesivo. La primera tesis asemeja el leasing a la compraventa a plazos; la segunda no. De ahí que las cuotas anteriores al concurso serían créditos concursales; las posteriores lo serían contra la masa.

ZARAGOZA

SENTENCIA: 00304/2010

SENTENCIA núm. 304/2010

ILMOS. Señores:

Presidente:

D. PEDRO ANTONIO PÉREZ GARCÍA

Magistrados:

D. JAVIER SEOANE PRADO

D. ANTONIO LUIS PASTOR OLIVER

En ZARAGOZA, a trece de Mayo de dos mil diez.

En nombre de S.M. el Rey,

VISTOS por esta Sección 005 de la Audiencia Provincial de ZARAGOZA, en grado de apelación, los Autos de PZ. DE RESOLUCION DE CONTRATO DE ARRENDAMIENTO FINANCIERO 299/2009, procedentes del JDO. DE LO MERCANTIL N. 1 de ZARAGOZA, a los que ha correspondido el ROLLO DE APELACIÓN núm. 277/2010, en los que aparece como parte apelante B.N.P. PARIBAS LEASE GROUP S.A., representado por el procurador D. SERAFIN ANDRES LABORDA y asistido por la Letrada D.ª MIRIAM DELGADO SENDRA; y como parte apelada D. ARAGONESA DE DESMONTES Y EXCAVACIONES, SL, representado por la procuradora D.ª ELSA BODIN LANGARICA, y la ADMINISTRACION CONCURSAL asistido por el Letrado D. JOSE PAJARES ECHEVERRIA; siendo Magistrado Ponente el Ilmo. Sr. D. ANTONIO LUIS PASTOR OLIVER.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Se aceptan los de la sentencia apelada de fecha 26 de noviembre de 2009, cuyo FALLO es del tenor literal siguiente: "FALLO.-Que desestimando la demanda de incidente concursal interpuesta por BNP PARIBAS LEASE GROUP S.A. debo acordar y acuerdo; 1.º) No dar lugar a la solicitud de declaración de resolución contractual y peticiones inherentes al mismo instadas por la demandante.-2.º) No hacer especial pronunciamiento en cuanto a las costas de este incidente".

Segundo.-Notificada dicha sentencia a las partes por la representación procesal de BNP PARIBAS LEASE GROUP, S.A. se interpuso contra la misma recurso de apelación, y dándose traslado a las partes contrarias, la Administración Concursal se opuso al recurso, remitiéndose las actuaciones a esta Sección Quinta de la Audiencia, previo emplazamiento de las partes.

Tercero.-Recibidos los Autos y CD, y personadas las partes, se formó el correspondiente Rollo de Apelación con el número ya indicado, y se señaló para deliberación, votación y fallo el día 10 de mayo de 2010

Cuarto.-En la tramitación de estos autos se han observado las prescripciones legales.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
No se aceptan los de la sentencia recurrida, y

Primero.-Plantea la acreedora concursal en su demanda incidental la resolución del contrato de arrendamiento financiero (leasing) pactado con la sociedad concursada. Y ello porque ésta sigue en posesión de la máquina excavadora, sin utilizarla, puesto que no realiza actividad empresarial alguna. Y, consecuentemente a la concepción del contrato como de "tracto sucesivo", se califiquen los créditos anteriores al concurso como deuda ordinaria (aunque en el cuerpo de la demanda habla de créditos privilegiados especiales) y los devengados durante el concurso como créditos contra la masa. Invoca para ello los arts. 61-2 y 62 L.Concursal.

Segundo.-La administración concursal se opone a tales pretensiones por dos razones. La principal, de naturaleza eminentemente jurídica. No estaríamos en un supuesto del Art. 61-2 L.C., sino del Art. 61-1 del mismo texto legal. Y ello porque no se trata de un contrato sometido aún a prestaciones recíprocas; sino que la prestación de la arrendadora financiera ya ha sido cumplida plenamente, con la entrega del bien.

Y, en segundo lugar, que la acreedora no ha impugnado el inventario y lista de acreedores formulado por la administración concursal (A.C.) y en la que se le reconocería un crédito privilegiado especial (art. 90-1-4.º L.C.) de 89.765'81 euros.

Tercero.-La sentencia de primera instancia desestima la demanda incidental, pues considera que los arrendamientos financieros han de incardinarse en el art. 61-1 L.C. y no en el 61-2. Es decir, ya no hay prestaciones recíprocas una vez que la arrendadora ha cumplido con la entrega del bien objeto de arrendamiento. Sigue así la tesis de la A.P. de Alicante, secc. 8.ª de 21 de diciembre de 2006, reiterada por esta misma sección en la de 15 de enero de 2007.

No dice nada la sentencia en cuanto a la posible firmeza de la lista de acreedores.

Cuarto.-Recurre la parte actora e insiste en su posicionamiento jurídico.

Respecto a la extemporaneidad de la reclamación hecha por "BNP" no existe prueba alguna. Se desconoce si la presente demanda incidental es -precisamente- la que constituiría la impugnación de la lista de acreedores emitida por la A.C. y a la que se refiere el art. 96 L.C. No existe en este sentido sino la manifestación opositora de la A.C. quien -sin embargo- en su oposición no pide ni aporta prueba alguna.

Sin embargo, sí que consta al inicio del incidente la providencia de 21 de octubre de 2009 admitiendo el mismo y que no ha sido (no consta) impugnada.

Tampoco la sentencia recurrida se hace eco de tal cuestión procedimental que -en todo caso- no fue objeto de consideración jurídica alguna a la contestación a la demanda incidental.

En esta situación no puede rechazarse el conocimiento de una pretensión que bajo una determinada terminología, efectivamente supone una impugnación de la lista de acreedores.

Es preciso tener en cuenta que incluso en fase de aprobación del Convenio las alteraciones del mismo se pueden revisar en atención a la modificación de los créditos en cuantía o calificación. Así lo exponen los arts. 108 y 109 L.C. Y, asimismo, una vez en fase de liquidación no es preciso esperar a que concluya ninguna otra fase para recurrir la decisión judicial y -por ende- tampoco es preciso protesta alguna, como recoge el proveído de admisión a trámite de la apelación al remitirla al art. 197-4 L.C. (providencia de 28-enero-2010).

Quinto.-Superado este primer óbice, la cuestión de fondo nos remite a la interpretación del Art. 61 L.C. (efectos del concurso respecto a los contratos con obligaciones recíprocas). Y en este sentido existen dos posturas en relación al arrendamiento financiero. La representada por la A.P. de Alicante, según la cual el arrendador financiero con la entrega del bien ya habría cumplido sus obligaciones, por lo que no existirían deberes recíprocos pendientes. Puesto que la adquisición del dominio con el pago del valor residual al término del período renticio se produciría mediante la "traditio brevi manu" prevista en el inciso final del Art. 1463 C.civil. Y, por ende, las cuotas vencidas durante el concurso no serían a cargo de la masa; sino que serían créditos concursales.

Por otra parte, un sector jurisprudencial, entre las que está la A.P. Barcelona, sección 15 y esta sección 5.ª de la A.P. de Zaragoza, considera que el arrendamiento financiero es -por su esencia- un pacto de tracto sucesivo. Se basan para ello en la definitiva postura del Tribunal Supremo respecto a dicha figura jurídica. En su sentencia de 4 de diciembre de 2007 distingue claramente el "leasing" de la compraventa a plazos. Contrato atípico, que proviene del mercado anglosajón mediante el cual una empresa especializada cede el uso de un producto -que precisamente ha adquirido a un tercer proveedor- al usuario, con un opción de compra al final del plazo arrendaticio. De tal manera que la causa jurídica de dicho pacto es su "función económica". Es decir, permitir a las empresas que no tienen liquidez suficiente para adquirir desde un principio la propiedad de un bien, disfrutar de él mediante la cesión de su uso por una entidad financiera que previamente lo adquirió y que se constituye en acreedora de una contraprestación consistente en el abono periódico de cuotas, precisamente por esa cesión temporal y periódica del uso. Ahí está el "tracto sucesivo". La cesión de un uso -generalmente mensual- a cambio de una cuota ordinariamente, también, mensual.

Por ello, las cuotas anteriores a la declaración del concurso serían créditos concursales y los posteriores créditos contra la masa.

Lo que permite, además, utilizar la potestad resolutoria del art. 61-2 L.C. por parte de la arrendadora financiera.

Así, Ss A.P. Barcelona, secc. 15, de 19 de junio de 2009, y de Zaragoza secc. 5.ª, de 21 de noviembre de 2008 y 12 de enero de 2009. En la misma línea S.J. Mercantil n.º 5 de Madrid, de 14-diciembre-2009.

Sexto.-Esto supondrá estimar el recurso y la demanda. Puesto que la concursada no precisa de la máquina arrendada, ya que está en fase de liquidación el procedimiento universal. Debiendo calificar los créditos en atención a su relación con el Auto de declaración de la situación concursal.

Si bien, tratándose de cuestión jurídica no pacífica, no procederá hacer condena en las costas de ninguna de ambas instancias (arts. 394 y 398 LEC).

VISTOS los artículos citados y demás de pertinente y general aplicación.


FALLO


 
Que estimando el recurso de apelación interpuesto por la legal representación de "BNP PARIBAS LEASE GROUP, S.A.", debemos revocar la sentencia apelada. Y estimando la demanda incidental, declarar la resolución del contrato de arrendamiento financiero n.º 29627 existente entre la actora y la concursada. Procediéndose a la devolución del bien arrendado. Dándose a las cuotas posteriores a la declaración del concurso el tratamiento propio de los créditos contra la masa, hasta la devolución del bien. Y a los precedentes el correspondiente a su calificación (no discutido). Todo ello sin hacer condena respecto a las costas de ninguna de ambas instancias.

Devuélvase el depósito.

Remítanse las actuaciones al Juzgado de procedencia, junto con testimonio de la presente, para su ejecución y cumplimiento.

Así, por esta nuestra Sentencia, de la que se unirá testimonio al rollo, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Diligencia.-Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior resolución. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación