Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 1) de 29 de diciembre de 1990


 RESUMEN:

Congruencia de las sentencias: Requisitos jurisprudenciales. No existe incongruencia por exceso. Error en la apreciación de la prueba: Las manifestaciones testificales no tienen el carácter de documento a efectos casacionales. Evidente contradicción: Formulación simultánea del motivo en dos ordinales diferentes.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-El Procurador don Federico López Ruiz en nombre y representación de don Sergio, formuló demanda de juicio declarativo ordinario de menor cuantía ante el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Valladolid, contra la Entidad "Ferrovial, S. A.», sobre reclamación de cantidad, y tras alegar los hechos y fundamentos de Derecho que estimó aplicables al caso, terminó suplicando se dictara en su día sentencia condenando a la demandada a pagar al señor Sergio 3.312.000 pesetas y el importe de la cantidad de dinero, suficiente, para legrar la nivelación de la finca, y su dotación de una capa de 50 centímetros de tierra vegetal, más la cantidad de 514.086 pesetas de cosechas frustradas y gastos necesarios improductivos, y al pago de las costas del juicio.

Segundo.-Admitida la demanda y emplazada la demandada "Ferrovial, S. A.», compareció en su nombre y representación el Procurador don Javier Gallego Brizuela, que contestó a dicha demanda alegando los hechos y fundamentos de Derecho que estimó de aplicación y terminaba suplicando se tuviera por contestada en tiempo y forma la demanda y se dictara en su día sentencia en la que con absolución de "Ferrovial, S. A.», desestimando la demanda, con expresa condena de costas a la parte demandante.

Tercero.-Convocadas las partes a la comparecencia establecida en el artículo 691 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, ésta se celebró el día señalado, con asistencia de las partes sin avenencia.

Cuarto.-Recibido el pleito a prueba se practicó las que propuestas por las partes fueron declaradas pertinentes

Quinto.-Unidas a los autos las pruebas practicadas se convocó a las partes a comparecencia poniéndolas, mientras tanto, las pruebas de manifiesto en Secretaría para que hicieran un resumen de las mismas, lo que verificaron en tiempo y forma, quedando los autos en poder del señor Juez para dictar sentencia.

Sexto.-El señor Juez de Primera Instancia número 2 de Valladolid, don Luis Alonso Torés, dictó sentencia de fecha 16 de mayo de 1987, cuyo fallo literalmente es como sigue: "Que debo absolver y absuelvo a Entidad "Ferrovial, S. A.", de la demanda deducida por don Sergio .»

Séptimo.-Interpuesto recurso de apelación contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Valladolid, de fecha 16 de mayo de 1987, por la representación de don Sergio, la Sala Primera de lo Civil de la Excma. Audiencia Territorial de Valladolid, dictó sentencia de fecha 1 de octubre de 1988, integrada por los Excmos. Sres. don Germán Cabeza Miravalles, don José Luis de Pedro Mimbrero y don Pablo Cachón Villar, cuya parte dispositiva es como sigue: "Revocamos la sentencia dictada por el Iltmo. Sr. Magistrado-Juez de Primera Instancia número 2 de esta ciudad, el 16 de mayo de 1987, y estimando en parte la demanda formulada por don Sergio, debemos condenar y condenamos a la demandada "Ferrovial, S. A." 1.° A que realice la completa explanación de la finca del actor, que se describe en la demanda, hasta igualar la parte más baja con la cota de más altura, o a que satisfaga el importe de la obra a su elección; 2.° A que satisfaga al actor la cantidad de doscientas mil pesetas (200.000 pesetas) como importe de los daños y perjuicios causados por incumplimiento del contrato, y absolvemos a la demandada de las demás pretensiones de la demanda, sin hacer especial imposición de las costas de ambas instancias.»

Octavo.-El Procurador don Argimiro Vázquez Guillen, en nombre y representación de "Ferrovial, S. A.», presentó escrito formulando recurso de casación contra la sentencia dictada por la Excma. Audiencia Territorial de Valladolid, Sala Primera de lo Civil, en fecha 1 de octubre de 1988, en base a los siguientes motivos: 1.° No admitido en trámite de admisión por auto de esta Sala del Tribunal Supremo, de fecha 12 de abril de 1989 . 2.° Al amparo del número 5 del artículo 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, al haberse cometido por parte de la Sala Primera de lo Civil de la Audiencia Territorial de Valladolid, infracción del artículo 359 de la Ley de Enjuiciamiento Civil que textualmente expresa: "Las sentencias deben ser claras, precisas y congruentes con las demandas y las demás pretensiones deducidas oportunamente en el pleito, haciendo las declaraciones que éstas exijan, condenando o absolviendo al demandado y decidiendo todos los puntos litigiosos que hayan sido objeto del debate». 3.° Al amparo de los números 4 y 5 del artículo 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, al haberse cometido por parte de la Sala Primera de lo Civil de la Audiencia Territorial de Valladolid, error en la apreciación de la prueba basada en los documentos que se especifican a continuación e infracción de lo dispuesto en el artículo 1.289 del Código Civil . La Sentencia de la Audiencia comete error en la apreciación de la prueba testifical practicada al señor Juan Pedro, cuando no considera como contraprestación de mi representada el vertimiento y explanación de las tierras excavadas en la obra que ejecutó, compensando de esta manera el fuerte desnivel existente en la finca de la actora, que de otra forma se hubiera precisado a realizar por su cuenta.

Noveno.-Admitido el recurso, se evacuó el trámite de instrucción por las partes en el plazo establecido, quedando los autos en poder del señor Presidente de Sala para señalamiento.

Ha sido Ponente el Excmo. Sr. Magistrado don Alfonso Barcala Trillo Figueroa.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-En la demanda de juicio declarativo de menor cuantía, promovido por don Sergio contra la Compañía mercantil "Ferrovial, S. A.», se hicieron valer las siguientes alegaciones fácticas, expuestas en síntesis: 1) El señor Sergio era propietario de una finca rústica de regadío, de unas siete hectáreas, sita al pago de "La Barraca» o "La Cuarenta y una », término municipal de Valladolid, y emplazada a 200 metros de la carretera Burgos-Portugal, cuyas obras de ampliación o desdoblamiento se realizaban por la Cía. "Ferrovial, S. A.», y dieron lugar a movimientos de tierras procedentes de las excavaciones y desmontes, que originó la necesidad de evacuar y ubicar esas tierras. 2) Como la referida finca tenía una diferencia de nivel, se convino entre el señor Sergio y "Ferrovial, S. A.», que la tierra y áridos, provinientes de los desmontes y extracciones, se llevasen a la finca, hasta igualar la parte más baja con la que estaba a otra cota de más altura, y logrado el mismo nivel, "Ferrovial, S. A.», tenía que dotar a la finca de una capa de tierra vegetal, de unos 50 centímetros, para que la producción agrícola fuese semejante a la que antes tenía. 3) Pese al acuerdo habido, lo que hizo "Ferrovial, S. A.», fue echar tierras sobre una parte de la finca, dejando sin rellenar la mayor parte de los niveles bajos, y sin realizar igualación alguna, ni aplicar la tierra vegetal, y 4) Al señor Sergio, además, se le ocasionaron determinados perjuicios que, en detalle, se describían en la demanda. La sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Valladolid, del 16 de mayo de 1987, absolviendo a "Ferrovial, S. A.», de la demanda, fue revocada por la dictada, en 1 de octubre de 1988, por la Sala de lo Civil de la que fue Excma. Audiencia Territorial de Valladolid, que condenó a "Ferrovial, S. A.», a: 1.° A realizar la completa explanación de la finca del actor, hasta igualar la parte más baja con la cota de más altura o a que satisfaga el importe de la obra, a su elección, y 2.° A satisfacer al actor la cantidad de 200.000 pesetas, por importe de los daños y perjuicios causados por incumplimiento de contrato, absolviéndole de las demás pretensiones de la demanda, y sin hacer expresa imposición de las costas causadas en ambas instancias. Y es esta segunda resolución, la recurrida en casación por la Cía demandada-condenada.

Segundo.-El recurso se estructura a través de tres motivos pero su estudio ha de reducirse al de los dos últimos, segundo y tercero, al haber sido el primero declarado inadmitido por auto de la Sala, de 12 de abril de 1989. El motivo segundo se ampara en el ordinal 5.° del artículo 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por infracción del artículo 359 de dicha Ley, al estimarse por el recurrente que la sentencia del Tribunal "a quo» resultó incongruente con lo pedido en la demanda, habiéndose rectificado por el señor Letrado recurrente, en el acto de la vista, la incardinación del motivo, al corresponderle la del ordinal 3.° y no, la del 5.°, como, por equivocación involuntaria se hizo constar. La argumentación del motivo se centra en que la demanda "pide la condena al pago de la cantidad de 3.312.000 pesetas, que estima suficientes para quedar la finca en las condiciones anteriores a la intervención de "Ferrovial, S. A.", o, subsidiariamente, a pagar la cantidad de dinero necesaria para nivelar la finca», pretensión que en nada coincide con el fallo de la sentencia, cuando condena a "Ferrovial, S. A.», "a que realice la completa explanación de la finca del actor que se describe en la demanda, hasta igualar la parte más baja con la cota de más altura, o a que satisfaga el importe de la obra a su elección» y "también, se genera incongruencia al exceder el fallo del máximo del "quantum" pedido, puesto que en parte alguna... se pide o se dice que lo convenido fuera la nivelación de la parte más baja con la cota de más altura». Así planteado el problema, ha de resolverse a través de la reiterada doctrina que ha venido manteniendo la Sala en relación con el tema de la congruencia en las sentencias, cuyos límites aparecen configurados en las declaraciones jurisprudenciales que se transcriben seguidamente, entresacadas del conjunto doctrinal: "si bien es cierto que el principio jurídico-procesal de la congruencia, puede verse afectado por la falta de concordancia entre los elementos fácticos aducidos por los litigantes y los acogidos por el Tribunal como fundamento esencial para emisión del fallo, no lo es menos que cabe apreciarse su realidad y existencia de acuerdo con el resultado de la prueba practicada, cosa que no puede provocar una incongruencia, ni bajo la rúbrica de este vicio "in judicando" debe atacarse dicha apreciación, reemplazándola por la propia y particular del recurrente» (sentencia de 28 de octubre de 1970 ), "no impone sino una racional adecuación del fallo a las pretensiones de las partes y a los hechos que las fundamentan, pero no una literal concordancia, y por ello, guardado el debido acatamiento al componente jurídico de la acción y a la base fáctica aportada por los contendientes, le está permitido al órgano jurisdiccional establecer su juicio crítico de la manera que entiende más ajustada» (sentencias de 6 de marzo de 1981, 27 de octubre de 1982 y 28 de enero, 16 de febrero y 30 de junio de 1983 y 9 de abril de 1985 ), "el deber de congruencia obliga a dar a las pretensiones de las partes una respuesta directa y coherente y a resolver todos los puntos litigiosos» (sentencia de 30 de mayo de 1984 ), "la armonía entre los pedimentos de las partes con la sentencia, no implica necesariamente un acomodo rígido a la literalidad de los suplicado, sino que también ha de hacerse extensivo aquellos otros extremos que, de algún modo, lo complementen y precisen o que contribuyan a la fijación de sus lógicas consecuencias, bien surjan de los alegatos de las partes, bien sean precisiones o aportaciones en sus probanzas, porque lo perseguido no es otra cosa que el órgano jurisdiccional se atenga a la sustancia de lo pedido y no a su literalidad» (sentencias de 19 de enero de 1984 ) y "no se produce incongruencia por el cambio del punto de vista del Tribunal respecto al de los interesados, siempre que se observe por aquél el absoluto respecto para los hechos, que son los únicos elementos que pertenecen a la exclusiva disposición de las partes, si bien, con la facultad del Juzgador de fijar los alegados de modo definitivo, según el resultado de las pruebas» (sentencia de 13 de diciembre de 1985 ). Pues bien, proyectando la doctrina expuesta al caso de autos, el resultado determinante es la claudicación del motivo, bastando hacer al respecto las consideraciones que siguen: a) La significación gramatical de "explanar», "igualar» y "nivelar» son, esencialmente idénticas: "allanar», "poner un terreno llano y horizontal», "alisar», "quitar las irregularidades del borde de algo», "hacer una cosa semejante a otra», "poner horizontal un plano o superficie, haciendo desaparecer la inclinación en las partes que la tienen» y "poner dos o más cosas a la misma altura», b) En el pedimento segundo del suplico de la demanda se hace expresa mención de "lograr la nivelación de la finca», pretensión que coincide con la exposición fáctica de aquélla, incluso, en la contestación a la demanda se expresa que "Ferrovial, S. A.», se comprometió a: "dejar explanada la zona en la que realizara los vertidos», c) La correlación entre una obligación de hacer y su equivalencia dineraria, encaja perfectamente en el contenido del artículo 1.091 del Código Civil, así como en el 1.258 del mismo, desprendiéndose, igualmente, de los artículos reguladores de la ejecución de la sentencia, en concreto, 1.924 y 1.926. d) Como acertadamente expone la sentencia recurrida, la conducta de hacer una cosa determinada, está implícita en la obligación de abonar el importe del resultado de dicho quehacer y e) Desde luego, conceder a la entidad condenada la elección entre hacer la explanación o satisfacer el importe de esa obra, no puede entenderse como incongruencia por exceso, ya que la ejecución personal de la obra representaría cuantitativamente menos que su pago en metálico.

Tercero.-El motivo tercero, último que resta por examinar, se acoge a los ordinales 4.° y 5.° del repetido artículo 1.692, diciéndose literalmente: "al haberse cometido por parte de la Sala Primera de lo Civil de la Audiencia Territorial de Valladolid error en la apreciación de la prueba basado en los documentos que se especifican a continuación e infracción de lo dispuesto en el artículo 1.289 del Código Civil ». La formulación simultánea del motivo en ordinales de tan distinta naturaleza, como son los 4.° y 5.°, representa una evidente contradicción, como así se ha venido declarando por la Sala, con apoyo en lo dispuesto en los rituarios artículos 1.707, 1.710, regla 2.a, siendo de observar, además, en el concreto de que se trata, que no contiene cita alguna de documento que pudiera acreditar el error padecido por el Tribunal "a quo», toda vez que la referencia a la prueba testifical Don Juan Pedro es de una absoluta improcedencia, en cuanto que es doctrina repetida y uniforme de la Sala 1.ª relativa a que las manifestaciones testificales no tienen carácter de documento a efectos casacionales. Por lo que respecta a la infracción del artículo 1.289 del Código, favorable a la "mayor reciprocidad e intereses», el argumento del recurrente radica en que: "la no valoración adecuada de la contraprestación que se realiza y el fallo compensatorio que se pretende por la Audiencia, cuando condena a mi parte a la nivelación total de la finca con arreglo a la cota de máxima altura, rompe el equilibrio real de las contraprestaciones dada la gravosidad económica de la misma, que deja empequeñecida y ridicula la cantidad de 3.312.000 pesetas, que pide la demandante en su petición principal, debido al gran volumen de tierras que se necesitarían, que excede ampliamente del total extraído en las obras realizadas por "Ferrovial, S. A.». Esta argumentación no puede ser atendida, en virtud de cuanto se expone a continuación: 1.º Es equivocado el planteamiento de equiparar la cifra de 3.312.000 pesetas con el posible coste de la explanación o nivelación, pues aquélla se exigía, en el primer pedimento del suplico, para que la finca quedase "en las condiciones anteriores a la intervención de Ferrovial», o sea, para una operación distinta a la propiamente niveladora, ya que la de realizar para dejar la finca en su primitivo estado, sería la retirada de las tierras vertidas. 2° La referencia a una valoración inadecuada, supone, de alguna manera, un cálculo previo sobre el posible coste de completar la explanación, así como que, en función de esa valoración, el Tribunal "a quo», hubiera sufrido un error al interpretarle, particulares cuya discusión no sería permitida en el ámbito del ordinal 5.°, en el que se refugia la presunta vulneración del artículo 1.289, y aun en el caso que se estimase que la valoración es la figurada en el informe pericial del señor Alvaro, en su contestación al apartado 3.° del temario del actor (folio 86), la cifra en cuestión sería la de 206.280 pesetas, la cual, es muy inferior a la tomada como orientadora en el motivo, y 3.° De interpretarse el artículo 1.289, en su proyección al caso de autos, de la manera que hace el recurrente, el resultado no sería equilibrar los recíprocos intereses de las partes, sino, lo contrario, desequilibrar los correspondientes al dueño del terreno, pues de practicarse el vertido de tierras sin procurar la igualación del nivel, la propiedad no hubiera obtenido ninguna contraprestación, por todo lo cual, ante la imposibilidad de atribuir al Tribunal "a quo», la infracción denunciada, ello origina la inviabilidad del motivo.

Cuarto.-La desestimación del recurso de casación formalizado por la entidad "Ferrovial, S. A.», lleva consigo, por disponerlo así, el párrafo final del artículo 1.715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, la declaración de no haber lugar al mismo y la imposición de las costas a la parte recurrente, sin que proceda pronunciarse acerca del depósito prevenido en el artículo 1.703, al no haberse constituido en razón a la falta de conformidad entre sí de las sentencias recaídas en la primera y segunda instancia.

Por lo expuesto anteriormente, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español,

FALLAMOS:

Se declara no haber lugar al recurso de casación interpuesto por el Procurador don Argimiro Vázquez Guillen, en nombre y representación de "Ferrovial, S. A.», contra la sentencia dictada por la Sala Primera de lo Civil, de la entonces Excma. Audiencia Territorial de Valladolid de fecha 1 de octubre de 1988, con imposición de las costas originadas en el presente recurso a la parte recurrente. Líbrese a la citada Audiencia la certificación correspondiente con devolución de los autos y rollo de Sala en su día remitidos.

ASI, por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA, pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación