Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. (Sala 1) de 31 de diciembre de 1990


 RESUMEN:

Recurso extraordinario de revisión: No cabe contra las sentencias dictadas en juicios ejecutivos porque son susceptibles de ser combatidas en juicio declarativo ordinario. Improcedencia del recurso: En caso de existir maquinaciones fraudulentas estarían caducadas.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-El Procurador de los Tribunales don Ignacio Corujo Pita, en nombre y representación de «Paraclub Asturias», dedujo demanda de recurso extraordinario de revisión contra la sentencia que el 8 de mayo de 1984 dictó el Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Gijón en autos de juicio ejecutivo 330/84 promovidos por don Juan Antonio contra dicha entidad, alegando, en síntesis, los siguientes hechos: Que en el procedimiento ejecutivo instado contra su representada se señaló como su domicilio social el de la Federación Provincial de Deportes Aéreos y compareció en su nombre quien nada tenía que ver con dicha entidad manifestando ser su representante legal y reconociendo la supuesta deuda; que esta situación alevosamente provocada causó indefensión total y absoluta a «Paraclub Asturias», pues las dos diligencias de embargo fueron asimismo realizadas al que no era su representante legal; que «Paraclub Asturias» conoció cuanto pasaba al ser requeridos a aportar los títulos de los bienes sacados a subasta en favor del adjudicatario, por lo que interpuso querella por delito de estafa, actuaciones en las que se declaró su archivo. Alegó a continuación los fundamentos de Derecho que estimó oportunos para terminar suplicando se dicte sentencia «acogiendo el presente recurso y rescindiendo en todo, la sentencia impugnada y cuantos actos dimanen de la misma, declarando la nulidad de lo actuado, al no haber sido citado mi mandante al procedimiento en el que era demandado, ni en su domicilio ni en la persona a quien legítimamente le correspondía ostentar su representación, volviendo las actuaciones al momento de su primera citación que habrá de hacerse en forma, inclusive las diligencias preparatorias que motivaron el ejecutivo, expidiéndose certificación literal de dicho fallo y procediendo a la devolución de los autos al Juzgado de su procedencia, a los fines expresados en el artículo 1.807 de la propia Ley de Enjuiciamiento Civil ».

Segundo.-Emplazado el demandado compareció en su nombre y representación el Procurador don Isacio Calleja García, quien se opuso al recurso de revisión en base a cuantos hechos exponía y fundamentos que alegaba y que se dan por reproducidos en honor a la brevedad, terminando suplicando se dictase sentencia «por la que con desestimación del recurso declare no haber lugar a la revisión interesada, con imposición de costas».

Tercero.-No habiéndose solicitado por ninguna de las partes el recibimiento a prueba, se acordó traer los autos a la vista para sentencia con citación de las mismas, y comunicados los autos al Ministerio Fiscal a los fines prevenidos en el artículo 1.802 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, emitió dictamen en el sentido de que procedía no haber lugar a la revisión solicitada en base a cuantos fundamentos exponía y que igualmente se dan por reproducidos.

Cuarto.-Se señaló para la vista el día 21 de diciembre de 1990, en que ha tenido lugar. Ha sido Ponene el Excmo. Sr. Magistrado don Jesús Marina Martínez Pardo.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-Como ya ha dicho esta Sala, la última vez en sentencia de 20 de octubre de 1990, contra las sentencias dictadas en juicios ejecutivos, porque son susceptibles de ser combatidas en juicio declarativo ordinario (artículo 1.479 de la Ley de Enjuiciamiento Civil), no cabe el recurso extraordinario de revisión. Si a ello se añade que las supuestas maquinaciones fraudulentas fueron conocidas, según la propia versión de los hechos que contiene la demanda, en el lejano 1984, está fuera de duda que si hubieren sido ciertas estarían absolutamente caducadas, por lo que debe declararse improcedente el recurso (artículo 1.809), conforme solicita el demandado y el Ministerio Fiscal. Todo con expresa condena en costas y pérdida del depósito constituido para promoverlo.

Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español,

FALLAMOS:

Que debemos declarar y declaramos no haber lugar al recurso extraordinario de revisión sustanciado en estas actuaciones, con imposición de costas a la parte recurrente y la pérdida del depósito constituido para recurrir, al que se dará el destino legal; y líbrese al Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Gijón la certificación correspondiente.

ASI, por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA, pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Moleskine
III Congreso Nacional Compliance
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación