Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.N. 74/2010 de 27 de diciembre


 RESUMEN:

Delito de falsificación de moneda: En su modalidad de tarjetas de crédito. Existencia de material probatorio. Delito de tentativa de estafa: No se perfeccionó el delito.

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a veintisiete de diciembre de 2010.

Vistos en juicio oral y público en la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional el Rollo de Sala n.º 118/10 dimanante del Sumario Ordinario n.º 80/10 del Juzgado Central de Instrucción n.º3, seguido por falsificación de moneda y estafa, siendo partes:

- Como acusado: Victor Manuel, nacido el día 13 de marzo de 1977 en China, hijo de Deyou y Jin Ying, con NIE n.º NUM000, en situación de prisión provisional por esta causa a virtud de auto de fecha 2 de mayo del presente año 2010, habiendo sido detenido el día 30 de abril anterior.

Está representado por la Procuradora de los Tribunales Sra. Sánchez Prieto y defendido por el Letrado D. Julián de Martín Muñoz.

- Como Acusación:

La Acusación Pública del Ministerio Fiscal, representada por el Ilmo. Sr. Don Luis Barroso González.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-El Ministerio Fiscal, en el trámite de conclusiones provisionales que elevó a definitivas, calificó los hechos como constitutivos de:

- Un delito de falsificación de moneda falsa, en su modalidad de tarjetas de crédito, previsto en los artículos 386, párrafo 1.º, n.º 1.º, y 387 del Código Penal, y un delito intentado de estafa, previsto en los artículos 248.1 y 2,249 y 16.1 del Código Penal.

- Es autor responsable criminalmente del delito de falsificación de moneda en concepto da autor por cooperación necesaria, y del delito intentado de estafa en concepto de autor material: Artículos 27 y 28, párrafo 1.º y 2.º, apartado b) del Código Penal.

- No concurren circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

- Procede imponer al procesado, por el delito de falsificación de moneda la pena de OCHO AÑOS DE PRISIÓN, y por el delito intentado de estafa, la pena de TRES MESES DE PRISIÓN; accesorias de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por el tiempo de la condena, comiso de la tarjeta falsa intervenida y costas.

Segundo.-Por la defensa del acusado en el mismo trámite se mostró disconformidad al escrito de conclusiones provisionales formulado por el Ministerio Fiscal, interesándose la libre absolución de Victor Manuel.


HECHOS PROBADOS

Único.-Sobre las 11 horas del día 30 de abril del presente año 2010, el acusado Victor Manuel, mayor de edad y sin antecedentes penales, fue retenido por el responsable de seguridad del establecimiento MEDIA MARKT de la ciudad de Tarragona, sito en el polígono industrial de Les Gavarres, hasta que se personaron en el lugar agentes del Cuerpo de Mossos d'Esquadra que habían sido avisados de que el acusado cuando pretendía abonar la compra realizada de un ordenador portátil marca Packard Bell, cuyo precio era de seiscientos noventa y nueve euros (699€), entregó para abonar su importe, una tarjeta bancaria a su nombre, apercibiéndose la cajera de dicho establecimiento de que aparecía en el terminal del TPV el mensaje "tarjeta capturable", la cual quedó inmediatamente intervenida, tratándose de la tarjeta Visa de la entidad TD CANADA TRUST, con n.º NUM001 en la que figuraba la expedición aparentemente a nombre del acusado, sin que ello reflejase la realidad ya que se correspondía a una tarjeta emitida por la Caja de Ahorros de Segovia y la expedición a nombre de Antonia, aconteciendo que para la confección de aquélla inauténtica, el procesado había facilitado sus datos de identidad a fin de conseguirla, los que finalmente aparecían tanto en el anverso como en la banda magnética de la misma.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Los Hechos Declarados Probados son legalmente constitutivos de un delito de falsificación de moneda, en su modalidad de tarjetas de crédito, definido en el articulo 399 bis-1, inciso primero del Código Penal, conforme a la reforma operada por Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio.

El acusado en el acto del juicio oral reconoció que había sido detenido el día 30 de abril del año en curso en el establecimiento MEDIA MARKT sito en la ciudad de Tarragona, tras haber querido comprar el ordenador portátil marca PACKARD BELL, si bien no llegó a pagar la adquisición de dicho aparato con la tarjeta que le fue ocupada, añadió, que dicha tarjeta de crédito estaba a su nombre, que se la habían dado tres personas desconocidas, a las que les facilitó su nombre, pero que no sabía que era falsa, aclarando finalmente que aunque dispone de una cuenta bancaria en la Caixa, no tiene abierta otra vinculada a la tarjeta en cuestión contra cuyos fondos o saldo cargar las adquisiciones llevadas a cabo con dicho medio de pago.

La realidad de que los hechos acontecieron en la forma descrita en el relato fáctico deriva de dicha declaración aún cuando su defensa en el informe emitido expusiera que tales manifestaciones generan duda acerca de que el acusado llegara a hacer uso de la tarjeta inauténtica que le fue intervenida y que supiera su naturaleza falsaria.

Comenzando por esta última afirmación, es insostenible que una persona que facilita sus datos personales a otra u otras tras preguntarle éstas si desea que se le haga entrega de una tarjeta, desconozca, cuando le es entregada lo que parecía una tarjeta de crédito que tenga esas características.

Ello por cuanto es contrario a las disposiciones legales y usos comerciales la adquisición por esa vía de una tarjeta de crédito de curso legal, sino es la misma expedida por las entidades bancarias en las que se insertan los datos de su titular y a la par contra una cuenta bancaria en la que se cargan las disposiciones efectuadas por adquisición de cualquier objeto como medio de pago en sustitución del papel moneda o la moneda también de curso legal.

Además si se lee su declaración judicial, tras ser detenido lo que en la misma se expresa por el hoy acusado, coincide con lo acabado de referir, esto es, admitió la confección por unos desconocidos y el valerse de la misma para abonar el importe del ordenador que iba a comprar.

Se corrobora lo antedicho con el testimonio del responsable de seguridad del establecimiento en que se detectó la ilícita operación pretendida por el acusado, y, coincidente con el testimonio de los Mossos con número profesional NUM002 y NUM003, que inmediatamente que fueron avisados se personaron y procedieron a la detención del acusado.

De otro lado, tratarse de una falsificación, lo manifestaron los Sres. peritos comparecidos al plenario, los miembros del Cuerpo Nacional de Policía con carnet profesional NUM004 y NUM005, que se ratificaron en el informe obrante a los folios 222 y siguientes del procedimiento, los que especificaron que el análisis efectuado comienza por contrastar la presunta tarjeta con otras auténticas y que seguidamente en ese cotejo, se comprobó que discrepaba la primera de las segundas en el sistema de impresión.

Finalmente añadir que la aportación por el acusado de sus datos de identidad aparecidos impresos en el documento le ubica en la participación como cooperador necesario en la confección falaz a modo de una auténtica tarjeta de crédito.

Por todo ello, el Tribunal ha adquirido la convicción exigida por el artículo 741 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal en base al material probatorio practicado en el juicio oral y que ha sido analizado.

Segundo.-Asimismo los hechos declarados probados constituyen un delito de estafa en grado de tentativa de los artículos 248.2,C) y 249 en relación con el articulo 16.1 del Código Penal.

Sentado que utilizó el documento falaz, no se perfeccionó el delito, por cuanto, se alertó de que el mismo era "capturable", no porque el acusado desistiera de su quehacer delictivo, sino por tal incidencia ajena a su voluntad, frustrándose así el que lograra adquirir el ordenador valiéndose de la aparente tarjeta de crédito.

Estos extremos se acreditan acudiendo nuevamente al resultado de la prueba practicada en el curso del plenario dado que así lo refirió el responsable de seguridad del establecimiento y el mismo acusado en la forma que ya se expuso anteriormente.

Tercero.-Del delito de falsificación de moneda el acusado es autor criminalmente responsable por cooperación necesaria y del delito intentado de estafa en concepto de autor material, de conformidad con los artículos 27 y 28, párrafo 1.º y 2, apartado b), del Código Penal.

Cuarto.-En la ejecución de los delitos no concurren circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

Quinto.-Procede imponer al acusado por el delito de falsificación de moneda la pena de cuatro años de prisión, junto a la de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y por el delito intentado de estafa, la pena de tres meses de prisión, e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.

La pena que por el primero de los delitos interesó el Ministerio Fiscal fue la de seis años de prisión por cuanto indicó en el informe que era la correspondiente al grado medio, sin embargo se impone la de cuatro años, que es el grado mínimo por cuanto se trató de una operativa aislada que además finalmente no llegó a producir los efectos pretendidos por el acusado.

Por el delito intentado de estafa, tal como ya se ha aventurado es de acoger la petición de dicho Ministerio Público, procediendo la imposición de la pena de prisión de tres meses.

Sexto.-En orden a las costas procesales, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 123 del Código Penal son de imponer al acusado.

Séptimo.-Procede decretar el comiso del documento falaz intervenido al que se le dará el destino legal.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación, EL TRIBUNAL HA ACORDADO QUE,


FALLAMOS


 
QUE DEBEMOS CONDENAR Y CONDENAMOS al acusado Victor Manuel como autor criminalmente responsable de un delito de falsificación de moneda, en su modalidad de tarjetas de crédito y otro de tentativa de estafa, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena por el primero de ellos, de CUATRO AÑOS DE PRISIÓN con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de dicha condena, y, por el segundo a la pena de TRES MESES DE PRISIÓN y dicha pena accesoria durante el tiempo de la condena, así como al pago de las costas procesales.

Se decreta el comiso del documento falaz intervenido al que se le dará el destino legal.

Para el cumplimiento de la pena privativa de libertad, se computará el tiempo de privación de libertad sufrido por esta causa.

Notifíquese esta sentencia a las partes, haciéndoles saber que contra la misma cabe interponer recurso de casación por infracción de ley o quebrantamiento de forma, ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, que deberá ser anunciado en el plazo de cinco días, a contar desde la última notificación.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se llevará certificación al Rollo de Sala y se anotará en los registros correspondientes, la pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada ha sido la anterior sentencia por la Magistrada Ponente Ilma. Sra. D.ª TERESA PALACIOS CRIADO, estando celebrando audiencia pública el día de su fecha. Doy fe.


Este documento reproduce el texto distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de las condiciones generales de reutilización establecidas por el artículo 3.6 del Reglamento 3/2010, sobre reutilización de sentencias y otras resoluciones judiciales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación