Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Canarias 653/2010 de 20 de mayo


 RESUMEN:

Despido disciplinario: Procedente. Hurto a la empresa. Falta muy grave. Calificada la falta como muy grave corresponde al empresario la imposición de la sanción que considere oportuna, no al juez.

EN NOMBRE DEL REY

la siguiente

SENTENCIA

En el recurso de suplicación interpuesto por GRUPO EMPRE S.L. contra Sentencia n.º 000356/2009 de fecha 19 de mayo 2009 dictada en los autos de juicio n.º 0000168/2009 en proceso sobre DESPIDO, y entablado por D./Dña. Evangelina contra Grupo Empre, S.L. y D. Serafin.

El Ponente, el Iltmo./a Sr./a. D./Dña. M.ª Jesús García Hernández, quien expresa el criterio de la Sala.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y terminó por sentencia, cuya relación de hechos probados es la siguiente:

Primero.-El actor, con DNI N.º NUM000, ha venido prestando servicios para la demandada desde 17.10.2005, con la categoría de dependienta, y salario de 36,20 €/día brutos y prorrateados.

Segundo.-Con fecha de 13.01.2009 le es notificado al actor carta de despido, con fecha de efectos del mismo día, con el contenido que consta en la misma, con el tenor siguiente:

En Las Palmas de G.C. a 13 de Enero de 2009.

Muy Sra. nuestra.:

Lamento tener que comunicarle que se ha resuelto rescindir su contrato con esta empresa.

Las causas que motivan la adopción de esta decisión son las siguientes.:

1.º La confirmación de que realizó ventas en efectivo de mercancías sin emitir tickets de venta, sin reflejar los ingresos en las hojas de caja y sin la aparición del importe en el arqueo diario de caja.

2.º La constatación de que realizó ventas en efectivo de mercancías emitiendo tickets de venta no autorizados, sin dejar copia de los mismos, sin reflejar los ingresos en las hojas de caja, y sin la aparición del importe en el arqueo diario de caja.

3.º Pérdida de la confianza.

En concreto, los hechos sucedidos son los siguientes.:

El 4/10/2008 Una clienta, vino a buscar un top plata que había quedado pendiente de compostura y que compró en Septiembre. La clienta aportaba justificante en factura de 100 €. La venta se realizó en efectivo la diferencia de la venta no apareció reflejada en las hojas de caja ni como sobrante en el recuento. A partir de este suceso se enumeraron todas las facturas de efectivo y se creó una libreta para el control de las entrega a cuenta.

El 15/12/2008 una clienta, vino por la tarde a devolver un vestido de Denny-Rose cuyo coste era de 49,00 € y coincidió que la dependienta había librado. Al preguntarle por el ticket dijo que la dependienta se lo había vendido sin ticket la primera semana del mes de Diciembre, cosa que la dependienta posteriormente negó y situó la venta en semanas anteriores. Sin embargo tras revisar todas la cajas del tercer y cuatro trimestre, no apareció ningún vestido vendido con esa referencia. Suponemos que el vestido se vendió en efectivo, que la dependienta se quedó el importe y que no imaginaba que quizás la clienta lo devolvería en una de las tardes que libraba.

El 20/12/08 por la mañana y coincidiendo que no estaba la dependienta una clienta se presentó en la tienda a buscar un vestido, decía que lo había reservado con 20 €, y que la dependienta no le había hecho ticket y que lo tenía dentro guardado y no en le armario de reservas como es costumbre con su ticket adosado. Bueno pues tras buscar el vestido y el registro de la entrega a cuenta en las hojas de caja, no apareció ninguna de las dos cosas. Tras comunicárselo a la dependienta nos dijo que no le había dado tiempo a anotarlo, pero después dijo que la clienta estaba confundida y que no le había dado el dinero.

El día 24/12/08 encontramos a faltar en la vitrina expositora un reloj de caballero de D&D con esfera de aluminio y correa negra valorado en 180 €. El reloj estaba en el tercer estante de una vitrina cerrada con cierre magnético, que cuando se abre hace tambalear todos los artículos de su interior y que tampoco cierra a la primera. Desde la última vez que se vio el 19/12/2008 hasta el 24/12/2008 por la mañana solo cubrió turnos la dependienta. Ella dice que seguramente se lo robaron y que no se dio cuenta. Pero en los 7 años que lleva esa vitrina en las tiendas, nunca nadie ha robado nada de dentro de ella. Segundo porque al abrir la vitrina, que se abre desde arriba, tambalea y hace bastante ruido los mismo que al cerrarla y cuando nos dimos cuenta la vitrina estaba cerrada sin el reloj y con la peana expositora vacía. Tercero porque fue el único objeto sustraído de la vitrina y al estar en el tercer estante implica que el supuesto ladrón tuvo que abrirla desde la posición erguida, agacharse para robar el reloj, y volverse a colocarse erguido para cerrarla y todo ello con el consiguiente movimiento de artículos del interior al abrir y cerrar. Y Cuarto porque en los estantes del interior habían otros relojes y monederos de D&D y GUESS más fáciles de sustraer y de similar valor y que no desaparecieron. Suponemos que vendió el reloj en efectivo, ocultó el ticket o lo vendió sin ticket y que se quedó con el dinero.

El día 8/01/09 una clienta devolvió el bolso cuyo importe era de 52,50 € aportando una factura como justificante con la numeración 1030 de la venta realizada por la dependienta en efectivo el día 11/11/2008 y llevándose otros artículos y abonando con tarjeta la diferencia que era 49, 10 €. Pues se constata que la factura 1030 no corresponde a ese bolso, que la factura aportada por la clienta no fue numerada por la dirección de la Empresa, que el importe de la venta del bolso no aparece reflejado en las hojas de caja de los meses de octubre, noviembre y diciembre ni como sobrante en los arqueos de las mismas. Suponemos que hijo la venta en efectivo con el ticket paralelo y se quedó con el dinero.

El sábado 10/01/09 coincidiendo que la dependienta libraba, vino un señor por la mañana a devolver unos zapatos de GUESS n.º 36 que llevaba en una bolsa de nuestro comercio y que había comprado en efectivo por 69.50€ hacía tres semanas. Cuando se le exigió el ticket, el hombre dijo que la dependienta le había dicho que en esta tienda no se hacían tickets a nadie y que si quería devolverlos no había ningún problema porque ella siempre estaba en la tienda y que viniera expresamente cuando estuviera ella. Bueno pues, en las cajas no se refleja el importe la venta de dicho artículo en los meses de noviembre y diciembre. Suponemos que los zapatos se vendieron en efectivo y que la dependienta se quedó con el importe.

Tras todos estos sucesos, los días 11, 12 y 13 se cotejan todos los tickets numerados de las ventas en efectivo con las hojas de caja. Desde el 1001 hasta el 1115 de las que no se encuentra rastro ni reflejo en las hojas de caja de las siguientes copias de factura:

1014 Desaparecida en el 20 o 21/10/2008.

1030 Duplicada con irregularidades y distintas 15/11/2008.

1043 Desaparecidas del 21 al 28/11/2008

1057 Desaparecida del 16 al19/12/2008

1061 Desaparecida en el 21 ó 22/12/2008 (Posible venta del reloj y ocultación del ticket?)

1082 y 1083 desaparecidas del 2 al 3/01/09

1092 desaparecida el 4 ó 5 de enero de 2009.

En ningún momento la dependienta nos ha informado de la rotura de alguna factura por error, cursándola nula, pues las instrucciones son, de que si así ocurriera, la factura debería conservarse con el error.

Dichas faltas están tipificadas como justas causas de despido en el artículo 29 del convenio colectivo aplicable a esta Empresa y sancionable con el despido por el artículo 30 del mismo texto legal.

Por todo ello, y a efectos de los previsto en el Estatuto de los trabajadores, se le notifica el despido que surte efectos el día 13 de Enero de 2009.

Sírvase firmar el duplicado de la presente a efectos de recibo, notificación y constancia.

Sin otro particular que comunicarle, atentamente.

Tercero.-El 11 de Noviembre de 2008 la actora vendió un bolso por importe de 52,50 euros que fueron abonados por la clienta en efectivo y expidiendo la actora una factura por la venta.

Que la indicada factura se hallaba reseñada con el número 1030, sin que conste que tal numero sea del puño y letra de la actora.

Cuarto.-Que en fecha 08.01.09 acudió una clienta a cambiar el bolso referido en el antecedente anterior, por otro cuyo importe ascendía a la cantidad de 101,60 euros, abonando la clienta la diferencia de 49,10 euros mediante tarjeta bancaria.

Quinto.-No consta en las hojas de caja correspondientes al día 11.11.2008, ni al día 12.11.2008, ni en las correspondientes a los meses de octubre, noviembre ni diciembre asiento alguno relativo a la venta del bolso por importe de 52,50 euros.

Sexto.-La factura reseñada con el n.º 1029 consta fechada el 11.11.2009 y la reseñada con el número 1031 consta fechada el 12.11.2009.

Séptimo.-Que las hojas de caja correspondientes a los días 11.11.09 y 12.11.09 fueron elaboradas de puño y letra de la actora.

Octavo.-Que el día 02.01.09 la actora le vendió a una clienta habitual dos faldas, y ésta hizo una entrega a cuenta de 50 euros, entregándole la actora al cliente una factura y siendo que dicha cantidad no consta en la hoja de caja realizada por la actora correspondiente a dicho día.

Noveno.-Que la clienta antedicha acudió el día 23.01.09 a retirar las faltas, no apareciendo la copia de la factura entregada a la misma el día 02.01.09, por lo que ésta no pudo retirar la mercancía.

Décimo.-- La actora tenía instrucciones del empresario de que cuando no hubiera hojas de caja suficientes, las anotaciones de ventas se realizaban en un bloc de anillas.

Undécimo.-Que cuando faltaba dinero en la caja o descuadres en la hoja de caja, la actora era obligada por el empresario a reponer dicha cantidad.

DUODECIMO.- Que cuando se hacían entregas a cuenta por un producto, el documento justificativo original se entregaba al cliente, quedando al copia unida a la prenda, hasta que el mismo era completamente abonado, momento en el que era retirado por el cliente.

DECIMO TERCERO.- Que nunca se ha realizado un inventario de la mercancía de la tienda.

DECIMO CUARTO.- Que tanto la actora como la anterior dependienta Doña Aida realizaban 40 horas semanales, y que siempre alguno de los empresarios estaba presente en la tienda.

DECIMO QUINTO.- Que los empresarios dos o tres veces en semana comprobaban las entregas a cuenta.

DECIMO SEXTO.- No consta que la actora realizara venta alguna, sin entregar factura o ticket justificativo de la operación.

DECIMO SEPTIMO.- Que el trabajador no ha ostentado en el año inmediatamente anterior al despido la condición de representante de los trabajadores en la empresa.

DECIMO OCTAVO.- En fecha 10.02.2009, se interpuso papeleta de conciliación en el SEMAC, siendo celebrado el acto de conciliación el 22.01.2009, concluyendo sin avenencia.

Segundo.-La parte dispositiva de la Sentencia de instancia dice: Que estimando la excepción de falta de legitimación pasiva alegada por el codemandado, debo estimar parcialmente la demanda origen de las presentes actuaciones, promovida por DOÑA Evangelina frente A GRUPO EMPRE, S.L. Y DON Serafin y FOGASA sobre DESPIDO, debo declarar y declaro la IMPROCEDENCIA del despido condenando a la demandada GRUPO EMPRE, S.L. a que, por tanto, a su elección lo readmita en su puesto de trabajo en las mismas condiciones que regían con anterioridad al despido, o bien le indemnice con la suma de 5.294,25 €, condenándola igualmente y en ambos casos, a que le abone los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido y hasta la de la notificación de esta Sentencia, a razón del salario declarado probado en el hecho primero; debiendo advertir por último a la demandante que la opción señalada, habrá de efectuarse ante este Juzgado de lo Social en el plazo de los CINCO DIAS SIGUIENTES, desde la notificación de la Sentencia, entendiéndose que de no hacerlo así se opta por la readmisión, y ABSOLVIENDO a DON Serafin de todos los pedimentos efectuados en su contra.

Tercero.-Frente a dicha resolución se interpuso el recurso de Suplicación, que fue impugnado de contrario


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-La sentencia de instancia estima la demanda deducida por D.ª Evangelina impugnando su despido por la empresa Grupo Empre S.L., y declara improcedente la decisión extintiva empresarial, con las consecuencias legales inherentes.

Mostrando disconformidad la dirección legal de la empresa formaliza escrito de recurso articulando un motivo único de censura, denunciando, por el cauce previsto en el ap. c/ artículo 191 LPL infracción de los artículos 218.2 LEC, 29 y 30 Convenio Colectivo del Sector del Comercio de la Pequeña y Mediana empresa en relación con el artículo 54.d ET e infracción de los artículos 58.1 y 54.1 ET y de la doctrina jurisprudencial que cita.

El recurso es impugnado por la dirección legal de la actora.

Segundo.-Expresa la Juzgadora en el fundamento jurídico segundo que "de los hasta siete hechos contenidos en la extensa carta de despido, únicamente se tiene por acreditado que la actora tras la venta realizada el día 11 noviembre 2008 por importe de 52,50 € que fueron abonados por la clienta en efectivo, no se extendió por ésta en las hojas de caja correspondientes a los meses de octubre, noviembre ni diciembre asiento alguno relativo a dicha renta". Y en el fundamento jurídico tercero que "es cierto que la actora cometió la falta que se le imputa, y es conocida la doctrina jurisprudencial sobre la transgresión de la buena fe contractual, cuando ocurre un hurto o robo en la empresa, independientemente del mayor o menor valor de lo hurtado, robado o apropiado por el trabajador dado que se infringen y vulneran los deberes básicos derivados del contrato de trabajo, tales como la lealtad mutua, la buena fe y la confianza entre otros", sin embargo la Juzgadora considerando que se trata de un hecho aislado y que la trabajadora con tres años de antigüedad en la empresa nunca había sido sancionada, estima que el hecho no reviste la gravedad suficiente para ser merecedor de la máxima sanción.

La razón asiste a la recurrente. El "robo, hurto o malversación" a la empresa es falta muy grave de conformidad con el artículo 29 del Convenio de aplicación sancionable con despido (art. 30) y en tales casos no es aplicable la doctrina gradualista.

Expresa una consolidada doctrina jurisprudencial (STS 3 octubre 1988, Rj. 1988, 7503), 17 septiembre 1999 (Rj. 1999, 7014), que procede el despido en cuanto quede evidenciada una realidad claramente constitutiva de deslealtad para con la empresa y de quebrantamiento de la buena fe, que necesariamente ha de presidir, con reciprocidad las relaciones empresa-trabajador porque sin tales presupuestos la convivencia humana y profesional sería absolutamente inviable" de modo que quebrantadas estas y rota aquella la relación laboral debe extinguirse máxime cuando deben ser tenidos en cuenta otros criterios como la peligrosidad de la conducta para la organización de trabajo y la necesidad de prevenir comportamientos semejantes.

De otro lado, de conformidad con lo dispuesto en el art. 58 ET, corresponde al empresario la facultad de imponer la sanción que estime apropiada dentro del margen que establezca la norma reguladora del régimen de faltas y sanciones. Si el Juez no se mantiene dentro de tales límites y, ante una sanción adecuada a la gravedad de la falta, declara que ha de imponerse un correctivo distinto, está realizando un juicio de valor que descalifica más que el acto del empresario el cuadro normativo sancionador, pues está expresando que alguna de las diversas sanciones previstas para un nivel de gravedad son excesivas y no puede ser utilizadas por el empresario y esto sobrepasa la potestad revisoria que las leyes conceden al Juez (STS 11 octubre 1993, Rj. 1993, 9065).

El despido ha de ser declarado procedente (art. 55.4 y 7 ET).

Tercero.-En aplicación de lo dispuesto en el artículo 201.1 de la Ley de Procedimiento Laboral, procede decretar con respecto al aseguramiento de la condena y el depósito efectuado para recurrir, el pronunciamiento pertinente. Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación.


FALLAMOS


 
Estimamos el recurso interpuesto por GRUPO EMPRE S.L., contra la sentencia de fecha 19 MAYO 2009, dictada por el JDO. DE LO SOCIAL N. 2 de LAS PALMAS DE GRAN CANARIA que en parte revocamos y con desestimación de la demanda declaramos procedente el despido sin haber lugar a indemnización ni a salarios de tramitación, absolviendo a Grupo Empre S.L.

Devuélvase a la recurrente el importe de la consignación y del depósito efectuados para recurrir. Notifíquese este Sentencia a las partes y al Ministerio Fiscal de este Tribunal Superior de Justicia.

ADVERTENCIAS LEGALES.-

Contra esta Sentencia cabe recurso de casación para la unificación de doctrina ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, que necesariamente deberá prepararse por escrito firmado por Letrado dirigido a esta Sala de lo Social y presentado dentro de los 10 días hábiles siguientes al de su notificación.

Además, si el recurrente hubiere sido condenado en la sentencia, deberá acompañar, al preparar el recurso, el justificante de haber ingresado en la cuenta de Depósitos y Consignaciones abierta en el BANESTO cta. número 3537/000066 0193/2010 a nombre de esta Sala el importe de la condena, o bien aval bancario en el que expresamente se haga constar la responsabilidad solidaria del avalista. Si la condena consistiere en constituir el capital-coste de una pensión de Seguridad Social, el ingreso de éste habrá de hacerlo en la Tesorería General de la Seguridad Social y una vez se determine por éstos su importe, lo que se le comunicará por esta Sala.

El recurrente deberá acreditar mediante resguardo entregado en el Secretaría de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo al tiempo de la personación, la consignación de un depósito de 300 Euros en la entidad de crédito BANESTO c/c 2410000066 0193/2010, Sala de lo Social del Tribunal Supremo.

Están exceptuados de hacer todos estos ingresos las Entidades Públicas, quiénes ya tengan expresamente reconocido el beneficio de justicia gratuita o litigasen en razón a su condición de trabajador o beneficiario del régimen público de la Seguridad Social (o como sucesores suyos), aunque si la recurrente fuese una Entidad Gestora y hubiese sido condenada al abono de una prestación de Seguridad Social de pago periódico, al anunciar el recurso deberá acompañar certificación acreditativa de que comienza el abono de la misma y que lo proseguirá puntualmente mientras dure su tramitación.

Una vez firme lo acordado, devuélvanse las actuaciones al Juzgado de lo Social de origen para el oportuno cumplimiento.

Así, por esta nuestra Sentencia, definitivamente juzgado, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación