Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Pontevedra 295/2010 de 14 de mayo


 RESUMEN:

Responsabilidad civil: Reclamación de cantidad. Daños causados en el interior de un autobús urbano. Caída como consecuencia de frenazo. La perjudicada es receptora pasiva de la violencia generada por otro. El conductor debe probar su diligencia y no lo hace. Seguros: Compatibilidad y complementariedad entre seguro obligatorio y el de viajeros. No duplicidad de indemnizaciones. Indemnización: Cuantificación.

PONTEVEDRA

SENTENCIA: 00295/2010

Domicilio: C/LALÍN, NÚM. 4 - PRIMERA PLANTA - VIGO

Telf.: 986817388-986817389 - Fax: 986817387

Modelo: SEN00

N.I.G.: 36038 37 1 2008 0600260

ROLLO: RECURSO DE APELACION (LECN) 0003110 /2008

Juzgado procedencia: JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 7 de VIGO

Procedimiento de origen: PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000031 /2007

APELANTE: Edurne

Procurador/a: SILVIA DOMINGUEZ DOMINGUEZ

Letrado/a: M.ª PILAR VILLAR PEREZ

APELADO/A: MERCURIO, S.A., VIGUESA DE TRANSPORTES, S.A., Jose Francisco

Procurador/a: LUIS CESAR TORRES GOBERNA, VICTORIA SOÑORA ALVAREZ, VICTORIA SOÑORA ALVAREZ

Letrado/a: JAVIER ALVAREZ-BLAZQUEZ FERNANDEZ, JOSE E. PAZ FERNANDEZ, JOSE E. PAZ FERNANDEZ

LA SECCIÓN SEXTA DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE PONTEVEDRA, SEDE VIGO, compuesta por los Ilmos. Sres.

Magistrados D. Jaime Carrera Ibarzabal, Presidente; D. Juan Manuel Alfaya Ocampo y Dña Magdalena Fernández Soto, han

pronunciado

EN NOMBRE DEL REY

La siguiente

SENTENCIA núm.295/10

En Vigo, a catorce de mayo de dos mil diez.

VISTO en grado de apelación ante esta Sección 006 de la Audiencia Provincial de PONTEVEDRA, sede Vigo, los autos de PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000031 /2007, procedentes del JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 7 de VIGO, a los que ha correspondido el núm. de Rollo de apelación 0003110 /2008, es parte apelante-demandante: D./.ª Edurne, representado por el procurador D./.ª SILVIA DOMINGUEZ DOMINGUEZ y asistido del letrado D./.ª M.ª PILAR VILLAR PEREZ; y, apelado-demandado: MERCURIO, S.A. representado por el procurador D./.ª LUIS CESAR TORRES GOBERNA y asistido del letrado D./.ª JAVIER ALVAREZ-BLAZQUEZ FERNANDEZ, y VIGUESA DE TRANSPORTES, S.L. y D. Jose Francisco, representados por la procuradora Dña Victoria Soñora Alvarez y asistido del letrado D. José Enrique Fernández Paz sobre reclamación cantidad.

Ha sido Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D./D.ª Magdalena Fernández Soto, quien expresa el parecer de la Sala.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Por el Juzgado de 1.ª Instancia núm. 17/12/2007, con fecha 17/12/2007, se dictó sentencia cuyo fallo textualmente dice:

"Que estimando en parte la demanda promovida por la procuradora Dña Silvia Domínguez Domínguez en nombre y representación de Dña Edurne frente a D. Jose Francisco, la mercantil Viguesa de Transportes, S.A. y la compañía de seguros Mercurio, debo condenar y condeno solidariamente a los demandados a abonar a la actora la cantidad de 1202,02 euros más los intereses legales correspondientes que, respecto a la aseguradora serán los previstos en el artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguros, sin efectuar especial pronunciamiento sobre las costas causadas."

Segundo.-Contra dicha Sentencia, por el Procurador Silvia Domínguez Domínguez, en nombre y representación de Edurne, se preparó y formalizó recurso de apelación que fue admitido a trámite y, conferido el oportuno traslado, se formuló oposición al mismo por la parte contraria.

Una vez cumplimentados los trámites legales, se elevaron las presentes actuaciones a la Audiencia Provincial de Pontevedra, correspondiendo por turno de reparto a esta Sección Sexta, sede Vigo, señalándose para la vista/deliberación del presente recurso el día 11/5/2010.

Tercero.-En la tramitación de esta instancia se han cumplido todas las prescripciones y términos legales.


FUNDAMENTOS JURÍDICOS


 
Primero.-La controversia que aquí se trata trae causa de un siniestro -caída en el interior de un autobús urbano- producido como consecuencia de un hecho de circulación, el cual y en cuanto a la responsabilidad civil se halla amparado por dos clases de seguros, el común de suscripción obligatoria derivada del uso y circulación de vehículos de motor, y el específico y concreto de transportes públicos, que exige el RD 1575/1989, llamado de viajeros, cuya finalidad es la de indemnizar a éstos o a sus derecho habientes, cuando sufran daños corporales en accidente que tenga lugar con ocasión de desplazamiento en un medio de transporte público de personas.

La sentencia recaída en la primera instancia resuelve estimar parcialmente la demanda al descartar culpa o negligencia y acoger la teoría del riesgo inherente al contrato de transportes, al entender que fue la intervención de un tercero lo que obligó al conductor del autobús a accionar de modo brusco el sistema de frenado, ocasionándose así la caída de la demandante, determinando lo anterior la desestimación de la acción ejercitada en base a los art. 1902 CC y sig. y la condena de la aseguradora en base a la cobertura del seguro obligatorio de viajeros. Pronunciamiento que es recurrido por la representación de la demandante quien alega error en la apreciación de la prueba, pues, a su juicio, de apreciarse correctamente se impone la responsabilidad del conductor en la causación del siniestro que tuvo su representada, consideración que apoya en el art. 1 LRCSCVM y en la doctrina que lo interpreta.

Segundo.-Dados los términos en que se ha interpuesto la demanda, se impone precisar que el Seguro Obligatorio de Viajeros es compatible con cualquier otro seguro concertado por el viajero o a él referente y que el referido seguro no libera a las Empresas transportistas, a los conductores de los vehículos, o a terceros de la responsabilidad civil en que, dolosa o culposamente, pudieran incurrir por razón del transporte de personas, ni las prestaciones satisfechas por razón de dicho Seguro reducen el importe de la expresada responsabilidad (art. 2 y 3 del RD 1575/1989). Otra cuestión es la compatibilidad de indemnizaciones, la cuestión ya ha sido resuelta por esta Sala, entre otras, en la reciente SAP de 11 de diciembre 2008, que establece lo siguiente "No obstante con la finalidad de evitar enriquecimientos torticeros de las victimas, al recibir indemnizaciones duplicadas por el mismo concepto, lo que nos abocaría a una aplicación automática e indiscriminada de esta normativa, el legislador quiso poner coto a esas situaciones abusivas, dando entonces una nueva redacción al art. 21 de la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre por la Disposición Adicional 24 de la Ley 14/2000, de 29 de diciembre de Medidas Fiscales, Administrativas y de Orden Social, al establecer que en todo transporte publico de viajeros los daños que sufran estos deberán estar cubiertos por un seguro en los términos que establecezca la legislación especifica sobre la materia, en la medida en que tales daños no estén indemnizados por el seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria previsto en la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la circulación de Vehículos a Motor.

Pues bien, dicho precepto viene a establecer el criterio, no de la incompatibilidad propiamente dicha entre las dos coberturas del riesgo sino precisamente su conciliación y complementariedad. O por expresarlo de otra manera, el seguro obligatorio de viajeros servirá para establecer o completar las indemnizaciones correspondientes en la medida en la que las mismas no estuvieren contempladas por el seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria, sin que, contrariamente, resulte posible acumular y sumar aritméticamente las indemnizaciones correspondientes a uno y otro seguro, al producirse en este caso un enriquecimiento injusto del perjudicado. En definitiva, y como viene a destacar alguna resolución "no es admisible que tratándose de dos seguros independientes y de obligada contratación por el transportista -ambos seguros son obligatorios-, se pretenda obtener una duplicidad de indemnizaciones con apoyo en el mismo riesgo asegurado, de suerte que, si el ámbito de uno de dichos seguros es suficiente para resarcir en su integridad el perjuicio causado, no es de recibo, que el mismo riesgo tenga que ser indemnizado por otro seguro".

Tercero.-Por lo que se refiere a la causa de la caída de de la actora, la propia parte demandada reconoce que estuvo en la fuerte maniobra de frenado realizada por el conductor del autobús por la intervención de un tercero, si bien, al no comparecer tal conductor al acto del juicio se ignora la concreta mecánica, que la actora refiere fue debida a la maniobra de un tercer vehiculo que debió ser advertida por el conductor del autobús ya que éste se encontraba haciendo la maniobra de salir de una parada y, por tanto, incorporándose a la circulación. Estos datos nos imponen recordar que en el estricto ámbito de la culpa extracontractual, el concepto de culpa es contingente y debe acomodarse a las circunstancias de tiempo, lugar y actividad, de manera que la norma objetiva de cuidado es más o menos exigente en la medida que resulte de la peligrosidad de esa actividad y de la previsibilidad del daño. Así, como ya hemos dicho en otras ocasiones, el conductor de un vehículo de servicio público se constituye en garante de la seguridad de los usuarios de ese servicio y debe acomodar su conducta de manera que preserve la integridad de éstos. En el caso de autos, incuestionado que la demandante se cayó a consecuencia de la frenada y que ello le produjo las lesiones que reclama, es de aplicación, como invoca la apelante, el art. 1 de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor que fija la responsabilidad del conductor del vehículo en virtud del riesgo creado y no en función de ninguna acción u omisión de aquél, por ello y teniendo en cuenta que la perjudicada fue mera receptora pasiva de la violencia generada por otro, está favorecido por el principio de inversión de la carga de la prueba, no le corresponde a ella probar que la conducta del conductor demandado fue imprudente, sino que es éste el que debe probar su diligencia. En el caso de autos la demandada probó que sus lesiones se produjeron como consecuencia del frenazo del conductor del autobús, sin embargo los demandados no lograron probar que la intensidad y brusquedad del frenazo estuvieran justificadas, pues se ignora si pudo o no apercibirse con tiempo de la presencia de ese tercer vehiculo y así evitar la brusquedad del frenazo. Por ello, ex artículo 1902 CC, se impone el acogimiento de la acción ejercitada por la viajera lesionada por la violencia generada por otro.

Cuarto.-En cuanto al quantum indemnizatorio la actora aporta documental, no desvirtuada por la adversa, de la que se infiere que a consecuencia de la caída tuvo lesiones consistentes en contracturas de trapecio, de predominio derecho, molestias en flexión y rotación derecha cervical, molestias en M. deltoides derecho y dolor en rodilla derecha en ligamento externo y tendón rotuliano, que precisaron de la realización de varias consultas médicas y pruebas diagnosticas, así como de 68 sesiones de rehabilitación, además de compra de medicamentos, conceptos que arrojan el total reclamado y a cuyo pago deberán ser condenados solidariamente el conductor, la empresa propietaria del autobús y la compañía aseguradora Mercurio, S.A., con los intereses legales. En consecuencia, se estima el recurso.

Quinto.-La estimación de la demanda implica que se impongan a los demandados las costas procesales ocasionadas en la instancia, sin que, dada la estimación del recurso, proceda hacer declaración alguna en orden a las costas procesales que se hubieren ocasionado en esta instancia (art. 398 LEC).

En atención a lo expuesto y en ejercicio de la potestad jurisdiccional que nos confiere la Constitución Española.


FALLAMOS


 
Estimar el recurso de apelación interpuesto por la procuradora Silvia Domínguez Domínguez en nombre y representación de Doña Edurne, frente a la sentencia dictada en fecha 17 de diciembre 2007 por el Juzgado de 1.ª Instancia núm. 7 de Vigo en Procedimiento Ordinario núm. 31/07, la cual se revoca y en su lugar se dicta otra por la que estimando la demanda interpuesta por la mencionada parte apelante se condena a los demandados Don Jose Francisco, Viguesa de Transportes, S.A y a Seguros Mercurio, S.A. a que abonen a la actora la cantidad de CINCO MIL, NOVECIENTOS CINCUENTA Y UN EURO, CON ONCE CENTIMOS (5.951,11), con los intereses, costas ocasionadas en la instancia y sin hacer declaración alguna en orden a las costas de esta instancia.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación